Los trans­for­mis­tas de la po­lí­ti­ca

La lis­ta de cam­bios de par­ti­do es lar­ga en­tre los po­lí­ti­cos y pue­de ani­mar­se con nue­vas for­ma­cio­nes y ex­pec­ta­ti­vas de in­de­pen­dien­tes en el pró­xi­mo Go­bierno.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PINAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Evo­lu­ción ideo­ló­gi­ca o cam­bio de cha­que­ta? Es­ta es la pre­gun­ta que sur­ge ca­da vez que un po­lí­ti­co cam­bia de par­ti­do, se acer­ca a una for­ma­ción dis­tin­ta a aque­lla don­de mi­li­ta­ba o, di­rec­ta­men­te, fun­da un nue­vo par­ti­do. En pró­xi­mo 20 de no­viem­bre con­cu­rri­rán dos nue­vos par­ti­dos: el Pro­yec­to Equo –del ex­pre­si­den­te de Green­pea­ce Es­pa­ña, Juan­jo López de Ural­de– y Fo­ro Ciu­da­dano –la ver­sión na­cio­nal del Fo­ro As­tu­rias de Fran­cis­co Ál­va­rez-Cas­cos–, y un ter­ce­ro -Unión, Pro­gre­so y de­mo­cra­cia (UPD), de Ro­sa Díez-vol­ve­rá re­cor­dar­nos que lo de los po­lí­ti­cos con su par­ti­do no es pa­ra to­da la vi­da y que tam­bién exis­ten di­vor­cios que ter­mi­nan en cam­bios de ban­do o en nue­vos pro­yec­tos.

Díez y Cas­cos son dos buenos ejem­plos de las vuel­tas que da la vi­da po­lí­ti­ca. La lí­der de UPD pa­só de ser con­se­je­ra de Tu­ris­mo del Go­bierno vas­co de coa­li­ción en­tre el Par­ti­do So­cia­lis­ta de Euskadi y el PNV a con­ver­tir­se en la bes­tia ne­gra del na­cio­na­lis­mo. En el 2000 fue una de las can­di­da­tas en el con­gre­so que au­pó a Za­pa­te­ro co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE. Des­de allí pa­só al Par­la­men­to Europeo, don­de fue­ron cre­cien­do su ene­mis­tad con el PSOE y sus di­fe­ren­cias con sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do. En 2007 dio el sal­to de­fi­ni­ti­vo con la crea­ción de su pro­pio par­ti­do con el que no le ha ido mal. Elec­ción tras elec­ción ha ido ga­nan­do re­pre­sen­ta­ción en ayun­ta­mien­tos y par­la­men­tos re­gio­na­les y el 20-N to­do apun­ta a que au­men­ta­rá su pre­sen­cia en el Con­gre­so de los Dipu­tados. Es­te éxi­to no ha­ce amai­nar, sin em­bar­go, su ani­mad­ver­sión ha­cia su an­ti­guo par­ti­do, en el que pa­re­ce que nun­ca mi­li­tó.

El 20-N se­rá la pri­me­ra vez que Ál­va­rez-Cas­cos se mi­da en Ma­drid con su nue­va for­ma­ción. En me­nos de me­dio año ha da­do el por­ta­zo en el PP por­que no qui­so de­sig­nar­le can­di­da­to por As­tu­rias, ha fun­da­do su pro­pio par­ti­do y se ha con­ver­ti­do en el pre­si­den­te del Prin­ci­pa­do. Aho­ra ve­rá si es ca­paz de res­tar vo­tos al PP tam­bién en Ma­drid, uno de su bas­tio­nes. Pro­yec­to Equo, por su par­te, ofre­ce no so­lo un pro­yec­to po­lí­ti­co, tam­bién ca­ras co­no­ci­das. López de Ural­de se lan­za del ac­ti­vis­mo -en di­ciem­bre del año pa­sa­do fue de­te­ni­do en Co­pen­ha­gue por in­ten­tar co­lar­se en la ce­na de je­fes de Es­ta­do de la Cum­bre del Cli­ma pa­ra de­nun­ciar la fal­ta de re­sul­ta­dos-a la es­fe­ra más ins­ti­tu­cio­nal de la mano de su nú­me­ro dos, Inés Sa­ba­nés, una de las ca­ras más co­no­ci­das y re­co­no­ci­das de IU has­ta que aban­do­nó la coa­li­ción en ju­nio reivin­di­can­do su de­re­cho a cam­biar de rum­bo en bus­ca de una for­ma­ción con la que se sin­tie­ra más iden­ti­fi­ca­da.

Tras las elec­cio­nes, las ex­pec­ta­ti­vas de que el con to­da pro­ba­bi­li­dad ven­ce­dor, Ma­riano Ra­joy, in­cor­po­re a “in­de­pen­dien­tes” en su Go­bierno tam­bién da alas a quie­nes creen que el idi­lio con un par­ti­do po­lí­ti­co no tie­ne por qué ser pa­ra to­da la vi­da.

Por di­ne­ro y po­der.

Sebastián Mo­reno, au­tor de Ca­ma­leo­nes, des­me­mo­ria­dos y con­ver­sos, tie­ne cla­ro que el prin­ci­pal motivo por el que los po­lí­ti­cos en Es­pa­ña cam­bian de ban­do es el eco­nó­mi­co. “Cam­biar de ideas no es ma­lo, pe­ro en es­te país se cam­bia por di­ne­ro y por po­si­ción so­cial y eco­nó­mi­ca”, di­ce. En su li­bro re­fle­xio­na so­bre los cam­bios de cha­que­ta de po­lí­ti­cos que ori­gi­na­ria­men­te es­ta­ban a

la iz­quier­da, al­go más fre­cuen­te que en la de­re­cha, don­de “el es­per­pen­to se­ría mu­cho más es­pec­ta­cu­lar, es más di­fí­cil”. Aunque tam­bién hay ca­sos. El más cla­ro, por ex­tre­mis­ta, es el de Jor­ge Verstryn­ge, un pa­ra­dig­ma de la ha­bi­li­dad pa­ra mu­dar de piel po­lí­ti­ca. Su ca­rre­ra po­lí­ti­ca en Es­pa­ña, que ha­bía em­pe­za­do en el neo­fas­cis­mo en Fran­cia, em­pe­zó de la mano de Ma­nuel Fra­ga, pro­fe­sor su­yo y con quien pa­só por Re­for­ma De­mo­crá­ti­ca, pri­me­ro, y Alian­za Po­pu­lar, de la que des­pués fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral, dipu­tado na­cio­nal y can­di­da­to en 1983 a la Al­cal­día de Ma­drid fren­te al so­cia­lis­ta Enrique Tierno Gal­ván, que le ga­nó por on­ce pun­tos. Verstryn­ge no acom­pa­ñó a Fra­ga en la for­ma­ción del PP por­que pa­ra en­ton­ces ya se ha­bía pe­lea­do con él y ha­bía vi­ra­do ha­cia te­sis so­cia­lis­tas y eu­ro­peís­tas que le acer­ca­ron al PSOE y des­pués ha­cia otras for­ma­cio­nes mar­xis­tas y an­ti­glo­ba­li­za­ción, que le lle­va­ron a ser con­se­je­ro del co­mu­nis­ta Fran­cis­co Fru­tos. Úl­ti­ma­men­te da con­fe­ren­cias de apo­yo a per­so­na­jes de la es­ce­na in­ter­na­cio­nal tan con­tro­ver­ti­dos -y tan ale­ja­dos de sus ini­cios-co­mo el pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Hu­go Chávez, o el de Irán, Mah­mud Ah­ma­di­ne­jad.

Con­se­ller to­tal.

Otra ca­rre­ra igual­men­te he­te­ro­do­xa, aunque en sen­ti­do in­ver­so, es la del por­ta­voz del PP en las Cor­tes va­len­cia­nas, Ra­fael Blasco, que has­ta ju­nio ha­bía for­ma­do par­te de to­dos los Go­bier­nos va­len­cia­nos des­de el co­mien­zo de la eta­pa es­ta­tu­ta­ria. En Va­len­cia se le con­si­de­ra un au­tén­ti­co ex­per­to en sor­tear las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas, bien por su “en­fer­mi­za am­bi­ción”, se­gún sus de­trac­to­res, bien por la “per­so­na­li­dad cau­ti­va­do­ra” que ven en él sus se­gui­do­res. En su ju­ven­tud mi­li­tó en la ex­tre­ma iz­quier­da an­ti­fas­cis­ta con el so­bre­nom­bre de Car­los. En es­ta épo­ca co­no­ció in­clu­so la cár­cel, an­tes de en­trar en la Fa­cul­tad de De­re­cho, don­de co­no­ció a Ci­prià Cis­car, di­ri­gen­te so­cia­lis­ta que no so­lo le pre­sen­tó a su her­ma­na, con la que hoy si­gue ca­sa­do, sino tam­bién a Joan Ler­ma, que en 1983 se con­vir­tió en pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Blasco se ga­nó su con­fian­za y se con­vir­tió en su

con­se­ller de Pre­si­den­cia. La tra­yec­to­ria de Blasco con el so­cia­lis­mo va­len­ciano, y con el so­cia­lis­mo en ge­ne­ral, ter­mi­nó en 1989, cuan­do fue juz­ga­dor por va­rios de­li­tos de co­rrup­ción. Las prue­bas con­tra él fue­ron anu­la­das, fue ab­suel­to pe­ro Ler­ma le ex­pul­só de su Go­bierno. Fue en­ton­ces cuan­do di­jo aque­llo de “es­toy dis­pues­to a tra­ba­jar con cual­quier par­ti­do pa­ra echar al PSOE”, que le abrió las puer­tas, vía Eduar­do Za­pla­na, del PP va­len­ciano. A lo lar­go de los años ha sa-

Nue­vos par­ti­dos en el 20-N y even­tua­les mi­nis­tros in­de­pen­dien­tes ani­man los vi­ra­jes po­lí­ti­cos En Es­pa­ña, los po­lí­ti­cos cam­bian de par­ti­do por di­ne­ro y po­der. Son más fre­cuen­tes en la iz­quier­da

li­do in­dem­ne de la guerra por el con­trol del par­ti­do en­tre za­pla­nis­tas y Fran­cis­co Camps. Ha si­do con­se­ller de los Go­bier­nos de am­bos con la mis­ma na­tu­ra­li­dad con la que, a pe­sar de con­ver­tir­se en uno de los má­xi­mos ex­po­nen­tes de los po­pu­la­res va­len­cia­nos, man­te­nía su fa­mi­lia po­lí­ti­ca so­cia­lis­ta. De mo­men­to, Blasco tam­bién ha so­bre­vi­vi­do a Camps y se ha si­tua­do co­mo lí­der de la co­rrien­te del PP va­len­ciano que quie­re pa­sar pá­gi­na, de­jar de reivin­di­car al ex pre­si­dent y cen­trar­se en for­ta­le­cer a su su­ce­sor, Al­ber­to Fa­bra.

Otros ejem­plos más o me­nos re­cien­tes in­di­can que los vo­lan­ta­zos que mu­chos po­lí­ti­cos dan en su tra­yec­to­ria no tie­nen por qué ser vo­lun­ta­rios y que hay ma­ne­ras dis­tin­tas de di­ge­rir que tu par­ti­do te re­le­gue a una se­gun­da fi­la. Ig­na­si Guar­dans si­gue mi­li­tan­do en CiU, a pe­sar de que su par­ti­do se la ju­ga­ra ha­ce unos años y de su -fu­gaz-pa­so por un pues­to po­lí­ti­co con el Go­bierno del PSOE. Dipu­tado na­cio­nal por CiU en dos le­gis­la­tu­ras, lle­gó al Par­la­men­to Europeo en 2004, don­de se hi­zo co­no­ci­do por su fron­tal opo­si­ción a las me­di­das de la Unión Eu­ro­pea pa­ra au­men­tar la se­gu­ri­dad en los avio­nes, en­tre ellas la prohi­bi­ción de trans­por­tar lí­qui­dos en ca­bi­na. Nie­to de Fran­cesc Cam­bó y miem­bro de una de las fa­mi­lias con más so­le­ra de Ca­ta­lu­ña, a él le gus­ta­ba se­ña­lar, me­dio en bro­ma me­dio en se­rio, que per­te­ne­cía al área “pro­gre­sis­ta” de la con­ser­va­do­ra Con­ver­gèn­cia De­mo­crá­ti­ca de Ca­ta­lun­ya. Qui­zá por ese pro­gre­sis­mo su­yo o por no ser lo su­fi­cien­te­men­te so­be­ra­nis­ta -él mis­mo con­tó una con­ver­sa­ción con Ar­tur Mas en la que le con­fe­só que vo­ta­ría no en un even­tual re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia-, en 2009 CiU le sus­ti­tu­yó en la lis­ta al Par­la­men­to Europeo por Ra­món Tre­mo­sa, un economista in­de­pen­dien­te y re­co­no­ci­do ca­ta­la­nis­ta. Guar­dans se la­men­tó de que CiU le ha­bía tra­ta­do “co­mo un klee­nex”, y, aunque ase­gu­ró que no se da­ría de ba­ja de la for­ma­ción, po­co des­pués fi­chó por

la mi­nis­tra de Cul­tu­ra, Án­ge­les Gon­zá­lez Sin­de, co­mo di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Ci­ne­ma­to­gra­fía y Ar­tes Au­dio­vi­sua­les de Es­pa­ña (ICAA), del que di­mi­tió un año y me­dio más tar­de. A la in­ver­sa, uno de los nombramientos más con­tro­ver­ti­dos del Go­bierno ca­ta­lán ha­ce un año fue el del con­se­ller de Cul­tu­ra, Fe­rrán Mas­ca­rell, un his­tó­ri­co del Par­ti­do de los So­cia­lis­tas de Ca­ta­lu­ña (PSC) y, tam­bién, de la cul­tu­ra ca­ta­la­na. No en vano, Mas pu­so al fren­te de su po­lí­ti­ca cul­tu­ral a quien ya fue con­se­ller de Cul­tu­ra y con­ce­jal de Cul­tu­ra de Bar­ce­lo­na, pe­ro con el PSC.

Más fuer­te fue el por­ta­zo que so­nó con la sa­li­da de Cris­ti­na Al­ber­di del PSOE. Fe­mi­nis­ta his­tó­ri­ca, fue mi­nis­tra de Asun­tos So­cia­les en el pri­mer Go­bierno de Felipe Gon­zá­lez y dipu­tada. En reali­dad y se­gún ha afir­ma­do ella mis­ma, nun­ca lle­gó a en­ca­jar to­tal­men­te en el PSOE. Tan­to, que ca­si al fi­nal de su re­la­ción con es­te par­ti­do, en 2003, la en­ton­ces can­di­da­ta so­cia­lis­ta al Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, Tri­ni­dad Jiménez, lle­gó a de­cla­rar que “si real­men­te tie­ne tan­tas dis­cre­pan­cias po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas con el par­ti­do, lo ló­gi­co es que se va­ya, que aban­do­ne el PSOE”. Por aquel en­ton­ces, ca­da vez eran más no­to­rias las dis­cre­pan­cias en­tre Al­ber­di y el PSOE de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, par­ti­cu­lar­men­te por las ex­ce­si­vas con­ce­sio­nes de po­der que el Go­bierno ha­cía a Ca­ta­lu­ña. Su sa­li­da se pro­du­jo des­pués de dar al PSOE don­de más le do­lía: el Ta­ma­ya­zo. En 2003, el so­cia­lis­ta Ra­fael Simancas no pu­do ser in­ves­ti­do pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid por la au­sen­cia en la vo­ta­ción de dos dipu­tados, que obli­ga­ron a re­pe­tir las elec­cio­nes, que ga­nó es­ta vez Es­pe­ran­za Agui­rre. Con un par­ti­do con­vul­sio­na­do por la ac­ción de los dos tráns­fu­gas, Al­ber­di cri­ti­có sin de­nue­do la ges­tión de la cri­sis por par­te del PSOE y que no se hu­bie­ra de­ri­va­do nin­gu­na re­nun­cia o di­mi­sión tras lo ocu­rri­do. El PSOE en­ton­ces le abrió un ex­pe­dien­te por “des­leal­tad” y Al­ber­di se fue del par­ti­do por “to­tal dis­cre­pan­cia” con él. En fe­bre­ro de 2004 ase­gu­ra­ba: “Na­die pue­de re­la­cio­nar­me con el PP”, días an­tes de que Es­pe­ran­za Agui­rre la nom­bra­ra pre­si­den­ta del Con­se­jo Ase­sor del Ob­ser­va­to­rio con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Su vi­ra­je ha­cia la de­re­cha y ha­cia la crí­ti­ca al PSOE con­ti­nuó a par­tir de 2009, cuan­do em­pe­zó a co­la­bo­rar en nu­me­ro­sas ter­tu­lias del ca­nal de te­le­vi­sión Intereconomía.

Ida y vuel­ta.

La evo­lu­ción de Cris­ti­na Al­ber­di no pa­re­ce te­ner vi­sos de des­an­dar­se de vuel­ta al PSOE, al con­tra­rio de lo que le ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos años a su ex­com­pa­ñe­ro de ga­bi­ne­te Miguel Bo­yer, mi­nis­tro de Eco­no­mía y Ha­cien­da de Gon­zá­lez de 1982 a 1985. Aunque con un pa­sa­do de mi­li­tan­cia en la iz­quier­da clan­des­ti­na y de cár­cel, ya en­ton­ces se veía cla­ro que sus ideas no ca­sa­ban, por de­ma­sia­do li-

be­ra­les, con el idea­rio so­cia­lis­ta, lo que le en­fren­tó, por ejem­plo, al vi­ce­pre­si­den­te Al­fon­so Guerra. Cuan­do Bo­yer de­jó el Go­bierno se de­di­có al sec­tor pri­va­do y, a su pe­sar, a fi­gu­rar en­tre los per­so­na­jes

del colorín de­bi­do a su ma­tri­mo­nio con Isa­bel Preys­ler. No vol­vió a la pa­les­tra has­ta que en 2002 se de­jó fi­char por Jo­sé Ma­ría Az­nar pa­ra co­la­bo­rar con sus re­fle­xio­nes en la Fun­da­ción de Aná­li­sis y Es­tu­dios So­cia­les (FAES), el cen­tro de es­tu­dio que ali­men­ta al Par­ti­do Po­pu­lar y del que sue­len sa­lir sus ideas más neo­li­be­ra­les y con­ser­va­do­ras. Mu­chos in­ter­pre­ta­ron su lle­ga­da a FAES co­mo un gol­pe de efec­to de Az­nar, pues­to que su acer­ca­mien­to coin­ci­día con la lle­ga­da a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, al que en­ton­ces no co­no­cía. Cuan­do fi­chó por FAES, Bo­yer ase­gu­ró que “de mo­men­to” no te­nía car­net del PP, con quien de­cía com­par­tir “más del 50% de sus ideas”. Aña­día: “Me he vuel­to muy li­be­ral co­mo pa­ra vol­ver al PSOE”. Pe­ro pa­re­ce que se es­tá pro­du­cien­do el re­gre­so en los úl­ti­mos años, en un ca­mino de ida y vuel­ta al Par­ti­do So­cia­lis­ta en el que, cu­rio­sa­men­te,

El trans­for­mis­mo po­lí­ti­co abar­ca des­de el via­je de ida y vuel­ta de Bo­yer al ca­mino de no re­torno de Al­ber­di

Bo­yer ha via­ja­do en sen­ti­do in­ver­so al po­der po­lí­ti­co. Se dio de ba­ja de FAES el año pa­sa­do, cuan­do el PP em­pe­za­ba su re­mon­ta­da a cos­ta de las ho­ras ba­jas so­cia­lis­tas y des­ve­ló en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al dia­rio El País que man­te­nía cier­to con­tac­to con Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y con Ele­na Sal­ga­do, a los que re­mi­tía sus re­fle­xio­nes y que, al me­nos, le es­cu­cha­ban.

Con­vul­sión en IU.

Si la vuel­ta es di­fí­cil, tam­bién lo es que el cam­bio de par­ti­do fun­cio­ne tan bien co­mo en el ca­so de Ro­sa Agui­lar, ex his­tó­ri­ca al­cal­de­sa de Cór­do­ba por Iz­quier­da Uni­da, que en 2010 se in­cor­po­ró al Go­bierno so­cia­lis­ta de la Jun­ta de An­da­lu­cía de su ami­go Jo­sé An­to­nio Gri­ñán co­mo in­de­pen­dien­te. En­ton­ces, Ju­lio An­gui­ta ase­gu­ró que res­pe­ta­ba una de­ci­sión que con­vul­sio­nó a la coa­li­ción de iz­quier­das, aunque, di­jo, le res­ta­ba “cre­di­bi­li­dad”. Sin em­bar­go, a Agui­lar no le ha ido mal. Un año des­pués, se con­vir­tió en mi­nis­tra de Me­dio Am­bien­te, Ru­ral y Ma­rino y re­cien­te­men­te que­dó cla­ro el po­der que ha con­se­gui­do den­tro del PSOE, has­ta el pun­to de ga­nar­le el pul­so a Car­men Cal­vo, ex­mi­nis­tra y so­cia­lis­ta de car­net, que pre­ci­sa­men­te por desave­nen­cias de cuan­do mi­li­ta­ban en par­ti­dos dis­tin­tos se negó a ir en la lis­ta de Cór­do­ba que en­ca­be­za­rá Agui­lar el 20-N. Cal­vo y no Agui­lar tu­vo que re­cu­lar y ba­jar la in­ten­si­dad de su desafío.

Ro­sa Díez

Inés Sa­ba­nés

Ra­fael Blasco

Fran­cis­co Ál­va­rez-Cas­cos

Jor­ge Verstryn­ge

Ig­na­si Guar­dans

Pepe San­cho

Fe­rrán Mas­ca­rell

Cris­ti­na Al­ber­di

Miguel Bo­yer

Ro­sa Agui­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.