La reali­dad que no po­de­mos ver

La fí­si­ca cuán­ti­ca ex­pli­ca co­sas tan ex­tra­ñas co­mo que es po­si­ble es­tar en dos si­tios a la vez.

Tiempo - - CIENCIA - CELIA LORENTE clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Los re­sul­ta­dos del ex­pe­ri­men­to rea­li­za­do por el Cen­tro Europeo de In­ves­ti­ga­ción Nu­clear (CERN) que in­di­can que unas par­tí­cu­las lla­ma­das neu­tri­nos pue­den su­pe­rar la ve­lo­ci­dad de la luz tie­nen re­vo­lu­cio­na­da a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. De ve­ri­fi­car­se es­te ha­llaz­go que cues­tio­na la teo­ría de Eins­tein, se­ría to­do un hi­to his­tó­ri­co. Es­te ex­pe­ri­men­to ha con­se­gui­do al­go inusual, atraer a las pri­me­ras pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos la in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca. Nos ha obli­ga­do a pen­sar en las le­yes del uni­ver­so, al­go que a pe­sar de re­gir nues­tra exis­ten­cia nos pa­re­ce tan ajeno. Y nos ha fa­mi­lia­ri­za­do con par­tí­cu­las que des­co­no­cía­mos has­ta el mo­men­to, co­mo los neu­tri­nos. So­nia Fernández-Vidal, doc­to­ra en Fí­si­ca Cuán­ti­ca que ha tra­ba­ja­do en el CERN y en el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal de Los Ála­mos en Es­ta­dos Uni­dos, don­de se fa­bri­có la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca, cuen­ta a Tiem­po: “Mi­les de mi­llo­nes de neu­tri­nos pa­san por nues­tro pul­gar ca­da se­gun­do, es de­cir, aho­ra mis­mo es­tán atra­ve­san­do to­do nues­tro cuer­po con un au­tén­ti­co bom­bar­deo. Sin em­bar­go son co­mo pe­que­ños fan­tas­mas que no in­ter­ac­cio­nan con na­da, por lo que no nos en­te­ra­mos. Es­tos neu­tri­nos pue­den ve­nir del Sol, atra­ve­sar to­da la Tie­rra y se­guir su ca­mino has­ta las in­fi­ni­da­des del cos­mos, lle­van­do una pe­que­ñi­ta esen­cia de to­dos no­so­tros. In­clu­so las per­so­nas ge­ne­ra­mos unos 340 mi­llo­nes de neu­tri­nos al día”.

Pa­re­ce ca­si ma­gia, pe­ro no lo es, es fí­si­ca cuán­ti­ca, una cien­cia que abre la men­te a nue­vas reali­da­des que no so­mos ca­pa­ces de per­ci­bir. “La fí­si­ca cuán­ti­ca de­mues­tra cien­tí­fi­ca­men­te co­sas tan alo­ca­das co­mo que se pue­den atra­ve­sar pa­re­des, es­tar en dos si­tios a la vez, o vi­vo y muer­to al mis­mo tiem­po. To­das es­tas co­sas cho­can con el pen­sa­mien­to ra­cio­nal que te­ne­mos y pa­ra lle­gar a ellas es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar otro ti­po de pen­sa­mien­to, in­clu­so la fan­ta­sía pa­ra po­der in­tuir­lo”. Por eso -ase­gu­ra es­ta cien­tí­fi­ca-es muy útil pa­ra desa­rro­llar el pen­sa­mien­to crea­ti­vo. ¿A qué nos en­fren­ta­mos con es­te nue­vo ha­llaz­go? A un te­rri­to­rio com­ple­ta­men­te vir­gen y por des­cu­brir, equi­va­len­te a lo que en 1900 dio pa­so al na­ci­mien­to de la re­la­ti­vi­dad, la fí­si­ca mo­der­na que co­no­ce­mos. En la cien­cia hay un mo­men­to en el que un ha­llaz­go, o ano­ma­lía co­mo lo lla­ma­ba Tho­mas Khun, no en­tra den­tro del mo­de­lo es­ta­ble­ci­do, co­mo es es­te ca­so de los neu­tri­nos. En­ton­ces tie­nen que sur­gir nue­vas teo­rías. De ve­ri­fi­car­se que es­tos re­sul­ta­dos son cier­tos se da­rá una fa­se de crea­ti­vi­dad to­tal en las ideas, em­pe­za­rán a sur­gir mul­ti­tud de ellas, aunque sean to­tal­men­te alo­ca­das, y una es la que des­ban­ca­rá a las otras. Los cien­tí­fi­cos em­pe­za­rán a abra­zar esa nue­va teo­ría o in­clu­so ocu­rri­rá un cam­bio de pa­ra­dig­ma y las le­yes an­ti­guas se­rán com­ple­ta­das por las nue­vas. ¿En qué tra­ba­ja en es­tos mo­men­tos la fí­si­ca cuán­ti­ca? La fí­si­ca cuán­ti­ca ya tu­vo una pri­me­ra re­vo­lu­ción que dio lu­gar a los lá­se­res que uti­li­za­mos aho­ra, los GPS, los mi­cro­on­das, las puer­tas de apertura au­to­má­ti­ca, los ordenadores, los mó­vi­les... Es­ta­mos ro­dea­dos en nues­tro día a día de co­sas que son po­si­bles gra­cias a la fí­si­ca cuán­ti­ca, pe­ro es­tá por lle­gar la se­gun­da re­vo­lu­ción cuán­ti­ca, que ha­rá que esos con­cep­tos tan ex­tra­ños de los que ha­bla­ba an­tes se ha­gan reali­dad. Esa se­gun­da re­vo­lu­ción in­vo­lu­cra­rá a los ordenadores cuán­ti­cos. Por ejem­plo, si pu­dié­ra­mos pa­sar de los 12 qu­bits a 64 qu­bits, co­mo se es­tá in­ten­tan­do, ten­dría­mos un or­de­na­dor con más ca­pa­ci­dad que to­dos los ordenadores del mun­do jun­tos. ¡Ima­gi­ne el sal­to que eso su­pon­dría! O la crip­to­gra­fía cuán­ti­ca, que po­dría con­se­guir en­crip­tar nú­me­ros sin que na­die pu­die­ra des­ci­frar­los, co­mo por ejem­plo los de las tar­je­tas de cré­di­to, o in­clu­so tam­bién la te­le­trans­por­ta­ción. ¿Se­gún la fí­si­ca cuán­ti­ca se pue­de es­tar en dos si­tios dis­tin­tos a la vez? Sí, hay par­tí­cu­las que pue­den es­tar en dos si­tios a la vez, es al­go que su­ce­de

a dia­rio en nues­tros pro­pios la­bo­ra­to­rios. Es lo que se de­no­mi­na el prin­ci

pio de su­per­po­si­ción. Ima­gi­ne que va pa­sean­do por una bi­fur­ca­ción y pue­de es­co­ger en­tre dos ca­mi­nos, una par­tí­cu­la no tie­ne que es­co­ger, pue­de es­tar eli­gien­do los dos si­mul­tá­nea­men­te. Es­to ya se es­tá apli­can­do.

¿Pue­den exis­tir universos paralelos?

Es­ta es una de las ba­ses de la teo­ría de las cuer­das. Es­ta teo­ría di­ce que te­ne­mos unas on­ce di­men­sio­nes, des­cri­be que se ge­ne­ra­ron, co­mo en nues­tro Big Bang, universos paralelos al nues­tro, pe­ro se­rían universos a los cua­les no po­dría­mos ac­ce­der por­que ten­dría­mos que sal­tar de uni­ver­so a uni­ver­so. Aunque es­ta no es una teo­ría cien­tí­fi­ca por­que no se pue­de de­mos­trar que uno pue­de mo­ver­se de un uni­ver­so a otro. Aun así es una teo­ría ma­te­má­ti­ca muy ele­gan­te y da pa­ra fan­ta­sear con la cien­cia fic­ción.

¿La fí­si­ca cuán­ti­ca di­ce al­go so­bre la exis­ten­cia de Dios?

La fí­si­ca cuán­ti­ca no en­tra den­tro de cam­pos tan com­ple­jos co­mo in­ten­tar ex­pli­car si Dios exis­te, pe­ro no es­tá re­ñi­da con la es­pi­ri­tua­li­dad. Los gran­des cien­tí­fi­cos co­mo Eins­tein o Schrö­din­ger eran gran­des mís­ti­cos. Creo que es por­que es un área del pen­sa­mien­to que lle­va a re­fle­xio­nar mu­cho y te de­ja en una fron­te­ra en la que te plan­teas qué hay más allá. Por eso mu­chos pa­san de la fí­si­ca a la me­ta­fí­si­ca.

Ex­per­ta. So­nia Fernández-Vidal, doc­to­ra en Fí­si­ca Cuán­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.