Ca­jas rui­no­sas y ca­sas lu­jo­sas pa­ra sus di­rec­ti­vos

Al­gu­nos de los má­xi­mos di­ri­gen­tes de las ca­jas na­cio­na­li­za­das se com­pra­ron gran­des man­sio­nes con cré­di­tos de sus pro­pias en­ti­da­des.

Tiempo - - PORTADA - JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

qui­nien­tos nue­ve me­tros cua­dra­dos. Es la me­di­da de so­lo una de las tres vi­vien­das de las que dis­fru­ta Jo­sé Luis Pe­go, ex di­rec­tor ge­ne­ral de No­vacai­xa­ga­li­cia, que se ha vis­to en­vuel­to en la po­lé­mi­ca por las al­tas in­dem­ni­za­cio­nes re­ci­bi­das a su mar­cha, unos 10,8 mi­llo­nes de eu­ros en su ca­so, tras ha­ber de­ja­do una en­ti­dad que ha te­ni­do que ser res­ca­ta­da con una in­yec­ción to­tal de unos 3.600 mi­llo­nes de eu­ros.

La ful­gu­ran­te me­jo­ra eco­nó­mi­ca de es­te di­rec­ti­vo en los úl­ti­mos años pue­de se­guir­se en las pro­pie­da­des que ha ido ad­qui­rien­do. En 1991 se com­pra un pi­so en Vi­go de 155 m2 con una hi­po­te­ca de la Ca­ja de Aho­rros Mu­ni­ci­pal de Vi­go de 52.800 eu­ros. Ca­si una dé­ca­da des­pués, en el año 2000 aña­de a sus pro­pie­da­des una vi­vien­da uni­fa­mi­liar en el mu­ni­ci­pio de Ni­grán de 237 me­tros cua­dra­dos úti­les y un te­rreno de 460 m2. Es­ta vez co­mien­za con una hi­po­te­ca del Ban­co Atlán­ti­co por 300.000 eu­ros que su­bro­ga muy po­cos me­ses des­pués la Cai­xa de Afo­rros de Vi­go e Ou­ren­se. En 2006 es nom­bra­do di­rec­tor ge­ne­ral de Cai­xa No­va. Al año si­guien­te y a fal­ta de tres pa­ra que la ca­ja se ven­ga aba­jo tras con­ver­tir­se en No­vacai­xa­ga­li­cia en 2010, se ha­ce con la ci­ta­da uni­fa­mi­liar en Ni­grán, de 509 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos y un te­rreno de 889 me­tros. La hi­po­te­ca, de la Cai­xa de Afo­rros de Vi­go Ou­ren­se e Pon­te­ve­dra, es, en es­ta oca­sión, de 600.000 eu­ros. Jo­sé Luis Pe­go se ha con­ver­ti­do en uno de los di­rec­ti­vos de la ca­jas más ci­ta­dos en las dos úl­ti­mas se­ma­nas, al co­no­cer­se que co­bra­ría unos diez mi­llo­nes de eu­ros en­tre pre­ju­bi­la­ción e in­dem­ni­za­ción. Sus tres vi­vien­das ci­ta­das su­man 900 me­tros cua­dra­dos.

Jo­sé Luis Pe­go, ex­di­rec­ti­vo de No­vacai­xa­ga­li­cia, tie­ne una ca­sa de 509 me­tros cua­dra­dos

Otro di­rec­ti­vo de la ca­ja ga­lle­ga, Jo­sé Luis Mén­dez, es tam­bién due­ño de lla­ma­ti­vas pro­pie­da­des, co­mo una vi­vien­da uni­fa­mi­liar en Pon­te­deu­me de 289 me­tros cua­dra­dos, que in­clu­ye una torre, en una parcela de 14.632 me­tros cua­dra­dos. So­bre la fin­ca pe­sa una hi­po­te­ca de 360.000 eu­ros a fa­vor de la Ca­ja de Aho­rros de Ga­li­cia des­de 1996. No es la úni­ca pro­pie­dad de Mén­dez, que tam­bién dis­fru­ta des­de ha­ce seis años de una vi­vien­da en la lu­jo­sa ca­lle Se­rrano de Ma­drid. La fin­ca tie­ne una su­per­fi­cie de 207 me­tros cua­dros cons­trui­dos y no pe­sa so­bre ella nin­gu­na hi­po­te­ca. Mén­dez, que se ha lle­va­do una in­dem­ni­za­ción de al­re­de­dor de 15 mi­llo­nes de eu­ros, aban­do­nó Cai­xa Ga­li­cia en sep­tiem­bre del año pa­sa­do. No­vacai­xa­ga­li­cia pa­ga­rá ca­si 40 mi­llo­nes de eu­ros por la sa­li­da de 10 di­rec­ti­vos.

In­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía.

El al­to ni­vel vi­da, sus al­tas re­mu­ne­ra­cio­nes y fuer­tes in­dem­ni­za­cio­nes y pen­sio­nes han pro­vo­ca­do una tor­men­ta po­lí­ti­co-eco­nó­mi­ca. Por lo pron­to, la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción in­ves­ti­ga el suel­do y la ju­bi­la­ción otor­ga­da a la di­rec­ti­va de la Ca­ja de Aho­rros del Me­di­te­rrá­neo (CAM) Ma­ría Do­lo­res Amorós, que ha­bía te­ni­do que aban­do­nar la ca­ja por un des­pi­do dis­ci­pli­na­rio or­de­na­do por los nue­vos ad­mi­nis­tra­do­res de la en­ti­dad. Es­tos ad­mi­nis­tra­do­res de la ca­ja, nom­bra­dos por el Ban­co de Es­pa­ña, han con­si­de­ra­do “re­pro­ba­ble” el suel­do de 593.000 eu­ros de Amorós y la pen­sión vi­ta­li­cia de 369.000 eu­ros anua­les que re­ci­bi­ría al ju­bi­lar­se. An­tes, el PSOE y el PP han in­ter­cam­bia­do re­pro­ches so­bre su res­pon­sa­bi­li­dad en la apro­ba­ción de las re­tri­bu­cio­nes de es­tos di­rec­ti­vos y so­bre el pa­pel del go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en la vi­gi­lan­cia so­bre es­tas.

Pe­ro al Ban­co de Es­pa­ña tam­bién se le cri­ti­ca no ha­ber ac­tua­do an­tes pa­ra pre­ve­nir la si­tua­ción ac­tual del sec­tor fi­nan­cie­ro, y de las ca­jas en par­ti­cu­lar. Una de las lí­neas de ac­tua­ción del mis­mo po­día

ha­ber si­do la de to­mar me­di­das res­pec­to a los ries­gos que iba asu­mien­do el sec­tor fi­nan­cie­ro en el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio, cau­san­tes en bue­na me­di­da de la cri­sis ac­tual de las ca­jas. No­vacai­xa­ga­li­cia y la CAM son, por ejem­plo, dos de las prin­ci­pa­les en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que se han te­ni­do que que­dar con cien­tos de pi­sos que el cons­truc­tor Fran­cis­co Her­nan­do, co­no­ci­do co­mo el Po­ce­ro, no ha po­di­do ven­der en su fa­mo­so me­ga­pro­yec­to de Se­se­ña, en el lí­mi­te con la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. La mo­ra con pro­mo­to­res e in­mo­bi­lia­rias de la CAM al­can­za el 61% de sus cré­di­tos con es­te sec­tor y lle­ga a los 7.700 mi­llo­nes de eu­ros.

Las re­tri­bu­cio­nes de los di­rec­ti­vos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras en cri­sis en­fo­can la aten­ción so­bre el pa­pel ju­ga­do por la su­per­vi­sión del Ban­co de Es­pa­ña, pe­ro el pa­pel de es­ta ins­ti­tu­ción es mu­cho más im­por­tan­te que el de la vi­gi­lan­cia de es­tas re­tri­bu­cio­nes. El or­ga­nis­mo que di­ri­ge el go­ber­na­dor Miguel Ángel Fernández Ordóñez tie­ne en sus ma­nos su­per­vi­sar los ries­gos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras.

En lo que se re­fie­re a los ries­gos que han co­rri­do al­gu­nas en­ti­da­des en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, al­gu­nos ex­per­tos del sec­tor sub­ra­yan que una cir­cu­lar del Ban­co de Es­pa­ña no per­mi­tía, por ejem­plo, la con­ce­sión de cré­di­tos a pro­yec­tos ur­ba­nís­ti­cos que no es­ta­ban aún apro­ba­dos por el pla­nea­mien­to de ayun­ta­mien­tos y co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Ade­más, la úl­ti­ma ley del sue­lo, de 2007, in­ten­tó que la va­lo­ra­ción de es­te fue­ra la real, sin que se con­si­de­ra­ran las ex­pec­ta­ti­vas de re­va­lo­ri­za­ción. La ley otor­ga­ba una prórroga pa­ra la apli­ca­ción de es­tas va­lo­ra­cio­nes que, tras alar­gar­la otro año más el Go­bierno en 2010, fi­na­li­za es­te año.

Co­mo de­cía el preám­bu­lo de esa ley, se tra­ta­ba de que “de­be va­lo­rar­se lo que hay, no lo que el plan di­ce que pue­de lle­gar a ha­ber en un fu­tu­ro in­cier­to”. O co­mo di­jo uno de los pa­dres de la nor­ma, se tra­ta­ba de evi­tar que las pro­mo­to­ras ga­na­ran mi­llo­nes sin po­ner ni un la­dri­llo. En ese sen­ti­do, va­rias or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas han re­mi­ti­do al Ban­co de Es­pa­ña una car­ta en la que le pi­den que in­ves­ti­gue los víncu­los en­tre la CAM y la pro­mo­to­ra in­mo­bi­lia­ria Han­sa Ur­ba­na por ese motivo.

Pro­yec­tos sin apro­bar.

Han­sa fue una em­pre­sa pro­pie­dad de la CAM, pe­ro la ca­ja fue des­pren­dién­do­se de sus ac­cio­nes has­ta que­dar­se con el 30%. La em­pre­sa pro­mue­ve en Mur­cia un ma­cro­pro­yec­to de­no­mi­na­do No­vo Cart­ha­go, de más de cin­co mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos. Los eco­lo­gis­tas han lla­ma­do es­pe­cial­men­te la aten­ción en la car­ta re­mi­ti­da a Fernández Ordóñez so­bre la con­ce­sión de un cré­di­to por par­te de la CAM a Han­sa de 95 mi­llo­nes de eu­ros en 2006, an­tes de que el pro­yec­to fue­ra apro­ba­do. La car­ta enviada a Fernández Ordóñez sub­ra­ya: “Es de des­ta­car que par­te de los apo­yos eco­nó­mi­cos pa­ra la con­se­cu­ción de di­chos pro­yec­tos se ha rea­li­za­do a pe­sar de que aún no ha fi­na­li­za­do de­fi­ni­ti­va­men­te la tra­mi­ta­ción ad­mi­nis­tra­ti­va que per­mi­tie­ra su ini­cio”. Los eco­lo­gis­tas re­cuer­dan que el pro­yec­to fue pre­sen­ta­do pú­bli­ca­men­te por los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes de la CAM y las au­to­ri­da­des re­gio­na­les cuan­do aún no se ha­bían ini­cia­do los trá­mi­tes pa­ra mo­di­fi­car la ca­li­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca de los sue­los. El pro­yec­to No­vo Cart­ha­go, ade­más, se en­cuen­tra ac­tual­men­te pa­ra­li­za­do tras di­ver­sas di­fi­cul­ta­des por pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les. La ope­ra­ción pro­vo­có una in­ves­ti­ga­ción por la Fis­ca­lía, ya que par­te del pro­yec­to se asen­ta­ba en una zo­na pro­te­gi­da por la Unión Eu­ro­pea.

Ade­más, en la ope­ra­ción se cru­za­ban la Ca­ja de Aho­rros de Gui­púz­coa y San Sebastián (Kut­xa) y sus an­ti­guos so­cios co­mo Fran­cis­co Javier Arteche, in­ves­ti­ga­do en la ope­ra­ción Ma­la­ya de Mar­be­lla por su re­la­ción con el prin­ci­pal en­cau­sa­do, Juan An­to­nio Ro­ca.

Al­gu­nas ca­jas die­ron cré­di­tos a pro­yec­tos ur­ba­nís­ti­cos que aún no es­ta­ban apro­ba­dos

To­do ello sin aña­dir los cré­di­tos de la CAM a Han­sa pa­ra sos­te­ner sus aven­tu­ras em­pre­sa­ria­les en Mé­xi­co: se­gún ci­tan los eco­lo­gis­tas, so­lo la fa­lli­da ope­ra­ción de com­prar la so­cie­dad me­xi­ca­na Cré­di­to In­mo­bi­lia­rio le cos­tó a la CAM cer­ca de 300 mi­llo­nes de eu­ros. En 2006 los cré­di­tos de la CAM a Han­sa Ur­ba­na po­drían as­cen­der a 700 mi­llo­nes de eu­ros. Los eco­lo­gis­tas le di­cen a Fernández Ordóñez que “no es ra­zo­na­ble que se in­vier­tan enor­mes su­mas de fon­dos pú­bli­cos pa­ra evi­tar la quie­bra de una en­ti­dad que ha apos­ta­do de for­ma tan te­me­ra­ria e irres­pon­sa­ble por el desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co del li­to­ral”.

No es la úni­ca ca­ja en la que ha su­ce­di­do. Co­mo ya pu­bli­có es­ta re­vis­ta, la tam­bién in­ter­ve­ni­da Ca­ja de Cas­ti­llaLa Man­cha (CCM) pre­ten­día, a tra­vés de su gru­po em­pre­sa­rial, le­van­tar pi­sos en 19 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos en di­ver­sos pro­yec­tos ur­ba­nís­ti­cos, lo que su­po­nía ha­cer nue­ve pro­yec­tos co­mo la fa­mo­sa ur­ba­ni­za­ción de el Po­ce­ro en Se­se­ña, an­tes ci­ta­da. CCM com­pró sue­lo en gran­des can­ti­da­des, pe­ro so­lo uno de los pro­yec­tos ha­bía si­do apro­ba­do por las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.