Ace­ra

Tiempo - - ZOOM -

Aún con­mo­cio­na­do el or­be cris­tiano por la bo­da, que se­gui­mos to­dos sin le­van­tar ca­be­za des­pués de ver có­mo co­men­ta­ron el ac­to cier­tas pe­rio­dis­tas que se pu­sie­ron pa­me­las del ta­ma­ño de pa­ra­caí­das pa­ra ir al pla­tó de te­le­vi­sión (¿se ima­gi­nan a Je­sús Her­mi­da re­trans­mi­tien­do la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na ves­ti­do de as­tro­nau­ta?), sa­le Ca­ye­ta­na, pu­bli­ca un opor­tu­ní­si­mo li­bro y de­ja cla­ro que An­to­nio, aquel bai­la­rín pin­tu­re­ro que ha­bía, no pu­do ser el pa­dre de nin­guno de sus hi­jos por cla­mo­ro­sas ra­zo­nes de ubi­ca­ción en las ace­ras de la vi­da. Da igual. Aquel se­ñor y mu­cha más gen­te le sa­ca­ron un pas­tón a la his­to­rie­ta. De eso se tra­ta­ba. La ver­dad, en es­to y en mu­chas otras co­sas, es asun­to muy me­nor. Así que si­ga­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.