Ho­me­na­je a Am­pa­ro Ri­ve­lles en el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes

La ac­triz le­van­tó aplau­sos en un pú­bli­co no so­lo de­vo­to sino tam­bién cóm­pli­ce y co­no­ce­dor de una ar­tis­ta irre­pe­ti­ble.

Tiempo - - GENTE -

La mí­ti­ca Am­pa­ro Ri­ve­lles, que fue puen­te per­ma­nen­te en­tre Es­pa­ña y el más allá lle­van­do 70 años el ar­te su­pre­mo a los mundos de ha­bla es­pa­ño­la, ha re­ci­bi­do un me­re­ci­do ho­me­na­je. Elo­cuen­te tes­ti­mo­nio en car­ne viva de gran­de­za tea­tral y tam­bién ca­si re­li­ca­rio de es­plen­dor crea­ti­vo. Al­go irre­pe­ti­ble, sus­pi­ra­ron an­te con­jun­to que no vol­ve­rá a na­cer, des­de la ma­je­za siem­pre ocu­rren­te de Na­ti Mis­tral con cha­le­co con­tras­tan­do len­te­jue­las blan­qui­ne­gras y con­for­man­do es­tam­pa­do ace­bra­do al so­lo apa­ren­te for­ma­lis­mo de Ma­ría Do­lo­res Pra­de­ra, fiel a su cor­ta co­le­ta tra­se­ra real­za­da por pa­ño­lón en flo­res ama­ri­llas so­bre ne­gro. Fi­na es­tam­pa de sí mis­ma, ex­hu­mó una con­ver­sa­ción con Ri­ve­lles “don­de no re­cor­da­ba por qué” se ha­bía se­pa­ra­do de Fer­nan­do -se re­fe­ría a Fer­nán Gó­mez, el pa­dre de sus hi­jas Ele­na y Fer­nan­da-. “Fiel a su caus­ti­ci­dad, Am­pa­ro me re­pli­có con un ¿a qué Fer­nan­do te re­fie­res?”.

La evo­ca­ción le­van­tó aplau­sos en un pú­bli­co no so­lo de­vo­to, tam­bién cóm­pli­ce y co­no­ce­dor de lo que fue­ron se­cre­tos nun­ca ai­rea­dos por­que su ar­te no te­nía con­tra­pun­to. Lo re­co­no­cían des­de Ai­ta­na Sán­chez Gi­jón en gri­ses a una Ma­ri­bel Ver­dú con ai­re de dan­di con pan­ta­lo­nes y la­za­da ro­mán­ti­ca, bue­na pro­lon­ga­ción a la ca­li­dez con que Pe­dro La­rra­ña­ga no sol­ta­ba su mano. Pa­re­cían con­ta­gia­dos del en­cen­di­do cli­ma con­cen­tra­do en el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes –“ade­más del Qui­jo­te, me ha pro­por­cio­na­do una de las no­ches más fe­li­ces de mis úl­ti­mos tiem­pos”–. Ge­nio y to­da­vía fi­gu­ra so­bre un bas­tón pro­tec­tor de ro­di­llas mal­tre­chas. Aunque co­que­ta, Am­pa­ro re­cha­zó la si­lla de rue­das: “No me gus­ta apa­re­cer ca­si pos­tra­da”, des­cu­brió a una Nuria Es­pert con la que, sor­pre­sa, sor­pre­sa, jue­ga par­ti­das se­ma­na­les de par­chís –“que siem­pre gano”, co­men­tó–. Nuria se dis­trae con­tan­do o re­me­mo­ran­do: “La úni­ca oca­sión en la que tra­ba­ja­mos jun­tas fue en La bri­sa de la vi­da, una al­ta co­me­dia que nos in­co­mo­da­ba bas­tan­te, nun­ca aca­bó de gustarnos pe­se al es­fuer­zo di­rec­ti­vo de Lluis Pas­cual”, ma­ti­zó an­te la ex­qui­si­tez de Ju­lia Gu­tié­rrez Ca­ba re­ves­ti­da en ma­rro­nes fren­te a la con­jun­ción en lino blan­co de Ma­ría Jo­sé Al­fon­so con blu­sa de Aber­crom­bie y una Car­men de la Ma­za to­da­vía año­ran­te de su re­la­ción pós­tu­ma con Jo­sé Luis López Váz­quez. “El 1 de no­viem­bre se­rá su se­gun­do aniver­sa­rio, no pue­do ol­vi­dar­lo”. Re­ma­chó co­mo otros re­cor­dan­do que los pri­me­ros pa­sos ar­tís­ti­cos del có­mi­co fue­ron ha­cien­do di­se­ños. “El creó los am­pu­lo­sos tra­jes de mi Eu­ge­nia de Mon­ti­jo”, sub­ra­yó la Ri­ve­lles de mag­ní­fi­ca es­tam­pa real­za­da por pan­ta­lón ne­gro, blu­sa en se­da cre­ma y cin­tu­rón ro­jo. Man­tie­ne la bue­na fa­cha, una ele­gan­cia inexis­ten­te ya en los es­ce­na­rios, don­de fue rei­na de la al­ta co­me­dia con lec­cio­nes úni­cas apren­di­das de su ma­dre, Ma­ría Fer­nan­da La­drón de Gue­va­ra.

“Mar­ché a Mé­xi­co pa­ra cua­tro me­ses y allí es­tu­ve 25 años ha­cien­do lo mis­mo ci­ne que fo­lle­ti­nes o tem­po­ra­das tea­tra­les, ella me pe­día que via­ja­se a ver­la y yo con­tes­ta­ba: ‘No pue­do por­que ten­go mu­cho, mu­cho, tra­ba­jo, ma­má’. Me re­pli­có con una de sus sa­li­das que hi­cie­ron his­to­ria: ‘Yo tam­po­co pue­do des­pla­zar­me hi­ja, por­que me pa­sa al re­vés, no ten­go na­da, pe­ro na­da de tra­ba­jo...”. Rie­ron la re­me­mo­ra­ción don­de Rap­hael re­cor­dó anéc­do­tas con­jun­tas fren­te a una Na­ta­lia Fi­gue­roa que afir­ma­ba: “Am­pa­ro es una más de no­so­tros, la con­si­de­ra­mos de la fa­mi­lia”.

“Aunque nun­ca me ca­sé, no de­jé de ha­cer lo que la gen­te sue­le cuan­do se une ¿pa­ra qué ata­du­ras?”, rea­fir­mó sin con­si­de­rar­se un es­cán­da­lo de su tiem­po co­mo má­xi­ma es­tre­lla del ci­ne. “Eran ro­da­jes ago­ta­do­res, so­lía ir­se la luz, eran los años 40, y en al­gún pa­rón me dor­mí en el pla­tó y te­nían que re­com­po­ner­me pei­na­do y ma­qui­lla­je...”.

“Sin em­bar­go, cuan­do ro­da­mos La Re­gen­ta con Car­me­lo Gó­mez, to­do fue muy flui­do gra­cias a la maes­tría de Am­pa­ro, a quien le bas­ta­ba una so­la to­ma, siem­pre que­da­ba per­fec­ta y nos aho­rró mu­chas ho­ras y di­ne­ro. Am­pa­ro es lo más gra­to de aque­lla fil­ma­ción, per­do­na, Ai­ta­na, pe­ro creo que Cla­rín ideó la no­ve­la co­mo so­por­te al ta­len­to de es­ta ac­triz úni­ca”, exal­tó Fer­nan­do Mén­dez Ley­te.

Un ho­me­na­je muy en­tra­ña­ble.

Hoy pa­re­cen chas­ca­rri­llos an­te lo que se ve, ex­plo­tan y alar­dean te­le­vi­si­va­men­te. Lo re­mar­có un Pe­dro Olea que la di­ri­gió en el se­gun­do fil­me de Isa­bel Pantoja mien­tas Am­pa­ro reía con su en­tra­ña­ble Li­na Mor­gan –“amis­tad con­so­li­da­da en nues­tra se­rie te­le­vi­si­va, la hi­ce pa­ra dis­fru­tar de ella”, co­men­tó–. La inol­vi­da­ble re­vis­te­ra es­ta­ba con­mo­vi­da con el en­tre­ga­do en­torno con­vo­ca­do por una Car­men Caf­fa­rel adel­ga­za­da ocho ki­los sin nin-

gún ré­gi­men. “Te­nía al­to el co­les­te­rol y de­di­co dos ho­ras a ca­mi­nar, ha si­do in­fa­li­ble”, con­fe­só ca­si sor­pren­di­da por la con­cu­rren­cia don­de des­ta­ca­ron Luis Mer­lo y su her­ma­na Am­pa­ro La­rra­ña­ga y sus res­pec­ti­vas pa­re­jas. Ma­rio hi­jo adel­ga­zó un mon­tón y ejer­ce co­mo nues­tro Cary Grant de an­dar por ca­sa, tie­ne la mis­ma ca­pa­ci­dad pa­ra dra­mo­nes co­mo la Sa­lo­mé de Os­car Wil­de que co­mo inefa­ble Mau­ri en esa eter­ni­za­da

Aquí no hay quien viva don­de siem­pre con­mue­ve el trío con­for­ma­do por

Gem­ma Cuer­vo, la ex­tin­ta Em­ma Pe­ne

lla o Ma­ri­ví Bil­bao. Jo­sé Luis Mo­reno con­si­guió una se­rie mo­dé­li­ca con ai­re sai­ne­te­ro im­pen­sa­ble en ta­ma­ña con­cu­rren­cia.

La Mis­tral anun­ció pró­xi­mo via­je pa­ra re­te­ner al pú­bli­co ar­gen­tino: “Ne­ce­si­to ais­lar­me de lo que pa­sa en Es­pa­ña”. Na­da co­mo ver­lo to­do en la dis­tan­cia, ar­gu­men­tó an­te Ro­xa­na To­rres y Ma­ría

Lui­sa Mer­lo cual clue­ca or­gu­llo­sa de sus triun­fa­do­res re­to­ños. Sil­via Mar­só au­men­ta­ba de­li­ca­de­za ba­jo to­nos ver­de Ni­lo pa­ga­da y ren­di­da al es­tre­lla­to tan in­su­pe­ra­ble, al­go com­par­ti­do por la siem­pre im­por­tan­te Ma­ri­sa Pa­re­des. Era fe­li­ci­ta­da por su ma­quia­vé­li­ca crea­ción en La piel que ha­bi­to del Al­mo­dó­var po­lé­mi­co. En­tu­sias­ma o es va­pu­lea­do por quie­nes año­ran al Pe­dro más re­tre­che­ro, per­ma­nen­te­men­te sai­ne­te­ro y es­pa­ño­lí­si­mo co­mo Am­pa­ro lo es­tu­vo al la­do de Or­son We­lles en Mr. Ar­ka­din.

La aven­tu­ra ame­ri­ca­na de Am­pa­ro.

“Cuen­ta, cuen­ta Am­pa­ro có­mo to­reas­te a un Or­son tan te­mi­do por su iras­ci­bi­li­dad pro­fe­sio­nal”, ani­mó Fernández

Mon­sai­nos con Emi­li­ano Re­don­do. “ Cuan­do re­ci­bí el guión en cas­te­llano, pe­dí a un ami­go que me lo tra­du­je­se al in­glés con pro­nun­cia­ción in­clui­da. Cuan­do me sen­té an­te We­lles, lan­cé un fa­rol sol­tan­do: ‘¿Ro­da­mos en in­glés o en cas­te­llano?’. Que­dó sor­pren­di­do y me di­jo que en es­pa­ñol. No quiero pen­sar qué hu­bie­ra he­cho yo de es­co­ger­lo en in­glés”. Rio an­te se­me­jan­te des­con­cier­to des­de “sus ojos que bus­can pi­so”, se­gún de­fi­ni­ción de la ma­dre de Ma­ría Do­lo­res Pra­de­ra, al­go tan ja­lea­do co­mo en Se­vi­lla el en­la­ce du­cal que con­vier­te al ex­fun­cio­na­rio ya ex­ce­den­te en Gran­de de Es­pa­ña. O Mar­ta Or­te­ga otra ya en ca­pi­lla, an­te su en­la­ce co­ru­ñés de pri­me­ros de fe­bre­ro en el pa­zo fa­mi­liar de Dra­zo, con mag­ní­fi­ca pers­pec­ti­va so­bre la ría fe­rro­la­na. La he­re­de­ra Za­ra se ca­sa con el ji­ne­te avi­le­sino Ser­gio

Ál­va­rez, de 27 años, den­tro de una ce­re­mo­nia do­més­ti­ca que man­ten­drá pa­rá­me­tros con la de Ca­ye­ta­na y Al­fon­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.