Mo­nos

Ha lle­ga­do la ho­ra de to­mar­nos en se­rio la ad­ver­ten­cia que El pla­ne­ta de los si­mios lle­va ha­cién­do­nos ha­ce 40 años.

Tiempo - - VISIONES - SAN­TIA­GO RON­CA­GLIO­LO

En la nue­va pe­lí­cu­la la ava­ri­cia ha­ce que la me­di­ci­na ALZ112 cai­ga en ma­nos equi­vo­ca­das y pe­lu­das

vi­vi­mos tiem­pos apo­ca­líp­ti­cos. Nos desa­yu­na­mos to­das las ma­ña­nas le­yen­do so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal, el au­men­to del ham­bre o la de­ba­cle fi­nan­cie­ra. Pe­ro cre­ce una ame­na­za peor y si­len­cio­sa. Pen­de so­bre no­so­tros una ca­tás­tro­fe de la que nin­gún me­dio de pren­sa ha­bla, sea por cons­pi­ra­ción, por in­cre­du­li­dad o por mie­do: la po­si­bi­li­dad te­rri­ble de que una hor­da de mo­nos se apo­de­re el pla­ne­ta.

Por suerte te­ne­mos el ci­ne, que se an­ti­ci­pa a la reali­dad. Las pe­lí­cu­las de fic­ción ya han pre­di­cho mo­men­tos his­tó­ri­cos co­mo los es­car­ceos se­xua­les de Clin­ton (Es­cán­da­lo en la Ca­sa Blan­ca) o el di­vor­cio de Woody Allen (Ma­ri­dos y es­po­sas). Por eso, si una sa­ga co­mo el El pla­ne­ta de los si­mios cum­ple más de 40 años ad­vir­tién­do­nos de los pla­nes si­nies­tros de los ma­ca­cos, creo que ha lle­ga­do el mo­men­to de to­mar­la en se­rio.

Tran­qui­los, eco­lo­gis­tas: ni la pri­me­ra en­tre­ga de la sa­ga, de 1968, ni la úl­ti­ma, que aún se pue­de ver en sa­las, plan­tea erra­di­car a los mo­nos. Por el con­tra­rio, en am­bas pe­lí­cu­las, el vi­llano de la his­to­ria es el ser hu­mano, ese bi­cho ig­no­ran­te y vio­len­to que, por pre­sun­tuo­so que se pon­ga, no tie­ne más mé­ri­tos que un chim­pan­cé bien en­tre­na­do pa­ra rei­nar so­bre es­te pla­ne­ta.

Aho­ra bien, ca­da uno de esos fil­mes cul­pa del desas­tre a di­fe­ren­tes de­bi­li­da­des de la ra­za hu­ma­na. El de 1968 es ca­si una te­sis fi­lo­só­fi­ca. El as­tro­nau­ta Charl­ton Hes­ton -que su­pon­go que aún no di­ri­gía la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle-co­mien­za la pe­lí­cu­la fu­man­do un ha­bano mien­tras en­vía un men­sa­je de ra­dio a la Tie­rra, que ha aban­do­na­do ha­ce 700 años. Re­fle­xi­vo, Hes­ton pre­gun­ta: “¿Se­gui­rán los hom­bres lu­chan­do con­tra sus her­ma­nos?”. La res­pues­ta le lle­ga en la es­ce­na fi­nal, cuan­do des­cu­bre que el pla­ne­ta de los si­mios es el su­yo, una Tie­rra muer­ta víc­ti­ma de la ener­gía nu­clear. Y llo­ra: “¡Mal­di­tos, lo han des­trui­do to­do! ¡Mal­di­tas las gue­rras!”.

Por suerte, la ma­yor par­te de las pre­dic­cio­nes de El pla­ne­ta de los si­mios fa­lla­ron. Hoy en día, en las na­ves es­pa­cia­les es­tá prohi­bi­do fu­mar. Y los pre­su­pues­tos pa­ra la NASA no per­mi­ten pla­near vue­los de 700 años, ni si­quie­ra de siete días. So­bre to­do, y con el per­mi­so de Irán, la bom­ba ató­mi­ca ya no es el prin­ci­pal mie­do de los oc­ci­den­ta­les.

Por eso, a pe­sar de su tí­tu­lo, El ori­gen del pla­ne­ta de los si­mios es muy di­fe­ren­te que su an­te­ce­so­ra. Pa­ra em­pe­zar, los diá­lo­gos so­bre el sig­ni­fi­ca­do del ser hu­mano han si­do rem­pla­za­dos por pla­nos de ata­ques con­tra he­li­cóp­te­ros o mor­dis­cos de fie­ras. Y de ma­ne­ra más elo­cuen­te, en es­ta his­to­ria, el hom­bre no cae víc­ti­ma de sus an­sias gue­rre­ras, sino de su am­bi­ción: los co­le­gas cien­tí­fi­cos de Ja­mes Fran­co son de­ma­sia­do ava­ri­cio­sos pa­ra ha­cer las prue­bas que re­quie­re su me­di­ci­na ALZ 112. La po­ten­cian sin con­trol, has­ta que cae en ma­nos equi­vo­ca­das y pe­lu­das.

En 1968, con la Guerra Fría en el ai­re y los chi­cos ne­gán­do­se a ir a Viet­nam, nues­tra peor pe­sa­di­lla era el ar­ma nu­clear. Hoy, con los tra­ba­ja­do­res per­dien­do sus pues­tos y las fa­mi­lias en­deu­da­das, nues­tro mie­do es la ava­ri­cia. Su­pon­go que eso re­pre­sen­ta un pro­gre­so aunque, al pa­re­cer, na­da nos li­bra­rá de ce­der la pos­ta a nues­tros co­le­gas de los ár­bo­les. Al pa­re­cer, no lo ha­rán mu­cho peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.