El sín­dro­me del Ar­ca per­di­da

El te­so­ro de la fra­ga­ta Nues­tra Se­ño­ra de las Mer­ce­des, ex­po­lia­do por Odys­sey en 2007 y va­lo­ra­do en 373 mi­llo­nes de eu­ros, po­dría aca­bar ol­vi­da­do en los só­ta­nos de Cul­tu­ra.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ste­ven Spiel­berg lo plas­mó muy bien en la pe­lí­cu­la En bus­ca del ar­ca per­di­da. Tras nu­me­ro­sas pe­ri­pe­cias, el ob­je­to tan per­se­gui­do por In­dia­na Jo­nes aca­ba en un al­ma­cén lleno de ca­jas idén­ti­cas, pol­vo­rien­tas y api­la­das en enor­mes hi­le­ras de for­ma bu­ro­crá­ti­ca. Al­go pa­re­ci­do le po­dría pa­sar al te­so­ro que lle­va­ba la fra­ga­ta Nues­tra Se­ño­ra de las Mer­ce­des y las Áni­mas, hun­di­do en 1804 a cien mi­llas al oes­te del es­tre­cho de Gi­bral­tar y cu­yo car­ga­men­to fue ex­po­lia­do por la em­pre­sa Odys­sey en 2007, dan­do lu­gar a una lar­ga ba­ta­lla ju­di­cial que es­tá a pun­to de con­cluir a fa­vor de Es­pa­ña.

Sal­vo que el Tri­bu­nal Su­pre­mo es­ta­dou­ni­den­se dé un gi­ro co­per­ni­cano al ca­so, lo pre­vi­si­ble es que es­te des­es­ti­me la úl­ti­ma ape­la­ción de Odys­sey y las 594.000 mo­ne­das de oro y pla­ta de la Mer­ce­des, así co­mo nu­me­ro­sos ob­je­tos de pe­que­ño ta­ma­ño, va­lo­ra­dos en 500 mi­llo­nes de dó­la­res (373 mi­llo­nes de eu­ros), via­jen de­fi­ni­ti­va­men­te a Es­pa­ña a prin­ci­pios de 2012.

El her­me­tis­mo con el que es­tá lle­van­do el ca­so el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra preo­cu­pa, y mu­cho, a la Ar­ma­da, que ha si­do una pie­za cla­ve pa­ra que los tri­bu­na­les es­ta­dou­ni­den­ses ha­yan da­do la ra­zón en tres oca­sio­nes a nues­tro país en su re­cla­ma­ción de que es el úni­co pro­pie­ta­rio de es­te co­di­cia­do car­ga­men­to, que aca­bó en el le­cho ma­rino tras una cor­ta ba­ta­lla na­val por la que Es­pa­ña de­cla­ró la guerra a los in­gle­ses y se pu­so del la­do de la Fran­cia na­po­leó­ni­ca.

La úl­ti­ma sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes de Atlan­ta (EEUU), a la que ha te­ni­do ac­ce­so Tiem­po, de­ta­lla pro­li­ja­men­te el aza­ro­so des­tino de es­te car­ga­men­to. La Es­pa­ña de Car­los IV or­de­nó en 1803 a la Ma­ri­na el en­vío de dos fra­ga­tas de guerra -la Mer­ce­des y la Cla­ra-a Pe­rú pa­ra traer un gran car­ga­men­to de oro y pla­ta con el que afron­tar el es­fuer­zo bé­li­co que se ave­ci­na­ba. La Mer­ce­des ya ha­bía es­ta­do en ba­ta­llas con­tra los bri­tá­ni­cos, co­mo la del ca­bo San Vi­cen­te en 1797 o la de la de­fen­sa de El Fe­rrol, y en el puer­to li­me­ño de El Ca­llao fue car­ga­da con cer­ca de 900.000 mo­ne­das de pla­ta, 5.809 de oro y ca­si 2.000 lin­go­tes de co­bre y es­ta­ño. Una for­tu­na en su épo­ca.

Cuan­do arri­bó a Mon­te­vi­deo, su tri­pu­la­ción la com­po­nían 337 per­so­nas y ca­mino del puer­to de Cá­diz la es­col­ta­ron otras tres fra­ga­tas –la ci­ta­da Cla­ra, la Me­dea y la Fa­ma-. El se­gun­do ofi­cial de a bor­do de la Mer­ce­des, el capitán Die­go de Al­vear, es uno de los protagonistas de es­ta his­to­ria ya que de­jó cons­tan­cia por es­cri­to de lo su­ce­di­do. Al en­fer­mar en Uru­guay, tu­vo que ser tras­la­da­do a la Me­dea y de­jar en la Mer­ce­des a su mu­jer, cua­tro hi­jas, tres hi­jos y un so­brino que via­ja­ban con él.

En la ma­ña­na del 5 de oc­tu­bre de 1804, cuan­do la es­cua­dra es­pa­ño­la se en­con­tra­ba a una so­la jornada por mar de Cá­diz, fue in­ter­cep­ta­da por cua­tro bar­cos de guerra in­gle­ses. Am­bas fuer­zas se pu­sie­ron en for­ma­ción y em­pe­zó la ba­ta­lla del ca­bo de San­ta Ma­ría. So­lo unos mi­nu­tos des­pués de em­pe­zar la mis­ma, la Mer­ce­des ex­plo­tó y el capitán Al­vear es­cri­bió con ho­rror en su dia­rio: “La Mer­ce­des se ele­vó en el ai­re ha­cien­do un ho­rri­ble es­truen­do y cu­brién­do­nos con una es­pe­sa llu­via de ob­je­tos y hu­mo”.

La ba­ta­lla ju­di­cial.

Cuan­do Odys­sey lo­ca­li­zó los res­tos del pe­cio es­pa­ñol en 2007, es­tos se en­con­tra­ban a una pro­fun­di­dad de 1.100 me­tros y es­ta­ban es­par­ci­dos en un área de 368 me­tros de lar­go y 110 de an­cho. Du­ran­te va­rias se­ma­nas la com­pa­ñía ex­tra­jo de for­ma su­brep­ti­cia ca­si dos ter­ce­ras par­tes del bo­tín, que fue­ron tras­la­da­das de Gi­bral­tar a Tam­pa (Flo­ri­da) en un via­je por avión con mu­cho se­cre­tis­mo. Allí em­pe­zó una lar­ga ba­ta­lla ju­di­cial en la que Odys­sey ha in­ten­ta­do por to­dos los me­dios que­dar­se con la car­ga. Su ob­se­sión por de­mos­trar que no se tra­ta­ba de la Mer­ce­des lle­vó a la com­pa­ñía a de­fen­der ar­gu­men­tos de es­ca­so pe­so. Pri­me­ro di­jo que no en­con­tró “in­tac­to” el bar­co y que por eso no se po­día de­ter­mi­nar con exac­ti­tud de cuál se tra­ta­ba, pe­ro los re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno es­pa­ñol de­mos­tra­ron con do­cu­men­tos his­tó­ri­cos que en la zo­na del nau­fra­gio no hu­bo otros hun­di­mien­tos en aque­lla épo­ca.

Cuan­do no le que­dó más re­me­dio que ad­mi­tir que so­lo se po­día tra­tar del ci­ta­do na­vío, la em­pre­sa ca­za­te­so­ros qui­so ha­cer ver a los jue­ces que no se tra­ta­ba de un bar­co de guerra. Así, in­ten­tó de­mos­trar pri­me­ro que for­ma­ba par­te de Co­rreos Ma­rí­ti­mos, el or­ga­nis­mo ofi­cial es­pa­ñol que se de­di­ca­ba a tras­la­dar y re­co­ger el co­rreo en­tre la me­tró­po­li y Amé­ri­ca, y lue­go lle­gó a es­gri­mir la pe­re­gri­na idea de que no po­día ser un bar­co de guerra por­que Es­pa­ña no ha­bía em-

pe­za­do to­da­vía las hos­ti­li­da­des con Gran Bre­ta­ña. Los jue­ces de Atlan­ta ano­ta­ron la in­con­sis­ten­cia del ar­gu­men­to ya que, en ese ca­so, el USS Ari­zo­na hun­di­do por los ja­po­ne­ses en 1941 en la bahía de Pearl Har­bor tam­po­co po­dría con­si­de­rar­se un des­truc­tor de la Ma­ri­na de EEUU.

La cla­ve del ca­so es­tu­vo en un es­cri­to que la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma en­tre­gó al tri­bu­nal, en el que sub­ra­yó que EEUU si­gue ata­do a la le­tra del tra­ta­do de amis­tad que fir­mó con Es­pa­ña en 1905 tras la guerra de Cu­ba y Fi­li­pi­nas, por el que se otor­ga a los bar­cos de guerra es­pa­ño­les hun­di­dos la mis­ma pro­tec­ción e in­mu­ni­dad de la que dis­fru­tan los de la Ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se. Y no so­lo afec­ta al cas­co del bar­co, sino tam­bién a cual­quier car­ga­men­to que lle­ve en su in­te­rior.

¿Qué ha­rá Cul­tu­ra con las 594.000 mo­ne­das de oro y pla­ta? Las más re­pre­sen­ta­ti­vas po­drían de­po­si­tar­se en mu­seos de nues­tro país, pe­ro el des­tino del res­to es una in­cóg­ni­ta, ase­gu­ran en la Ar­ma­da. No se pue­den ven­der en subas­tas por­que se­ría equi­pa­rar­se a em­pre­sas co­mo Odys­sey. Tam­po­co se pue­den fun­dir en lin­go­tes por­que se­ría des­truir una par­te de nues­tro pa­tri­mo­nio na­cio­nal. Ex­po­ner­lo en una sa­la mu­seís­ti­ca obli­ga­ría a una se­gu­ri­dad dig­na de la Gio­con­da de Da Vin­ci... de ahí el te­mor a que aca­be en los ol­vi­da­dos só­ta­nos de al­gu­na de­pen­den­cia mi­nis­te­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.