Los huér­fa­nos de Ste­ve Jobs. Los fans del crea­dor de Ap­ple llo­ran su pér­di­da.

Ar­qui­tec­tos, em­pre­sa­rios, di­se­ña­do­res... Los fans del crea­dor de Ap­ple llo­ran su pér­di­da, pe­ro si­guen con­fian­do en su em­pre­sa. Tres de ellos cuen­tan có­mo les cam­bió la vi­da.

Tiempo - - SUMARIO - SIL­VIA GAMO

Si vi­ves ca­da día co­mo si fue­ra el úl­ti­mo, al­guno ten­drás ra­zón”, de­cía Ste­ve Jobs a los gra­dua­dos de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford en 2006. Ese día lle­gó el pa­sa­do miér­co­les, 5 de oc­tu­bre, tras com­ba­tir du­ran­te años un cán­cer de pán­creas. Con él se fue uno de los ma­yo­res vi­sio­na­rios de nues­tro tiem­po. Un ge­nio, un in­ven­tor, un so­ña­dor que des­de el ga­ra­je de su ca­sa con­vir­tió un or­de­na­dor en la em­pre­sa de tec­no­lo­gía más va­lio­sa en to­do el mun­do, con el per­mi­so de Ex­xon.

A pe­sar de una li­ge­ra caí­da de las ac­cio­nes de Ap­ple tras co­no­cer­se la no­ti­cia, pa­sa­dos los días la em­pre­sa pa­re­ce no echar de me­nos el fa­lle­ci­mien­to de su crea­dor. Quie­nes más lo han la­men­ta­do, ade­más de su fa­mi­lia, son los mi­les de se­gui­do­res de Jobs por los cin­co con­ti­nen­tes.

En Es­pa­ña el pú­bli­co de los te­lé­fo­nos iP­ho­ne, las ta­blet iPad o los ordenadores Mac es lar­go y plu­ral. Des­de quin­cea­ñe­ros en­gan­cha­dos a su iPod a em­pre­sa­rios cu­ya vi­da la­bo­ral ha cam­bia­do la ta­blet de Ap­ple. Uno de ellos es el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Em- pre­sa­rios de Ar­tes Grá­fi­cas de As­tu­rias, Ángel Luis Fernández Gon­zá­lez, que se en­te­ró del fa­lle­ci­mien­to de Jobs por la ra­dio. Lo pri­me­ro que hi­zo fue co­ger su iP­ho­ne. En él a tra­vés del What­sApp, de sms, y del co­rreo, te­nía de­ce­nas de men­sa­jes de am­bas ori­llas del Atlán­ti­co co­mu­ni­cán­do­le la no­ti­cia. Ángel Luis es un fa­ná­ti­co de los pro­duc­tos de Ap­ple des­de que en 1989 se com­pró un or­de­na­dor Mac. “Soy usua­rio de Ap­ple des­de 1989, cuan­do por pri­me­ra vez vi un Mac en el Si­mo. Lo tu­ve cla­ro, sen­tí que era la nue­va ola que ve­nía, que aque­llo que le re­sul­ta­ba tan di­fí­cil a to­do el mun­do se ha­cía más cer­cano y fá­cil de uti­li­zar a tra­vés del Mac”, ex­pli­ca. Y acer­tó.

Los se­cre­tos del éxi­to.

Uno de los se­cre­tos del éxi­to de Ap­ple es que to­dos su apa­ra­tos, des­de el te­lé­fono a la ta­blet, pue­den ser uti­li­za­dos has­ta por un anal­fa­be­to tec­no­ló­gi­co a gol­pe de de­do. Jobs te­nía la ha­bi­li­dad de la gen­te in­te­li­gen­te: ha­cer fá­cil lo di­fí­cil. Por ese don, el hoy pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Em­pre­sa­rios im­pul­só su can­di­da­tu­ra en 2004 y en 2009 al Prín­ci­pe de As­tu­rias de In­ves­ti­ga­ción. “Pri­me­ro lo in­ten­té de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, con al­gún apo­yo in­di­vi­dual y de de­ter­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes del Prin­ci­pa­do,

coin­ci­dien­do con el 20 aniver­sa­rio del Mac. Pe­ro no lo con­se­guí. Des­pués, en 2009, cuan­do él es­ta­ba de ba­ja por su en­fer­me­dad y coin­ci­dien­do con el día de su cum­plea­ños, el 24 de fe­bre­ro, pre­sen­té la can­di­da­tu­ra con el apo­yo de los em­pre­sa­rios grá­fi­cos de Es­pa­ña y otras en­ti­da­des co­mo Ado­be Sys­tem Ibé­ri­ca, en­tre otras ad­he­sio­nes. La can­di­da­tu­ra al fi­nal no lle­gó nun­ca a ser la fi­na­lis­ta, pe­ro lo que sí ha ga­na­do es el co­ra­zón de los usua­rios y del pú­bli­co ge­ne­ral”, ex­pli­ca Fernández Gon­zá­lez.

La pre­ten­sión del pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Em­pre­sa­rios de Ar­tes Grá­fi­cas de As­tu­rias era tam­bién traer al hoy fa­lle­ci­do pre­si­den­te de Ap­ple a su tie­rra. El ob­je­ti­vo es que re­for­za­ra al Prin­ci­pa­do pa­ra los que co­mo él, ase­gu­ra, quie­ren “ir por la lí­nea de la in­no­va­ción”. Fernández Gon­zá­lez, a sus 48 años, re­gen­ta un ne­go­cio fa­mi­liar de ar­tes grá­fi­cas en As­tu­rias con una so­le­ra de más de 50 años. Cuan­do aca­bó la ca­rre­ra de Psi­co­lo­gía se com­pró el pri­mer Mac que le cos­tó 1.200.000 pe­se­tas. Unos 7.000 eu­ros. Ese pri­mer Mac (que aún si­gue fun­cio­nan­do co­mo el pri­mer día) le en­gan­chó a un uni­ver­so de di­se­ño y apli­ca­bi­li­dad del que ya nun­ca se des­pren­dió. Re­co­no­ce que hoy le se­ría muy di­fí­cil vi­vir sin su iP­ho­ne.

Al­go si­mi­lar le su­ce­de a Pepe Gar­cía Bé­jar, un ar­qui­tec­to de 35 años a quien la ta­blet iPad de Ap­ple le cam­bió la vi­da la­bo­ral. Es co­fun­da­dor de la em­pre­sa de in­ge­nie­ría y ar­qui­tec­tu­ra Gd-In­co. Su so­cio y él, adic­tos des­de 2006 al

mun­do Jobs, com­pra­ron los iPad pa­ra la em­pre­sa. La ta­blet de Ap­ple les per­mi­te ir a las obras y pro­yec­tar in si­tu cual­quier edi­fi­cio en tres di­men­sio­nes. “Eso fa­ci­li­ta mu­cho el tra­ba­jo. Gra­cias a la tec­no­lo­gía BIM po­de­mos cons­truir vir­tual­men­te una ma­que­ta y po­de­mos de­tec­tar fa­llos o acier­tos”, ase­gu­ra Gar­cía Bé­jar.

Una nue­va vi­da.

No fue lo úni­co que cam­bió en su vi­da. Es­te em­pre­sa­rio se con­vir­tió al mun­do de las des­car­gas le­ga­les a tra­vés del iPod, la in­ven­ción de Ap­ple pa­ra lle­var to­da la dis­co­te­ca en el bol­si­llo: “Gra­cias al iTu­nes, Jobs con­si­guió que mu­chos de los que éra­mos pi­ra­tas nos trans­for-

“No ga­nó el Prín­ci­pe de As­tu­rias, pe­ro sí el co­ra­zón de los usua­rios”, se­gún Ángel Luis Fernández Gon­zá­lez

má­ra­mos e hi­cié­ra­mos las co­sas bien, me­dian­te la com­pra de mú­si­ca por la red”, cuen­ta. De ahí pa­só a los Mac pa­ra su em­pre­sa, lue­go vino el iP­ho­ne, con el que in­ter­cam­bia­ba con su so­cio ma­pas y ar­chi­vos, y fi­nal­men­te, el iPad. “Jobs ha si­do un vi­sio­na­rio mar­can­do el des­tino de la in­fra­es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial, fue el pri­me­ro que tu­vo un in­ter­faz tác­til. Es­tá pen­sa­do pa­ra to­dos. Ha con­se­gui­do car­gar­se el Po­wer Point. To­das las ex­po­si­cio­nes en nues­tra em­pre­sa las ha­ce­mos con el iPad, ya no ne­ce­si­ta­mos na­da más, gra­cias tam­bién al i-Cloud po­de­mos te­ner co­nec­ta­dos to­dos los apa­ra­tos en uno y com­par­tir­los con otras per­so­nas”, ex­pli­ca Gar­cía Bé­jar.

Fue un men­sa­je en su te­lé­fono iP­ho­ne lo que le co­mu­ni­có la muer­te de Jobs. Es­te ar­qui­tec­to cree que el fu­tu­ro de la com­pa­ñía es­tá ase­gu­ra­do en el cor­to y me­dio pla­zo, pe­ro no en el lar­go, ya que en la em­pre­sa, di­ce, pue­de ha­ber ex­ce­len­tes ges­to­res, pe­ro qui­zá no ha­ya nin­gún vi­sio­na­rio co­mo Jobs.

Miriam Cas­tro, de 28 años y di­se­ña­do­ra grá­fi­ca, se que­dó im­pac­ta­da al co­no­cer la no­ti­cia. Ad­mi­ra­ba a Ste­ve Jobs y es se­gui­do­ra de to­dos los pro­duc­tos de Ap­ple, no so­lo por su pro­fe­sión. La no­ti­cia la sor­pren­dió tan­to que de­jó un men­sa­je de con­do­len­cia en la pá­gi­na

web de la com­pa­ñía. “Me ha im­pac­ta­do por­que me pa­re­ce un ge­nio, un vi­sio­na­rio que ha cam­bia­do el mun­do con su ma­ne­ra de ver las co­sas, de pen­sar. So­lo di­jo: ‘Si es­to es lo que hay, no me sir­ve. Quiero otra co­sa’. Y esa co­sa nos la ofre­ció al mun­do con un pre­cio eco­nó­mi­co y un di­se­ño per­fec­to”, ase­gu­ra.

La fi­de­li­dad.

Cas­tro se aden­tró en el mun­do Ap­ple a tra­vés de sus com­pa­ñe­ros de cla­se, que le mos­tra­ron un pe­que­ño apa­ra­to que ca­bía en el bol­si­llo y don­de lle­va­ban al­ma­ce­na­da to­da la mú­si­ca de su dis­co­te­ca, con un be­llo di­se­ño. “Ade­más, en cla­se usá­ba­mos los ordenadores Mac, que nun­ca nos da­ban pro­ble­mas y eran muy úti­les. A par­tir de ahí, me fui me­tien­do en el mun­di­llo. Fi­de­li­cé con la mar­ca por­que fun­cio­na y tie­ne un di­se­ño pre­cio­so. Si quie­res cam­biar de apa­ra­to es por­que quie­res, no por­que se te va­ya a es­tro­pear”, ase­gu­ra es­ta jo­ven di­se­ña­do­ra.

Des­pués de co­no­cer el iPod, Miriam Cas­tro se en­gan­chó al iP­ho­ne, del que ya no se se­pa­ra. Le gus­tan la cá­ma­ra, los ma­pas, y lo rá­pi­do que va In­ter­net: “Es co­mo lle­var un or­de­na­dor en el bol­si­llo, y ade­más sa­bes que vas a ser de los pri­me­ros en te­ner­lo”, ex­pli­ca.

“Jobs ha si­do co­mo el ra­ri­to de es­te mun­do, el otro, pe­ro pa­ra mí el ra­ri­to era el bueno”, di­ce Miriam Cas­tro

Cas­tro no en­tien­de có­mo a Jobs no se le ha da­do nin­gún pre­mio, có­mo no ha re­ci­bi­do nin­gún ga­lar­dón. “Ha si­do co­mo el ra­ri­to de to­do es­te mun­do, co­mo el otro, pe­ro pa­ra mí el otro era el bueno”, afir­ma.

Ade­más de es­tos tres ejem­plos, son mu­chos los ciu­da­da­nos que de ma­ne­ra anó­ni­ma o a tra­vés de fo­ros y re­des so­cia­les han ma­ni­fes­ta­do su pe­sar por la des­apa­ri­ción de Jobs y han de­ja­do escritas pa­la­bras de des­pe­di­da pa­ra el fun­da­dor de Ap­ple. Quin­cea­ñe­ros, fun­cio­na­rios, mo­te­ros, to­dos ala­ban los pro­duc­tos y los di­se­ños de la com­pa­ñía y su crea­dor. Al­gu­nos de sus se­gui­do­res re­cor­da­ban es­tos días en los fo­ros su fa­mo­so dis­cur­so an­te los gra­dua­dos de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, una con­fe­ren­cia dig­na de un vi­sio­na­rio en la que de­ja­ba un men­sa­je cla­ro a los estudiantes: “Man­te­neos ham­brien­tos, man­te­neos alo­ca­dos”.

To­do fue gra­cias a es­te leit mo­tiv, que Jobs se rein­ven­tó va­rias ve­ces en su vi­da. La pri­me­ra, cuan­do de­jó la uni­ver­si­dad y cons­tru­yó con su ami­go, en un ga­ra­je, el pri­mer Mac. La se­gun­da, cuan­do le echa­ron de su pro­pia com­pa­ñía -jus­to cuan­do és­ta da­ba más be­ne­fi­cios-y creó la com­pa­ñía de ani­ma­ción Pi­xar. Un éxi­to de la tec­no­lo­gía que dio a luz a la pre­mia­da Toy Story. Fue en­ton­ces cuan­do Ap­ple com­pró Pi­xar y Jobs vol­vió al fren­te de su pro­pia em­pre­sa. Y lo vol­vió a ha­cer. Se rein­ven­tó de nue­vo con iP­ho­ne y el iPad.

Por to­do es­to, la muer­te de Jobs ha si­do una de las más llo­ra­das en to­do el mun­do. Las tien­das de Ap­ple, des­de Nue­va York a To­kio, se lle­na­ron de ra­mos de flo­res, ve­las y men­sa­jes de con­do­len­cia, co­mo si se de un can­tan­te o un ac­tor se tra­ta­se.

El fu­tu­ro de Ap­ple es, de mo­men­to, de cier­ta tran­qui­li­dad. El 95% de los ana­lis­tas con­fía en que la em­pre­sa sal­drá ade­lan­te con el que ha si­do el sus­ti­tu­to de Jobs y nue­vo gu­rú de la com­pa­ñía: Tim Cook. Él se­rá el en­car­ga­do el pró­xi­mo 18 de oc­tu­bre de pre­sen­tar el re­sul­ta­do de cuen­tas de 2011 y en él se po­sa­ran los ojos de me­dio mun­do. Las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas pe­ro, de mo­men­to, co­mo de­cía el ar­qui­tec­to es­pa­ñol Gar­cía Bé­jar, pa­re­ce que los in­ven­tos del ge­nio da­rá a Ap­ple tra­ba­jo pa­ra cin­co o seis años más. Un res­pi­ro mien­tras la em­pre­sa de Pa­lo Al­to (Ca­li­for­nia) tra­ta de bus­car otro vi­sio­na­rio que con­ti­núe la la­bor de Ste­ve Jobs.

Fan. Pepe Díaz Bé­jar, co­fun­da­dor de Gd-In­co, po­sa con su iPad.

In­con­di­cio­nal. Miriam Cas­tro es una ‘fan’ ab­so­lu­ta del iP­ho­ne y de los ordenadores Mac.

Pio­ne­ro. Ángel Luis Fernández pro­pu­so a J0bs pa­ra al Prín­ci­pe de As­tu­rias. Se com­pró su pri­mer Mac, con el que po­sa y que fun­cio­na, en 1989.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.