¿Y si de­ja­mos que Gre­cia quie­bre?

La Unión Eu­ro­pea de­be­ría ha­ber acep­ta­do que Ate­nas no pue­de pa­gar sus deu­das y li­mi­tar­se a pa­liar los efec­tos de los im­pa­gos.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

ya es ho­ra de de­jar de en­ga­ñar­nos so­bre Gre­cia. Tres años des­pués de la caí­da de Leh­man Brot­hers, la ar­ti­lle­ría pe­sa­da –la Re­ser­va Fe­de­ral, el Ban­co Cen­tral Europeo (BCE), el Ban­co de In­gla­te­rra y los ban­cos cen­tra­les de Ja­pón y Sui­za-se mo­vi­li­zó el pa­sa­do 15 de sep­tiem­bre pa­ra evi­tar que se pro­du­je­ra una cri­sis de li­qui­dez en los ban­cos eu­ro­peos. Una cri­sis que ha pro­vo­ca­do una com­pren­si­ble des­con­fian­za por par­te de los in­ver­so­res es­ta­dou­ni­den­ses, que aho­ra se mues­tran muy rea­cios a pres­tar dó­la­res a unos ban­cos que po­seen gi­gan­tes­cas car­te­ras de bo­nos ba­su­ra grie­gos. De aquí a Na­vi­dad los cin­co gran­des lle­va­rán a ca­bo ac­cio­nes coor­di­na­das en las que pon­drán en cir­cu­la­ción una can­ti­dad de dó­la­res prác­ti­ca­men­te ili­mi­ta­da. Es­ta reac­ción tan contundente ha si­do la res­pues­ta al op­ti­mis­mo irres­pon­sa­ble por que se ha­bían re­gi­do los ca­pi­ta­les de la Eu­ro­zo­na, y es que du­ran­te los úl­ti­mos 18 me­ses la fic­ción de que una Gre­cia de­rro­cha­do­ra y es­truc­tu­ral­men­te dis­fun­cio­nal po­día, aun con los in­gen­tes pla­nes de res­ca­te, re­for­mar­se y sa­near su eco­no­mía, le ha cos­ta­do al con­tri­bu­yen­te europeo mi­les de mi­llo­nes. Un di­ne­ro que ha­bría te­ni­do un me­jor uso si se hu­bie­ra in­ver­ti­do en com­pen­sar los cos­tes de una amor­ti­za­ción tem­pra­na y or­de­na­da de las deu­das (ab­so­lu­ta­men­te in­co­bra­bles) de un país de es­ca­sa im­por­tan­cia.

Si la idea era que inun­dar de di­ne­ro la eco­no­mía de Gre­cia ser­vi­ría pa­ra des­viar la aten­ción de Por­tu­gal, Es­pa­ña o Ita­lia, el ti­ro les ha sa­li­do por la cu­la­ta. Los mer­ca­dos lle­ga­ron a la con­clu­sión de que los po­lí­ti­cos ca­re­cían de va­lor pa­ra afron­tar la cues­tión grie­ga, así pues, ¿qué si­tua­ción po­dían es­pe­rar en ca­so

Los mer­ca­dos creen que la in­ca­pa­ci­dad de la Unión Eu­ro­pea con Gre­cia se re­pe­ti­rá con Es­pa­ña e Ita­lia

de que exis­tie­ra una pre­sión se­me­jan­te so­bre Ita­lia o Es­pa­ña? Cuan­to más re­pi­ten Mer­kel y Sar­kozy que el fu­tu­ro de Gre­cia es­tá den­tro de la Eu­ro­zo­na, más po­nen en pe­li­gro el eu­ro.

Por­que Gre­cia ya no en­ga­ña a na­die. Su eco­no­mía es­tá al bor­de del co­lap­so, los in­tere­ses de su deu­da de­vo­ra­rán un cuar­to de los in­gre­sos pú­bli­cos del año pró­xi­mo, y los ins­pec­to­res de Ha­cien­da, los mis­mos que de­be­rían re­cau­dar los cer­ca de 40.000 mi­llo­nes de eu­ros de im­pues­tos no de­cla­ra­dos, es­tán en huel­ga. Ade­más, la tan ca­carea­da ven­ta de ac­ti­vos es­ta­ta­les aún no se ha rea­li­za­do; los ciu­da­da­nos es­tán re­ti­ran­do sus de­pó­si­tos y, por otro la­do, a me­nos que la UE y el FMI des­blo­queen la ayu­da ur­gen­te de 8.000 mi­llo­nes de eu­ros, el Go­bierno no ten­drá fon­dos pa­ra pa­gar la nó­mi­na de oc­tu­bre de sus fun­cio­na­rios. Las úni­cas in­cóg­ni­tas que aún que­dan son la for­ma en que Gre­cia se de­cla­ra­rá in­sol­ven­te, cuál se­rá el efec­to de es­to y có­mo li­mi­tar los da­ños.

Amor­ti­zar la deu­da grie­ga por, di­ga­mos, el 60% de su va­lor, su­pon­dría en­dil­gar­le al BCE una enor­me fac­tu­ra y abri­ría gran­des agu­je­ros en ban­cos de Ale­ma­nia, Fran­cia y Bél­gi­ca. Por otro la­do, se co­lap­sa­rían no so­lo los ban­cos grie­gos, tam­bién los ru­ma­nos y los búl­ga­ros, mien­tras que la ex­po­si­ción de Chi­pre a la deu­da grie­ga equi­va­le al 156% de su PIB.

Y sin em­bar­go, el ma­yor ries­go es po­lí­ti­co. En vez de po­ner­se a tra­ba­jar pa­ra res­tau­rar la con­fian­za, los po­lí­ti­cos eu­ro­peos es­tán en­fras­ca­dos en su enési­mo re­di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal. Lo que la cla­se po­lí­ti­ca de la Eu­ro­zo­na ha­bría de ha­cer es dis­cul­par­se an­te su fu­rio­so elec­to­ra­do, por­que la de­ba­cle grie­ga es el re­sul­ta­do de ha­ber in­te­gra­do eco­no­mías in­com­pa­ti­bles. La di­so­lu­ción del eu­ro no po­dría lle­var­se a ca­bo sin afron­tar gran­des ries­gos en las ac­tua­les con­di­cio­nes de ines­ta­bi­li­dad, pe­ro su via­bi­li­dad a lar­go pla­zo es una cues­tión bien dis­tin­ta. Y es que el enor­me ma­les­tar pro­vo­ca­do por la per­te­nen­cia al eu­ro es la au­tén­ti­ca ame­na­za del sue­ño pan­eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.