Que co­pa­guen el fu­tu­ro

Tiempo - - OPINIÓN - ELISA BENI

no que­dan más co­jo­nes. Tra­ga­re­mos de nue­vo, pe­ro al me­nos no nos ha­gan pa­sar por gi­lis. No equi­pa­ren es­ta­do de ne­ce­si­dad con es­ta­do de ig­no­mi­nia. Aña­di­rían al ex­po­lio el re­go­deo. Ni odio al ban­que­ro ni se­ré yo quien me in­mo­le pa­ra de­fen­der­le co­mo es­pe­cie in­to­ca­ble fren­te al pue­blo y sus in­tere­ses. Los que ellos nos co­bran y los que les mue­ven. Pres­tar pa­ra­guas cuan­do sa­le el sol pa­ra ce­rrar­los cuan­do llue­ve. Ne­go­cio re­don­do. Ini­cian el apo­ca­lip­sis y des­de en­ton­ces, so­lo en Eu­ro­pa, han sa­li­do de nues­tros bol­si­llos de con­tri­bu­yen­tes par­di­llos más de cua­tro BI­LLO­NES de eu­ros. Y lo que le cuel­ga. Y mien­tras nues­tros pues­tos de tra­ba­jo se van al ca­ra­jo, el Es­ta­do del bie­nes­tar se des­ca­la­bra y el mie­do nos desahu­cia el fu­tu­ro; ellos si­guen por­no­grá­fi­ca­men­te ama­rra­dos al po­der. No les ha pa­sa­do na­da. Ve­mos pu­ro go­re ca­pi­ta­lis­ta con

So­li­vian­ta el des­pués. ¿Có­mo van a de­vol­ver a la so­cie­dad to­do ese do­lor pa­ra sa­car­les a flo­te?

sus bo­nus y sus pri­mas y sus blin­da­jes. Han lle­va­do sus ne­go­cios a la rui­na y se lo lle­van cru­do. Nos mar­ti­llean y nos re­cor­tan y nos agra­vian ha­blán­do­nos de ese dé­fi­cit pú­bli­co que no exis­tía en las ar­cas na­cio­na­les has­ta que em­pe­zó la cri­sis fi­nan­cie­ra. Esa pas­ta que les di­mos nos es­tá re­ven­tan­do la ri­ño­na­da. No nos que­dan más... Ellos arras­tra­rían to­do el in­ven­to. Es­quíl­ma­me otra vez. ¿Y des­pués? Lo que so­li­vian­ta es el des­pués. ¿Có­mo van a de­vol­ver a la so­cie­dad to­do ese do­lor pa­ra sa­car­les a flo­te? ¿Qué van a ha­cer cuan­do sal­ga­mos de es­te círcu­lo en­de­mo­nia­do? Nos van a re­sar­cir, se­gu­ro. Van a de­vol­ver a la so­cie­dad lo que la so­cie­dad les dio. Co­pa­ga­rán nues­tro fu­tu­ro. No se lo creen, ¿ver­dad? Obli­gué­mos­los a ello. La so­be­ra­nía aún no re­si­de en una cá­ma­ra aco­ra­za­da. O eso di­cen. di­vi­den­dos pa­re­ci­dos a los que dan sus com­pe­ti­do­res en­tre esos cin­co gran­des. De he­cho, quie­nes ha­yan in­ver­ti­do en Ban­kia ob­ten­drán más o me­nos la mi­tad de ren­ta­bi­li­dad por di­vi­den­do que los que lo ha­yan he­cho en el res­to de sus con­trin­can­tes.

Una de las causas de es­ta evo­lu­ción es que en Ban­kia pe­san co­mo una lo­sa los 4.465 mi­llo­nes de eu­ros que el Fon­do de Res­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB) le pres­tó en 2010, con ga­ran­tía del Es­ta­do, pe­ro con un in­te­rés del 7,5% y a de­vol­ver en cin­co años, que le pro­vo­can un gas­to anual de más de 300 mi­llo­nes de eu­ros en in­tere­ses. La otra gran cau­sa es la im­por­tan­te can­ti­dad de po­si­ble be­ne­fi­cio que es­te nue­vo ban­co sur­gi­do de la fu­sión de siete ca­jas, co­man­da­das por Ca­ja Ma­drid y Ban­ca­ja, tie­ne que de­di­car ca­da año a ta­par agu­je­ros de la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria pro­ce­den­te de la bur­bu­ja.

Y aquí es don­de re­gre­sa la fu­sión del Po­pu­lar con el Pastor. Es­ta ope­ra­ción tie­ne dos ca­ras. Por una, con­fir­ma lo que to­do el mun­do sa­bía en el sec­tor, que el Po­pu­lar ne­ce­si­ta­ba co­mer­se a otro ban­co más pe­que­ño pa­ra con­so­li­dar su po­si­ción, y que el Pastor ne­ce­si­ta­ba ser co­mi­do pa­ra no des­apa­re­cer. Al fi­nal, to­dos con­ten­tos. El Po­pu­lar pa­sa a for­mar par­te del club de los ban­cos que ges­tio­nan más de 150.000 mi­llo­nes de eu­ros. Y el Pastor, aunque ab­sor­bi­do por el Po­pu­lar, man­ten­drá su mar­ca en el bas­tión de Ga­li­cia, don­de es una au­tén­ti­ca ins­ti­tu­ción.

Cuen­tas más lim­pias.

La otra ca­ra de la mo­ne­da, la que sir­ve co­mo ejem­plo pa­ra más ope­ra­cio­nes de es­te ti­po, es que en los ca­sos de fu­sio­nes la ley per­mi­te ha­cer unos ajus­tes con­ta­bles que pue­den ele­var los be­ne­fi­cios fu­tu­ros de los protagonistas por el me­ro he­cho de unir­se. La cues­tión con­sis­te, bá­si­ca­men­te, en que ca­da ban­co va­le por sí mis­mo una can­ti­dad de di­ne­ro, de­no­mi­na­da va­lor con­ta­ble o va­lor en li­bros, que, sim­pli­fi­can­do mu­cho, se­ría el re­sul­ta­do de res­tar lo que se de­be a lo que se tie­ne. Pe­ro si ese ban­co co­ti­za en bol­sa, los in­ver­so­res com­pran y ven­den, la ac­ción tie­ne un pre­cio y esa can­ti­dad, mul­ti­pli­ca­da por el nú­me­ro de ac­cio­nes en que di­vi­de su ca­pi­tal so­cial, da co­mo re­sul­ta­do lo que en el len­gua­je de los

Unir BBVA y Ban­kia ayu­da­ría a que am­bas en­ti­da­des cum­plan con vie­jas as­pi­ra­cio­nes de am­bas

in­ver­so­res se de­no­mi­na ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til, que no es otra co­sa que el pre­cio que ha­bría que pa­gar en bol­sa pa­ra que­dar­se con el ban­co.

En los úl­ti­mos años de cri­sis fi­nan­cie­ra los va­lo­res con­ta­ble y bur­sá­til se han ale­ja­do. La ma­yor par­te de los ban­cos tie­nen un pre­cio en bol­sa in­fe­rior al que re­gis­tran en sus li­bros de con­ta­bi­li­dad. A ese fe­nó­meno se le lla­ma en los mer­ca­dos co­ti­zar con un des­cuen­to. Uno de los ca­sos ex­tre­mos es, por ejem­plo, el del ban­co fran­cés So­cié­té Gé­né­ra­le, que de­bi­do a su acu­mu­la­ción de in­ver­sión en deu­da pú­bli­ca grie­ga, tan de­nos­ta­da úl­ti­ma­men­te, tie­ne un pre­cio en bol­sa que su­po­ne el 30% de su va­lor con­ta­ble. En Es­pa­ña no hay ca­sos de esa mag­ni­tud, pe­ro to­dos los ban­cos co­ti­zan en bol­sa muy por de­ba­jo de lo que tie­nen asig­na­do co­mo va­lor en li­bros.

En el ca­so con­cre­to de Ban­kia, su pre­cio en bol­sa es­tá en el en­torno de los 6.000 a 6.500 mi­llo­nes de eu­ros, y su va­lor con­ta­ble es­tá fi­ja­do en 12.000 mi­llo­nes. En len­gua­je in­ver­sor es­to sig­ni­fi­ca que co­ti­za con un des­cuen­to cer­cano al 50% de su va­lor en li­bros. Es de­cir, que po­dría com­prar­se en bol­sa por la mi­tad de lo que real­men­te va­le por lo que tie­ne y lo que de­be. Pues bien, en ca­so de fu­sión con otro ban­co, la le­gis­la­ción per­mi­te asig­nar co­mo nue­vo va­lor con­ta­ble el que se pa­ga en la ope­ra­ción de unión y la di­fe­ren­cia con el an­te­rior se apli­que a ta­par agu­je­ros. La ex­pli­ca­ción de por qué pue­de ha­cer­se es­to es que al re­du­cir el va­lor con­ta­ble lo que se ha­ce es re­cor­tar el ta­ma­ño de la en­ti­dad fu­sio­na­da. Y esa re­duc­ción de ta­ma­ño se acom­pa­sa con­ta­ble­men­te con un re­cor­te de pro­pie­da­des (ac­ti­vos) que se bo­rran de las cuen­tas. En es­tos ca­sos se eli­mi­nan, cla­ro es­tá, las pro­pie­da­des ma­las, las in­co­bra­bles, que se dan por muer­tas y en­te­rra­das.

Be­ne­fi­cios y nue­vo pre­si­den­te.

Es­to su­po­ne que a par­tir de la unión, y du­ran­te un año, pue­den ma­tar in­ver­sio­nes por el im­por­te de la di­fe­ren­cia en­tre el va­lor con­ta­ble y el pa­ga­do. Y eso im­pli­ca que po­drán de­jar de de­di­car una par­te de su be­ne­fi­cio a crear una hu­cha que ga­ran­ti­ce que esas in­ver­sio­nes, en ca­so de im­pa­go, no van a afec­tar a la sol­ven­cia de las en­ti­da­des. Ese es el pri­mer efec­to po­si­ti­vo. El se­gun­do es que la le­gis­la­ción tam­bién per­mi­te que en ca­so de fu­sión se ace­le­re el sa­nea­mien­to de ac­ti­vos, o lo que es lo mis­mo, que se pue­den ma­tar más in­ver­sio­nes du­do­sas y car­gar su im­por­te a las re­ser­vas que han ido cons­ti­tu­yen­do du­ran­te años con la par­te de los be­ne­fi­cios no re­par­ti­da en di­vi­den­dos. Al fi­nal, lo que ase­gu­ra la ope­ra­ción es que los be­ne­fi­cios fu­tu­ros ten­drán me­nos di­fi­cul­ta­des pa­ra cre­cer.

Pues bien, una fu­sión de BBVA y Ban­kia, ope­ra­ción que for­ma par­te ya de las pre­vi­sio­nes con las que jue­gan mu­chos ana­lis­tas fi­nan­cie­ros, lo­gra­ría evi­tar los pro­ble­mas pa­ra ge­ne­rar be­ne­fi­cios de Ban­kia, al tiem­po que crea­ría un ban­co que con­tro­la­ría en­tre el 20% y el 22% del ne­go­cio ban­ca­rio es­pa­ñol. To­dos con­ten­tos. Su vo­lu­men de re­cur­sos mo­vi­dos (ac­ti­vos to­ta­les me­dios) den­tro de Es­pa­ña ca­si do­bla­ría a los que mue­ve el San­tan­der de fron­te­ras pa­ra den­tro. Miel so­bre ho­jue­las pa­ra una ope­ra­ción en la que, ade­más, la ju­bi­la­ción de Fran­cis­co Gon­zá­lez de­ja­ría el pa­so li­bre pa­ra con­ver­tir a Ro­dri­go Ra­to, ac­tual pre­si­den­te de Ban­kia, en el pre­si­den­te del pri­mer ban­co es­pa­ñol por vo­lu­men de ne­go­cio en Es­pa­ña.

El pre­si­den­te de BBVA, Fran­cis­co Gon­zá­lez, que ya cam­bió los es­ta­tu­tos del ban­co pa­ra se­guir más tiem­po en el car­go, de­be ju­bi­lar­se a los 67 años, edad que cum­pli­rá exac­ta­men­te el 19 de oc­tu­bre de 2014. Ro­dri­go Ra­to tie­ne diez años me­nos, con lo que pue­de ser un re­le­vo per­fec­to, más te­nien­do en cuen­ta que Gon­zá­lez lle­gó a la pre­si­den­cia de BBVA de la mano del pro­pio Ra­to, cuan­do es­te era vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co con Jo­sé Ma­ría Az­nar. Pa­ra ello, se­gún ex­pli­can a

Tiem­po fuen­tes del sec­tor, el ini­cio de los trá­mi­tes de fu­sión de BBVA con Ban­kia en 2012 cul­mi­na­ría en 2013. Gon­zá­lez y Ra­to se­rían los dos pri­me­ros eje­cu­ti­vos del nue­vo ban­co fu­sio­na­do y el ac­tual pre­si­den­te de Ban­kia asu­mi­ría des­pués la pre­si­den­cia de for­ma na­tu­ral.

Y mien­tras to­do es­to se cue­ce en­tre las bam­ba­li­nas fi­nan­cie­ras, cua­tro ca­jas re­cién na­cio­na­li­za­das por el Ban­co de Es­pa­ña es­pe­ran ver su suerte fu­tu­ra des­pués de ha­ber caí­do por los ex­ce­sos rea­li­za­dos du­ran­te la épo­ca de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Sus cuen­tas en re­la­ción al la­dri­llo no de­jan lu­gar a du­das, y los pin­gües be­ne­fi­cios que han ge­ne­ra­do pa­ra sus ges­to­res, así co­mo las du­das so­bre có­mo se ha apli­ca­do la nor­ma­ti­va (ver pá­gi­nas si­guien­tes) tam­po­co ofre­cen dis­cu­sión. Pe­ro lo me­jor es com­pro­bar­lo con los nú­me­ros.

De las cua­tro ca­jas que han pa­sa­do úl­ti­ma­men­te a te­ner con­trol es­ta­tal (Un­nim, Ca­ta­lun­ya Cai­xa, No­va­cai­xa­ga­li-

Si la CAM no hu­bie­ra si­do in­ter­ve­ni­da, ha­brían pe­li­gra­do 4.000 mi­llo­nes en de­pó­si­tos de clien­tes

cia y Ca­ja de Aho­rros del Me­di­te­rrá­neo (CAM), el ca­so más dra­má­ti­co es con to­da se­gu­ri­dad el de la CAM, que tu­vo que ser di­rec­ta­men­te in­ter­ve­ni­da por el Ban­co de Es­pa­ña, que a su vez ce­só a su cú­pu­la di­rec­ti­va. De he­cho, su ex di­rec­to­ra ge­ne­ral, Ma­ría Do­lo­res Amorós, es­tá sien­do in­ves­ti­ga­da por la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción por si los suel­dos y pen­sio­nes que se asig­nó a sí mis­ma son cons­ti­tu­ti­vos de de­li­to.

El dra­ma in­mo­bi­lia­rio.

Cuan­do fue in­ter­ve­ni­da, es­ta ca­ja te­nía con­ce­di­dos cré­di­tos a sus clien­tes por va­lor de 38.000 mi­llo­nes de eu­ros. Se­gún la do­cu­men­ta­ción adi­cio­nal que so­li­ci­tó el Ban­co de Es­pa­ña, la CAM te­nía, pa­ra­le­la­men­te, 19.000 mi­llo­nes en de­pó­si­tos de clien­tes, lo cual le obli­ga­ba a sa­lir al mer­ca­do a pe­dir pres­ta­dos otros 20.000 mi­llo­nes pa­ra cua­drar sus cuen­tas. Es­ta gran de­pen­den­cia de los prés­ta­mos del ex­te­rior ha si­do uno de los gran­des pro­ble­mas de es­ta ca­ja, pe­ro no el úni­co.

De acuer­do con esa in­for­ma­ción con­ta­ble adi­cio­nal, si la CAM no hu­bie­ra si­do in­ter­ve­ni­da por el Ban­co de Es­pa­ña ha­bría de­ja­do col­ga­dos a clien­tes con de­pó­si­tos por va­lor de 4.300 mi­llo­nes de eu­ros que no es­ta­ban to­tal­men­te cu- bier­tos por el Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos. De ahí las pri­sas por in­ter­ve­nir­la sin es­pe­rar a que una ayu­da del Fon­do de Res­truc­tu­ra­ción pu­die­ra re­sol­ver el pro­ble­ma. Si a eso se le su­ma la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria (ver re­cua­dro), la suerte es­ta­ba echada.

Y no so­lo es el ca­so de la CAM, por lo me­nos en lo que a bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria se re­fie­re. ¿Cuán­tas ve­ces se ha oí­do a po­lí­ti­cos y re­pre­sen­tan­tes de las más di­ver­sas aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res u or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les que­jar­se de que la ban­ca ha pa­sa­do años dan­do cré­di­tos a tro­che y mo­che pa­ra com­prar pi­sos que aho­ra no se pue­den pa­gar y que esa es la cau­sa fun­da­men­tal de la rui­na de mu­chas fa­mi­lias y de par­te del sis­te­ma fi­nan­cie­ro? Al­go de ver­dad hay en la que­ja, pe­ro a juz­gar por los nú­me­ros que tie­nen en sus ba­lan­ces las ca­jas re­cien­te­men­te na­cio­na­li­za­das, no so­lo los pi­sos han si­do los cul­pa­bles.

En el ca­so de la CAM, por ejem­plo, el ries­go in­mo­bi­lia­rio as­cen­día en el mo­men­to de su in­ter­ven­ción a 12.700 mi­llo­nes de eu­ros. De esa ci­fra to­tal de cré­di­tos com­pro­me­ti­dos con el sec­tor de la cons­truc­ción e in­mo­bi­lia­rio, so­lo la mi­tad (6.600 mi­llo­nes de eu­ros) es­ta­ban des­ti­na­dos a la fi­nan­cia­ción y ad­qui­si­ción de vi­vien­das. El res­to es­ta-

ba de­di­ca­do a lo­ca­les, ofi­ci­nas y otros in­mue­bles (en to­tal, 2.300 mi­llo­nes), y una can­ti­dad im­por­tan­te es­tá en­te­rra­da en sue­lo ur­ba­ni­za­do o ur­ba­ni­za­ble, pe­ro sin que se ha­ya le­van­ta­do en él ni un so­lo pi­so. En to­tal, la ca­ja tie­ne com­pro­me­ti­dos cré­di­tos pa­ra es­tas fin­cas por va­lor de 3.700 mi­llo­nes de eu­ros.

Un­nim (na­ci­da de la unión de las ca­jas de Man­lleu, Sa­ba­dell y Te­rra­sa) te­nía com­pro­me­ti­dos, por su par­te, prés­ta­mos al sec­tor in­mo­bi­lia­rio a 30 de ju­nio pa­sa­do por va­lor de 3.200 mi­llo­nes de eu­ros, de los que, en cla­ro pa­ra­le­lis­mo con las ci­fras de la CAM, so­lo 1.750 mi­llo­nes (un po­qui­to más de la mi­tad) es­ta­ba de­di­ca­do a vi­vien­da. En es­te ca­so el sue­lo se­guía sien­do la par­ti­da más cuan­tio­sa tras la de los pi­sos (646 mi­llo­nes de eu­ros). Ci­fras si­mi­la­res tie­nen Ca­ta­lun­ya Cai­xa (fru­to de la fu­sión de Cai­xa Ca­ta­lun­ya con las de Man­re­sa y Ta­rra­go­na), que de­di­ca 6.000 mi­llo­nes a pi­sos de los 12.000 com­pro­me­ti­dos en ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios, y No­vacai­xa­ga­li­cia, que a 31 de di­ciem­bre (no ha pre­sen­ta­do las ci­fras de ju­nio) te­nía 5.000 mi­llo­nes pa­ra vi­vien­das de los 11.000 del to­tal de cré­di­tos in­mo­bi­lia­rios.

Fin de eta­pa. Miguel Ángel Fernández Ordóñez aca­ba man­da­to en 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.