Las di­vi­sio­nes ame­na­zan al so­cia­lis­mo fran­cés

Ni­co­las Sar­kozy tie­ne po­co que ha­cer en las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, pe­ro los so­cia­lis­tas, muy di­vi­di­dos, po­drían per­der­las si no re­suel­ven an­tes sus des­en­cuen­tros.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Hay un al­go que flo­ta en el am­bien­te y que con­di­cio­nó y con­di­cio­na­rá el debate de las pri­ma­rias so­cia­lis­tas has­ta que sal­ga el ele­gi­do o la ele­gi­da pa­ra dispu­tar­le la pre­si­den­cia a Sar­kozy. Ese al­go lo co­no­cen to­dos: Sar­kozy no tie­ne nin­gu­na opor­tu­ni­dad de ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, pe­ro los so­cia­lis­tas pue­den per­der­las. Los so­cia­lis­tas se co­no­cen bien y por esa ra­zón tie­nen la cer­te­za de que el in­fierno no son los otros, el in­fierno son ellos y las di­vi­sio­nes y des­en­cuen­tros que pue­den apa­re­cer en­tre sus fi­las. Des­pués de la pri­me­ra vuel­ta de las pri­ma­rias, se en­fren­ta­rán en la se­gun­da y de­fi­ni­ti­va Fra­nçois Ho­llan­de y Mar­ti­ne Aubry.

Aubry lle­va to­da la vi­da en la van­guar­dia de los di­fe­ren­tes com­ba­tes de los so­cia­lis­tas, en don­de lo ha si­do to­do me­nos pre­si­den­ta o pri­me­ra mi­nis­tra. Por ser, in­clu­so es hi­ja del pres­ti­gio­so Jac­ques De­lors. Es la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do y al­cal­de­sa de Li­lle. Tie­ne 61 años, cua­tro más que su opo­nen­te. Ho­llan­de tam­bién ha si­do to­do den­tro del Par­ti­do So­cia­lis­ta, in­clu­so se­cre­ta­rio ge­ne­ral, y, por ser, in­clu­so fue pa­re­ja du­ran­te 25 años de Sé­go­lè­ne Ro­yal, con la que tie­ne cua­tro hi­jos. Aubry y Ho­llan­de se de­tes­tan pro­fun­da­men­te, más por ra­zo­nes psi­co­ló­gi­cas y de ca­rác­ter que por plan­tea­mien­tos po­lí­ti­cos. Se de­tes­tan, pe­ro no lo di­rán, ella no re­pe­ti­rá lo de que es blan­do y po­co fia­ble: y él tam­po­co re­pe­ti­rá que es mé­chan­te, mal­va­da. Aunque se ata­ca­rán las par­tes dé­bi­les evi­tan­do la san­gre irre­pa­ra­ble, sa­ben que el ga­na­dor ne­ce­si­ta­rá al per­de­dor, y al re­vés, pa­ra que los so­cia­lis­tas pue­dan ga­nar a Sar­kozy.

Las pri­ma­rias, que se plan­tea­ron con mu­chas du­das, han re­sul­ta­do un éxi­to a la vista de la al­ta par­ti­ci­pa­ción, más de dos mi­llo­nes de vo­tan­tes, a pe­sar de que vo­tar cos­ta­ba un eu­ro. Una es­pe­cie de co­pa­go pa­ra ali­ge­rar el cos­te de la or­ga-

ni­za­ción de los co­mi­cios. Es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de la po­lí­ti­ca fran­ce­sa que un par­ti­do eli­ge a su can­di­da­to por el sis­te­ma de pri­ma­rias. Ha­bía cu­rio­si­dad por asis­tir a un he­cho iné­di­to y, si el fin que se plan­tea­ron los so­cia­lis­tas era el de de­mo­cra­ti­zar la de­mo­cra­cia, lo han con­se­gui­do, vis­tos los co­men­ta­rios que los lec­to­res han he­cho en la pren­sa es­cri­ta y los que han apa­re­ci­do en las re­des so­cia­les. Se sa­bía que los can­di­da­tos no po­dían pre­sen­tar pro­gra­mas de nue­va plan­ta por­que en la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca que el Par­ti­do So­cia­lis­ta ce­le­bró a fi­na­les del pa­sa­do ma­yo acor­da­ron por una­ni­mi­dad un pro­gra­ma mar­co o una ho­ja de ru­ta, se­gún ex­pre­sión de Mar­ti­ne Aubry, que obli­ga­ba a to­dos los can­di­da­tos que de­ci­die­ran pre­sen­tar­se a las pri­ma­rias.

Cla­ro que el pro­gra­ma mar­co per­mi­te va­ria­cio­nes im­por­tan­tes res­pe­tan­do el en­cua­dre. Le pu­sie­ron El cam­bio co­mo le­ma. Es cu­rio­so, la pa­la­bra cam­bio tie­ne una fas­ci­na­ción pa­ra los par­ti­dos po­lí­ti­cos que es­tán en la opo­si­ción, de­be de ser por­que a los ciu­da­da­nos no les gus­ta se­guir en la mis­ma pos­tu­ra. Mit­te­rrand se pre­sen­tó con el eslogan de El cam­bio tran­qui­lo en 1981, Felipe Gon­zá­lez en el 82 con Por el cam­bio y aho­ra Ra­joy es­tá con Em­pie­za el cam­bio. Co­mo se ve, cam­bio es una pa­la­bra co­mo­dín. Los pun­tos más lla­ma­ti­vos que sa­lie­ron de la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca de ma­yo pa­ra la ho­ja de ru­ta y que el can­di­da­to de­fi­ni­ti­vo ten­drá que asu­mir son: de­re­cho al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y a la adop­ción por par­te de to­das las pa­re­jas; de­re­cho al vo­to de los ex­tran­je­ros en las elec­cio­nes lo­ca­les; crea­ción de un ban­co pú­bli­co de in­ver­sión; crea­ción de 300.000 em­pleos de fu­tu­ro pa­ra jó­ve­nes y un to­pe má­xi­mo pa­ra los al­qui­le­res pro­te­gi­dos de pri­me­ra vi­vien­da; que no sea el pre­si­den­te quien nom­bre a los res­pon­sa­bles de los me­dios pú­bli­cos de co­mu­ni­ca­ción; re­cha­zo de la eco­no­mía de mer­ca­do es­pe­cu­la­ti­va; re­for­ma fis­cal en la que los ri­cos ten­drán que so­por­tar una car­ga ma­yor; y apues­ta fir­me por la en­se­ñan­za y la in­ves­ti­ga­ción así co­mo por un sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co de ca­li­dad.

Dis­cur­so iz­quier­dis­ta.

El más per­tur­ba­dor de los par­ti­ci­pan­tes en la cam­pa­ña fue sin du­da Ar­naud de Mon­te­bourg, el que so­nó con un men­sa­je más iz­quier­dis­ta al in­sis­tir so­bre la ne­ce­si­dad de una des­glo­ba­li­za­ción de la glo­ba­li­za­ción tal co­mo se ha he­cho y que aho­ra nos es­tá as­fi­xian­do. Ma­ni­fes­tó que su lu­cha se­rá im­pla­ca­ble con­tra el li­bre cam­bio sin freno y ex­pu­so las ra­zo­nes del re­cha­zo a un sis­te­ma fi­nan­cie­ro tan ávi­do co­mo irres­pon­sa­ble. Al es­cu­char­le por pri­me­ra vez y ver la vehe­men­cia con la que de­fen­día su pos­tu­ra, bas­tan­tes fue­ron los ana­lis­tas que pen­sa­ron que su dis­cur­so se pa­re­cía más al de los al­ter­mun­dia­lis­tas que al de un so­cia­lis­ta, sin em­bar­go, al ir avan­zan­do la cam­pa­ña, se pu­do com­pro­bar que ese dis­cur­so es­ta­ba sien­do muy acep­ta­do y ca­la­ba en la opi­nión pú­bli­ca, no era un dis­cur­so de la iz­quier­da im­po­si­ble o ai­ra­da. A su po­pu­la­ri­dad con­tri­bu­yó mu­cho la tó­xi­ca si­tua­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra de la ma­yor par­te de los paí­ses eu­ro­peos, y los obs­ce­nos be­ne­fi­cios que ob­tie­nen los ges­to­res fi­nan­cie­ros que nos lle­va­ron a la rui­na. Pa­ra re­don­dear su dis­cur­so y que el le­ma de El cam­bio se cum­plie­ra en su más pro­fun­da di­men­sión, ha­bía que re­for­mar el Es­ta­do y dar pa­so a la VI Re­pú­bli­ca con una Cons­ti­tu­ción que li­mi­ta­ra los po­de­res del pre­si­den­te y die­ra más fuer­za al Par­la­men­to.

A la ho­ra del re­cuen­to de vo­tos, De Mon­te­bourg dio la sor­pre­sa al que­dar

Las pri­ma­rias, que se plan­tea­ron con mu­chas du­das, han si­do un éxi­to a la vista de la al­ta par­ti­ci­pa­ción

en ter­cer lu­gar con un 17% de los vo­tos, por de­trás de Fra­nçois Ho­llan­de, con el 39%, y de Aubry, con el 31%. La cons­tan­te Sé­go­lè­ne Ro­yal fue la gran de­rro­ta­da, con un 7%, ella, que ha­bía co­men­za­do la cam­pa­ña ase­gu­ran­do y cre­yen­do que era la pre­fe­ri­da, que ter­mi­na­ría en ca­be­za y que po­día re­unir en torno a ella a los otros can­di­da­tos pues te­nía buenos con­tac­tos con ellos. En las imá­ge­nes te­le­vi­si­vas Ro­yal era la viva ima­gen de la de­sola­ción. Ho­llan­de le di­ri­gió pa­la­bras de con­sue­lo di­cien­do que mu­chas de sus ideas las ter­mi­na­ron por asu­mir to­dos. El otro can­di­da­to, el fran­co-es­pa­ñol Miguel Valls, que ob­tu­vo el 6% de los vo­tos, en­car­na la de­re­cha del par­ti­do e in­me­dia­ta­men­te des­pués de co­no­cer los re­sul­ta­dos ofre­ció sus vo­tos a Ho­llan­de. La som­bra de Do­mi­ni­que Strauss-Kahn, tan ro­ta y des­pres­ti­gia­da por sus es­cán­da­los y pe­ri­pe­cias se­xua­les, pla­neó des­de la dis­tan­cia so­bre las pri­ma­rias, aunque to­dos evi­ta­ron su nom­bre. Has­ta su de­ten­ción en Nue­va York era el fa­vo­ri­to de to­das las en­cues­tas. Fue a vo­tar y lo hi­zo por Mar­ti­ne Aubry. Ló­gi­co, ya que Mar­ti­ne de­ci­dió pre­sen­tar­se cuan­do Strauss-Kahn se con­vir­tió en un can­di­da­to im­po­si­ble.

Se al­za­rá con la vic­to­ria quien lo­gre atraer­se a los vo­tan­tes de De Mon­te­bourg y quien lo­gre mo­vi­li­zar a nue­vos vo­tan­tes, tam­po­co con­vie­ne des­pre­ciar a los de Sé­go­lè­ne. Ho­llan­de par­te co­mo fa­vo­ri­to y por eso tra­ta de man­te­ner­se en una cal­cu­la­da in­de­fi­ni­ción, pa­ra que pue­dan ca­ber en ella to­das las ga­mas del so­cia­lis­mo, abrién­do­se tam­bién ha­cia el cen­tro. Sal­van­do las dis­tan­cias, y las ideo­lo­gías, se es­tá com­por­tan­do co­mo en­tre no­so­tros Ma­riano Ra­joy. Aubry ha apos­ta­do por una ima­gen de iz­quier­da, más dura y más

ro­ja. In­sis­te en que no se pue­de de­rro­tar a una de­re­cha dura con una iz­quier­da blan­da. Sea quien sea, el ven­ce­dor ten­drá una cer­te­za, y es la de que si quie­re ga­nar­le a Sar­kozy ten­drá que pre­sen­tar­se con un equi­po uni­do y sin di­vi­sio­nes in­ter­nas, de lo con­tra­rio se­ría un sui­ci­dio y los so­cia­lis­tas que­rrán sui­ci­dar­se. Ya lo hi­cie­ron de­ma­sia­das ve­ces.

Hay al­go que se es­tá echan­do de me­nos en es­ta cam­pa­ña tan cen­tra­da en lo eco­nó­mi­co: una de­fi­ni­ción más con­cre­ta so­bre la cues­tión eu­ro­pea. Es cier­to que ha­bla­ron de los eu­ro­bo­nos e in­clu­so de la Eu­ro­pa fe­de­ral, pe­ro so­lo en ti­tu­la­res, sin una na­rra­ción pre­ci­sa de có­mo quie­ren que sea la fu­tu­ra Eu­ro­pa.

Mo­men­to his­tó­ri­co. Mar­ti­ne Aubry y Fra­nçois Ho­llan­de, en el mo­men­to de de­po­si­tar su vo­to en las ur­nas pa­ra las pri­ma­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.