Vet­tel, el ti­rano bueno

El pi­lo­to ale­mán Se­bas­tian Vet­tel se ha con­ver­ti­do, a sus 24 años, en el bi­cam­peón del mun­do de Fór­mu­la 1 más jo­ven de la His­to­ria, por de­lan­te de Alon­so.

Tiempo - - DEPORTE - POR DANIEL GAR­CÍA MAR­CO (DPA) tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Es con­de­na­da­men­te sim­pá­ti­co, se­rá el pró­xi­mo cam­peón”. Ber­nie Ec­cles­to­ne, due­ño del ne­go­cio de la Fór­mu­la 1, sa­be re­co­no­cer una ve­ta de oro con los ojos ce­rra­dos. Lo de­mos­tró ala­ban­do al jo­ven pi­lo­to ale­mán Se­bas­tian Vet­tel, con­ver­ti­do aho­ra en bi­cam­peón, en un ti­rano que do­mi­na con son­ri­sa con­ta­gio­sa, ca­ra de bueno y des­ca­ro ju­ve­nil.

De los 24 pi­lo­tos de la pa­rri­lla de la Fór­mu­la 1, ape­nas me­dia do­ce­na se sa­be con ca­pa­ci­dad de ser cam­peón del mun­do por ta­len­to y por dis­po­ner de un co­che ca­paz de ello. La lle­ga­da a ese se­lec­to gru­po sue­le re­que­rir com­pe­ti­ti­vi­dad, ca­rác­ter fuer­te, am­bi­ción sin lí­mi­tes, egoís­mo in­di­si­mu­la­do, col­mi­llos afi­la­dos. Nel­son Pi­quet, Ni­ki Lau­da, Ayr­ton Sen­na, Alain Prost o Mi­chael Schu­ma­cher eran me­jo­res pi­lo­tos que per­so­nas, se­gún quie­nes les co­no­cie­ron.

No es el ca­so de Vet­tel, que a sus 24 años y 98 días ha lo­gra­do ser el bi­cam­peón del mun­do más jo­ven de la His­to­ria, pe­ro que ade­más cul­ti­va una ima­gen de sim­pa­tía ale­ja­da de la de los otros nom­bres mí­ti­cos.

Le­wis Ha­mil­ton no di­si­mu­la su an­sia de pa­sar a la His­to­ria y de ser una mar­ca glo­bal, y a Ec­cles­to­ne nun­ca le gus­tó de­ma­sia­do el ca­rác­ter aris­co y ce­rra­do del es­pa­ñol Fer­nan­do Alon­so. Así que la sen­ci­llez, cer­ca­nía y son­ri­sa otor­gan a Vet­tel una per­so­na­li­dad dis­tin­ta.

Es la pu­bli­ci­dad per­fec­ta de Red Bull, una em­pre­sa ci­men­ta­da tan­to en la ven­ta de be­bi­das ener­gé­ti­cas co­mo en una es­tra­te­gia de már­que­tin que se es­tu­dia en las uni­ver­si­da­des. Red Bull lo­gró cam­biar el or­den es­ta­ble­ci­do en la Fór­mu­la 1 con mi­llo­nes y con una ima­gen mo­der­na, jo­ven y de­sen­fa­da­da que bien re­pre­sen­ta Vet­tel, que lle­gó al equi­po con so­lo 12 años. “Se­bas­tian es in­creí­ble, es úni­co”, di­ce el due­ño de la fir­ma, el mul­ti­mi­llo­na­rio Die­trich Ma­tes­chitz, ha­bi­tual ca­da fin de se­ma­na de gran pre­mio del Energy Sta­tion, la se­de ro­dan­te que sim­bo­li­za el es­pí­ri­tu del equi­po: puer­tas abier­tas pa­ra to­dos, mú­si­ca mo­der­na, co­mi­da gra­tis, re­lax y un am­bien­te co­ol.

Allí tam­bién se ve a Nor­bert, el pa­dre de Se­bas­tian, el que le inocu­ló a los 4 años el vi­rus de la ve­lo­ci­dad. Na­die más de su fa­mi­lia apa­re­ce por el pad­dock, ni si­quie­ra su no­via, Han­nah, una des­co­no­ci­da pa­ra el gran pú­bli­co. Na­da que ver, por ejem­plo, con la can­tan­te Ni­co­le Scher­zin­ger, pa­re­ja de Ha­mil­ton; ni con la mo­de­lo de len­ce­ría Jessica Mi­chi­ba­ta, siem­pre al la­do de Jen­son But­ton; ni con la tam­bién can­tan­te Raquel del Ro­sa­rio, mu­jer de Alon­so, que aunque más dis­cre­ta que las an­te­rio­res, tam­bién sue­le es­tar jun­to a su es­po­so. “Us­ted no se lle­va a su mu­jer a la ofi­ci­na, ¿no?”, re­pli­ca con una son­ri­sa a quien le pre­gun­ta por la au­sen­cia de Han­nah.

De Schu­ma­cher, ído­lo pri­me­ro y ami­go des­pués, apren­dió que las amis­ta­des en el pad­dock es­ca­sean y que las ac­ti­vi­da­des de pu­bli­ci­dad dis­traen. Su je­fa de pren­sa, Britta Roes­ke, las coor­di­na con mi­mo con la mis­ma per­so­na­li­dad que él pro­yec­ta. El ale­mán ni si­quie­ra tie­ne má­na­ger. En con­tra­po­si­ción, Ha­mil­ton con­tra­tó ha­ce un año los ser­vi­cios de Si­mon Fu­ller, el mis­mo que ase­so­ra en cues­tio­nes de ima­gen a Da­vid Beck­ham, con el fin de ser una mar­ca glo­bal más allá del as­fal­to. Eso le preo­cu­pa po­co a Vet­tel. “Es­to crea adic­ción. No hay otra co­sa en mi vi­da que me cau­se tan­ta sa­tis­fac­ción”, afir­mó tras ga­nar en Ja­pón su se­gun­do tí­tu­lo, dis­pues­to a man­te­ner el ham­bre de com­pe­tir. “Pe­se a to­do lo que pa­só an­tes en la Fór­mu­la 1, él es el me­jor”, opi­na el tri­ple cam­peón mun­dial aus­tria­co Ni­ki Lau­da, que cree que pue­de in­clu­so rom­per los ré­cords de Schu­ma­cher, es­pe­cial­men­te el de los siete tí­tu­los.

El me­jor ale­mán.

Ha­ce tiem­po que qui­tó de la pa­red de su ha­bi­ta­ción el póster de Schu­ma­cher, al que aho­ra quie­re arre­ba­tar el tí­tu­lo de Kai­ser. Da­da su ju­ven­tud, na­da in­di­ca que no lo pue­da ha­cer. Ya des­de el ini­cio, Vet­tel de­mos­tró que era un cam­peón pre­coz. Fue el más jo­ven en lo­grar una po­le position, el más jo­ven en li­de­rar una ca­rre­ra, el más jo­ven en ga­nar­la, el más jo­ven en ser cam­peón y aho­ra ya el más jo­ven en ser bi­cam­peón. An­te el ale­mán, cual­quier mar­ca tiem­bla. ¿Po­drá do­mi­nar en los pró­xi­mos años co­mo lo hi­zo Schu­ma­cher al ini­cio de la dé­ca­da? “Es­toy con­ven­ci­do de que Se­bas­tian ha se­gui­do de ni­ño y de jo­ven ca­da pa­so de mi ca­rre­ra y se ha apro­ve­cha­do de ello”, di­ce de él Schu­ma­cher.

Vet­tel, gran fan de The Beatles y del hu­mor de Monty Pyt­hon, ha lo­gra­do dos tí­tu­los con so­lo 77 gran­des pre­mios de ex­pe­rien­cia. To­do gra­cias a su ta­len­to. Y a su co­che, el RB7, que pa­sa­rá a la His­to­ria co­mo uno de los me­jo­res bó­li­dos. Adrian Ne­wey, el gu­rú del di­se­ño, tie­ne mu­cho que ver en sus éxi­tos. Por ello, su in­di­si­mu­la­do sue­ño de ir a Fe­rra­ri pue­de es­pe­rar. En Red Bull cuen­ta hoy por hoy con to­do lo que ne­ce­si­ta.

“No creo que Se­bas­tian es­té tan ob­se­sio­na­do con Fe­rra­ri”, di­ce el je­fe del equi­po Red Bull, Ch­ris­tian Hor­ner. “Se­bas­tian es­tá ob­se­sio­na­do so­bre to­do con

Ca­ye­ta­na pi­dió a su ma­dri­na que lu­cie­ra la mo­ña go­yes­ca co­mo ella hi­zo cuan­do Jac­kie Ken­nedy ex­hi­bió una

Due­lo de ele­gan­tes, mano a mano so­cial, fue­ra las más­ca­ras ama­bles y sa­can­do a la luz lo que real­men­te hay. Las bo­das traen co­la aunque el tra­je de la du­que­sa fue­se a me­dia pier­na y un tan­to re­car­ga­do en la su­per­po­si­ción de tu­les, flo­res, vo­lan­tes y en­ca­jes. Ella lo lu­ció ai­ro­sa qui­tán­do­le ese aba­rro­ca­mien­to tan sevillano y has­ta los tres nú­me­ros más de las ma­no­le­ti­nas he­chas a des­me­di­da por Pi­lar Bur­gos re­ba­san­do el gran pie de Ca­ye­ta­na. Re­pa­so, de­ta­lle y des­me­nu­ce del ca­so­rio más im­por­tan­te des­pués de los de las in­fan­tas, Ele­na y Cris­ti­na. Im­pac­to so­cial y des­bor­de po­pu­lar, no se vio en­tu­sias­mo igual, que re­pe­ti­rán el 26, cuan­do el al­cal­de Zoi­do ce­da los Reales Al­cá­za­res pa­ra pre­sen­tar la au­to­bio­gra­fía de la re­cién ca­sa­da que es­tos días, con Eu­ge­nia re­pues­ta de su va­ri­ce­la, mar­cha con ma­ri­do a pa­sar unos días en la ya fría Ru­sia de los za­res.

So­bre­sa­lien­te y “la más del ca­so­rio” en­con­tra­ron a Car­men Te­llo, la más en­tre­ga­da de sus ami­gas, con Te­re Pick­man, her­ma­nas­tra del du­que de Pri­mo de Rivera, aquel je­re­zano que, si­guien­do los pa­sos de su abue­lo, ro­ba­ba co­ra­zo­nes. Hoy pe­na co­mo Adol­fo Suá­rez. Son re­li­quias de un tiem­po don­de los con­si­de­ra­ban tan atrac­ti­vos co­mo al nue­vo du­que de Al­ba. Los Luc­chino ju­ga­ron al des­pis­te en­ga­ña­dor y des­min­tie­ron la vís­pe­ra nup­cial que el di­se­ño fue­se de tono co­ral, co­mo an­ti­ci­pé ha­ce un mes. La bo­da les vino al pe­lo a sus pe­nu­rias em­pre­sa­ria­les. No vi­ven su me­jor mo­men­to y pa­de­cen co­mo la ma­yor par­te de los crea­do­res es­pa­ño­les, des­de el his­tó­ri­co Ber­han­yer y el crea­ti­vo Juan­jo Oli­va, a Del­fín o Mo­des­to Lom­ba, pre­si­den­te del gre­mio. La no­via sa­lió del en­la­ce con ma­ri­do muy apa­ren­te y una la­rin­gi­tis que la man­tu­vo dos días en­ca­ma­da sin sa­lir de Due­ñas. Siem­pre es­tu­vie­ron tu­te­la­dos, pro­te­gi­dos o ca­si es­con­di­dos por la an­ti­cua­ria Ma­ría Do­lo­res del Pozo, que de­fen­dió el ro­man­ce, qui­zá sa­be­do­ra de lo que po­día ser.

Tra­to cor­tés.

Co­rrec­ción en­co­mia­ble en Hués­car y Aliaga con cier­ta ca­ra gris de cir­cuns­tan­cias, no de­jó de ser un tra­go y ape­nas es­tu­vie­ron cor­dia­les con su nue­vo pa­dras­tro, mien­tras Ca­ye­tano pro­di­gó ges­tos afec­tuo­sos y abra­zos que no de­ja­ron de sor­pren­der. Sa­be aco­mo­dar­se y es es­tó­ma­go bien agra­de­ci­do, ade­más de ser, con Eu­ge­nia, el pre­fe­ri­do ma­terno. Ai­re ca­biz­ba­jo se vio al me­nos ex­pan­si­vo Fer­nan­do, que ni si­quie­ra pal­meó con los can­tes ac­tua­li­za­dos de Siem­pre así, mú­si­cas bai­la­das y co­rea­das has­ta por don Ignacio, el cu­ra que los ben­di­jo. Ca­ye­ta­na re­ma­tó el ban­que­te a las cin­co y me­dia, que es su ho­ra ha­bi­tual pa­ra aca­bar ta­les reunio­nes, tan­to en Li­ria co­mo en Due­ñas, su nue­vo ho­gar de re­cién ca­sa­da. Al­fon­so has­ta aho­ra, y su­pon­go que por las apa­rien­cias y el qué di­rán, ocu­pa­ba apa­ren­te­men­te la Ca­si­ta, edi­fi­ca­ción ad­ya­cen­te al pa­la­cio mu­dé­jar don­de aho­ra ya tie­ne cuar­tos pro­pios tras ser in­qui­lino de la otra vi­vien­da con dos ha­bi­ta­cio­nes y ba­ños in­di­vi­dua­les.

Crí­ti­cas al conde de Sal­va­tie­rra por acu­dir con tra­je ver­de tri­go, qui­zá inapro­pia­do en tal so­lem­ni­dad. Se vis­tió de Fe­ria. Cen­su­ras tam­bién pro­vo­có Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va, ho­ras an­tes de que su se­gun­do ex, Gon­za­lo Vargas Llo­sa, le­van­ta­ra sus­pi­ros al pro­cla­mar al úl­ti­mo No­bel de Li­te­ra­tu­ra Hom­bre del Año. Con la es­tu­pen­da Patricia Vargas, re­ves­ti­da en tu­les con­for­man­do cla­ros­cu­ros gri­sá­ceos muy re­fi­na­do, fue co­no­cien­do en la dis­tan­cia los mi­nu­cio­sos de­ta­lles de por qué asom­bró Ge­no­ve­va echán­do­se en­ci­ma un des­ga­li­cha­do ves­ti­do en ra­so sa­ti­na­do pa­la­bra de ho­nor im­pro­pio igual­men­te de bo­dón con tal rin­go­rran­go, don­de la ma­yor par­te de con­cu­rren­tes lle­vó tra­jes con man­ga y clá­si­co collar de per­las. Su­po­nen san­to y se­ña de cla­se so­cial y sa­ber es­tar. De ur­gen­cia le re­pei­na­ron la me­le­ni­ta ri­zán­do­se­la con una “te­na­si­lla”, tal me con­tó la ope­ra­ria que le pres­tó ser­vi­cio tan pe­ren­to­rio.

Ni un pe­ro a Car­men Te­llo, que vio en­tu­sias­ma­da có­mo Cu­rro Ro­me­ro se unió mano a mano con la des­po­sa­da en unas se­vi­lla­nas que mar­ca­ron es­ti­lo his­tó­ri­co. Son amis­tad en­tra­ña­ble ca­si fra­ter­nal y Ca­ye­ta­na es­tá ren­di­da a su ar­te pe­ren­ne e inigua­la­ble. De ahí que el to­re­ro le ofre­cie­ra co­mo re­ga­lo un tra­je he­cho por Al­ga­ba de su úl­ti­ma eta­pa en los rue­dos. Lo co­lo­ca­rán den­tro de una vi­tri­na en uno de los sa­lo­nes de es­te pa­la­cio que au­men­ta sus te­so­ros. En sus me­mo­rias, dic­ta­das en mag­ne­tó­fono y ali­ña­das por Ana Ma­ría Sem­prún, Ca­ye­ta­na re­cuer­da un ro­neo que tu­vo

con An­to­nio Ordóñez, “al­go que no pa­só a ma­yo­res”. Más suerte tu­vie­ron otros ma­ta­do­res co­mo Pepe Luis o Manolo

Váz­quez. De­ja­ron hue­lla in­de­le­ble, co­mo im­pac­tó el arro­gan­te fa­chón de la Te­llo en un mo­de­lo ro­jo de mu­cho pa­re­ci­do, has­ta en los guan­tes blan­cos que lle­ga­ban has­ta el co­do, con el Va­len­tino ver­de Ni­lo que Na­ti Abascal lle­vó en la bo­da to­le­da­na, pe­sa­do­ta y con­fu­sa de su hi­jo

Ra­fael Me­di­na, du­que de Fe­ria. Idén­ti­ca pres­tan­cia lu­cien­do en­ca­jes mar­fi­le­ños so­bre mo­ña go­yes­ca en to­nos vio­lá­ceos y muy con­tras­ta­do­res. Juan Pe­dro Her­nán­dez, que ha­bi­tual­men­te res­tau­ra a

Isa­bel Pantoja, es­tu­vo tra­ba­jan­do la ca­ra a lo lar­go de 50 mi­nu­tos do­tán­do­la de una trans­pa­ren­cia que re­sul­ta in­fre­cuen­te en ella.

Tal des­ta­que pa­re­ce ha­ber le­van­ta­do con­fron­ta­ción en­tre las dos se­vi­lla­nas, y en el Are­nal ase­gu­ran que Car­men des­ban­có a la mi­ti­fi­ca­da –¿o es­cu­ché

mo­mi­fi­ca­da en bo­ca de Ma­ri­bel Yé­be­nes?– Na­ti en tem­ple ai­ro­so lu­cien­do ac­ce­so­rio blan­co ya en desuso. De ahí que Ca­ye­ta­na pi­die­se a su ma­dri­na que la lu­cie­ra co­mo ella hi­zo cuan­do Jac­kie

Ken­nedy ex­hi­bió una. En otro pleno se hi­zo no­tar el ai­re años 50 de Ma­ría Eu­ge

nia Fernández de Cas­tro, ex­con­de­sa de Si­rue­la, con pa­re­ci­do a lo Di­ta Von Tee­se en la­bios rojos com­ple­men­tan­do la se­da viet­na­mi­ta que im­por­ta pa­ra su exó­ti­ca tien­da de Co­mi­llas. Su más que no­vio

Gui­ller­mo Par­do de An­dra­de la com- ple­men­ta­ba tam­bién con cha­que­ta de man­da­rín en ter­cio­pe­lo ne­gro. Un ai­re dis­tin­to, rompe­dor y ca­si in­for­mal.

Exi­to­so es­treno.

Dis­tin­to ta­lan­te y con­cu­rren­cia en el es­treno del mu­si­cal con can­cio­nes y tex­tos de Joa­quín Sa­bi­na, a quien mu­chos con­si­de­ran me­jor poe­ta que com­po­si­tor. La Gran Vía ma­dri­le­ña co­bi­jó la

pre­miè­re de es­te pri­mer es­treno de la tem­po­ra­da, que pro­me­te ser bri­llan­te. Ex­pec­ta­ción, mor­bo y cu­rio­si­dad en la subida de te­lón con la pla­tea ávi­da. Con­cen­tró lo me­jor de nues­tra mú­si­ca sen­tan­do uni­dos a Se­rrat y Sa­bi­na. El

Noi pa­re­ce pa­ra­do en el tiem­po co­mo su Co­ni­llet de va­llut. Iba, inusual, con su es­po­sa Can­de­la, un be­lle­zón bar­ce­lo­nés aho­ra con­ti­nua­do por su hi­ja, que de­bu­ta co­mo ac­triz. Con­for­ma­ron cuar­te­to con un Miguel Bo­sé de vo­lu­men cor­po­ral re­cu­pe­ra­do tras ha­ber si­do pa­dre y des­pués de adel­ga­za­mien­to mi­la­gro­so. No ad­mi­tió ni una re­fe­ren­cia a sus ni­ños. Ca­si es­tu­vo se­co, agrio o des­agra­da­ble, con­tras­tan­do con un Ima

nol Arias y esa Ma­rit­xel en­mo­ña­da que

El es­treno del mu­si­cal de Sa­bi­na con­cen­tró lo me­jor de nues­tra mú­si­ca al sen­tar­lo jun­to a Se­rrat

de­vol­vió al ac­tor ga­lán cier­ta re­la­ja­ción que no te­nía en sus úl­ti­mos años con

Pas­to­ra Ve­ga. Evi­ta­ron po­sar en el photo call, que sí re­co­gió el adel­ga­za­mien­to de su co­le­ga Juan Echa­no­ve. Án­ge­la

Ca­rras­co te­nía ai­re chu­les­co ba­jo vi­se­ra ne­gra y con­tó de sus con­cier­tos ame­ri­ca­nos en dúo con Ca­mi­lo Ses­to: “En al­guno jun­ta­mos más de 25.000 per­so­nas”. Real­zó su frial­dad in­ter­pre­ta­ti­va co­mo un tra­je de re­bor­da­do de­lan­te­ro la jo­via­li­dad de Al­mu­de­na Gran­des.

“A Cuén­ta­me por lo me­nos le que­dan otros tres años”, ase­gu­ró Juan an­te las du­das de Ima­nol. “Y a Ban­do­le­ra otra tem­po­ra­da co­mo po­co”, aven­tu­ró

Ma­nuel Ban­de­ras con pa­ti­llas y bar­ba y siem­pre bien apo­ya­do por su gua­pa es­po­sa. “Éxi­tos co­mo el nues­tro hay que man­te­ner­los”, di­jo contundente quien em­pe­zó co­mo bai­la­rín en Ma­má, quiero ser ar­tis­ta. Aplau­die­ron la ju­ve­nil Mar­ta Azas y Javier Ve­ga an­te una ati­gra­da

Car­men Cal­vo. Ma­le­na Al­te­rio mos­tró el ha­bi­tual ta­lan­te des­a­bri­do re­for­za­do por un cier­to ali­ño in­du­men­ta­rio so­bre va­que­ros real­za­do­res de su tra­se­ro im­po­nen­te. Paco Va­lla­da­res ofre­ció ima­gen de año­ran­za es­ti­val con cha­que­ta cre­ma don­de so­bre­sa­lía un fou­lard anaran­ja­do. Tam­bién pre­pa­ra es­treno: “Di­ri­gi­dos por Pé­rez de la Fuen­te re­po­ne­mos Or­ques­ta de se­ño­ri­tas, un éxi­to de ha­ce 30 años y que se man­tu­vo en car­te­le­ra du­ran­te años. Ha­go un per­so­na­je tra­ves­ti­do, na­da que ver con el de

Víctor, Vic­to­ria”. Pa­lo­ma San Ba­si­lio lo fe­li­ci­tó. Con­tras­ta­ba ne­gru­ra in­du­men­ta­ria sal­pi­ca­da con ador­nos do­ra­dos. “Es­toy en­can­ta­da con el dis­co que aca­bo de gra­bar en Los Án­ge­les con mi hi­ja. Es muy elec­tró­ni­co y rom­pe con mi re­per­to­rio ha­bi­tual”, des­cu­brió an­te las her­ma­nas Val­ver­de, ha­bi­tua­les en los re­par­tos de mu­si­ca­les. Ángel Nie­to pu­so ai­re y fí­si­co ibi­cen­co des­preo­cu­pa­do fren­te a un Jai­me Chávarri in­ten­tan­do pa­sar des­aper­ci­bi­do. Le pue­de la ti­mi­dez.

Fue una no­che apo­teó­si­ca que po­dría re­pe­tir lo de Hoy no me pue­do le­van­tar, tam­bién pro­du­ci­da por Jo­sé Ma­ría

Cá­ma­ra y Ángel Suá­rez. Sa­bi­na son­rió ba­jo su es­mo­quin de es­tre­chas so­la­pas y re­vi­vió an­te es­te ho­me­na­je a sus me­jo­res te­mas. Va de men­ti­ras es­ce­ni­fi­ca­das con ai­re lum­pen y es­pec­ta­cu­la­ri­dad a lo Broad­way, aunque co­mo Pa­vlosky di­jo en uno de sus me­jo­res es­pec­tácu­los del Pa­ra­le­lo: “Es­to no es Holly­wood”.

Fies­ta del año.

Y al­go de sus al­fom­bras ro­jas tam­bién tu­vo la pro­cla­ma­ción del No­bel Var

gas co­mo Hom­bre del Año. Patricia no des­com­pu­so el ges­to. A ve­ces dis­tan­te pe­ro siem­pre cá­li­do. Sim­ple apa­rien­cia a la que na­da es­ca­pa, ni el tra­je im­pe­rio de ta­lle al­tí­si­mo que au­pó a Ma­ri­ni­ta Cas

ta­ño, que tan­to sa­be de glo­rias pa­sa­je­ras. Adop­tó un ai­re de fem­me fa­ta­le del ci­ne ne­gro holly­woo­dien­se con me­le­na muy on­du­la­da so­por­ta­da por un cur­si di­se­ño

Pa­lo­ma Cue­vas des­ta­có ba­jo una tú­ni­ca egip­cia con de­lan­te­ro pli­sa­do en se­da, buen di­si­mu­le de su gra­vi­dez

azul cie­lo ba­jo bo­le­ro blan­co. Nie­ves

Ál­va­rez, con Mar­cos, re­mar­có es­ti­la­zo en una es­pe­cie de clá­mi­de blan­ca en cu­yo es­co­te no fal­tó ni una ho­ja de lau­rel do­ra­do, mien­tras Ma­ri­sa de Bor­bón, que aca­ba de ser abue­la do­ble tras el par­to de su hi­ja Alejandra, ca­sa­da con un Us­sía, acen­tuó es­ti­la­zo ba­jo un ai­re de cor­te y cris­ta­li­nos fle­cos char­les­tón. Pa­lo­ma

Cue­vas, co­gi­da de Pon­ce, des­ta­có ba­jo una tú­ni­ca egip­cia con de­lan­te­ro pli­sa­do en se­da tur­que­sa, buen di­si­mu­le de su gra­vi­dez. Lo com­ple­tó con an­cho bra­za­le­te de tres pi­sos or­na­do de pe­dre­ría, al tiem­po que Pi­lar López de Aya­la se hi­zo no­tar en rojos, do­lo­ri­da por una tor­tí­co­lis y frac­tu­ra del to­bi­llo, uni­da a Juan Ignacio Fres­na­di­llo, di­rec­tor que es­tá

de mo­da con In­tru­ders y cu­yo pró­xi­mo pro­duc­tor se­rá Spiel­berg. Ele­na Sal­ga­do ex­hi­bió un tra­je azul con­for­ma­do por sua­ves tu­les amor­ti­gua­do­res de su ro­tun­di­dad. Siem­pre va ex­qui­si­ta. Co­rrec­to y na­da agre­si­vo ves­tua­rio ba­jo me­le­ni­ta ya pro­to­tí­pi­ca.

Con la Gar­men­dia es la más re­fi­na­da del ago­ni­zan­te Go­bierno. Fue sa­lu­da­da por

una Ariad­ne Ar­ti­les an­tes de que Pi­ti­ta

Ri­drue­jo, con es­to­la de vi­són so­bre ves­ti­do ro­jo vi­vo, su­frie­ra una caí­da y fue­ra lle­va­da en ca­mi­lla pa­ra pre­ve­nir ma­les ma­yo­res. En Ariad­na im­pac­tó la es­pal­da trans­pa­ren­te re­bor­da­da en lla­ma­ti­va pe­dre­ría con ge­ne­ro­so es­co­te tra­se­ro. Tam­bién al ai­re he­lé­ni­co acu­dió la siem­pre des­lum­bran­te Elek­tra Ros­se­lli­ni, so­bre ne­gras san­da­lias Dol­ce & Gab­ba­na re­cu­bier­tas de es­tre­llas que son san­to y se­ña de tem­po­ra­da, mien­tras que Ga­la

Gon­zá­lez me­re­ció el fa­ro­li­llo ro­jo por su bur­da y trans­pa­ren­te ga­sa he­cha fal­da ca­si irres­pe­tuo­sa y can­ta­ri­na. Se po­nen cuan­to les pres­tan y así re­sul­ta, co­men­ta­ría lue­go en la exal­ta­ción con­jun­ta con

Ber­tín Os­bor­ne, el Jor­ge Fernández aca­pa­ra­dor de au­dien­cias, la ri­sue­ña Ma­ría

Jo­sé Suá­rez, sin par­te mé­di­co sen­ti­men­tal que con­fir­mar y la in­creí­ble Fa­bio­la

Mar­tí­nez car­ca­jeán­do­se de la pre­sun­ta pro­ble­má­ti­ca con­yu­gal que le en­dil­gan, co­mo a la mo­de­lo se­vi­lla­na re­con­ci­lia­ción con Fe­li­ciano López. La gua­pa di­ce que “vade re­tro” y to­ca ma­de­ra, co­mo

Ro­sa Cla­rá con el con­ten­cio­so con su ex­pa­re­ja, mien­tras con­for­ma ai­re chic so­bre la lí­nea Ai­re con sugestivo trío com­pues­to de Al­ba Ca­rri­llo, ya a pun­to de ha­cer pa­dre a Fon­si Nie­to, la Edurne de Da­vid Egea y Úr­su­la Cor­be­ró triun­fan­do con La Re­pú­bli­ca. Tres es­ti­los de mu­jer y una tier­na que tran­qui­li­zó al in­quie­to Fon­si. Qui­zás a es­tas ho­ras ya es pa­dre pri­me­ri­zo de un ni­ño al que lla­ma­rán Lu­cas. Sea bien­ve­ni­do.

Ber­tín, Fa­bio­la, Ma­ría Jo­sé Suá­rez y Jor­ge Fernández

Se­rrat y su mu­jer, Can­de­la

Pa­lo­ma San Ba­si­lio

Joa­quín Sa­bi­na

Ma­rio Vargas Llo­sa con su mu­jer,

Patricia, y su hi­jo, Gon­za­lo

Ma­nuel Ban­de­ra

y su es­po­sa

Elek­tra Ros­se­lli­ni

Ariad­ne Ar­ti­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.