Nue­va li­ga pa­ra las nue­vas es­tre­llas

Mar­ca­da por la iner­cia ga­na­do­ra del ba­lon­ces­to es­pa­ñol, arran­ca la Li­ga En­de­sa. Rudy Fernández y com­pa­ñía vuel­ven a ca­sa.

Tiempo - - DEPORTE - PE­DRO GAR­CÍA tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La se­de cen­tral de En­de­sa en Ma­drid pa­re­ce un es­ta­dio fu­tu­ris­ta. El par­qué, las ca­nas­tas y los anun­cios lu­mi­no­sos se mez­clan con el ace­ro y el cris­tal. El ba­lon­ces­to se ha apo­de­ra­do del pa­tio cen­tral del edi­fi­cio. Los pa­si­llos y los as­cen­so­res son gra­das im­pro­vi­sa­das. La mú­si­ca rom­pe el mur­mu­llo del pú­bli­co, for­ma­do por pe­rio­dis­tas, ex­ju­ga­do­res, fo­tó­gra­fos y tra­ba­ja­do­res de la eléc­tri­ca. Unos apun­tan, otros dis­pa­ran y la ma­yo­ría, en un break del ca­fé más lar­go de lo ha­bi­tual, gra­ba con sus mó­vi­les.

En el cen­tro de la ac­ción, Bor­ja Pra­do y An­drea Bren­tan, pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de En­de­sa, res­pec­ti­va­men­te, acom­pa­ña­dos por Eduar­do Por­te­la, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Clu­bes de Ba­lon­ces­to (ACB), ejer­cen de maes­tros en una ce­re­mo­nia en la que el ba­lon­ces­to es­pa­ñol ce­le­bra un gran pa­so ade­lan­te: la nue­va Li­ga En­de­sa es una reali­dad. Arran­ca la com­pe­ti­ción y, con ella, arran­ca el año más es­pe­ran­za­dor de la his­to­ria de nues­tro ba­lon­ces­to pro­fe­sio­nal. Un im­pul­so re­no­va­dor. Nue­va ima­gen y nue­vos bríos. Una apues­ta de­ci­di­da por se­guir ha­cien­do de la es­pa­ño­la la se­gun­da me­jor li­ga del mun­do, con per­mi­so de la NBA.

Las pa­la­bras de Bor­ja Pra­do, pre­si­den­te de En­de­sa, re­su­men a la per­fec­ción el acuer­do al­can­za­do en­tre el gru­po eléc­tri­co y la Aso­cia­ción de Clu­bes de Ba­lon­ces­to (ACB): “Cuan­do nos tras­la­da­ron la ofer­ta sen­ti­mos que ha­bía una co­ne­xión. La ver­dad, nos im­pac­tó la po­si­bi­li­dad por­que cree­mos que am­bas em­pre­sas te­ne­mos una se­rie de va­lo­res en co­mún: nues­tro li­de­raz­go es muy si­mi­lar al del ba­lon­ces­to es­pa­ñol, por­que nace del es­fuer­zo y del sa­cri­fi­cio de un gru­po de tra­ba­ja­do­res y de ju­ga­do­res por ser me­jo­res. Com­par­ti­mos, ade­más, el res­pe­to y el tra­ba­jo en equi­po, por­que las de­ci­sio­nes, en En­de­sa y en el ba­lon­ces­to, se to­man en equi­po. Es­te acuer­do no ha si­do im­pro­vi­sa­do, sino muy me­di­ta­do”.

Una fór­mu­la ga­na­do­ra abo­na­da de si­ner­gias que se pro­lon­ga­rá du­ran­te los pró­xi­mos seis años -En­de­sa in­ver­ti­rá 30,5 mi­llo­nes de eu­ros-y que con­vier­te al ma­yor gru­po eléc­tri­co es­pa­ñol en uno de los gran­des pa­tro­ci­na­do­res de­por­ti­vos del pa­no­ra­ma europeo. De he­cho, el acuer­do es el más im­por­tan­te, en lo eco­nó­mi­co y lo es­tra­té­gi­co, que se ha al­can­za­do has­ta el mo­men­to en el ám­bi­to del ba­lon­ces­to es­pa­ñol y co­mu­ni­ta­rio.

Así que, mo­vi­dos por la iner­cia ga­na­do­ra de una li­ga glo­bal -al­go así co­mo la se­gun­da me­jor li­ga del mun­do-y una ge­ne­ra­ción inigua­la­ble de de­por­tis­tas, ade­más de otro ve­rano inol­vi­da­ble -la se­lec­ción es­pa­ño­la ha re­va­li­da­do en Li­tua­nia el oro europeo, con el bar­ce­lo­nis­ta Juan Car­los Na­va­rro nom­bra­do Ju­ga­dor Más Va­lio­so del tor­neo-el ba­lon­ces­to vi­ve un mo­men­to dul­ce. Una eta­pa en la que so­ñar con ser me­jo­res co­mien­za a ser una obli­ga­ción.

Qui­zá por eso, im­pul­sa­dos por la onda ex­pan­si­va de un mo­men­tum arra­sa­dor, y por­que el cam­peo­na­to es­pa­ñol lle­va­ba tiem­po pi­dien­do un la­va­do de ca­ra, nace la Li­ga En­de­sa, “un in­ten­to -en pa­la­bras de Eduar­do Por­te­la, pre­si­den­te de la ACB-por ser los me­jo­res y no de­frau­dar”. Al­go a lo que, en ma­te­ria de ba­lon­ces­to, nos he­mos em­pe­za­do a acos­tum­brar.

Así que ahí es­ta­ba Bor­ja Pra­do, en­me­dio de un hall a re­bo­sar con­ver­ti­do en pis­ta de ba­lon­ces­to en el que ac­to

se­gui­do 18 ju­ga­do­res -en re­pre­sen­ta­ción de los 18 clu­bes-ha­rían las de­li­cias del res­pe­ta­ble en un par­ti­do de ex­hi­bi­ción.

Em­pie­za la ac­ción.

Has­ta aquí, acuer­do y la pre­sen­ta­ción en so­cie­dad. El res­to, el ba­lon­ces­to, el au­tén­ti­co pro­ta­go­nis­ta, to­ma el re­le­vo el pró­xi­mo 8 de oc­tu­bre: en lo de­por­ti­vo, la Li­ga En­de­sa de ba­lon­ces­to di­fie­re, y mu­cho, de la de fút­bol. Aquí no hay bi­po­la­ri­dad. Seis equi­pos, des­de el vi­gen­te cam­peón de Li­ga y Co­pa del Rey, el FC Bar­ce­lo­na Re­gal, has­ta el re­no­va­do Real Ma­drid de Rudy Fernández y Jay­cee Ca­rroll -má­xi­mo ano­ta­dor de la pa­sa­da tem­po­ra­da con el Gran Ca­na­ria 2014–, pa­san­do por el Ca­ja La­bo­ral de Te­le­to­vic y San Eme­te­rio, el sor­pren­den­te Biz­kaia Bil­bao Bas­ket de Raúl López, el Uni­ca­ja de Fitch y Gar­ba­jo­sa o el Po­wer Elec­tro­nics Va­len­cia de Víctor Cla­ver, va­rias ciu­da­des as­pi­ran a to­do y par­ten co­mo po­si­bles as­pi­ran­tes a una glo­ria a la que Ma­drid, Ba­rça y Ca­ja La­bo­ral es­tán más que acos­tum­bra­dos.

Pe­ro ali­cien­tes no le fal­tan a es­ta Li­ga En­de­sa. Por un la­do, el gran Pe­pu Her­nán­dez, cam­peón del mun­do con la se­lec­ción es­pa­ño­la en Ja­pón en 2006, re­gre­sa a los ban­qui­llos del equi­po más querido por la afi­ción es­pa­ño­la, el Ase­fa Estudiantes, al que tam­bién vuel­ve Car­los Jiménez, su gran capitán, tras su pe­ri­plo en el Uni­ca­ja. Por otro, ha­brá que ver has­ta qué pun­to Bil­bao se con­sa­gra co­mo ciu­dad de fi­na­les des­pués de la gran in­ver­sión de es­te año -Raúl López, Ro­ger Gri­mau...-y el gran pa­pel del año pa­sa­do, en el que lle­ga­ron a la gran fi­nal au­pa­dos por un re­ju­ve­ne­ci­do Alex Mum­brú.

Aunque la gran es­pe­ran­za, más allá de los que es­tán, son los que que­dan por ve­nir. Y es que an­tes de ve­rano, cuan­do Pau Ga­sol y com­pa­ñía po­nían rum­bo a Li­tua­nia pa­ra dispu­tar el Europeo, el ru­mor era eso: so­lo un ru­mor. Las aguas ba­ja­ban re­vuel­tas en la NBA y la po­si­bi­li­dad de un cie­rre pa­tro­nal y un des­em­bar­co de es­tre­llas en Eu­ro­pa -so­bra de­cir que los prin­ci­pa­les clu­bes es­pa­ño­les se pu­sie­ron ma­nos a la obra a to­da pri­sa pa­ra tan­tear a los ju­ga­do­res es­pa­ño­les del cam­peo­na­to es­ta­dou­ni- den­se-era un es­pe­jis­mo. Bueno, pues el ver­bo se ha he­cho -ca­si-ver­dad: la NBA, el cen­tro neu­rál­gi­co e in­dus­trial del ba­lon­ces­to mun­dial, en­fras­ca­da en un cie­rre pa­tro­nal que se pro­lon­ga­rá, sal­vo acuer­do de úl­ti­ma ho­ra, unos me­ses, ha ba­ja­do la per­sia­na. ¿Con­se­cuen­cia? Na­die quie­re es­tar pa­ra­do y me­nos sa­bien­do que al fi­nal de la tem­po­ra­da, el ve­rano que vie­ne, la an­tor­cha olím­pi­ca ate­rri­za en Londres, así que las li­gas eu­ro­peas se han su­mer­gi­do en el río re­vuel­to y han con­se­gui­do pes­car a lo gran­de.

Mien­tras el ru­so An­drei Ki­ri­len­ko ha pues­to rum­bo al CSKA de Mos­cú y Ko­be Br­yant ha ase­gu­ra­do que ju­ga­rá, de ha­ber pa­rón, en el Vir­tus de Bo­lo­nia, el pri­me­ro en lle­gar a Es­pa­ña ha si­do Rudy Fernández, que ha fir­ma­do por el Real Ma­drid de Pa­blo La­so has­ta que las co­sas al otro la­do del Atlán­ti­co se so­lu­cio­nen. Su es­te­la la han se­gui­do los her­ma­nos Ga­sol, que, a pe­sar de no es­tar ins­cri­tos -de mo­men­to-en la Li­ga En­de­sa, en­tre­na­rán has­ta nue­va or­den ba­jo la ba­tu­ta de Xa­vi Pas­cual, el guar

dio­la de la sec­ción de ba­lon­ces­to cu­lé. ¿Y Jo­sé Ma­nuel Cal­de­rón? ¿Y Le­bron Ja­mes? Los ru­mo­res, cuan­do se tra­ta de gigantes, son in­abar­ca­bles. La reali­dad, a ve­ces, su­pera a la fic­ción.

Pre­sen­ta­ción. En el cen­tro, Bor­ja Pra­do, pre­si­den­te de En­de­sa, jun­to a en­tre­na­do­res y ju­ga­do­res de la Li­ga En­de­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.