El Go­bierno de Ra­joy: per­so­nas fia­bles pa­ra re­par­tir me­jor la car­ga

Si se cum­plen los pro­nós­ti­cos, na­die ha­brá te­ni­do nun­ca más li­ber­tad pa­ra for­mar Go­bierno que Ma­riano Ra­joy. Ni si­quie­ra el Felipe Gon­zá­lez de 1982.

Tiempo - - PORTADA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

Qué le­jos que­da aque­lla amar­ga no­che del 9 de mar­zo de 2008. Qué ex­tem­po­rá­neos y es­tú­pi­dos sue­nan hoy aque­llos edi­to­ria­les de ur­gen­cia que da­ban por fi­ni­qui­ta­do el ci­clo de Ma­riano Ra­joy. Es­tu­vo a pun­to de ti­rar la toa­lla. Dos in­ten­tos, dos de­rro­tas. Az­nar bra­ma­ba en una ce­na con su círcu­lo más ín­ti­mo: “Ma­riano es un desas­tre y hay que qui­tar­le”. Ana Bo­te­lla, sin es­con­der el pun­to de sar­cas­mo: “¡Pe­ro si lo pu­sis­te tú!”. Qué le­jos, y cuán­tos sa­pos tra­ga­dos. Hoy, na­die po­ne en cues­tión al ga­lle­go.

La pers­pec­ti­va del po­der con­vier­te al crou­pier de la par­ti­da en una es­pe­cie de imán de fi­de­li­da­des so­bre­ve­ni­das. Del “hay que qui­tar a Ma­riano” he­mos pa­sa­do a es­to: “Apar­te de Ma­riano na­die en el PP tie­ne pe­so su­fi­cien­te pa­ra me­dia­ti­zar la for­ma­ción de Go­bierno”. Fra­se de­fi­ni­ti­va, mar­mó­rea, de un di­ri­gen­te po­pu­lar. En Ma­drid to­do son ru­mo­res so­bre quién se­rá mi­nis­tro o de­ja­rá de ser­lo. ¿Ga­llar­dón vi­ce­pre­si­den­te o fi­nal­men­te So­ra­ya? ¿Mon­to­ro, mi­nis­tro de Eco­no­mía? Y Es­pe­ran­za, ¿se ha­rá con Ex­te­rio­res? Pe­ro la ver­dad es que na­die sa­be na­da. Ver­lo pa­ra creer­lo. En me­nos de cua­tro años de la na­da al to­do. Nun­ca na­die ha­bía te­ni­do tan­to mar­gen de ma­nio­bra. Ni si­quie­ra el Felipe Gon­zá­lez de 1982.

La au­sen­cia de com­pro­mi­sos es el gran ac­ti­vo de Ra­joy. Y tam­bién par­te de su pro­ble­ma. Se va a en­con­trar con una si­tua­ción en­dia­bla­da, con la eco­no­mía del país en es­ta­do ve­ge­ta­ti­vo y un vo­raz agu­je­ro que hay que sa­ciar. No hay ape­nas elec­ción. A cor­to pla­zo no que­da otra que ti­rar de or­to­do­xia y su­bir­se al ca­rro de Mer­kel y Sar­kozy. Su mar­gen no es­tá en la po­lí­ti­ca a eje­cu­tar, sino en la elec­ción de las per­so­nas que la ges­tio­nen y ex­pli­quen. Y va a ha­cer fal­ta mu­cha cre­di­bi­li­dad pa­ra aguan­tar. Sáenz de San­ta­ma­ría di­ce que Ra­joy ele­gi­rá a quie­nes con­si­de­re los me­jo­res pa­ra ca­da pues­to. Que así sea. Ra­joy no tie­ne más re­me­dio que re­par­tir la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que, de cum­plir­se los pro­nós­ti­cos, va a asu­mir. Za­pa­te­ro se per­mi­tió en al­gún mo­men­to el lu­jo de ex­pe­ri­men­tar con la for­ma­ción de Go­bierno. Ra­joy no pue­de. El país no es­tá pa­ra jue­gos.

Di­fí­cil coha­bi­ta­ción.

Ne­ce­si­ta­mos un Go­bierno con­vin­cen­te, un Go­bierno téc­ni­ca­men­te fia­ble en lo eco­nó­mi­co. Pe­ro no so­lo un Go­bierno. El equi­po que ma­ne­ja las fi­nan­zas pa­trias se re­si­den­cia más allá del Eje­cu­ti­vo. Hay que me­jo­rar las pres­ta­cio­nes de ór­ga­nos vi­ta­les que son el ter­mó­me­tro de nues­tra cre­di­bi­li­dad: la CNMV, la CNE y, por su­pues­to y so­bre to­do, del Ban­co de Es­pa­ña. In­de­pen­den­cia, trans­pa­ren­cia y equi­li­brio. Tres cualidades que no so­bran en ins­ti­tu­cio­nes más pen­dien­tes a ve­ces de las in­fluen­cias po­lí­ti­cas que de la in­ter­pre­ta­ción es­tric­ta de los re­gla­men­tos. En es­te sen­ti­do, y en es­tos días, la preocupación se lla­ma Miguel Ángel Fernández Ordóñez, MAFO pa­ra ami­gos y enemi­gos y go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña. Su man­da­to ven­ce en ju­lio de 2012, lo que nos po­dría lle­var a un se­mes­tre de coha­bi­ta­ción obli­ga­da en­tre un go­ber­na­dor de iz­quier­das (o así) y un Go­bierno con­ser­va­dor. En­tre las par­tes no hay buen ro­llo, por lo que pa­re­ce ra­zo­na­ble des­car­tar que Ra­joy le pi­da a MAFO que si­ga. Y cuan­do la con­vi­ven­cia se de­te­rio­ra, lo prin­ci­pal es pro­te­ger a la des­cen­den­cia. En es­te ca­so la cria­tu­ra se lla­ma Es­pa­ña, y lo que me­nos le con­vie­ne es una tri­ful­ca en­tre el Go­bierno y nues­tro Ban­co Cen­tral. MAFO pue­de di­mi­tir.

Si el Go­bierno en­tran­te se lo pi­de, ha­rá la ma­le­ta. Pe­ro de mu­tuo acuer­do. A lo que no pa­re­ce dis­pues­to es a co­mer­se en so­li­ta­rio un ma­rrón que otros han en­gor­da­do (ca­jas) o acep­tar res­pon­sa­bi­li­da­des su­ple­men­ta­rias a las de otros go­ber­na­do­res de la Unión Eu­ro­pea que se han apli­ca­do en ta­par las ver­güen­zas de su ban­ca (véa­se el re­cien­te ejem­plo del ban­co fran­co-bel­ga Dexia). Así que MAFO es­tá dis­pues­to a ir­se, pe­ro por las bue­nas. Si se lo pi­den, di­ga­mos, con edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.