NATIVEL PRE­CIA­DO

“La re­sis­ten­cia tie­ne más va­lor que la va­len­tía”

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

Nativel Pre­cia­do (Ma­drid, 1948) lle­va 45 años ejer­cien­do el pe­rio­dis­mo. Su cu­rrícu­lo es tan ex­ten­so que po­dría de­cir­se que ha es­cri­to en to­dos los pe­rió­di­cos y re­vis­tas que han si­do al­go en la Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca. Pe­ro

siem­pre fue fiel a ‘Tiem­po’ y aquí si­gue es­cri­bien­do ca­da se­ma­na. Su úl­ti­mo li­bro, ‘Na­die pu­do con ellos’,

es la crónica de la vi­da del lí­der sin­di­cal Mar­ce­lino Ca­ma­cho con­ta­da

a tra­vés de la voz de su viu­da. ¿Por qué ha es­cri­to es­te li­bro? Por­que cuan­do mu­rió Mar­ce­lino Ca­ma­cho me asom­bró la can­ti­dad de gen­te que ha­bía ido al en­tie­rro y que sen­tía ad­mi­ra­ción por él. Me pre­gun­té de qué pas­ta es­tán he­chos esos per­so­na­jes que, al mar­gen de la ideo­lo­gía, son ca­pa­ces de des­per­tar ad­mi­ra­ción y res­pe­to. Se­ña­la en el li­bro que la prin­ci­pal vir­tud de Ca­ma­cho era la re­sis­ten­cia. ¿Por qué? La re­sis­ten­cia tie­ne pa­ra mí mu­cho más va­lor que un ges­to pun­tual de va­len­tía. Me asom­bra esa gen­te que es ca­paz de ha­cer to­dos los días de su vi­da lo que tie­ne que ha­cer, pa­se lo que pa­se y sin pen­sar en las con­se­cuen­cias. Si to­dos hi­cié­ra­mos lo mis­mo, a lo me­jor es­to fun­cio­na­ba. Ca­ma­cho pa­só to­do ti­po de pe­nu­rias y en­fer­me­da­des y, a pe­sar de ello, vi­vió has­ta los 92 años. ¿Sus só­li­dos va­lo­res le ayu­da­ron a so­bre­vi­vir? Qui­zás fue­ra eso. Las per­so­nas que es­tán so­me­ti­das a gran­des ten­sio­nes y con­si­guen su­pe­rar­las se ha­cen muy fuer­tes y se in­mu­ni­zan bas­tan­te con­tra el do­lor. Es­tán he­chos de otra ma­de­ra. El li­bro es tam­bién un ho­me­na­je a Jo­se­fi­na, su mu­jer, que tu­vo un pa­pel más im­por­tan­te de lo que se sue­le pen­sar. Las mu­je­res eran un ele­men­to fun­da­men­tal de la re­sis­ten­cia an­ti­fran­quis­ta. El li­bro es un ho­me­na­je a to­dos aque­llos que re­sis­tie­ron. No es ver­dad que es­tu­vié­ra­mos nar­co­ti­za­dos du­ran­te aque­lla épo­ca: hu­bo abo­ga­dos, eco­no­mis­tas, pe­rio­dis­tas, cu­ras... que se ju­ga­ron la vi­da. Ellos sen­ta­ron las ba­ses de los de­re­chos de los que dis­fru­ta­mos hoy. Y, pe­se a ello, us­ted abo­ga por man­te­ner viva esa re­sis­ten­cia. Por su­pues­to. Muer­to el pe­rro, nun­ca se aca­ba la ra­bia. Cuan­do era jo­ven pen­sa­ba que si se aca­ba­ba la dic­ta­du­ra to­do se­ría muy fá­cil, pe­ro siem­pre hay gen­te mal­va­da y po­de­ro­sa que tra­ta de arre­ba­tar­te tus de­re­chos. Eso sí, si no pu­die­ron con ellos, tam­po­co de­ben po­der con no­so­tros. ¿Son los in­dig­na­dos del 15-M los he­re­de­ros de aque­lla re­sis­ten­cia an­ti­fran­quis­ta? Sí, son los he­re­de­ros de to­dos aque­llos que de­fen­die­ron la dig­ni­dad. Pues hay quien los lla­ma pe­rro­flau­tas... Hay mu­cha gen­te in­tere­sa­da en des­acre­di­tar­los y, so­bre to­do, en des­mo­vi­li­zar­los, pe­ro no se pue­de fri­vo­li­zar ese mo­vi­mien­to, por­que se ha ex­ten­di­do des­de el Krem­lin has­ta Wall Street pa­san­do por la Puer­ta del Sol. ¿Có­mo ve las elec­cio­nes del 20-N? So­lo es­pe­ro que, ga­ne quien ga­ne, nos sa­que de es­te atas­co en el que es­ta­mos. ¿Los po­lí­ti­cos de aho­ra son peo­res que los que us­ted co­no­ció du­ran­te la Tran­si­ción? No, mi­ti­fi­ca­mos el pa­sa­do. En aque­lla épo­ca ha­bía re­tos muy im­por­tan­tes y, de­bi­do a ello, los po­lí­ti­cos se cre­cie­ron y se pu­sie­ron a la al­tu­ra. En es­tos úl­ti­mos años los re­tos eran me­no­res y ha ha­bi­do re­la­ja­ción. Aho­ra es­ta­mos de nue­vo an­te re­tos im­por­tan­tes y ten­drán que apa­re­cer po­lí­ti­cos a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. ¿Pe­ro ve al­guno en el ho­ri­zon­te? De mo­men­to no lo veo. ¿Qué va a ser en­ton­ces de no­so­tros? No to­do de­pen­de de los po­lí­ti­cos, no­so­tros mis­mos tam­bién te­ne­mos que po­ner de nues­tra par­te pa­ra sa­lir de es­ta cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.