Ho­te­les pa­ra mu­je­res

Ade­más del ocio, ellas re­pre­sen­tan un seg­men­to im­por­tan­te en el tu­ris­mo de ne­go­cio. Por ello, mu­chos es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros di­ri­gen aho­ra su ofer­ta al pú­bli­co fe­me­nino con un ti­po de ha­bi­ta­cio­nes adap­ta­das a sus ne­ce­si­da­des y gus­tos.

Tiempo - - SOCIEDAD - CELIA LORENTE clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Es­tos ho­te­les se de­no­mi­nan a sí mis­mos co­mo Fe­ma­le Friendly (“ami­gos de las mu­je­res”) y ade­más de adap­tar las ha­bi­ta­cio­nes a los gus­tos fe­me­ni­nos, al­gu­nos cuen­tan in­clu­so con ase­so­res per­so­na­les de mo­da que las acom­pa­ñan a ha­cer shop­ping, pro­fe­so­res de yo­ga, en­tre­na­do­res per­so­na­les o die­tis­tas. Las fé­mi­nas son tre­men­da­men­te exi­gen­tes co­mo clien­tas ho­te­le­ras y has­ta aho­ra no se ha­bía pen­sa­do en ellas ni en sus ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas co­mo usua­rias in­di­vi­dua­les. Ellas se fi­jan mu­cho más que los hom­bres, no so­lo en el con­jun­to del es­ta­ble­ci­mien­to sino tam­bién en los de­ta­lles y sue­len rea­li­zar una ins­pec­ción ex­haus­ti­va del lu­gar don­de se alo­jan. ¿Y qué es lo pri­me­ro que ha­cen al en­trar en una ha­bi­ta­ción de ho­tel? Se­gún un es­tu­dio de Sy­no­va­te pa­ra NH, el pri­mer pa­so es com­pro­bar el es­ta­do del ba­ño (72,6%), el si­guien­te, mi­rar por la ven­ta­na pa­ra ver las vis­tas (71,7%) y en ter­cer lu­gar, re­vi­sar ca­jo­nes y ar­ma­rios. Los ser­vi­cios adi­cio­na­les más apre­cia­dos por las fé­mi­nas son la pis­ci­na, lue­go el spa -el 60% es­tán dis­pues­tas a pa­gar más por te­ner­lo in­clui­do-, y el gim­na­sio. Aunque a la ho­ra de de­ci­dir­se por un ho­tel son prác­ti­cas y lo pri­me­ro que mi­ran es su ubi­ca­ción.

NH Ho­te­les en­car­gó es­te es­tu­dio cons­cien­te de que las ne­ce­si­da­des de los clien­tes son dis­tin­tas de­pen­dien­do de su se­xo. La mul­ti­na­cio­nal fue pio­ne­ra con la crea­ción de Wo­man Sty­le, un ser­vi­cio es­pe­cial­men­te de­di­ca­do a la mu­jer que se re­fle­ja en ha­bi­ta­cio­nes di­se­ña­das y pen­sa­das pa­ra ella. Una ha­bi­ta­ción Wo­man Sty­le cuen­ta, en­tre otros as­pec­tos, con ca­na­les de te­le­vi­sión de es­ti­lo de vi­da y mo­da, re­vis­tas fe­me­ni­nas es­pe­cia­li­za­das, al­bor­noz y za­pa­ti­llas de la ta­lla M, se­ca­dor de pe­lo de al­ta po­ten­cia, es­pe­jo de au­men­to, de­ta­lles gra­tui­tos y el kit de ba­ño ex­clu­si­vo de NH Ho­te­les Agua de la Tie­rra, que in­clu­ye cre­ma cor­po­ral, des­ma­qui­lla­dor, guan­te de crin o bál­sa­mo la­bial. Tan­to los NH co­mo los ho­te­les Hes­pe­ria, fu­sio­na­dos con es­ta ca­de­na, tie­nen has­ta un 10% de sus ha­bi­ta­cio­nes Wo­man Sty­le. El pro­ce­di­mien­to que se si­gue en am­bos ca­sos es el mis­mo, cuan­do el ho­tel iden­ti­fi­ca clien­tes mu­je­res, di­rec­ta­men­te les re­ser­va una ha­bi­ta­ción de es­te ti­po sin nin­gún car­go ex­tra has­ta ago­tar dis­po­ni­bi­li­dad.

La ca­de­na Man­da­rin Orien­tal ha en­fo­ca­do su apues­ta por el pú­bli­co fe­me­nino idean­do di­ver­ti­dos packs ex­clu­si­vos pa­ra ellas. Así su ho­tel Man­da­rin Orien­tal de Nue­va York se ha aso­cia­do con una de las mar­cas de cham­pán más ex­clu­si­vas del mun­do pa­ra crear una gla­mu­ro­sa es­ca­pa­da pa­ra chi­cas en Man­hat­tan: una

Pyjama Party Moët Chan­don. Se tra­ta de que cua­tro ami­gas se ins­ta­len en una de las ha­bi­ta­cio­nes más lu­jo­sas del Man­da­rin Orien­tal New York mien­tras ade­más apro­ve­chan pa­ra rea­li­zar shop­ping en una de las ciu­da­des más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do. El pack Pyjama Party

Moët Chan­don in­clu­ye una no­che en una sui­te pa­ra cua­tro per­so­nas, o una no­che en una sui­te conectada a una ha­bi­ta­ción pa­ra cua­tro per­so­nas; dos bo­te­llas de Moët Chan­don Im­pe­rial por sui­te o ha­bi­ta­ción; manicuras y pe­di­cu­ras en el

spa cin­co es­tre­llas del ho­tel; shop­ping

Pla­nes pa­ra chi­cas co­mo el Pyjama Party Moët Chan­don del Man­da­rin Orien­tal New York es­tán de mo­da

Vip en Saks Fifth Ave­nue con un ase­sor de ima­gen per­so­nal. Ade­más, una se­lec­ción de pe­lí­cu­las ex­clu­si­vas pa­ra chi­cas. Los pre­cios os­ci­lan en­tre los 3.250 dó­la­res (unos 2.400 eu­ros) por una no­che de alo­ja­mien­to en sui­te pa­ra dos per­so­nas, y a par­tir de 5.000 dó­la­res (unos 3.700 eu­ros) por una no­che de alo­ja­mien­to en

sui­te con ha­bi­ta­cio­nes co­nec­ta­das pa­ra un má­xi­mo de cua­tro per­so­nas. El pack es­tá dis­po­ni­ble has­ta el 30 de abril.

Cui­dar el cuer­po.

Si no se quie­re via­jar has­ta Nue­va York, el Man­da­rin Orien­tal de Bar­ce­lo­na, ofre­ce un plan de be­lle­za pa­ra ellas. Su spa, uno de los más se­lec­tos de la Ciu­dad Con­dal, si­tua­do en el Paseo de Gra­cia, cuen­ta con los tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos de Lin­da Me­re­dith. Un buen reclamo pa­ra que las mu­je­res se alo­jen en él, ya que en el Reino Uni­do es­ta es­te­ti­cis­ta es co­no­ci­da co­mo la “rei­na de los tra­ta­mien­tos fa­cia­les”. Su pres­ti­gio­so cen­tro de be­lle­za si­tua­do en una de las zo­nas más ex­clu­si­vas de Londres, Knights­brid­ge, re­ci­be a al­gu­nos de los ros­tros más fa­mo­sos del pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal: Clau­dia Schif­fer, Co­lin Firth, Ma­don­na, Ka­te Moss, Ste­lla Mc­Cart­ney o Naomi Camp­bell son so­lo al­gu­nos de sus clien­tes ha­bi­tua­les.

Otro ho­tel que apues­ta por los “pla­nes de chi­cas” es el In­ter­con­ti­nen­tal de Ma­drid. To­dos los jue­ves re­ser­va su res­tau­ran­te El jar­dín del In­ter­con­ti­nen­tal pa­ra lo que de­no­mi­na “ce­nas pa­ra ellas”. En un en­torno clá­si­co-con­tem­po­rá­neo las clien­tes ini­cian la ve­la­da co­mo en la se­rie Se­xo en Nue­va York con un de­li­cio­so cóc­tel Cos­mo­po­li­tan. Des­pués pa­san a la me­sa, don­de el chef Jo­sé Lu­que les ofre­ce una crea­ti­vo me­nú de­gus­ta­ción ba­sa­do en la co­ci­na me­di­te­rrá­nea de au­tor. Ade­más las asis­ten­tes re­ci­bi­rán un ex­clu­si­vo

re­ga­lo de la jo­ye­ría Ca­rre­ra y Ca­rre­ra , con­ti­nuan­do con la ini­cia­ti­va del ho­tel de co­la­bo­rar con fir­mas de al­ta ga­ma. El pre­cio, 39 eu­ros.

Ade­más es­te ho­tel ofre­ce a to­das las fé­mi­nas el pro­gra­ma Mu­je­res Via­je­ras, que apues­ta por pro­gra­mas es­pe­cia­les en alo­ja­mien­to y gas­tro­no­mía. Con un pre­cio de 199 eu­ros, in­clu­ye dos no­ches en ha­bi­ta­ción De­lu­xe, desa­yuno buf­fet, ame­ni­ties es­pe­cia­les de be­lle­za de la lí­nea Adol­fo Do­mín­guez y pro­duc­tos sa­lu­da­bles a la lle­ga­da (zu­mos, fru­tas y ba­rri­tas ener­gé­ti­cas). Pa­ra los mo­men­tos de ocio, el ho­tel ofre­ce un ma­sa­je re­la­jan­te de me­dia ho­ra. Gra­cias a un acuer­do de co­la­bo­ra­ción con el cen­tro outlet Las Ro­zas Vi­lla­ge, las be­ne­fi­cia­rias de es­te pro­gra­ma re­ci­ben tam­bién una Vip card que in­clu­ye un 10% de des­cuen­to en sus más de 100 bou­ti­ques, in­vi­ta­ción a un me­nú brunch y tras­la­do des­de el ho­tel a un pre­cio es­pe­cial. Pa­ra Christophe Lau­re, di­rec­tor ge­ne­ral del ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal de Ma­drid “ca­da día un ma­yor nú­me­ro de mu­je­res se alo­jan en el ho­tel y que­re­mos que ellas se sien­tan tan bien co­mo en sus ca­sas. Sa­be­mos que pre­fie­ren en­con­trar en sus ha­bi­ta­cio­nes pro­duc­tos en­fo­ca­dos a sus há­bi­tos de ocio y con­su­mo y eso es lo que que­re­mos ofre­cer­les. Las ce­nas pa­ra ellas si­guen es­ta lí­nea, que­re­mos que pue­dan com­par­tir es­te es­pa­cio con sus ami­gas o con otras mu­je­res en un am­bien­te có­mo­do pa­ra ellas”.

Pen­san­do en las eje­cu­ti­vas.

La ca­de­na ho­te­le­ra Vinc­ci, es­pe­cia­li­za­da en ho­te­les de cua­tro y cin­co es­tre­llas en en­tor­nos ur­ba­nos y va­ca­cio­na­les, pen­san­do en que las mu­je­res eje­cu­ti­vas se sien­tan lo más có­mo­das po­si­ble, les ofre­ce ha­bi­ta­cio­nes equi­pa­das pa­ra sus ne­ce­si­da­des. Las ha­bi­ta­cio­nes pa­ra ellas sue­len en­con­trar­se en la par­te más al­ta de sus ho­te­les, dis­po­nen de co­ne­xión a In­ter­net wi­fi de gran ve­lo­ci­dad, pren­sa gra­tui­ta y re­vis­tas fe­me­ni­nas. En al­gu­nas oca­sio­nes y de­pen­dien­do de los ser­vi­cios del ho­tel, ade­más se ofer­tan pa­que­tes es­pe­cia­les de alo­ja­mien­to y tra­ta­mien­tos

El ho­tel Ar­te­mi­sia en Ber­lín es so­lo pa­ra mu­je­res y en él has­ta el ser­vi­cio es ex­clu­si­va­men­te fe­me­nino

de sa­lud y be­lle­za en los Nam­mu Areas Spa, pen­sa­dos so­bre to­do pa­ra las eje­cu­ti­vas a las que en su día a día les re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar tiem­po pa­ra de­di­car­se a sí mis­mas. En es­tas pro­mo­cio­nes hay in­tere­san­tes des­cuen­tos y ser­vi­cios, con ac­ce­so a pis­ci­na, gim­na­sio, spa, sau­na, tra­ta­mien­tos fa­cia­les y cor­po­ra­les y pro­gra­mas de re­la­ja­ción pre­via­men­te di­se­ña­dos.

Tam­bién Vinc­ci ha di­se­ña­do unos ame­ni­ties es­pe­cí­fi­cos de be­lle­za: le­che des­ma­qui­lla­do­ra, al­go­do­nes pa­ra desmaquillar, pro­duc­tos de hi­gie­ne ín­ti­ma, cos­mé­ti­cos es­pe­cí­fi­cos o ge­les aro­má­ti­cos pa­ra to­mar un buen ba­ño tras una dura jornada de tra­ba­jo. “El he­cho de que una mu­jer tra­ba­ja­do­ra pue­da de­jar de preo­cu­par­se del ne­ce­ser de mano, por­que tie­ne la cer­te­za de que el ho­tel en el que se hos­pe­da se ha en­car­ga­do de esa cues­tión, mar­ca la di­fe­ren­cia a la ho­ra de fi­de­li­zar a di­cho clien­te. Y no hay que ol­vi­dar que tras la en­tra­da en vi­gor de la nue­va nor­ma­ti­va aé­rea de se­gu­ri­dad es­ta ini­cia­ti­va fa­ci­li­ta la vi­da de las mu­je­res”, ase­gu­ran des­de la ca­de­na.

En Eu­ro­pa los ejem­plos son múl­ti­ples. El ex­clu­si­vo Grand Ho­tel Os­lo fue uno de los pri­me­ros en dis­pen­sar un tra­to pre-

fe­ren­te a las mu­je­res; El Lady’s First Zu­rich tam­bién fue de los pio­ne­ros y ade­más es­tá ín­te­gra­men­te ges­tio­na­do por mu­je­res; o el Ar­te­mi­sia, en Ale­ma­nia, un pe­que­ño y co­que­to ho­tel de Ber­lín, con so­lo 19 ha­bi­ta­cio­nes, ex­clu­si­vo pa­ra ellas y en el que has­ta el ser­vi­cio es fe­me­nino. Tam­bién el Gran­ge City Ho­tel, en Londres, tie­ne, en una plan­ta apar­ta­da, 68 ha­bi­ta­cio­nes fe­me­ni­nas con mirilla y do­ble pes­ti­llo en la puer­ta, pues­to que, se­gún Gran­ge City, a las mu­je­res les gus­ta sen­tir­se se­gu­ras cuan­do via­jan so­las. El Ha­mil­ton Crow­ne Pla­za en Washington tie­ne in­clu­so un ser­vi­cio de es­col­ta pa­ra ellas. El Nau­ni Sin­ga­pur, tam­bién cuen­ta con una sex­ta plan­ta de­di­ca­da a las mu­je­res con ac­ce­so ex­clu­si­vo y puer­ta de se­gu­ri­dad. Ade­más, pa­ra re­la­jar­se una vez en la ha­bi­ta­ción cuen­ta con un cuar­to de yo­ga, sá­ba­nas de se­da, aro­ma­te­ra­pia y re­vis­tas de mo­da. O el fu­tu­ris­ta Be­lla Sky Com­well de Co­pen­ha­gue que, con una ar­qui­tec­tu­ra ul­tra­mo­der­na, ofre­ce en su Be­lla Don­na Floor un cuar­to de ba­ño con es­pe­jo y pro­duc­tos de ma­qui­lla­je co­mo más­ca­ras de pes­ta­ñas, bri­llo de la­bios, som­bra de ojos, to­do ador­na­do con flo­res co­mo pa­ra sen­tir­se una es­tre­lla de Holly­wood.

Eje­cu­ti­vas. Las mu­je­res re­pre­sen­tan ya el 50%

de los via­jes que se rea­li­zan por ne­go­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.