PA­DRES A PAR­TIR DE LOS 50

Nun­ca es tar­de pa­ra con­ver­tir­se en pa­pás, es lo que de­ben pen­sar al­gu­nos fa­mo­sos a los que no les asusta vol­ver a cam­biar pa­ña­les pa­sa­dos los 50. El úl­ti­mo, Sar­kozy.

Tiempo - - SOCIEDAD - MA­CU LLO­REN­TE tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Hay fa­mo­sos pa­ra los que la edad no es una tra­ba a la ho­ra de am­pliar la fa­mi­lia, y le han en­con­tra­do tan­to gus­to a la pa­ter­ni­dad que in­clu­so hay quie­nes re­pi­ten co­mo pa­pás des­pués de ha­ber­se con­ver­ti­do en abue­los. Son una ten­den­cia en al­za y se les co­no­ce co­mo los SOD, es de­cir: start over dad: pa­pás que em­pie­zan de nue­vo. Ge­ne­ral­men­te son hom­bres se­pa­ra­dos, de más de 50 años que vuel­ven a for­mar pa­re­ja con mu­je­res más jó­ve­nes. El úl­ti­mo ejem­plo lo te­ne­mos en el pre­si­den­te fran­cés Ni­co­las Sar­kozy que, cum­pli­dos los 56, vuel­ve a ro­dear­se de bi­be­ro­nes ca­si un año des­pués de dar la bien­ve­ni­da a su pri­mer nie­to. Es­te be­bé que lle­ga al Elí­seo es el se­gun­do hi­jo de Car­la Bru­ni y el cuar­to de Sar­kozy, que ya es pa­dre de Pie­rre, de 26 años, y Jean, de 24, de su ma­tri­mo­nio con Do­mi­ni­que Cu­lio­li, y Louis, de 14, fru­to de su ma­tri­mo­nio con Cecilia Ci­ga­ner. Car­la, de 43 años, se ha em­pe­ña­do en man­te­ner la pri­va­ci­dad de su em­ba­ra­zo, y muy po­co ha tras­cen­di­do de él. Lo que sí ha ma­ni­fes­ta­do es que es­ta­ba de­seo­sa de dar a luz por­que ape­nas po­día mo­ver­se y echa­ba de me­nos sus dos gran­des vi­cios: el ta­ba­co y el vino.

Ve­re­mos si el be­bé lle­ga con un pan ba­jo el bra­zo, ya que su na­ci­mien­to coin­ci­de con la cam­pa­ña elec­to­ral a la pre­si­den­cia fran­ce­sa de 2012. La pren­sa ga­la apun­ta­ba que po­dría re­for­zar las po­si­bi­li­da­des de que Sar­kozy con­ti­núe en el po­der al dar­le la ima­gen de “pa­dre de fa­mi­lia con los la­zos sa­gra­dos del ma­tri­mo­nio”. Lo cier­to es que, le dé ven­ta­ja fren­te a sus con­trin­can­tes o no, to­dos los ojos es­tán pues­tos en es­te na­ci­mien­to, ya que Ni­co­las es el pri­mer pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca fran­ce­sa en ser pa­dre du­ran­te el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes. Tam­po­co pa­sa des­aper­ci­bi­do

el he­cho de que Sar­kozy es­tá em­pe­ña­do en ser un pa­dre de as­pec­to jo­ven y sa­lu­da­ble: cons­cien­te de su edad, no da tre­gua a sus ejer­ci­cios ma­tu­ti­nos de

foo­ting y bi­ci­cle­ta pa­ra man­te­ner­se en for­ma. Se­gu­ro que de puer­tas aden­tro se com­por­ta ade­más co­mo un pa­dre en­tre­ga­do. Ya an­tes del na­ci­mien­to, la pri­me­ra da­ma fran­ce­sa ha co­men­ta­do que su ma­ri­do se es­ta­ba por­tan­do muy bien y no es de ex­tra­ñar que aho­ra con su hi­jo en bra­zos, y la ex­pe­rien­cia que le so­bra, se­rá un pa­pá mo­de­lo. Es po­co lo que se ha ade­lan­ta­do de la bue­na nue­va que es­tá re­vo­lu­cio­nan­do al país ve­cino. Tan so­lo se sa­be que el be­bé no ten­drá una ha­bi­ta­ción en pa­la­cio, “co­mo mu­cho, una cu­na”, se­gún con­fe­sa­ba Car­la po­cos días an­tes del par­to, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al ca­nal de te­le­vi­sión ga­la TF1. Eso sí, to­dos los ojos es­tán pues­tos en la lu­jo­sa clí­ni­ca La Muet­te de París, ele­gi­da por Car­la pa­ra dar a luz y que es una de las más ca­ras de la ca­pi­tal del Se­na: la ha­bi­ta­ción in­di­vi­dual cues­ta unos 250 eu­ros dia­rios. Y de fo­to del be­bé na­da, ya que los ra­dian­tes pa­dres es­tán em­pe­ña­dos en pro­te­ger­le de los flas­hes de los paparazzis.

Un her­ma­ni­to pa­ra Pe.

No sa­be­mos qué pen­sa­rá Pe­né­lo­pe Cruz de que su pa­dre ha­ya apos­ta­do a su edad por am­pliar la fa­mi­lia. Aunque sue­ne cu­rio­so, a sus 37 años, nues­tra ac­triz más in­ter­na­cio­nal y re­cién es­tre­na­da ma­má va a te­ner un nue­vo her­ma­ni­to. Su pa­dre, Eduar­do Cruz, ha de­ci­di­do au­men­tar el clan jun­to a su ac­tual pa­re­ja, Car­men Mo­reno, con quien man­tie­ne una dis­cre­ta re­la­ción des­de ha­ce ocho años. Quien ima­gi­na­mos que es­ta­rá en­can­ta­do es el pe­que­ño Leo, hi­jo de Pe y Javier, que en un fu­tu­ro cer­cano po­drá con­tar con un com­pa­ñe­ro de jue­gos. Cu­rio­sa­men­te, la ma­dre del fu­tu­ro be­bé, Car­men, tie­ne la mis­ma edad que Pe­né­lo­pe, 37 años, mien­tras que Eduar­do ha cum­pli­do los 59. Pa­ra ella se­rá su pri­mer hi­jo, mien­tras que pa­ra él se­rá el cuar­to. Se da el ca­so tam­bién de que

la fu­tu­ra hi­ja del pa­dre de las her­ma­nas Cruz se­rá más pe­que­ña que su so­brino Leo, el hi­jo de Pe­né­lo­pe y Javier Bar­dem.

Y otro es­pa­ñol que nos ha de­ja­do con la bo­ca abier­ta ha si­do Miguel Bo­sé, al ser pa­dre es­te año de dos ge­me­los, Die­go y Tadeo, que na­cie­ron el pa­sa­do mes de mar­zo. Fue­ron ges­ta­dos en un vien­tre de al­qui­ler en Es­ta­dos Uni­dos. “Sí, soy pa­pá de dos Mi­gue­li­tos que amo co­mo has­ta aho­ra a na­da en el mun­do. ¡Soy el hom­bre más fe­liz de la Tie­rra!”, afir­mó el can­tan­te, de 55 años, al con­fir­mar la no­ti­cia. El in­tér­pre­te de Se­ré

tu aman­te ban­di­do si­guió los pa­sos del le­gen­da­rio El­ton John, quien las pa­sa­das na­vi­da­des se con­vir­tió sor­pren­den­te­men­te en pa­dre de un be­bé lla­ma­do Za­chary a sus 63 pri­ma­ve­ras. El pe­que­ño na­ció en Ca­li­for­nia tam­bién me­dian­te una ma­dre de al­qui­ler. El can­tan­te y su ma­ri­do, el ci­neas­ta Da­vid Fur­nish, ya ha­bían in­ten­ta­do en 2009 adop­tar un ni­ño en un or­fa­na­to de Ucra­nia, pe­ro las le­yes del país no se lo per­mi­tie­ron por­que no re­co­no­cían la unión de El­ton y Fur­nish y por la edad de la pa­re­ja (62 y 48 años res­pec­ti­va­men­te). Tam­bién Car­los La­rra­ña­ga vol­vió a ser pa­dre jun­to a la ac­triz Ana Es­cri­bano, ca­si a los 70. A pe­sar de los 36 años de di­fe­ren­cia, los dos de­ci­die­ron rom­per sus res­pec­ti­vas re­la­cio­nes y em­bar­car­se en un pro­yec­to de vi­da en co­mún que, aunque no con­ti­núa ac­tual­men­te, tu­vo el fru­to de la pe­que­ña Pau­la que tie­ne ya tres años y me­dio y que es la quin­ta hi­ja pa­ra el ac­tor.

Quien no po­día fal­tar en es­ta lis­ta es la fa­mi­lia Igle­sias, pa­dre e hi­jo. Si Ju­lio Igle­sias tie­ne una am­plia ex­pe­rien­cia en la pa­ter­ni­dad tar­día, su pa­dre no se que­da atrás, si­tuán­do­se al prin­ci­pio de la lis­ta en cuan­to a edad. El des­apa­re­ci­do doc­tor Igle­sias Pu­ga vol­vió a ser pa­dre, gra­cias a la cien­cia, muy pa­sa­dos los 80. Por su par­te, el in­tér­pre­te de

Me ol­vi­dé de vi­vir nos tie­ne acos­tum­bra­dos a ver­le ro­dea­do de su nu­me­ro­sa pro­le, jun­to a su es­po­sa Mi­ran­da. La pa­re­ja tie­ne cin­co hi­jos, el más pe­que­ño, Gui­ller­mo, que tie­ne 5 años, na­ció cuan­do el can­tan­te ya ha­bía cum­pli­do los 64. No sa­be­mos si Ju­lio que­rrá su­pe­rar a su fa­mo­so Pa­pu­chi, y den­tro de unos años con­ti­nua­rá au­men­tan­do la fa­mi­lia.

Quien tam­po­co se can­sa de ex­pe­ri­men­tar el sen­ti­mien­to pa­ter­nal es Rod Stewart. Es­ta le­yen­da del rock tu­vo su oc­ta­vo hi­jo en fe­bre­ro de es­te año, a sus 66 pri­ma­ve­ras. La pe­que­ña Ay­den es la se­gun­da hi­ja que tie­ne de su ac­tual re­la­ción con Penny Lan­cas­ter. El pri­me­ro, que tie­ne 5 años, lo tu­vo la pa­re­ja cuan­do el can­tan­te te­nía 60. A es­tos dos hi­jos hay que aña­dir otros seis que tie­ne el mú­si­co de sus an­te­rio­res re­la­cio­nes. Pa­re­ce que su nue­va fa­mi­lia le ha he­cho cam­biar ra­di­cal­men­te de vi­da y el roquero se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co pa­dra­zo, que no des­car­ta in­clu­so lle­gar a ser “bas­tan­te es­tric­to”, ha con­fe­sa­do. Y se da una vez más la ca­sua­li­dad de que Rod se aca­ba de es­tre­nar co­mo abue­lo. Es­te ve­rano, su hi­ja Kimberley tu­vo una ni­ña, fru­to de su re­la­ción con el ac­tor Be­ni­cio del To­ro.

Un pa­dre ejem­plar.

Mi­chael Dou­glas, por su par­te, se apun­tó a la pa­ter­ni­dad tar­día tras su unión con la ac­triz Cat­he­ri­ne Ze­ta-Jo­nes. Aunque ya era pa­dre de Ca­me­ron, fru­to de su ma­tri­mo­nio con Dian­dra, el pro­ta­go­nis­ta de Wall Street vol­vió a cam­biar pa­ña­les en abril de 2003, a sus 58 años, cuan­do na­ció Carys Ze­ta. La pa­re­ja de ar­tis­tas ya te­nía otro hi­jo, Dy­lan Mi­chel, que na­ció cuan­do Dou­glas ha­bía cum­pli­do los 55. El ac­tor ha re­co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te que si en la pri­me­ra eta­pa de su vi­da su ca­rre­ra era su má­xi­ma prio­ri­dad y se com­por­tó con su hi­jo Ca­me­ron co­mo un pa­dre au­sen­te, des­pués, con los hi­jos que tu­vo con Cat­he­ri­ne, in­ten­tó co­rre­gir los erro­res del pa­sa­do. In­clu­so la ac­triz ha lle­ga­do a afir­mar que su ma­ri­do es un pa­dre ejem­plar: “Si hu­bie­ra po­di­do, in­clu­so les hu­bie­ra da­do el pe­cho”, ha di­cho.

Tam­bién Mick Jag­ger tu­vo una hi­ja con una mo­de­lo bra­si­le­ña en 1999, a los 56 años. El can­tan­te re­co­no­ció a la pe­que­ña tras rea­li­zar­se las prue­bas de pa­ter­ni­dad. Y has­ta los 52 años es­pe­ró Ri­chard Ge­re pa­ra es­tre­nar­se co­mo pa­dre. Su hi­jo Hol­mer na­ció ha­ce 11 años, fru­to de su unión con la in­tér­pre­te Ca­rey Lo­well. Ge­re re­co­no­ce que vi­ve a to­pe su pa­ter­ni­dad: “ Mi hi­jo jue­ga al béis­bol con sus ami­gos y soy su en­tre­na­dor”. To­do un ejem­plo de que nun­ca es tar­de, si la en­tre­ga es bue­na.

70 Sue­ño cum­pli­do. El hi­jo de El­ton John y Da­vid Fur­nish na­ció de una ma­dre de al­qui­ler.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.