La bi­ci ga­na te­rreno en las ciu­da­des es­pa­ño­las

Son tres mi­llo­nes los es­pa­ño­les que usan la bi­ci ca­si a dia­rio. Pe­ro es­ta ci­fra esconde nu­me­ro­sas di­fe­ren­cias en tér­mi­nos de in­fraes­truc­tu­ras en­tre Ma­drid y otras gran­des ciu­da­des es­pa­ño­las.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR ALAN LOQUET

usar la bi­ci en el ám­bi­to ur­bano si­gue im­po­nién­do­se co­mo ras­go de la cul­tu­ra es­pa­ño­la. La úl­ti­ma edi­ción del Ba­ró­me­tro anual de la bi­ci­cle­ta con­fir­ma es­ta evo­lu­ción. Son tres mi­llo­nes el nú­me­ro de ciu­da­da­nos es­pa­ño­les que uti­li­zan ca­si a dia­rio la bi­ci­cle­ta en sus des­pla­za­mien­tos, un mi­llón más que ha­ce cua­tro años.

Es­ta al­ter­na­ti­va de trans­por­te ga­na ca­da vez más adep­tos por­que el vehícu­lo de dos rue­das tie­ne, se­gún sus usua­rios, va­rias ven­ta­jas: es sa­lu­da­ble, es eco­nó­mi­co en tiem­po y, so­bre to­do, en di­ne­ro, en un con­tex­to de cri­sis.

Pe­re Na­va­rro, di­rec­tor de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co (DGT), ha de­cla­ra­do re­cien­te­men­te que es una “for­ma de des­pla­za­mien­to mu­cho más se­gu­ra” de lo que la gen­te pien­sa. A pe­sar de es­te cua­dro idí­li­co, el en­torno de la bi­ci­cle­ta en las ur­bes no es tan per­fec­to. Con so­lo el 2% de ciu­da­da­nos que se mue­ven en bi­ci, Es­pa­ña se si­túa co­mo pe­núl­ti­mo país europeo en uso, muy le­jos de otros co­mo Ho­lan­da (40%) o Di­na­mar­ca (23%). “Exis­te una fuer­te de­man­da de in­fraes-

Es­pa­ña es el se­gun­do país de Eu­ro­pa con me­nos uso de la bi­ci­cle­ta, le­jos de Es­ta­dos co­mo Ho­lan­da o Di­na­mar­ca

truc­tu­ras en torno a la bi­ci, so­bre to­do en lo que se re­fie­re a un ser­vi­cio pú­bli­co de bi­ci­cle­tas”, ex­pli­ca Isa­bel Te­je­ro, ci­clis­ta y miem­bro de la aso­cia­ción Pe­da­li­bre en Ma­drid.

Com­pro­mi­so au­to­nó­mi­co.

Con el fra­ca­so del sis­te­ma My­bi­ci en la ca­pi­tal por fal­ta de pre­su­pues­to, los ci­clis­tas ma­dri­le­ños en­vi­dian el éxi­to del trans­por­te pú­bli­co de bi­ci­cle­tas en otras ciu­da­des co­mo el Bi­cing en Bar­ce­lo­na, el Bi­zi en Za­ra­go­za o el Se­vi­ci en Se­vi­lla. “El com­pro­mi­so de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas im­pul­sa el de­seo de los in­di­vi­duos a mon­tar en bi­ci­cle­ta. No son so­lo las in­fraes­truc­tu­ras que fo­men­tan la bi­ci, sino la edu­ca­ción, que de­be ser im­pul­sa­do por las au­to­ri­da­des”, sub­ra­ya Gian­ni Ron­di­ne­lla, in­ves­ti­ga­dor en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción del Trans­por­te (TRANS­yT).

La idea de que la bi­ci es un me­dio de trans­por­te pa­ra jó­ve­nes, que nos man­tie­ne en for­ma pe­ro que no se uti­li­za pa­ra ir al tra­ba­jo ni de com­pras, es­tá pro­fun­da­men­te arrai­ga­da en la men­te co­lec­ti­va y en ello tie­nen mu­cho que ver las au­to­ri­da­des, que han he­cho creer que el uso de las dos rue­das es so­lo pa­ra los fi­nes de se­ma­na. Prue­ba de ello es la cons­truc­ción de ca­rri­les bi­ci ro­dean­do las ciu­da­des, co­mo el ca­so del Ani­llo Ver­de ma­dri­le­ño.

Pa­ra Isa­bel Te­je­ro, “no ha­ce fal­ta cons­truir pis­tas ci­clis­tas, por­que ya exis­te la cal­za­da”. La ci­clis­ta de Pe­da­li­bre se re­fie­re a la re­for­ma que es­ta­ba pre­vis­ta en el Re­gla­men­to Ge­ne­ral de Cir­cu­la­ción, que su­po­nía ade­cuar la nor­ma al au­men­to de ci­clis­tas. El do­cu­men­to pre­veía im­plan­tar los 30 ki­ló­me­tros por ho­ra co­mo ve­lo­ci­dad má­xi­ma en las ca­lles de un so­lo ca­rril por di­rec­ción, que son las que so­por­tan el 20% del trá­fi­co. Pe­ro el ade­lan­to elec­to­ral im­pi­de la re­for­ma, se­gún Pe­re Na­va­rro, a pe­sar de que la pro­pues­ta ya es­ta­ba ela­bo­ra­da des­de el pa­sa­do mes de fe­bre­ro. “Ha si­do una lás­ti­ma –la­men­ta Ron­di­ne­lla–. La ve­lo­ci­dad es el pun­to que ri­ge el uso de la bi­ci­cle­ta”. La ma­yo­ría de los ci­clis­tas es­pe­ra ya fe­bril­men­te en­ton­ces las pri­me­ras re­for­mas de la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra.

Po­pu­la­ri­dad. Es­ta al­ter­na­ti­va de trans­por­te ga­na ca­da vez mas adep­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.