Hi­gas­hino y la de­vo­ción

La de­vo­ción del sos­pe­cho­so X (Edi­cio­nes B) lle­va ven­di­dos ya cin­co mi­llo­nes de ejem­pla­res. He aquí por qué.

Tiempo - - CULTURA - POR SER­GI BELL­VER

Exis­te una voz ja­po­ne­sa, awa­re, que ex­pre­sa la emo­ción an­te la im­per­ma­nen­cia o la fu­ga­ci­dad de las co­sas her­mo­sas. Muy pro­pia de la cos­mo­go­nía ni­po­na, esa con­mo­ción por la fra­gi­li­dad y la ca­du­ci­dad de la Be­lle­za, co­mo an­te la flor del ce­re­zo, lle­va, le­jos del la­men­to, a una ex­pe­rien­cia in­ten­sa y cons­cien­te del mo­men­to pre­sen­te. Tal vez eso ex­pli­que la ex­tra­ña sin­to­nía que, más allá del tó­pi­co y de la im­pre­sión de cier­ta es­qui­zo­fre­nia so­cial que -des­de nues­tro pris­ma-cree­mos per­ci­bir en el ver­ti­gi­no­so Ja­pón ac­tual, con­si­gue ar­mo­ni­zar tra­di­ción y cam­bio en aque­lla cul­tu­ra. Esa do­ble hue­lla se ha­lla ín­ti­ma­men­te im­pre­sa en los ja­po­ne­ses, tan fie­les a su na­tu­ra­le­za co­mo pen­dien­tes del res­to del mun­do, en es­pe­cial de Oc­ci­den­te. El es­cri­tor ja­po­nés Kei­go Hi­gas­hino ex­plo­ra, sin em­bar­go, los ries­gos y las grie­tas de esa dua­li­dad en La de­vo­ción del sos­pe­cho­so X, la no­ve­la que aca­ba de pu­bli­car Edi­cio­nes B y con la que pue­de leer­se por pri­me­ra vez a es­te au­tor en es­pa­ñol. No­ve­la que tie­ne tan­to de crónica del Ja­pón ac­tual -lu­ga­res y mo­dos del To­kio más ge­nuino im­preg­nan el am­bien­te en to­do el tex­to, con­tem­po­rá­neo pe­ro fuer­te­men­te arrai­ga­do en el es­pa­cio que di­bu­ja-co­mo de re­tra­to de una reali­dad que tras­cien­de fron­te­ras a tra­vés de una his­to­ria que pue­de co­nec­tar con un lec­tor de cual­quier par­te del glo­bo, ya que ex­plo­ra un re­gis­tro uni­ver­sal: la pul­sión de nues­tra par­te más som­bría, in­na­ta a to­do ser hu­mano y que pue­de lle­var­nos de la de­vo­ción al cri­men o de la ru­ti­na al abis­mo. Re­sul­ta cu­rio­sa la coin­ci­den­cia de aque­lla voz ni­po­na, awa­re, con otra ex­pre­sión en in­glés, to be awa­re, es de­cir, “es­tar aler­ta” o “per­ma­ne­cer aten­to”, a la ho­ra de pen­sar en esa do­ble mi­ra­da de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa ha­cia sí mis­ma y ha­cia el ex­te­rior, ape­ga­da a la len­ti­tud y a su liturgia y al mis­mo tiem­po arro­ba­da en la ve­lo­ci­dad y la in­no­va­ción. Una mi­ra­da que no siem­pre ha­lla re­fle­jo de nues­tro la­do, ya que a me­nu­do fil­tra­mos to­do lo que lle­ga del ar­chi­pié­la­go con el ce­da­zo de nues­tra idea pre­con­ce­bi­da de Ja­pón, una iner­cia que li­bros co­mo el de Hi­gas­hino pue­de ayu­dar a rom­per.

La de­vo­ción del sos­pe­cho­so X re­tra­ta la esen­cia del To­kio de hoy, pe­ro es­ta no­ve­la ne­gra ex­plo­ra tam­bién la par­te más os­cu­ra de la con­di­ción hu­ma­na, la que pue­de arras­trar­nos de la ob­se­sión al cri­men.

Sin lle­gar a en­crip­tar del to­do su exis­ten­cia ni pro­vo­car esa suerte de sub­gé­ne­ro li­te­ra­rio que lle­va a mu­chos lec­to­res y a otros au­to­res a per­se­guir el ras­tro de es­cri­to­res tan es­qui­vos co­mo Tho­mas Pyn­chon o tan er­mi­ta­ños co­mo lo fue du­ran­te bue­na par­te de su vi­da Je­ro­me Da­vid Sa­lin­ger, Hi­gas­hino man­tie­ne cier­ta dis­tan­cia con lo pú­bli­co, ya que ape­nas con­ce­de en­tre­vis­tas y no se de­ja fo­to­gra­fiar fá­cil­men­te. Ce­lo­so de su es­pa­cio y de su pri­va­ci­dad, al­go es­cép­ti­co en cuan­to al mer­ca­do edi­to­rial e in­tere­sa­do en pa­sar des­aper­ci­bi­do por las ca­lles de To­kio, co­mo cual­quier otro ciu­da­dano de me­dia­na edad -ta­rea ca­da vez más com­ple­ja, pues en su país La de­vo­ción

del sos­pe­cho­so X ha ga­na­do el im­por­tan­te pre­mio Nao­ki, sus li­bros se ven­den ya por mi­llo­nes y ori­gi­nan ver­sio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas; Goo­gle, ade­más, siem­pre es­tá dis­pues­to a se­ña­lar un ros­tro con el de­do de cual­quier lec­tor im­pa­cien­te-, Hi­gas­hino, sin em­bar­go, se re­ve­la en su li­te­ra­tu­ra co­mo un de­to­na­dor ca­paz de ha­cer sal­tar por los ai­res el te­dio y, con la onda ex­pan­si­va, de­rri­bar de pa­so unos cuan­tos pre­jui­cios en torno a la no­ve­la ne­gra en ge­ne­ral y a la li­te­ra­tu­ra ja­po­ne­sa con­tem­po­rá­nea en par­ti­cu­lar.

Há­bil in­ge­nie­ro a la ho­ra de di­se­ñar el me­ca­nis­mo de su no­ve­la y el per­fil -psi­co­ló­gi­co-de ca­da una de sus pie­zas, Hi­gas­hino con­si­gue un per­fec­to ar­te­fac­to de re­lo­je­ría cu­yo fi­nal des­lum­bra al ex­plo­tar.

Las com­pa­ra­cio­nes son...

El au­tor de La de­vo­ción... es so­bre to­do un crea­dor de tra­mas, un te­je­dor de ideas. La am­bi­ción li­te­ra­ria de Hi­gas­hino, an­ti­guo in­ge­nie­ro au­to­mo­vi­lís­ti­co con­ver­ti­do con el tiem­po en es­cri­tor, tie­ne más que ver con la ac­ti­va­ción de re­sor­tes men­ta­les en el lec­tor y el desa­rro­llo psi­co­ló­gi­co de sus per­so­na­jes que con el me­ca­nis­mo de re­com­pen­sa emo­cio­nal ins­ta­la­do en otro pú­bli­co afín a un ti­po dis­tin­to de his­to­rias más, di­ga­mos, pre­de­ci­bles. Tal vez por ello, el gé­ne­ro ne­gro su­po­nía la elec­ción más in­te­li­gen­te pa­ra es­te au­tor, con to­da la es­tre­chez de esa eti­que­ta pa­ra un li­bro co­mo La de

vo­ción del sos­pe­cho­so X, crónica de un cri­men anun­cia­do y de un re­to cien­tí­fi­co y po­li­cial que ya ha arra­sa­do en las lis­tas de ven­tas de paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do, don­de la pren­sa - The

Ti­mes, en con­cre­to-no ha tar­da­do en com­pa­rar a Hi­gas­hino con Stieg Lars­son. El sí­mil no pa­re­ce gra­tui­to pues am­bos au­to­res com­par­ten bas­tan­tes más co­sas que la no­ve­la ne­gra co­mo mar­co, el cri­men co­mo pre­tex­to y la sa­ga co­mo for­ma­to: La de­vo­ción del sos­pe­cho­so X per­te­ne­ce a Dr. Ga­li­leo, se­rie de no­ve­las pro­ta­go­ni­za­da por Yu­ka­wa Ma­na­bu, un pro­fe­sor ex­cén­tri­co que se sir­ve de inusua­les aná­li­sis cien­tí­fi­cos pa­ra des­en­tra­ñar mis­te­rios cri­mi­na­les. La sa­ga ya ha si­do ob­je­to en Ja­pón de una se­rie de te­le­vi­sión y lle­gó en 2008 a las sa­las de ci­ne. No obs­tan­te, Hi­gas­hino no pier­de el nor­te en su mo­ti­va­ción a la ho­ra de es­cri­bir: “Quiero que la gen­te lea mi tra­ba­jo y lle­gue a en­ten­der có­mo pien­san, aman y odian los ja­po­ne­ses”, di­ce en una de sus es­ca­sas en­tre­vis­tas.

La pu­bli­ca­ción de La de­vo­ción... y el eco que pue­de te­ner la no­ve­la en Es­pa­ña pa­re­ce una ex­cu­sa ideal pa­ra re­vi­sar la

Hi­gas­hino es el úl­ti­mo de una lar­ga hi­le­ra de es­cri­to­res ja­po­ne­ses que triun­fan en to­do el mun­do pre­sen­cia de la me­jor li­te­ra­tu­ra ja­po­ne­sa mo­der­na y con­tem­po­rá­nea en nues­tras li­bre­rías. Pa­ra el lec­tor es­pa­ñol la de Ja­pón es, del si­glo XX has­ta aquí, una cul­tu­ra au­dio­vi­sual y tec­no­ló­gi­ca: des­de el gran ci­ne de Ku­ro­sa­wa o el de Ima­mu­ra a ico­nos de la se­rie B co­mo Godzilla; de la ex­plo­sión del man­ga con jo­yas co­mo

Aki­ra o El via­je de Chihi­ro a sa­gas del vi­deo­jue­go co­mo Fi­nal Fan­tasy. Tra­di­ción e in­no­va­ción. La so­cie­dad ja­po­ne­sa, en es­pe­cial la ur­ba­na, re­sul­ta a me­nu­do alie­nan­te pa­ra es­te pris­ma nues­tro con el que la ob­ser­va­mos: el vér­ti­go de su desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y la ima­gen de efi­cien­cia de los ja­po­ne­ses -y sus in­só­li­tas huel­gas-con­tras­ta con fe­nó­me­nos ca­da vez más fre­cuen­tes co­mo los des­em­plea­dos sin ho­gar o los hi­ki­ko­mo­ri -jó­ve­nes re­clui­dos en ca­sa por vo­lun­tad pro­pia-o la ven­ta de ro­pa in­te­rior fe­me­ni­na usa­da y de re­vis­tas so­bre me­no­res en ro­pa in­te­rior y ac­ti­tud pro­vo­ca­ti­va -pu­bli­ca­cio­nes per­fec­ta­men­te le­ga­les-. Los hi­jos adolescentes de esos mis­mos ja­po­ne­ses que lle­gan a Es­pa­ña con su son­ri­sa asép­ti­ca y su cá­ma­ra de fo­tos, leen por mi­llo­nes no­ve­las com­par­ti­das por men­sa­jes en sus mó­vi­les de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Pe­ro del mis­mo mo­do que esos ja­po­ne­ses creen re­co­no­cer al­go de su pro­pia esen­cia en el sen­ti­do de la en­tre­ga y del ho­nor que in­ter­pre­tan en el fla­men­co o las co­rri­das de to­ros, un es­pa­ñol pue­de acer­car­se a su li­te­ra­tu­ra con la mis­ma aten­ción y des­cu­brir que la alie­na­ción pue­de no ser tan­ta. Me­nos vio­len­ta que la de Ri­chard Cham­ber­lain en la se­rie Sho­gun; no tan tó­pi­ca co­mo la de Mi­chael Dou­glas en

Black Rain (Rid­ley Scott), y sí con­tem­po­rá­nea y abis­ma­da co­mo la de Lost in

trans­la­tion (So­fia Cop­po­la), don­de to­dos éra­mos un po­co Bill Mu­rray.

De­cir li­te­ra­tu­ra ja­po­ne­sa en Es­pa­ña es pen­sar en los hai­kus de Bas­ho, los cuen­tos de Aku­ta­ga­wa, la ma­ra­vi­llo­sa li­te­ra­tu­ra de Ka­wa­ba­ta y la de su dis­cí­pu­lo, el irre­pe­ti­ble Mis­hi­ma. El No­bel Ken­za­bu­ro Oe, los tex­tos de Ta­ni­za­ki y best-se­llers co­mo el men­cio­na­do Mu­ra­ka­mi, o Na­ka­mu­ra, pro­ba­ble­men­te sean las pri­me­ras re­fe­ren­cias en la me­mo­ria del lec­tor. No ha­ce tan­to que Fu­kus­hi­ma nos ha re­cor­da­do a to­dos la im­per­ma­nen­cia de las co­sas. Co­mo la flor del ce­re­zo, to­da be­lle­za es efí­me­ra, pe­ro al me­nos la de la me­jor li­te­ra­tu­ra ja­po­ne­sa pro­me­te el

awa­re, esa con­mo­ción, una de­vo­ción sos­pe­cho­sa de atra­par al lec­tor.

60

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.