El ma­yor cam­po de re­fu­gia­dos del mun­do

El ham­bre que es­tá pro­vo­can­do la se­quía en So­ma­lia ha obli­ga­do a mi­les de per­so­nas a re­fu­giar­se en Da­daab (Ke­nia). Se cal­cu­la que 13 mi­llo­nes de per­so­nas es­tán en pe­li­gro en el Cuerno de Áfri­ca por la mis­ma cau­sa. Es­ta es la crónica del su­fri­mien­to que al

Tiempo - - SUMARIO - POR IO­LAN­DA MÁR­MOL FO­TOS: DA­NI POZO

Es­tre­me­ce es­cu­char có­mo re­la­tan sus his­to­rias sin sig­nos de emo­ción en el ros­tro. Son his­to­rias que ha­blan de ham­bre y ni­ños muer­tos. De gue­rras, en­fer­me­da­des y mie­dos. De tra­ve­sías por el de­sier­to hu­yen­do del ham­bre, las hie­nas y los asal­tos de los ban­di­dos. Son las víc­ti­mas de la nue­va ham­bru­na en So­ma­lia, y lle­gan a Da­daab, el ma­yor cam­po de re­fu­gia­dos del mun­do, en Ke­nia, em­pu­ja­dos por una se­quía que ame­na­za la vi­da de 13 mi­llo­nes de per­so­nas en el Cuerno de Áfri­ca.

Cuan­do la ONU de­cre­tó la aler­ta por ham­bru­na en ju­lio, los re­fu­gia­dos lle­ga­ron de cer­ca. Ape­nas tar­da­ban tres días en su tra­yec­to des­de la fron­te­ra de So­ma­lia con Ke­nia. Aho­ra, ca­da vez pro­vie­nen de más le­jos. En sep­tiem­bre Na­cio­nes Uni­das ha de­cre­ta­do que son ya seis las zo­nas del sur de So­ma­lia don­de se ex­tien­de la ham­bru­na. Los re­fu­gia­dos an­dan aho­ra 40 días pa­ra lle­gar a Da­daab, su oa­sis en el de­sier­to; un in­fierno o un pa­raí­so, se­gún.

AC­NUR, la agen­cia de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos, ci­fra en 163.000 los so­ma­líes que han hui­do a Ke­nia es­te año en bus­ca de asi­lo, 108.000 en los úl­ti­mos tres me­ses. A Da­daab lle­gan a un pro­me­dio de 1.200 dia­rios, lo que es­tá lle­van­do a es­te cam­po al bor­de del co­lap­so. Cuan­do fue cons­trui­do, ha­ce 20 años, se pla­neó pa­ra 90.000 re­fu­gia­dos, pe­ro a es­tas al­tu­ras al­ber­ga ya cer­ca de 470.000 per­so­nas. “En cues­tión de un mes ha­bre­mos al­can­za­do el lí­mi­te sos­te­ni­ble, no por el es­pa­cio en sí, por­que es­to es el de­sier­to, sino por el pro­ble­ma del agua. Ha­ce años po­días ex­ca­var 20 me­tros y en­con­tra­bas agua, aho­ra, con la se­quía, ne­ce­si­tas ex­ca­var 200 me­tros y eso im­pli­ca ma­qui­na­ria y mu­chos más re­cur­sos” in­di­ca Wi­lliam Spind­ler, el por­ta­voz de AC­NUR en Da­daab.

Des­nu­tri­ción se­ve­ra.

Las tra­ve­sías son aho­ra tan lar­gas que los re­fu­gia­dos lle­gan ex­haus­tos de an­dar por la are­na ro­ja del de­sier­to de Ke­nia, y las víc­ti­mas po­ten­cia­les de es­tas ex­pe­di­cio­nes eter­nas son los ni­ños, que lle­gan con ni­ve­les de des­nu­tri­ción que po­nen en ries­go su vi­da. Se­gún Mé­di­cos Sin Fron­te­ras (MSF) la ta­sa de des­nu­tri­ción ge­ne­ral al­can­za el 37%, pe­ro es­ta ci­fra au­men­ta en la po­bla­ción in­fan­til has­ta el 43%. Cer­ca del 18% pa­de­ce des­nu­tri­ción se­ve­ra, lo que im­pli­ca un ries­go de muer­te po­ten­cial.

Cuan­do lle­gan al cam­po de re­fu­gia­dos, los ca­sos más gra­ves son tras­la­da­dos a hos­pi­ta­les co­mo el de Da­gaha­ley (uno de los asen­ta­mien­tos de Da­daab), a car­go de MSF. Allí les in­gre­san en la Uni­dad de Des­nu­tri­ción. En mu­chas oca­sio­nes cuan­do les lle­van es de­ma­sia­do tar­de y los ni­ños ape­nas so­bre­vi­ven unas ho­ras. “Los traen en el úl­ti­mo mo­men­to, cuan­do ya no pue­den an­dar, ca­si ni res­pi­ran, es­tán al bor­de de la muer­te y en­ton­ces ya no hay na­da que po­da­mos ha­cer, al­gu­nos mue­ren so­lo tres o cua­tro ho­ras des­pués del in­gre­so”, ex­pli­ca Joa­ne Liu, es­pe­cia­lis­ta en pe­dia­tría y nu­tri­ción del hos­pi­tal de Da­gaha­ley, que de­jó su tra­ba­jo en Ca­na­dá pa­ra lu­char con­tra la des­nu­tri­ción en pri­me­ra lí­nea de fue­go. Los mé­di­cos se de­ses­pe­ran con es­tos ca­sos. La in­men­sa ma­yo­ría de los so­ma­líes que atien­den son cam­pe­si­nos sin for­ma­ción, que ig­no­ran las con­di­cio­nes bá­si­cas de hi­gie­ne y sa­lud, de mo­do que a ve­ces los ni­ños fa­lle­cen por afec­cio­nes le­ves co­mo la dia­rrea o el sa­ram­pión. “Es frus­tran­te, es in­creí­ble pen­sar que en el si­glo XXI un ni­ño pue­da mo­rir­se de una sim­ple dia­rrea por­que su ma­dre no sa­be có­mo de­te­ner­la”, se desaho­ga Liu.

Re­co­rrer los pa­si­llos de la Uni­dad de Des­nu­tri­ción, mi­rar los cuer­pos ten­di­dos en las ca­mas, es­cu­char su llan­to, es un des­cen­so al in­fierno. Hay ca­sos co­mo el de Li­ben Muk­par, un ni­ño so­ma­lí de 8 años que no lle­ga a los 15 qui­los de pe­so. En con­di­cio­nes nor­ma­les de­be­ría es­tar en torno a 26. Su pe­so aho­ra co­rres­pon­de al de un ni­ño de 3 años. Ca­da ma­ña­na su ma­dre lo car­ga a la es­pal­da y lo lle­va has­ta la bás­cu­la, don­de los mé­di­cos con­tro­lan su evo­lu­ción. De la ca­ma has­ta el pe­so ape­nas hay unos me­tros, pe­ro no pue­de ir an­dan­do por­que sus pier­nas no le sos­tie­nen. Le cues­ta un gran es­fuer­zo in­clu­so man­te­ner­se sen­ta­do den­tro del cu­bo ne­gro don­de le pe­san, en­tor­na los ojos y es­pe­ra. Co­mo Muk­par hay de­ce­nas de ca­sos en el hos­pi­tal. “Re­sul­ta in­dig­nan­te. Cuan­do un ni­ño de 3 años pe­sa co­mo un be­bé de 3 me­ses sig­ni­fi­ca que han sa­cri­fi­ca­do a una ge­ne­ra­ción en­te­ra. Es­ta cri­sis de la ham­bru­na a ve­ces pa­re­ce in­vi­si­ble. Vas al cam­po de re­fu­gia­dos y ves gen­te vi­vien­do en tien­das, hay mi­se­ria pe­ro no

Los re­fu­gia­dos an­dan du­ran­te 40 días pa­ra lle­gar al cam­po de Da­daab, su oa­sis en el de­sier­to Na­cio­nes Uni­das cal­cu­la que 163.000 so­ma­líes han hui­do a Ke­nia en bus­ca de asi­lo en lo que va de año

se ve na­da más, no pa­re­ce tan gra­ve. Pe­ro lue­go vie­nes al hos­pi­tal, ves có­mo los ni­ños se mue­ren en cues­tión de ho­ras y te das cuen­ta de que es­to es una emer­gen­cia: se es­tán mu­rien­do de ham­bre, ¡de ham­bre!”, se la­men­ta Liu.

Es­ta es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción de MSF ex­pli­ca que otro fac­tor de frustración lo cons­ti­tu­ye la opo­si­ción de los pa­dres a que sus hi­jos sean ali­men­ta­dos por vía in­tra­ve­no­sa, in­clu­so en al­gu­nos ca­sos ex­tre­mos. Los vie­jos pre­jui­cios, la ig­no­ran­cia y la au­sen­cia de aten­ción sa­ni­ta­ria en So­ma­lia con­tri­bu­yen a que los re­fu­gia­dos sien­tan una cier­ta des­con­fian­za ha­cia los mé­di­cos. La mis­ma sus­pi­ca­cia apa­re­ce en los ca­sos de mu­je­res em­ba­ra­za­das. Los mé­di­cos se de­ses­pe­ran vien­do có­mo al­gu­nas de ellas fa­lle­cen por­que se nie­gan a so­me­ter­se a una sim­ple ce­sá­rea. “Es du­rí­si­mo, una frustración te­rri­ble. No las pue­des ope­rar sin con­sen­ti­mien­to. Mue­ren ellas y mue­re el be­bé. Es in­jus­to”, ex­pli­ca Jo­siah Oyie­ke, res­pon­sa­ble de la Ma­ter­ni­dad en el hos­pi­tal de Da­gaha­ley.

Ni­ños y mu­je­res em­ba­ra­za­das.

Si los ni­ños son las pri­me­ras víc­ti­mas de la ham­bru­na, las mu­je­res em­ba­ra­za­das cons­ti­tu­yen el se­gun­do gru­po. Mu­chas de ellas rea­li­zan la tra­ve­sía por el de­sier­to a ca­si 50 gra­dos sin ape­nas ali­men­tos o agua, en un avan­za­do es­ta­do de ges­ta­ción. Al­gu­nas pue­den uti­li­zar ca­rros ti­ra­dos por mu­las, pe­ro otras se ven obli­ga­das a an­dar du­ran­te días. “Cuan­do lle­gan es­tán en con­di­cio­nes de­plo­ra­bles, con un es­ta­do de sa­lud muy frá­gil. Te­ne­mos que dar­les gran­des su­ple­men­tos de vi­ta­mi­nas y tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra que se re­cu­pe­ren. Lo po­co que co­men es pas­ta y ce­rea­les. Co­mo los ani­ma­les se les mu­rie­ron por la se­quía, lle­van me­ses sin con­su­mir le­che ni pro­teí­nas”, ex­pli­ca Oyie­ke.

Al­gu­nas de las em­ba­ra­za­das son muy jó­ve­nes. Es fre­cuen­te ver a ni­ñas de 14 o 15 años con be­bés, pues­to que en la cul­tu­ra so­ma­lí mu­chas de ellas con­traen ma­tri­mo­nio a par­tir de los 12 años. El pro­me­dio de hi­jos os­ci­la de seis a ocho, pe­ro ha­blan­do con ellas hay ca­sos te­rri­bles, co­mo el de Aday, de 35 años. Ha te­ni­do diez em­ba­ra­zos, nue­ve aca­ba­ron en abor­to y un ni­ño so­bre­vi­vió. Aho­ra vuel­ve a es­tar em­ba­ra­za­da de ocho me­ses en el hos­pi­tal y di­ce que se sien­te muy asus­ta­da. En uno de los pues­tos de sa­lud de los cam­pos otra mu­jer se acer­ca al mé­di­co. Aca­ba de lle­gar des­pués de una lar­ga tra­ve­sía, le ex­pli­ca que lle­va 14 me­ses em­ba­ra­za­da y que su­fre he­mo­rra­gias cons­tan­tes.

A pe­sar que en Da­daab hay tres hos­pi­ta­les (uno en ca­da asen­ta­mien­to) la ma­yo­ría de las re­fu­gia­das so­ma­líes to-

da­vía tie­nen a sus be­bés en el cam­po, en sus tien­das, sin las con­di­cio­nes hi­gié­ni­co-sa­ni­ta­rias mí­ni­mas. Mé­di­cos Sin Fron­te­ras desa­rro­lla aho­ra una in­ten­sa cam­pa­ña pa­ra con­cien­ciar­las de los be­ne­fi­cios que im­pli­ca dar a luz en un cen­tro sa­ni­ta­rio. Pa­ra ello han pues­to en mar­cha una ini­cia­ti­va, el Ma­ma-Car, una es­pe­cie de ta­xi de ur­gen­cias pa­ra tras­la­dar a las par­tu­rien­tas al hos­pi­tal. Los con­duc­to­res ex­pli­can que los avi­san tan tar­de que ca­da día dos o tres ni­ños aca­ban na­cien­do en el Ma­ma-Car, pe­ro lo cier­to es que la ini­cia­ti­va fun­cio­na y len­ta­men­te se ex­tien­de en­tre las par­tu­rien­tas la con­vic­ción de que es­tán más se­gu­ras en un hos­pi­tal.

Cen­tros des­bor­da­dos.

En Da­daab sa­ben que mien­tras la guerra y la ham­bru­na si­gan cau­san­do es­tra­gos en el Cuerno de Áfri­ca se­gui­rán aco­gien­do olea­das de re­fu­gia­dos. Pa­ra tra­tar de sal­var el ma­yor nú­me­ro de vi­das po­si­ble, AC­NUR y las agencias hu­ma­ni­ta­rias han or­ga­ni­za­do un sis­te­ma de au­to­bu­ses que re­co­ge a los re­fu­gia­dos que lle­gan cer­ca de la fron­te­ra, en Li­boi, y los tras­la­dan a los cen­tros de re­cep­ción de Da­daab. Allí se for­man unas co­las eter­nas, don­de cen­te­na­res de per­so­nas aguar­dan ca­da día pa­ra re­gis­trar­se ofi­cial­men­te co­mo re­fu­gia­dos y ob­te­ner así su ra­ción de co­mi­da y lo­nas. Con es­tos plás­ti­cos y las ra­mas de los ar­bus­tos cons­tru­yen sus tien­das en pleno de­sier­to. Es­te ve­rano, du­ran­te la úl­ti­ma ava­lan­cha los cam­pos se des­bor­da­ron de for­ma que los re­cién lle­ga­dos se asen­ta­ron en las afue­ras de los mis­mos. AC­NUR tra­ba­ja aho­ra pa­ra tras­la­dar­los a nue­vas ex­ten­sio­nes don­de por lo me­nos ten­drán ac­ce­so a agua y le­tri­nas. Los nue­vos re­fu­gia­dos se api­ñan en torno a los au­to­bu­ses que los tras­la­dan, vehícu­los prehis­tó­ri­cos con ca­pa­ci­dad pa­ra 60 per­so­nas don­de se ha­ci­nan más de un cen­te­nar. Ba­jo el ca­lor del de­sier­to la at­mós­fe­ra se ha­ce irres­pi­ra­ble, al­gu­nos se des­ma­yan, otros vo­mi­tan por la ven­ta­na.

Da­daab fue cons­trui­do ha­ce 20 años pa­ra al­ber­gar 90.000 per­so­nas, pe­ro ya son más de 470.000 La ONU cal­cu­la que se ne­ce­si­tan 1.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ha­cer fren­te a la emer­gen­cia ali­men­ta­ria

Y lle­gan, fi­nal­men­te, al úl­ti­mo lu­gar de su tra­ve­sía, don­de mon­ta­rán sus tien­das: uno de los asen­ta­mien­tos de Da­daab (IFO, Da­gaha­ley, Ha­ga­de­ra o Kam­bioos, que su­man una ex­ten­sión de ca­si 20 km2). Pe­ro el fi­nal del ca­mino no es un oa­sis. Hay mi­se­ria e in­se­gu­ri­dad. “Yo es­toy aquí con mis cua­tro hi­jos y mi ma­dre cie­ga. Mi mu­jer es­tá gra­ve en el hos­pi­tal. Lle­gué ha­ce cin­co días. No ten­go co­mi­da. No quiero mo­rir pe­ro no pue­do vi­vir así el res­to de mis días”, re­la­ta Moha­med, un re­fu­gia­do so­ma­lí re­cién lle­ga­do. Fa­tu­ma tie­ne cin­co hi­jos, y aho­ra es­tá a pun­to de pa­rir. Su ma­ri­do la de­jó cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da de seis me­ses, así que aca­ba de lle­gar al cam­po y no quie­re vol­ver a So­ma­lia: “No ten­go mie­do, lo que ten­go es ham­bre”, di­ce. “Ca­da mi­nu­to, ca­da ins­tan­te, no sa­bes si vas a so­bre­vi­vir o vas a mo­rir. Aquí hay gen­te con ar­mas y vi­vi­mos ate­rro­ri­za­dos, en la mi­se­ria más ab­so­lu­ta. Mi mu­jer ha in­ten­ta­do sui­ci­dar­se tres ve­ces”, re­la­ta Di­ris Me­li­kie, un re­fu­gia­do etío­pe.

Pri­sio­ne­ros del ham­bre.

La vio­len­cia es uno de los as­pec­tos que más preo­cu­pa a AC­NUR. To­do el per­so­nal de la agen­cia se des­pla­za en con­vo­yes to­do­te­rreno con es­col­ta ar­ma­da des­de la base de la agen­cia has­ta los cam­pos, se ha­ce re­cuen­to por ra­dio de ca­da una de las per­so­nas que via­ja en ca­da vehícu­lo y se cum­ple de for­ma es­tric­ta el to­que de que­da, des­de que ano­che­ce a las seis de la tar­de has­ta las seis de la ma­ña­na. A pe­sar de es­tas me­di­das, los pe­li­gros son mu­chos y un con­voy fue ata­ca­do a prin­ci­pios de sep­tiem­bre an­tes de lle­gar a Da­daab. Fue en el tra­yec­to que se­pa­ra el cam­po de re­fu­gia­dos del úl­ti­mo pue­blo, Ga­ri­sa, don­de mue­re la ca­rre­te­ra. Más allá, tan so­lo hay de­sier­to y cru­zar­lo im­pli­ca tal ries­go que se re­co­mien­da ha­cer el tra­yec­to siem­pre con es­col­ta ar­ma­da.

La ONU es­ti­ma que tan so­lo pa­ra aten­der la ac­tual emer­gen­cia ali­men­ta­ria se ne­ce­si­tan de for­ma ur­gen­te 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. Mien­tras, Da­daab co­rre el ries­go de des­bor­dar­se en una pro­vi­sio­na­li­dad que dura ya 20 años. Es el lu­gar don­de ha cre­ci­do to­da una ge­ne­ra­ción. Ni­ños que a pe­sar de ha­ber na­ci­do en Ke­nia, tie­nen úni­ca­men­te la na­cio­na­li­dad de sus pa­dres. Vi­ven ais­la­dos en el de­sier­to y so­lo tie­nen con­tac­to con las agencias de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, por­que, sal­vo ex­cep­cio­nes, los ke­nia­nos tie­nen prohi­bi­do el ac­ce­so a Da­daab. Son re­fu­gia­dos, pri­sio­ne­ros del ham­bre y sa­ben que nun­ca po­drán sa­lir. La úni­ca po­si­bi­li­dad de es­ca­par es vol­ver de nue­vo a So­ma­lia. Pe­ro sa­ben que allí so­lo que­da ham­bre y guerra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.