En­tro­me­ti­dos

Los pe­rio­dis­tas in­ten­ta­mos echar a to­do un vis­ta­zo por­que te­ne­mos un cier­to ho­rror a que se nos es­ca­pe una no­ti­cia.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

mi me­sa de tra­ba­jo, co­mo la de to­dos mis co­le­gas, es­tá re­ple­ta de in­for­ma­ción in­de­sea­da (no di­go in­de­sea­ble) so­bre las ac­ti­vi­da­des de par­ti­dos po­lí­ti­cos, sin­di­ca­tos, or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, pro­duc­to­ras de ci­ne, edi­to­ria­les, círcu­los de em­pre­sa­rios... y los más va­rio­pin­tos gru­pos de pre­sión. El ba­ru­llo in­for­ma­ti­vo se mez­cla con el alu­vión de pro­pa­gan­da y pu­bli­ci­dad de ín­do­le di­ver­sa que inun­da los bu­zo­nes, reales o vir­tua­les, de cual­quier ciu­da­dano. A la le­gión de con­sul­to­ras, de­par­ta­men­tos de co­mu­ni­ca­ción, em­pre­sas de ima­gen o de már­que­tin de­di­ca­das ex­clu­si­va­men­te las 24 ho­ras del día a crear no­ti­cias, que por lo ge­ne­ral ca­re­cen de in­te­rés pa­ra el re­cep­tor, se su­ma la pro­duc­ción in­fi­ni­ta de in­for­ma­ción per­so­nal que cir­cu­la a tra­vés de las re­des so­cia­les. La ma­yo­ría de la gen­te pa­sa de lar­go, pe­ro los pe­rio­dis­tas in­ten­ta­mos echar a to­do un vis­ta­zo por­que te­ne­mos un cier­to ho­rror al va­cío y, de ma­ne­ra es­pe­cial, a que se nos es­ca­pe una no­ti­cia.

Es­te pre­lu­dio tan di­fu­so vie­ne a cuen­to por­que llevo to­da la se­ma­na par­ti­ci­pan­do en rue­das de pren­sa, desa­yu­nos, al­muer­zos y ce­nas in­for­ma­ti­vas con los can­di­da­tos po­lí­ti­cos, y eso que aún no ha co­men­za­do ofi­cial­men­te la cam­pa­ña elec­to­ral. Ca­da vez que es­cu­cho más de lo mis­mo, re­cuer­do que Max Fran­kel, pre­mio Pu­lit­zer y ex­di­rec­tor de The New York Ti­mes, acon­se­ja­ba no cu­brir cier­ta cla­se de ru­ti­nas in­for­ma­ti­vas y que el pe­rio­dis­mo de­cla­ra­ti­vo de­be­ría pa­sar a un se­gun­do plano has­ta que un día lle­ga­se a des­apa­re­cer. Ve­nía a de­cir que cuan­do no se tra­ta de no­ti­cias reales, sino for­za­das por los pro­pios in­tere­ses del in­for­ma­dor, ca­re­cen de in­te­rés pa­ra los lec­to­res. Nues­tro ofi­cio no pue­de que­dar re­du­ci­do a re­co­ger y pu­bli­ci­tar las in­for­ma­cio­nes que se ela­bo­ran en los ga­bi­ne­tes de co­mu­ni­ca­ción y en los co­mi­tés de cam­pa­ña. Tam­po­co de­be­ría­mos par­ti­ci­par de las inad­mi­si­bles rue­das de pren­sa don­de “no se ad­mi­ten pre­gun­tas”. Del mis­mo mo­do que los re­pre­sen­tan­tes de las ins­ti­tu­cio­nes so­lo son ad­mi­nis­tra­do­res de los pre­su­pues­tos que ma­ne­jan, la in­for­ma­ción que po­seen tam­po­co es de su pro­pie­dad y tie­nen el de­ber de­mo­crá­ti­co de fa­ci­li­tár­se­la a los ciu­da­da­nos. Co­mo di­jo Ber­nar­do Díaz Nosty, ca­te­drá­ti­co de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga, en la pre­sen­ta­ción de su Li­bro ne­gro del pe­rio­dis­mo en Es­pa­ña, el com­pa­dreo del pe­rio­dis­ta con el po­der y la po­lí­ti­ca es otra de las ame­na­zas de es­te ofi­cio, por­que lo ale­ja de la reali­dad so­cial, ero­sio­na su cre­di­bi­li­dad y en­tor­pe­ce su fun­ción del con­trol de­mo­crá­ti­co. No son los úni­cos ma­les que Díaz Nosty ana­li­za en su ex­haus­ti­vo in­for­me. A los in­ten­tos de in­tro­mi­sión po­lí­ti­ca, co­mo el re­cien­te­men­te pro­ta­go­ni­za­do por el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de RTVE, hay que aña­dir la pre­ca­ri­za­ción y el pa­ro, que agra­van aún más la crí­ti­ca si­tua­ción que atra­vie­sa el pe­rio­dis­mo. A ver si lo ex­pli­co me­jor. El dra­ma no es que los pe­rio­dis­tas lo pa­sen mal, co­mo tan­tos otros ciu­da­da­nos, sino que en cir­cuns­tan­cias tan ad­ver­sas sean in­ca­pa­ces de de­fen­der el de­re­cho a la in­for­ma­ción; al­go im­pres­cin­di­ble en de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.