ETA y el FMI, en la cam­pa­ña elec­to­ral

ETA siem­pre re­apa­re­ce en me­dio de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Du­ran­te años lo hi­zo con san­gre. Aho­ra se es­pe­ra un co­mu­ni­ca­do que, sin du­da, de­frau­da­rá. Tam­bién hay otro au­to­in­vi­ta­do, el FMI.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Rivasés en www.tiem­po­dehoy.com

El equi­po eco­nó­mi­co del pró­xi­mo Go­bierno po­dría que­mar­se en muy po­cos me­ses

el pre­si­den­te za­pa­te­ro y su vi­ce­pre­si­den­ta Ele­na Sal­ga­do, ca­da uno por su la­do, cuen­tan con im­pa­cien­cia y an­sie­dad los días que les que­dan en el Go­bierno. Co­mo los an­ti­guos quin­tos, ta­chan con lá­piz en sus ca­len­da­rios men­ta­les ca­da día que pa­sa has­ta la año­ra­da li­cen­cia, que so­lo lle­ga­rá bien en­tra­do di­ciem­bre, aunque des­de el 21 de no­viem­bre la pre­sión se­rá mu­cho me­nor. Za­pa­te­ro, has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, es­pe­ra una gran no­ti­cia y te­me otra tre­men­da. La res­pon­sa­ble de la eco­no­mía es­pa­ño­la, por el con­tra­rio, no tie­ne nin­gu­na ra­zón pa­ra ser op­ti­mis­ta, y lo sa­be. La bue­na nue­va por la que to­da­vía sus­pi­ra el in­qui­lino de La Mon­cloa es el im­pro­ba­ble pe­ro po­si­ble anun­cio de la ban­da ETA de su ren­di­ción fi­nal. Xa­bier Ar­za­lluz, du­ran­te tan­tos años lí­der del PNV, lo ha avan­za­do en un pa­rén­te­sis en su re­ti­ro por edad, mien­tras in­sis­tía al mis­mo tiem­po en que tar­da­rá, pe­ro lle­ga­rá la in­de­pen­den­cia del País Vas­co. Los ex­per­tos en te­rro­ris­mo in­sis­ten con fre­cuen­cia en que, a su mo­do, ETA es pre­vi­si­ble y que, ade­más, sue­le re­pe­tir­se. En épo­cas elec­to­ra­les, ETA siem­pre ha re­apa­re­ci­do, ca­si siem­pre con san­gre y vio­len­cia. Aho­ra to­dos es­pe­ran su reapa­ri­ción, es­ta vez en for­ma de co­mu­ni­ca­do. Los más op­ti­mis­tas sue­ñan con la po­si­bi­li­dad de que los eta­rras anun­cien su fi­nal. Se­ría una es­pe­cie de pre­mio gor­do pa­ra Za­pa­te­ro en los mi­nu­tos de des­cuen­to de su man­da­to, y tam­bién una ayu­di­ta a Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, aunque na­die pien­sa que ni tan si­quie­ra eso le per­mi­ti­ría re­mon­tar con fuer­za. El can­di­da­to so­cia­lis­ta, que co­no­ce bien el asun­to, no se ha­ce ilu­sio­nes. Es po­si­ble, bas­tan­te pro­ba­ble, que ETA ha­ga al­gún anun­cio en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. Es im­pro­ba­ble, sin em­bar­go, que sea el adiós de­fi­ni­ti­vo, la di­so­lu­ción, aunque ca­da día que pa­sa sin que los eta­rras aten- ten -y van bas­tan­tes por for­tu­na-es un pa­so ade­lan­te. Ar­za­lluz, y lo ha di­cho, pre­fie­re que sea el PSOE -y el de Za­pa­te­ro-quien se apun­te el tan­to del fi­nal de ETA. Co­mo los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes, los vas­cos no quie­ren ni oír ha­blar de ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP. ETA, por su­pues­to, co­mo siem­pre y aunque es­té de­rro­ta­da, va a lo su­yo. Su ca­len­da­rio no sue­le coin­ci­dir con los del PNV, el PSOE o el PP. Eso sí, nun­ca ol­vi­dan la cam­pa­ña elec­to­ral y, cla­ro, pre­fie­ren a Bil­du.

La ma­la no­ti­cia, cu­ya so­la po­si­bi­li­dad ate­rra a Za­pa­te­ro y preo­cu­pa a Sal­ga­do, es que la eco­no­mía es­pa­ño­la sea in­ter­ve­ni­da de de­re­cho en su man­da­to. De he­cho, ya lo es­tá, co­mo tam­bién le ocu­rre a Ita­lia, pe­ro la si­tua­ción es lo su­fi­cien­te­men­te am­bi­gua co­mo pa­ra que el pre­si­den­te sal­ve al­go la ca­ra. Una in­ter­ven­ción efec­ti­va, ya sea de la Unión Eu­ro­pea o del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), en­som­bre­ce­ría to­da­vía más el con­vul­so fi­nal de la era Za­pa­te­ro. Son las con­se­cuen­cias de có­mo las de­ci­sio­nes y me­di­das po­lí­ti­ca afec­tan a la eco­no­mía, las te­sis de los eco­no­mis­tas Tho­mas Sar­gent y Ch­ris­top­her Sims, y que les han va­li­do un pre­mio No­bel de Eco­no­mía. Los Go­bier­nos y las po­lí­ti­cas de Za­pa­te­ro pue­den ser uno de los me­jo­res ejem­plos de la va­li­dez de esas teo­rías. El pre­si­den­te es­pa­ñol, que adop­tó po­lí­ti­cas de gas­to muy arries­ga­das, lu­cha des­de ha­ce más de año y me­dio pa­ra evi­tar la in­ter­ven­ción de de­re­cho de la eco­no­mía. Has­ta aho­ra lo ha con­se­gui­do, aunque por el ca­mino ha te­ni­do que re­nun­ciar a mu­chas co­sas, en­tre otras a vol­ver a pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes, co­mo ha re­co­no­ci­do que pen­sa­ba al prin­ci­pio de es­ta le­gis­la­tu­ra. Es­pa­ña, sin em­bar­go, to­da­vía no es­tá a sal­vo. Tie­ne mu­chos pro­ble­mas pa­ra fi­nan­ciar­se en el ex­te­rior y si las ten­sio­nes se han cal­ma­do -la pri­ma de ries­go ha ba­ja­do-es por­que exis­te la ex­pec­ta­ti­va de unas elec­cio­nes in­mi­nen­tes, con un más que pro­ba­ble cam­bio de Go­bierno. Es la di­fe­ren­cia con Ita­lia, en don­de no hay pre­vis­tos co­mi­cios has­ta 2013 y, ade­más, los más pe­si­mis­tas no des­car­tan que Ber­lus­co­ni vol­vie­ra a pre­sen­tar­se e in­clu­so a ga­nar.

Ma­riano Ra­joy, fa­vo­ri­to sin ma­ti­ces, in­clu­so ven­ce­dor in péc­to­re de las elec­cio­nes, si­gue sin dar pis­tas so­bre quién se­rá el res­pon­sa­ble de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Eso no im­pi­de que to­dos los que for­man par­te de las qui­nie­las em­pie­cen a ad­mi­tir que los pri­me­ros tiem­pos del Go­bierno de Ra­joy no se­rán un ca­mino de ro­sas, sino to­do lo con­tra­rio. “El mi­nis­tro de Eco­no­mía no po­drá ni sa­lir de su ca­sa”, co­men­ta uno de los teó­ri­cos can­di­da­tos, que no des­car­ta que Es­pa­ña ten­ga que pe­dir ayu­da al FMI, que ade­más pa­re­ce que ya tie­ne pre­pa­ra­da una lí­nea de cré­di­to pa­ra paí­ses con pro­ble­mas. La gran du­da pa­re­ce re­du­cir­se a si la ayu­da la so­li­ci­ta Za­pa­te­ro o su su­ce­sor. No se­ría la pri­me­ra vez que el FMI acu­de

en so­co­rro de Es­pa­ña. Hay un pre­ce­den­te, so­lo uno, y pa­ra encontrarlo hay que re­mon­tar­se has­ta 1959 y el Plan de Es­ta­bi­li­za­ción que pu­so fin a la au­tar­quía fran­quis­ta. En­ton­ces Es­pa­ña pi­dió un cré­di­to al FMI y le fue con­ce­di­do, pe­ro no tu­vo ne­ce­si­dad de uti­li­zar­lo. En­ton­ces fue su­fi­cien­te con que se su­pie­ra que ese cré­di­to da­ba sol­ven­cia al país mien­tras ha­cía sus de­be­res. La His­to­ria no se re­pi­te y, ade­más, las si­tua­cio­nes tam­po­co son com­pa­ra­bles. La in­ter­ven­ción de de­re­cho y el re­cur­so al FMI es­tán ahí, sin em­bar­go. Son una es­pe­cie de ta­bla de sal­va­ción, pe­ro tam­bién de es­pa­da de Da­mo­cles de la que Za­pa­te­ro hu­ye des­de la pri­ma­ve­ra de 2010. A par­tir del 20-N ya no se­rá su pro­ble­ma. Des­de su re­ti­ro leo­nés con­tem­pla­rá có­mo es po­si­ble que un pro­ba­ble pri­mer Go­bierno de Ra­joy que­me, cal­ci­ne, en los me­ses iniciales, a su equi­po eco­nó­mi­co. El pa­ro se­gui­rá al al­za los pri­me­ros me­ses de 2012. Los as­pi­ran­tes más pers­pi­ca­ces a di­ri­gir la eco­no­mía es­pa­ño­la con Ra­joy ya lo sa­ben y al­guno, si pue­de, pre­fe­ri­rá es­pe­rar a que ha­ya una se­gun­da opor­tu­ni­dad, que sin du­da lle­ga­rá, co­mo el fin de la cri­sis.

Pre­sen­cia. ETA, aunque de­rro­ta­da,

va a lo su­yo. Su ca­len­da­rio no sue­le

coin­ci­dir con los del PNV, el PSOE o el PP. Eso sí, nun­ca ol­vi­dan la cam­pa­ña

elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.