Za­pa­te­ro si­gue su re­con­ver­sión po­lí­ti­ca

El pre­si­den­te ha vuel­to a sor­pren­der a su elec­to­ra­do y ha pa­sa­do de su de­fen­sa de la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes y del “No a la guerra” a con­ver­tir Es­pa­ña en el pri­mer país europeo que se su­ma al con­tro­ver­ti­do es­cu­do an­ti­mi­si­les.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

en ple­na cam­pa­ña pre­lec­to­ral, con el Par­la­men­to ce­rra­do, sin in­for­mar a to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios de la opo­si­ción, ac­tuan­do en con­tra de la úl­ti­ma re­for­ma del con­ve­nio bi­la­te­ral, que re­gu­la las re­la­cio­nes mi­li­ta­res de Es­pa­ña con Es­ta­dos Uni­dos, y presionado por Washington, que tie­ne que con­se­guir el vis­to bueno pre­su­pues­ta­rio del Con­gre­so en las pró­xi­mas se­ma­nas, el pre­si­den­te del Go­bierno, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, ha da­do una vuel­ta de tuer­ca más a su re­con­ver­sión po­lí­ti­ca y aca­ba de anun­ciar que Es­pa­ña se­rá el prin­ci­pal alia­do de Es­ta­dos Uni­dos en el po­lé­mi­co pro­gra­ma del es­cu­do an­ti­mi­si- les, un vie­jo pro­yec­to idea­do por Geor­ge Bush, trans­for­ma­do pos­te­rior­men­te por Ba­rack Oba­ma y ven­di­do a la opi­nión pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal co­mo un es­cu­do de­fen­si­vo an­te even­tua­les ata­ques con mi­si­les des­de Irán y Co­rea del Nor­te.

Za­pa­te­ro, que re­cién ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE se per­mi­tió el lu­jo de per­ma­ne­cer sen­ta­do al pa­so de la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se en el des­fi­le de la Fies­ta Na­cio­nal, co­men­zó su man­da­to re­ti­ran­do uni­la­te­ral­men­te las tro­pas es­pa­ño­las de Irak y ha­cien­do un lla­ma­mien­to en un via­je ofi­cial a Tú­nez a que el res­to de los paí­ses alia­dos si­guie­se el ejem­plo es­pa­ñol, y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ter­mi­na su man­da­to au­to­ri­zan­do la pre­sen­cia de tro­pas de Es­ta­dos Uni­dos en la base ae­ro­na­val de Ro­ta, po­nien­do en du­da el con­ve­nio bi­la­te­ral de de­fen­sa con Es­ta­dos Uni­dos de 1988, en­men­da­do en el año 2002 du­ran­te el man­da­to de Jo­sé Ma­ría Az­nar des­pués de pa­sar el co­rres­pon­dien­te fil­tro par­la­men­ta­rio.

Pe­ro es que, ade­más, la pre­sen­cia es­pa­ño­la en la OTAN, de­ci­di­da en un dra­má­ti­co re­fe­rén­dum du­ran­te el man­da­do de Felipe Gon­zá­lez, in­cluía la res­tric­ción de no par­ti­ci­par en su es­truc­tu­ra mi­li­tar, al­go que se ol­vi­dó pron­to, has­ta el pun­to de que un so­cia­lis­ta tan crí­ti­co co­mo Javier So­la­na ocu­pó el car­go de se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Alian­za y fue el en­car­ga­do de or­de­nar los bom­bar­deos so­bre Yu­gos­la­via du­ran­te el con­flic­to de los Bal­ca­nes. aho­ra, za­pa­te­ro, en pleno pe­rio­do de re­con­ver­sión po­lí­ti­ca y des­pués de ha­ber da­do un gi­ro ra­di­cal a su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca a par­tir de ma­yo del año pa­sa­do, al­go que ha si­tua­do al Par­ti­do So­cia­lis­ta al bor­de de la ca­tás­tro­fe se­gún anun­cian to­das las en­cues­tas, ha vuel­to a sor­pren­der

a su elec­to­ra­do, y ha pa­sa­do de su de­fen­sa de la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes y del “No a la guerra”, a con­ver­tir Es­pa­ña en el pri­mer país europeo que se su­ma al con­tro­ver­ti­do pro­gra­ma del es­cu­do an­ti­mi­si­les, un pro­gra­ma que es­tá to­da­vía por ul­ti­mar y, so­bre to­do, por apro­bar en el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, que es una va­ria­ción del pri­mi­ti­vo pro­gra­ma de Bush, re­cha­za­do por su ele­va­do cos­te (era una va­ria­ble del pro­gra­ma de la Guerra de las ga­la­xias de Ro­nald Rea­gan), que produce to­do ti­po de des­con­fian­zas en Ru­sia y que es­tá ba­sa­do en un su­pues­to dis­cu­ti­ble: que los pró­xi­mos ata­ques con mi­si­les con­tra Eu­ro­pa y con­tra Es­ta­dos Uni­dos pue­den ve­nir de los lla­ma­dos Es­ta­dos gam­be­rros o Es­ta­dos ca­na­llas: Irán y Co­rea del Nor­te. de es­ta for­ma, a es­ca­sos días de su sa­li­da del po­der e in­for­man­do so­lo, a úl­ti­ma ho­ra, al lí­der de la opo­si­ción, Ma­riano Ra­joy, e ig­no­ran­do al res­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, Za­pa­te­ro ha de­ci­di­do que la base ae­ro­na­val de Ro­ta, en Cá­diz, cla­ve pa­ra to­do el mo­vi­mien­to en el Me­di­te­rrá­neo y en el Es­tre­cho, al­ber­ga­rá, a par­tir de 2013, el com­po­nen­te na­val del es­cu­do an­ti­mi­si­les de la OTAN, com­pues­to por 1.200 mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos, cien ci­vi­les y cua­tro bu­ques equi­pa­dos de un sis­te­ma de de­fen­sa con­tra mi­si­les ba­lís­ti­cos (BMD) que se en­car­ga­rán de pro­te­ger a Eu­ro­pa de su­pues­tas agre­sio­nes que ven­gan de Orien­te Me­dio e, in­di­rec­ta­men­te, ocu­par un es­pa­cio cla­ve en un lu­gar don­de se es­tán pro­du­cien­do una se­rie de re­vo­lu­cio­nes que no se sa­be có­mo van a ter­mi­nar.

Y to­da esa re­con­ver­sión po­lí­ti­ca a cam­bio, su­pues­ta­men­te, de unos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos pa­ra la bahía de Cá­diz que no es­tán, ni mu­cho me­nos, ga­ran­ti­za­dos, es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ren­te a la par­ti­ci­pa­ción de los As­ti­lle­ros de la Bahía en la re­pa­ra­ción de esos cua­tro bu­ques do­ta­dos con el sis­te­ma de com­ba­te Ae­gis (es­cu­do pro­tec­tor en la mi­to­lo­gía grie­ga) y con mi­si­les SM-3. Co­mo sos­tie­ne el di­plo­má­ti­co es­pa­ñol Jo­sé

Ma­ría Ridao, “tan ri­dícu­lo co­mo el an­ti­atlan­tis­mo pri­ma­rio es el atlan­tis­mo pri­ma­rio, y Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ha te­ni­do la sin­gu­lar ha­bi­li­dad de in­cu­rrir en los dos. Se­gu­ra­men­te por­que la po­lí­ti­ca ex­te­rior y de se­gu­ri­dad que ha desa­rro­lla­do du­ran­te es­tos ocho años de Go­bierno ha si­do ca­si siem­pre pri­ma­ria y, en oca­sio­nes, tam­bién ri­dí­cu­la”.

La base de Ro­ta al­ber­ga­rá el com­po­nen­te na­val del es­cu­do, que pro­te­ge­rá Eu­ro­pa de agre­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.