vio­len­cia re­li­gio­sa en egip­to

Los úl­ti­mos cru­za­dos del Ni­lo

Tiempo - - ZOOM -

en el in­te­rior de ese aga­sa­ja­do ataúd re­po­san los res­tos mor­ta­les de un mo­des­to cop­to que se me­tió en una ba­ta­lla cam­pal na­da mo­des­ta. Cuan­do se en­te­ró de que un tem­plo cris­tiano ha­bía si­do in­cen­dia­do por ra­di­ca­les is­lá­mi­cos en el sur de Egip­to, el fa­lle­ci­do no qui­so po­ner la otra me­ji­lla y de­ci­dió sa­lir a la ca­lle jun­to a mi­les de in­dig­na­dos cop­tos pa­ra to­mar­se la re­van­cha. ¡Có­mo iba a pen­sar ha­ce una se­ma­na el po­bre di­fun­to que, de­bi­do a su ca­breo di­vino y a unos fa­ta­les ba­la­zos, se­ría des­pe­di­do de es­ta vi­da con los ho­no­res de una es­tre­lla del fla­men­co! Aho­ra es un már­tir pa­ra los su­yos y no hay du­da de que la vi­sión de su fé­re­tro ha­brá ani­ma­do a otros de su cre­do a pro­se­guir con la san­ta bron­ca. La fe si­gue mo­vien­do más pu­ños y pis­to­las que mon­ta­ñas. Ga­jes del ofi­cio. Otras 23 per­so­nas, qui­zá más, mu­rie­ron du­ran­te los en­fren­ta­mien­tos en­tre cop­tos y mi­li­ta­res acae­ci­dos úl­ti­ma­men­te en El Cai­ro y en otras ciu­da­des del país. Los cop­tos cons­ti­tu­yen el 10% de la po­bla­ción egip­cia, ma­yo­ri­ta­ria­men­te mu­sul­ma­na. Es­tos ar­do­ro­sos y ge­nui­nos cris­tia­nos exigen a las au­to­ri­da­des que se les per­mi­ta cons­truir igle­sias y prac­ti­car su re­li­gión li­bre­men­te. Hay que amar mu­cho a Je­sús pa­ra vi­vir co­mo cris­tiano en un país don­de per­sig­nar­se pú­bli­ca­men­te pue­de en­fu­re­cer a más de un pa­sean­te. Y hay que ser un lo­co, o el mis­mo Je­sús, pa­ra per­do­nar sin con­di­cio­nes a quien te cha­mus­ca la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.