La cha­que­ta na­cio­nal

Tiempo - - OPINIÓN - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

No exis­ten dos tráns­fu­gas igua­les ni en las cir­cuns­tan­cias ni en la éti­ca ni en la es­té­ti­ca

cam­biar de ca­mi­sa, de la azul a la blan­ca ma­yor­men­te, se de­cía por en­ton­ces, en los tiem­pos del có­le­ra. Ya en de­mo­cra­cia se ha­bló de cam­biar de cha­que­ta co­mo un de­re­cho: na­da era sa­gra­do, y en el ca­mino ha­cia la per­ple­ji­dad ca­da cur­va te­nía una tram­pa y una opor­tu­ni­dad. To­do co­men­zó con la UCD, un es­tan­que en que se ba­ña­ban los cis­nes y los ti­bu­ro­nes. Des­pués re­apa­re­ció un so­cia­lis­mo di­vi­di­do, con Felipe en el pa­pel de Isi­do­ro y con Tierno Gal­ván re­pre­sen­tan­do la ópe­ra del vie­jo pro­fe­sor. En la de­re­cha, Fra­ga fue un re­for­ma­dor com­pla­cien­te de los leo­nes que se dor­mían le­yen­do dis­cur­sos de Cá­no­vas o de Do­no­so Cor­tés. La po­lí­ti­ca es­pa­ño­la ne­ce­si­ta­ba un ag­gior­na­men­to que lle­gó en el la­be­rin­to de una bou­ti­que de si­glas a la me­di­da.

Y aho­ra ha pa­sa­do a la His­to­ria la ad­ver­ten­cia gue­rris­ta de que “el que se mue­va no sa­le en la fo­to”. Por­que pa­ra sa­lir en la fo­to hay que mo­ver­se: ya no se tra­ta de un do­cu­men­to es­tá­ti­co sino de la ve­loz crónica del sal­to del ti­gre. “Ten­go mis ideas, pe­ro si no le gus­tan las cam­bio por otras”, y así se ha con­so­li­da­do un dis­cur­so do­mi­na­do por la má­xi­ma de que el clien­te siem­pre tie­ne la ra­zón.

Afor­tu­na­da­men­te se ha apa­ga­do la Es­pa­ña de las ad­he­sio­nes in­que­bran­ta­bles. El trans­fu­guis­mo tie­ne mu­chas va­rian­tes. No exis­ten dos tráns­fu­gas igua­les ni en las cir­cuns­tan­cias ni en la éti­ca ni en la es­té­ti­ca. En la lu­cha del hom­bre con­tra las si­glas sue­len ga­nar las si­glas. “Cuer­po a tie­rra, que vie­nen los nues­tros”, de­cía Pío Ca­ba­ni­llas, acaso en el ini­cio del en­tie­rro de la pi­ña in­di­vi­si­ble co­mo sím­bo­lo y del in­mo­vi­lis­mo co­mo mi­to. En el ca­lu­ro­so ve­rano de 1931, un dipu­tado se di­ri­gió a Ju­lián Bes­tei­ro: “Se­ñor pre­si­den­te, ¿po­de­mos qui­tar­nos las cha­que­tas”. Y la res­pues­ta: “Sí, se­ño­rías, pe­ro ca­da una la su­ya”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.