El ro­mán­ti­co

Sem, un pe­rro la­bra­dor de pe­lo ne­gro, se abu­rría con la ópe­ra y la zar­zue­la, des­apa­re­cía de la es­ce­na con la mú­si­ca ba­rro­ca y se echa­ba fe­liz so­bre la al­fom­bra con la Sép­ti­ma sin­fo­nía de Beet­ho­ven.

Tiempo - - ZOOM - AL­FON­SO US­SÍA

Sa­lu­da­ba y ho­me­na­jea­ba a to­do re­cién lle­ga­do, co­no­ci­do o no, y so­lo per­día los pa­pe­les cuan­do se to­pa­ba con otro pe­rro

tu­ve un pe­rro, sem, la­bra­dor de pe­lo ne­gro, odio­so con sus con­gé­ne­res y ado­ra­ble con los hu­ma­nos, afi­cio­na­do a oír mú­si­ca ro­mán­ti­ca. Se abu­rría con la ópe­ra y la zar­zue­la. Aban­do­na­ba mi des­pa­cho con la ba­rro­ca, y se echa­ba fe­liz so­bre la al­fom­bra con la Sép­ti­ma Sin­fo­nía de Beet­ho­ven. La No­ve­na, la Co­ral, la so­por­ta­ba has­ta que lle­ga­ba el cuar­to tiem­po. Qui­zá de­mos­tra­ba un can­san­cio de la voz hu­ma­na, tan des­agra­da­ble a ve­ces pa­ra los pe­rros. Una voz im­pe­ra­ti­va, cor­tan­te y na­da dia­lo­gan­te.

Sem era fe­liz en el Nor­te y des­gra­cia­do en Ma­drid. Allí te­nía un am­plio jar­dín y li­ber­tad pa­ra sus es­ca­pa­das amo­ro­sas. En Ma­drid, no. Me hi­zo pen­sar, y mu­cho, si yo no se­ría la cau­sa de su tris­te­za ma­dri­le­ña. El la­bra­dor ne­ce­si­ta cam­po, río, mar y ho­ri­zon­tes le­ja­nos. Un pi­so en Ma­drid es co­mo una cár­cel. Sa­lu­da­ba y ho­me­na­jea­ba a to­do re­cién lle­ga­do, fue­ra co­no­ci­do o no, y so­lo per­día los pa­pe­les cuan­do se to­pa­ba con otro pe­rro. En­ton­ces, to­da su san­gre ca­lien­te le pe­día a gri­tos, o a la­dri­dos, que de­mos­tra­ra que ha­bía si­do el je­fe de la ca­ma­da. Cuan­do le re­ga­ña­ba, me cas­ti­ga­ba du­ran­te un buen ra­to. Pa­sa­do el tiem­po, ara­ña­ba la puer­ta de mi des­pa­cho. Ahí, en­tre 5.000 li­bros, es­pe­ra­ba que ter­mi­na­ra de es­cri­bir. Y cuan­do veía que ma­ne­ja­ba la mú­si­ca, se in­cor­po­ra­ba co­mo ad­vir­tién­do­me. “Si no es Beet­ho­ven me voy”. Cla­ro, que te­nía muy buen gus­to, y tam­bién se apa­ci­gua­ba con Mo­zart y Brahms. Cu­rio­sa­men­te, el pa­dre y los her­ma­nos Strauss le po­nían de los ner­vios. So­por­ta­ba los val­ses, pe­ro abo­rre­cía las pol­kas. Mu­cho de­jan en el al­ma es­tos ami­gos lea­les cuan­do se mar­chan. Pa­ra mí, la Sép­ti­ma del gran sor­do me trae la me­mo­ria de mi pe­rro Sem. Mú­si­ca tris­te, me­lan­có­li­ca, di­bu­ja­da por el re­cuer­do de un com­pa­ñe­ro in­se­pa­ra­ble que ama­ba la mú­si­ca tan­to o más que yo.

20

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.