La ver­dad so­bre la muer­te de Ham­marsk­jöld

NDO­LA (RHO­DE­SIA DEL NOR­TE), NO­CHE DEL 17 AL 18 DE SEP­TIEM­BRE DE 1961 · El avión del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das se es­tre­lla por causas des­co­no­ci­das.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Dag Ham­marsk­jöld iba a con­se­guir al­go cuan­do lo ma­ta­ron. Fí­jen­se bien lo que di­go: cuan­do lo ma­ta­ron”. Quien ha­cía es­ta ro­tun­da afir­ma­ción muy po­co des­pués de la muer­te del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU no era par­te en el con­flic­to del Con­go, ni tam­po­co un pe­rio­dis­ta in­tere­sa­do en una bue­na his­to­ria de cons­pi­ra­cio­nes. Era un gran es­ta­dis­ta ya re­ti­ra­do, el ex­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos Harry Tru­man.

Dag Ham­marsk­jöld, en su oc­ta­vo año co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, ha­bía de­ci­di­do ju­gar fuer­te en el Con­go. La enor­me ex­co­lo­nia bel­ga ha­bía al­can­za­do su in­de­pen­den­cia el 30 de ju­nio de 1960, y de in­me­dia­to ca­yó en el caos y la guerra ci­vil. El pri­mer mi­nis­tro Pa­tri­ce Lu­mum­ba fue ase­si­na­do en enero del 61, mien­tras que la pro­vin­cia de Ka­tan­ga, de un va­lor es­tra­té­gi­co in­cal­cu­la­ble co­mo gran pro­duc­to­ra mun­dial de ura­nio y co­bal­to, se pro­cla­mó in­de­pen­dien­te del Con­go, res­pal­da­da por Bél­gi­ca e In- gla­te­rra, que te­nían gran­des in­tere­ses eco­nó­mi­cos en sus mi­nas.

La ONU en­vió un nu­me­ro­so con­tin­gen­te fuer­zas de paz pa­ra res­ta­ble­cer el or­den, pe­ro el 13 de sep­tiem­bre de 1961 los cas­cos azu­les ha­bían pa­sa­do de me­dia­do­res a par­te en el con­flic­to, ata­can­do a los se­ce­sio­nis­tas ka­tan­gue­ños pa­ra man­te­ner la uni­dad del país. El je­fe de Ka­tan­ga, Moisés Ts­hom­bé, ha­bía con­tra­ta­do un pe­que­ño pe­ro efi­caz con­tin­gen­te de mer­ce­na­rios eu­ro­peos que hi­cie­ron fra­ca­sar la ofen­si­va de la ONU.

Ham­marsk­jöld de­ci­dió ne­go­ciar con Ts­hom­bé, y se con­vo­có un en­cuen­tro en la ve­ci­na Rho­de­sia del Nor­te (hoy Zam­bia), al que tam­bién acu­di­ría el en­via­do bri­tá­ni­co a la zo­na de con­flic­to, lord Al­port. La ONU no con­ta­ba con avio­nes de es­col­ta y por te­mor a la avia­ción ka­tan­gue­ña –so­lo unos Fou­ga-Ma­gis­ter de en­tre­na­mien­to, ar­ma­dos pa­ra com­ba­te-se de­ci­dió que el DC-6 de Ham­marsk­jöld vo­la­ra de no­che, en si­len­cio ra­dio, y dan­do un gran ro­deo pa­ra al­can­zar el ae­ró­dro­mo rho­de­siano de Ndo­la sin so­bre­vo­lar Ka­tan­ga.

Ha­cia la me­dia­no­che del 17 de sep­tiem­bre, el DC-6 lle­gó a Ndo­la y man- tu­vo un breve con­tac­to por ra­dio con la torre de con­trol. Tra­zó un círcu­lo pa­ra ini­ciar el ate­rri­za­je y se per­dió en la no­che. Las au­to­ri­da­des con­clu­ye­ron que ha­bía vuel­to a Leo­pold­vi­lle sin de­ci­dir­se a ate­rri­zar y ce­rra­ron el ae­ro­puer­to yén­do­se a dor­mir, pe­ro unos car­bo­ne­ros que tra­ba­ja­ban en un bos­que cer­cano vie­ron al DC-6 de Ham­marsk­jöld se­gui­do de otro avión más pe­que­ño que pa­re­cía hos­ti­gar­lo, y del que en un mo­men­to da­do sa­lie­ron len­guas de fue­go. Des­pués el DC-6 se es­tre­lló en el bos­que y el avión pe­que­ño des­apa­re­ció.

Teo­rías del mag­ni­ci­dio.

In­me­dia­ta­men­te sur­gie­ron dos ver­sio­nes de los he­chos. Pa­ra las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas de Rho­de­sia, que rea­li­za­ron una in­ves­ti­ga­ción del su­ce­so, se tra­ta­ba de un sim­ple ac­ci­den­te aé­reo; las de­cla­ra­cio­nes de los car­bo­ne­ros y otros tes­ti­gos ne­gros que ha­bla­ban de un “avión pe­que­ño” hos­ti­gan­do al DC-6 no fue­ron te­ni­das en cuen­ta. Otra in­ves­ti­ga­ción de las Na­cio­nes Uni­das lle­ga­ría a la mis­ma con­clu­sión, y el Go­bierno de Sue­cia, de don­de Ham­marsk­jöld era el hi­jo más pro­mi­nen­te, la acep­tó.

Sin em­bar­go la opi­nión pú­bli­ca sue­ca, al igual de Tru­man, es­ta­ba con­ven­ci­da de que ha­bían de­rri­ba­do el avión pa­ra aca­bar con la vi­da de Ham­marsk­jöld, un hom­bre en­fren­ta­do a po­de­ro­sos enemi­gos (véa­se re­cua­dro). Y por su­pues­to, en Áfri­ca y en el Ter­cer Mun­do en ge­ne­ral creían a pies jun­ti­llas en la teo­ría del mag­ni­ci­dio, da­da la pos­tu­ra no su­pe­di­ta­da a Oc­ci­den­te que Ham­marsk­jöld man­te­nía en el Con­go. “Fue víc­ti­ma de un ata­que de­li­be­ra­do, ins­pi­ra­do por In­gla­te­rra y eje­cu­ta­do por sir Roy We­lensky, pri­mer mi­nis­tro de la Fe­de­ra­ción Rho­de­sia­na, y por Ts­hom­bé, ese trai­dor afri­cano de Ka­tan­ga”, re­su­mía la opi­nión afri­ca­na un dia­rio de Gha­na, re­co­gi­do por Abc, que trans­mi­tía a la opi­nión es­pa­ño­la la idea del mag­ni­ci­dio.

En los años si­guien­tes se desa­rro­lla­ron to­do ti­po de teo­rías al­ter­na­ti­vas al ata­que de un avión ka­tan­gue­ño, des­de la bom­ba co­lo­ca­da en el DC-6 an­tes de des­pe­gar has­ta un se­cues­tra­dor que, tras es­tre­llar­se el avión, se ha­bría sal­va­do mi­la­gro­sa­men­te. Sin em­bar­go la ex­pli­ca­ción más plausible a la muer­te de Ham­marsk­jöld se dio en París, una dé­ca­da des­pués.

A prin­ci­pios de los 70 se pre­sen­tó en la ofi­ci­na de la Uni­ted Press In­ter­na­tio­nal (UPI) de París un in­di­vi­duo, evi­den­te­men­te re­la­cio­na­do con el mun­do de los mer­ce­na­rios, que pre­ten­día ven­der la his­to­ria de lo que ha­bía pa­sa­do de ver­dad aque­lla no­che en Rho­de­sia. La UPI era una agen­cia de pren­sa clá­si­ca que so­la­men­te tra­ba­ja­ba so­bre no­ti­cias feha­cien­tes, pe­ro el di­rec­tor lla­mó a un ami­go que po­día es­tar in­tere­sa­do en el te­ma, Clau­de de Ke­mou­la­ria.

Ke­mou­la­ria era di­plo­má­ti­co, pe­ro no un di­plo­má­ti­co cual­quie­ra, lle­ga­ría a em­ba­ja­dor de Fran­cia en la ONU en la épo­ca de Mit­te­rrand; en el Con­go ha­bía si­do con­se­je­ro de Dag Ham­marsk­jöld, de ma­ne­ra que se reunió con los mer­ce­na­rios, pres­tán­do­les oí­dos, y lue­go cré­di­to. Se­gún es­tos, se ha­bían en­via­do a in­ter­cep­tar el vue­lo de Ham­marsk­jöld no uno, sino dos avio­nes Fou­ga-Ma­gis­ter ka­tan­gue­ños. Su mi­sión no era ma­tar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, sino obli­gar­le a ir a Ka­tan­ga, no es­tá cla­ro con qué pro­pó­si­to, aunque se adu­ce que el man­do mi­li­tar de la secesión ka­tan­gue­ña –de­ten­ta­do por un ofi­cial bel­ga, el te­nien­te co­ro­nel La­mou­li­ne-que­ría tra­tar di­rec­ta­men­te con él. Se­ría pues un se­cues­tro aé­reo, pe­ro no eje­cu­ta­do des­de den­tro del avión de Ham­marsk­jöld, sino des­de fue­ra. So­la­men­te uno de los Fou­ga-Ma­gis­ter lo­ca­li­zó el DC-6

Un error del avión que pre­ten­día des­viar el vue­lo de Ham­marsk­jöld pro­vo­có el ac­ci­den­te mor­tal

del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU. Iba a los man­dos un pi­lo­to bel­ga lla­ma­do De Beu­kels, que se pu­so en la ver­ti­cal del DC-6 y le di­jo por ra­dio al co­man­dan­te que de­bía vo­lar a Ka­mi­na. El co­man­dan­te res­pon­dió que te­nía que con­sul­tar la de­ci­sión con sus pa­sa­je­ros, pe­ro tras unos mo­vi­mien­tos du­bi­ta­ti­vos el avión si­guió rea­li­zan­do la ma­nio­bra de ate­rri­za­je.

En­ton­ces De Beu­kels ac­tuó co­mo ha­cen los avio­nes de com­ba­te cuan­do quie­ren obli­gar a un apa­ra­to ci­vil a cam­biar de rum­bo: dis­pa­ró unas rá­fa­gas de ad­ver­ten­cia con ba­las tra­za­do­ras. Des­gra­cia­da­men­te no de­bía ser pre­ci­sa­men­te un as de la avia­ción y las ba­las al­can­za­ron ac­ci­den­tal­men­te la co­la del DC-6. Tam­bién ca­be que no al­can­za­sen las rá­fa­gas al DC-6, pues en el in­for­me ofi­cial no se se­ña­la­ban im­pac­tos de ba­la en el fu­se­la­je, pe­ro que el pi­lo­to, asus­ta­do, in­ten­ta­se eva­dir­se del ata­que y eso le lle­va­ra a es­tre­llar­se.

De Beu­kels re­gre­só lleno de frustración a su base de Kol­we­zi y fue so­me­ti­do a encuesta por un con­se­jo de guerra pre­si­di­do por el te­nien­te co­ro­nel La­mou­li­ne, en el que for­ma­ban par­te re­pre­sen­tan­tes de la Union Mi­niè­re y, se­gún creía, un re­pre­sen­tan­te del Go­bierno bel­ga, los po­de­res que es­ta­ban de­trás de la secesión de Ka­tan­ga.

Ke­mou­la­ria acu­dió al em­ba­ja­dor sue­co, pen­san­do que es­ta ver­sión de la muer­te de Ham­marsk­jöld era creí­ble y que el Go­bierno de Es­to­col­mo es­ta­ría in­tere­sa­do en acla­rar el asun­to. El 15 de no­viem­bre de 1974 el em­ba­ja­dor sue­co se reunió con los mer­ce­na­rios e in­for­mó de lo tra­ta­do al pri­mer mi­nis­tro Olof Pal­me, pe­ro su Go­bierno no es­ti­mó per­ti­nen­te re­vi­sar el asun­to. Al fin y al ca­bo, las pro­pias Na­cio­nes Uni­das da­ban por bue­na la ver­sión del ac­ci­den­te aé­reo.

Ac­ci­den­te, sí. Pe­ro pro­vo­ca­do por unas rá­fa­gas de ba­las tra­za­do­ras.

Los res­tos de Ham­marsk­jöld. Po­li­cías rho­de­sia­nos blan­cos y ne­gros trans­por­tan el fé­re­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.