Los gran­des bár­ba­ros

El li­bro más pe­li­gro­so. Ch­ris­top­her B. Krebs (Crí­ti­ca). De có­mo los na­zis bus­ca­ron un vie­jo tex­to la­tino que te­nían por sa­gra­do.

Tiempo - - CULTURA - LUIS ALGORRI

cor­ne­lio tá­ci­to, en los pri­me­ros tiem­pos del rei­na­do de Tra­jano, es­cri­bió su De ori­gi­ne et si­tu Ger­ma­no­rum, ge­ne­ral­men­te co­no­ci­do co­mo Ger­ma­nia, y ano­tó: “Soy de los que creen que los pue­blos de Ger­ma­nia no se han al­te­ra­do por en­la­ces con nin­gu­na otra na­ción y que son una ra­za sin­gu­lar, ge­nui­na y se­me­jan­te so­lo a sí mis­ma”. Bue­na la hi­zo. Tá­ci­to, his­to­ria­dor, nun­ca ha­bía vis­to a los ger­ma­nos: ha­bla­ba de lo que le con­ta­ban los sol­da­dos que ve­nían del Nor­te. De he­cho se ar­ma un no­ta­ble lío con las de­ce­nas de pue­blos dis­tin­tos a los que reúne ba­jo ese nom­bre, pe­ro lo ha­ce -co­mo to­dos los ro­ma­nos de los buenos tiem­pos-des­de el res­pe­to. Les te­me, pe­ro por­que les ad­mi­ra y por­que sa­be que con­ser­van vir­tu­des que, a su jui­cio, los pro­pios ro­ma­nos es­ta­ban per­dien­do (¡y era el si­glo I!). Krebs re­la­ta, con pre­ci­sión his­tó­ri­ca y una pro­sa es­plén­di­da, có­mo los na­zis (en la fo­to, Himm­ler) in­ten­ta­ron por to­dos los me­dios ha­cer­se con la co­pia an­ti­quí­si­ma del li­bro de Tá­ci­to, tex­to que con­si­de­ra­ban (muy exa­ge­ra­da­men­te) un can­to de ala­ban­za épi­co y fun­da­cio­nal del pue­blo ale­mán. Ocu­rre con fre­cuen­cia: cuán­tos pue­blos han ten­di­do a con­si­de­rar sa­gra­dos los li­bros más o me­nos ve­ro­sí­mi­les que otros, o in­clu­so los pro­pios in­tere­sa­dos, es­cri­bie­ron so­bre ellos. Lo di­ce Krebs: “Los ro­ma­nos ha­bían con­fia­do en los ger­ma­nos más que los ger­ma­nos mis­mos”. Pa­sa ca­si siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.