Más po­bres y ham­brien­tos

En el mun­do, 1.400 mi­llo­nes de per­so­nas pa­de­cen po­bre­za ex­tre­ma y ca­si 1.000 mi­llo­nes pa­san ham­bre.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

Los pre­cios de los ali­men­tos se­gui­rán su­bien­do y pro­vo­ca­rán una nue­va cri­sis ali­men­ta­ria mun­dial

se es­tán cum­plien­do las pre­vi­sio­nes de los más pe­si­mis­tas y to­do pa­re­ce in­di­car que la cri­sis nos ha ale­ja­do to­da­vía más de los ob­je­ti­vos fi­ja­dos pa­ra el año 2015 en la Cum­bre del Mi­le­nio. Es im­po­si­ble que den­tro de tres años, tal y co­mo se ha­bía acor­da­do, se re­duz­ca a la mi­tad el nú­me­ro de ham­brien­tos. Du­ran­te es­ta se­ma­na de­di­ca­da a la Lu­cha con­tra la Po­bre­za se han di­fun­di­do es­ta­dís­ti­cas ver­da­de­ra­men­te des­alen­ta­do­ras. No hay más re­me­dio que re­pe­tir las ci­fras co­mo si fue­ran una le­ta­nía, con la va­ga es­pe­ran­za de que los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos sean cons­cien­tes de la gra­ve­dad de la si­tua­ción y den prio­ri­dad al ob­je­ti­vo de des­ti­nar el 0,7% del PIB pa­ra la ayu­da al desa­rro­llo. Se ne­ce­si­ta­ría, ade­más, re­vi­sar las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio y de la Unión Eu­ro­pea con los paí­ses del Sur; pe­na­li­zar a las gran­des com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les que uti­li­zan el so­borno pa­ra in­fluir en los Go­bier­nos ca­li­fi­ca­dos de co­rrup­tos; apo­yar la crea­ción de la ta­sa so­bre transac­cio­nes fi­nan­cie­ras y una lu­cha más efi­caz con­tra la eva­sión fis­cal. De to­dos mo­dos, so­lo con me­di­das eco­nó­mi­cas no se lo­gra­rá un re­par­to más equi­ta­ti­vo de los bie­nes. Di­cho así, pa­re­ce un brin­dis al sol o una sar­ta de buenos pro­pó­si­tos ca­ren­tes de fun­da­men­to, sin em­bar­go, to­das es­tas me­di­das se acuer­dan pe­rió­di­ca­men­te, tras lar­gas dis­cu­sio­nes, en las in­efi­ca­ces cum­bres del G-8 o el G-20 a las que asis­ten los gran­des man­da­ta­rios in­ter­na­cio­na­les, ca­da vez más me­dia­ti­za­dos por la he­ge­mo­nía fi­nan­cie­ra.

En vís­pe­ras del 17 de oc­tu­bre, Día In­ter­na­cio­nal pa­ra la Erra­di­ca­ción de la Po­bre­za, la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), el Fon­do In­ter­na­cio­nal de Desa­rro­llo Agrí­co­la (FIDA) y el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos (PMA) ad­vier­ten en su in­for­me anual de que los pre­cios de los ali­men­tos se­gui­rán su­bien­do y pro­vo­ca­rán una nue­va cri­sis ali­men­ta­ria en el mun­do. Si los lí­de­res mundiales no ac­túan de for­ma enér­gi­ca pa­ra erra­di­car la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria del pla­ne­ta, au­men­ta­rá la de­man­da de los con­su­mi­do­res de los paí­ses emergentes, cu­ya po­bla­ción con­ti­nua­rá cre­cien­do y no ten­drá más re­me­dio que ex­pan­dir­se. ¿Quién se atre­ve a ha­cer pro­nós­ti­cos? Los tres or­ga­nis­mos se­ña­lan en su in­for­me la ne­ce­si­dad ur­gen­te de re­du­cir el des­pil­fa­rro en los paí­ses desa­rro­lla­dos. En un mun­do don­de 1.400 mi­llo­nes de per­so­nas pa­de­cen po­bre­za ex­tre­ma y ca­si 1.000 mi­llo­nes pa­san ham­bre, no es to­le­ra­ble que los ri­cos se ha­gan ca­da vez más ri­cos. No se tra­ta de una fra­se he­cha, de­ma­gó­gi­ca y car­ga­da de pre­jui­cios, sino lo que se di­ce tex­tual­men­te en otro in­for­me rea­li­za­do por las con­sul­to­ras eu­ro­peas Va­llu­ga AG y Ama­deus, que las pri­va­ti­za­cio­nes, mo­vi­mien­tos de bol­sa y ju­ga­das em­pre­sa­ria­les mul­ti­pli­ca­ron por cua­tro los pa­tri­mo­nios de los más ri­cos. Se fo­rra­ron apos­tan­do en ma­te­rias pri­mas, oro y otros me­ta­les no­bles. No es to­le­ra­ble que si­ga su­ce­dien­do en 2011, el año que se re­cor­da­rá, en­tre otras ca­la­mi­da­des, co­mo el de la pri­me­ra ham­bru­na del si­glo XXI que afec­tó a 13 mi­llo­nes de víc­ti­mas en el cuerno de Áfri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.