TE­RRE­MO­TO EN LA BAN­CA ES­PA­ÑO­LA

Los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos re­gis­tra­dos en la ban­ca es­pa­ño­la po­drían ca­li­fi­car­se de sim­ples tem­blo­res si las co­sas sa­len en 2012 co­mo ya va­ti­ci­nan mu­chos ana­lis­tas. Jun­to a las pe­que­ñas fu­sio­nes aún pen­dien­tes, de las que na­die du­da, po­dría ini­ciar­se un pro­ce

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El año 2012 se­rá bi­sies­to. Ten­drá un día más, pe­ro aca­ba­rá con bas­tan­tes ban­cos me­nos. Mu­chas ca­jas pe­que­ñas tie­nen que bus­car no­vio, pe­ro hay sor­pre­sas más gor­das. La fu­sión del Ban­co Po­pu­lar con el Pastor, o me­jor di­cho, la ab­sor­ción del Pastor por el Po­pu­lar, anun­cia­da es­ta mis­ma se­ma­na, es el pri­mer pa­so an­tes de otras mu­chas, unas de me­nor ca­la­do y ta­ma­ño, pe­ro tam­bién de al­gu­na gran fu­sión ban­ca­ria que arran­ca­rá en unos cuan­tos me­ses. BBVA y Ban­kia es­pe­ran su mo­men­to, que muy pro­ba­ble­men­te se pro­du­ci­rá a prin­ci­pios del pró­xi­mo año, pa­ra ser los protagonistas de otra gran his­to­ria fi­nan­cie­ra.

BBVA es ac­tual­men­te el se­gun­do ban­co es­pa­ñol, de­trás del San­tan­der, tan­to por ta­ma­ño glo­bal co­mo por vo­lu­men de ne­go­cio ne­ta­men­te es­pa­ñol. Ban­kia, que ya es un ban­co y no una ca­ja, es el ter­ce­ro de la lis­ta. El Ban­co Po­pu­lar ha ne­ce­si­ta­do co­mer­se al Ban­co Pastor pa­ra ase­gu­rar­se el quin­to pues­to en es­ta ca­rre­ra y La Cai­xa, que tam­bién se ha con­ver­ti­do en ban­co y ope­ra ya le­gal­men­te co­mo Cai­xa­bank, man­tie­ne de mo­men­to su cuar­to pues­to sin ame­na­zas que au­gu­ren un des­cen­so de ca­te­go­ría.

To­do es­to pa­re­ce­ría in­di­car que tras el acuer­do del Po­pu­lar con el Pastor pa­ra ca­sar­se no de­be­ría de ha­ber más matrimonios en­tre los cin­co pri­me­ros ban­cos es­pa­ño­les. Si acaso, y tras ha­ber­se re­du­ci­do de 45 a 15 el nú­me­ro de ca­jas, to­da­vía que­dan al­gu­nas pe­que­ñas que tie­nen muy di­fí­cil su fu­tu­ro en so­li­ta­rio, y ahí sí ca­bría es­pe­rar que al­gu­nos de los pe­ces gran­des se co­mie­ran a al­gu­nas pie­zas más pe­que­ñas pa­ra au­men­tar ta­ma­ño.

Pe­ro es­te es­ce­na­rio idí­li­co tie­ne al­gu­nas fi­su­ras. BBVA lle­va mu­cho tiem­po bus­can­do un mé­to­do pa­ra con­so­li­dar su se­gun­do pues­to, y si es po­si­ble ade­lan­tar al San­tan­der en al­go, una vez que el ban­co de Emi­lio Bo­tín le ha de­ja­do muy atrás en ta­ma­ño to­tal. La me­jor for­ma de lo­grar­lo es de­jar­le igual de atrás en el ne­go­cio es­pa­ñol, pe­ro sin per­der la ca­be­za y ju­gar­se el fu­tu­ro en la apues­ta. Pa­ra el BBVA su ne­go­cio en

Es­pa­ña ape­nas ro­za la ter­ce­ra par­te de su be­ne­fi­cio to­tal co­mo gru­po, y esa di­ver­si­fi­ca­ción le vie­ne muy bien.

Sin em­bar­go, esa po­si­ción de se­gun­dón no le gus­ta al ban­co pre­si­di­do por Fran­cis­co Gon­zá­lez, y de su bo­ca sa­lió ya en fe­bre­ro la in­ten­ción de au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te su cuo­ta de pre­sen­cia en el mer­ca­do ban­ca­rio es­pa­ñol. En con­cre­to, Gon­zá­lez con­fe­só que la me­ta es­ta­ba en su­bir del 10% al 15% su par­ti­ci­pa­ción en la tar­ta del ne­go­cio ban­ca­rio de Es­pa­ña, pa­ra re­cu­pe­rar la po­si­ción que te­nía en los años 90. A pe­sar de que es­te era un ob­je­ti­vo de mí­ni­mos, en el ban­co han querido qui­tar hie­rro al asun­to, y en los úl­ti­mos me­ses otros di­rec­ti­vos, en­tre los que se in­clu­yen el con­se­je­ro de­le­ga­do del ban­co, Ángel Cano, se­gun­do de Fran­cis­co Gon­zá­lez, han man­te­ni­do que esa ga­nan­cia de pre­sen­cia la te­nían ase­gu­ra­da por la des­apa­ri­ción de al­gu­nas ca­jas en el pro­ce­so de res­truc­tu­ra­ción.

Lo ma­lo es que eso con­tra­di­ce las ma­te­má­ti­cas. Es ver­dad que al­gu­nas ca­jas van a des­apa­re­cer, e in­clu­so que las cua­tro que aho­ra es­tán na­cio­na­li­za­das van a pa­sar a otras ma­nos. Pe­ro su ne­go­cio si­gue ahí y aunque fí­si­ca­men­te cam­bie de due­ños, eso no au­men­ta el ne­go­cio del BBVA en Es­pa­ña, a no ser que com­pre al­gu­na de ellas. Pe­ro el ti­ro de es­te ban­co apun­ta más arri­ba. Ca­da vez son más los ana­lis­tas que ven co­mo bo­da fi­nan­cie­ra del año pa­ra 2012 la fu­sión de BBVA y Ban­kia.

Nú­me­ros y po­lí­ti­ca.

Pe­ro, ¿qué sen­ti­do tie­ne que se fu­sio­nen el se­gun­do y el ter­cer ban­cos es­pa­ño­les? ¿Es ne­ce­sa­rio? ¿A quién be­ne­fi­cia? Los nú­me­ros es­con­den a ve­ces al­gu­nas cla­ves que, uni­das a los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos, pue­den ex­pli­car­lo ca­si to­do en es­te ti­po de ope­ra­cio­nes. Pri­me­ro, los nú­me­ros. BBVA ha si­do en el pri­mer se­mes­tre del año el ban­co que más aho­rros de clien­tes ha cap­ta­do. Pe­ro eso so­lo le ha ser­vi­do pa­ra su­bir un po­qui­to su pe­so en el mer­ca­do es­pa­ñol de de­pó­si­tos. Ha lo­gra­do su­bir al­gu­nas dé­ci­mas el 10% de cuo­ta que te­nía seis me­ses an­tes y na­da más. Ban­kia, por su par­te, con el ni­vel de be­ne­fi­cios que ge­ne­ra, no po­drá dar a sus ac­cio­nis­tas

¿Re­le­vo? Una fu­sión de BBVA y Ban­kia

co­lo­ca­ría a Ro­dri­go Ra­to co­mo pre­si­den­te del se­gun­do ban­co es­pa­ñol tras la ju­bi­la­ción de Fran­cis­co Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.