en­tre­vis­ta

Be­ni­to Zam­brano

Tiempo - - SUMARIO - AN­TO­NIO DÍAZ cul­tu­ra.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La es­cri­to­ra Dul­ce Cha­cón de­di­có la ma­yor par­te de su pro­duc­ción li­te­ra­ria -en pro­sa y en ver­so-a re­tra­tar las in­quie­tu­des y los pa­de­ci­mien­tos fe­me­ni­nos -el ma­chis­mo, la vio­len­cia, la in­co­mu­ni­ca­ción-. Du­ran­te años, re­ca­bó los tes­ti­mo­nios de de­ce­nas de mu­je­res que ha­bían so­bre­vi­vi­do a la re­pre­sión fran­quis­ta. En­car­ce­la­das, tor­tu­ra­das y per­se­gui­das por su apo­yo ex­plí­ci­to a la Re­pú­bli­ca o sim­ple­men­te por ser las ma­dres, las es­po­sas, las her­ma­nas o las hi­jas de com­ba­tien­tes re­pu­bli­ca­nos. Sus te­rri­bles ex­pe­rien­cias, que ha­bían si­do aca­lla­das du­ran­te dé­ca­das, con­for­ma­ron el cor­pus de La voz dor­mi­da, una no­ve­la contundente, des­ga­rra­do­ra y do­lo­ro­sa­men­te tier­na que se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un éxi­to edi­to­rial. La obra, pu­bli­ca­da en 2002 -un año an­tes de que un cán­cer de pán­creas apa­ga­ra de ma­ne­ra ful­mi­nan­te la vi­da de su au­to­ra-, ca­yó pron­to en las ma­nos de Be­ni­to Zam­brano, un ci­neas­ta cria­do en­tre mu­je­res que en su de­but en el lar­go­me­tra­je, So­las (1999), ha­bía en­fo­ca­do su mi­ra­da ha­cia una ma­dre y una hi­ja se­vi­lla­nas con­de­na­das a la su­mi­sión a hom­bres que no las que­rían. Las tra­yec­to­rias de Cha­cón y de Zam­brano, que ha­bían trans­cu­rri­do en pa­ra­le­lo, se unie­ron du­ran­te un breve ins­tan­te de tiem­po, el su­fi­cien­te pa­ra que la adap­ta­ción al ci­ne fue­ra al­go más que una sim­ple po­si­bi­li­dad. Ca­si ocho años des­pués, la pro­me­sa se ha cum­pli­do: La voz dor­mi­da lle­ga fi­nal­men­te a los ci­nes -a par­tir del 21 de oc­tu­bre-, pe­ro el ca­mino re­co­rri­do ha si­do lar­go y tor­tuo­so.

“A Dul­ce la co­no­cí en Ma­drid, cuan­do ya le ha­bían de­tec­ta­do el cán­cer. Las dos ve­ces que ha­blé di­rec­ta­men­te con ella fue­ron en el hos­pi­tal. A ella le ha­cía mu­chí­si­ma ilu­sión ha­cer la pe­lí­cu­la y a mí tam­bién, por­que íba­mos a es­cri­bir el guion jun­tos. Pe­ro cuan­do ya es­ta­ba en Cu­ba ro­dan­do Ha­ba­na blues, re­ci­bí la no­ti­cia de su muer­te”, re­cuer­da Zam­brano a es­ta re­vis­ta. No fue has­ta su re­gre­so a Es­pa­ña cuan­do por fin ce­rró la ne­go­cia­ción con los he­re­de­ros y el agen­te li­te­ra­rio de Cha­cón pa­ra ad­qui­rir los de­re­chos de la adap­ta­ción. Cuen­ta que la pro­mo­ción de aque­lla pe­lí­cu­la que ro­dó en la is­la ca­ri­be­ña se pro­lon­gó ca­si un año más des­pués de su es­treno en el año 2005. De mo­do que no fue has­ta 2007 cuan­do pu­do de­di­car­se ín­te­gra­men­te a es­te pro­yec­to. Zam­brano se ha vol­ca­do des­de en­ton­ces, lu­chan­do con­tra to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des. Tras la pri­me­ra es­cri­tu­ra del guion, la pro­duc­ción se vio en la ne­ce­si­dad de re­du­cir el pre­su­pues­to co­mo con­se­cuen­cia de la

cri­sis, lo que obli­gó a re­tra­sar el ro­da­je. “Es­ta pe­lí­cu­la la te­nía que ha­ber aca­ba­do ha­ce un año, pe­ro ‘to­do lo que su­ce­de, con­vie­ne’, co­mo di­cen los cu­ba­nos”, ase­gu­ra.

Tres Es­pa­ñas.

Un mes an­tes de su es­treno co­mer­cial en sa­las, la pe­lí­cu­la ya se ha lle­va­do un pri­mer em­pu­jón: la Con­cha de Pla­ta a la Me­jor Ac­triz otor­ga­da a Ma­ría León en el pa­sa­do fes­ti­val de Ci­ne de San Sebastián. La ac­triz in­ter­pre­ta a la cándida y dul­ce Pe­pi­ta, la her­ma­na pe­que­ña de Hor­ten­sia (a la que en­car­na In­ma Cues­ta), una mu­jer em­ba­ra­za­da que cum­ple con­de­na en la pri­sión de Ven­tas a la es­pe­ra de que la eje­cu­ten por su vin­cu­la­ción a la re­sis­ten­cia re­pu­bli­ca­na tras la Guerra Ci­vil. “Las cár­ce­les y las fo­sas es­tán lle­nas de gen­te que nun­ca tu­vo ideas po­lí­ti­cas”, le di­ce a Pe­pi­ta una com­pa­ñe­ra de lu­cha de su her­ma­na, y ese es el leit­mo­tiv de es­te pe­lí­cu­la. “Pe­pi­ta, en su inocen­cia, de­cía ‘que ga­ne el que sea, pe­ro que ter­mi­ne ya’. Mu­cha gen­te mu­rió en la guerra y la pos­gue­rra sin ha­ber he­cho na­da. A mu­chí­si­mas mu­je­res las de­te­nían y las tor­tu­ra­ban pa­ra que de­la­ta­ran a sus fa­mi­lia­res”, ex­pli­ca el ci­neas­ta.

El te­ma ya lo ha­bía abor­da­do de una ma­ne­ra más de­sen­fa­da­da en una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria del Atlé­ti­co de Ma­drid pa­ra cap­tar abo­na­dos, y qui­zá una de las vi­sio­nes más con­ci­lia­do­ras del con­flic­to. En aquel anun­cio, un sol­da­do re­pu­bli­cano lle­va­ba pre­so a otro del ban­do su­ble­va­do en me­dio de un bos­que. En un des­can­so en su mar­cha se po­nen ha­blar de to­do lo que echan de me­nos de la vi­da en paz. Y así es co­mo am­bos se des­cu­bren co­mo dos col

cho­ne­ros acé­rri­mos. “La idea no era mía, fue de los crea­ti­vos de la agen­cia pu­bli­ci­ta­ria. Pe­ro yo creo en eso, que hu­bo tres Es­pa­ñas: una que era mi­li­tan­te de de­re­chas, otra de iz­quier­das, y otra que no era mi­li­tan­te de nin­gún la­do y su­frió por­que tu­vo que ele­gir. Y ha­bía mu­chos que no que­rían ser sol­da­dos, que so­lo que­rían, co­mo en ese ca­so, ver los par­ti­dos del Atle­ti. Y lo más la­men­ta­ble es que des­pués de la guerra, se ava­sa­lló a los de­rro­ta­dos, y se lle­va­ron a mu­cha gen­te por de­lan­te so­lo por el he­cho de que ha­bían per­di­do. O a sus ma­ri­dos, sus her­ma­nos, sus pri­mos, es­ta­ban en

el otro ban­do. Eso es lo que más do­lor me ha producido cuan­do es­ta­ba pre­pa­ran­do es­ta his­to­ria, la can­ti­dad de gen­te a la que ma­ta­ron por­que que­rían ha­cer una lim­pie­za de es­te país”, re­fle­xio­na.

¿De­ma­sia­da Guerra Ci­vil?

El pa­sa­do 27 de sep­tiem­bre se reunie­ron en la se­de de la Aca­de­mia de Ci­ne los re­pre­sen­tan­tes de las ma­yo­res pro­duc­to­ras de ci­ne es­pa­ño­las. En­tre la abun­dan­cia de ci­fras, es­ta­dís­ti­cas y da­tos eco­nó­mi­cos, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Pro­duc­to­res Au­dio­vi­sua­les Es­pa­ño­les (Fapae), Pe­dro Pé­rez, sacó un por­cen­ta­je sor­pren­den­te: so­lo un 1,4% de las pe­lí­cu­las es­pa­ño­las ro­da­das en la úl­ti­ma dé­ca­da ver­sa­ban so­bre la Guerra Ci­vil. Un por­cen­ta­je ri­dícu­lo que no con­cuer­da con esa sen­sa­ción que tie­ne el pú­bli­co de que en es­te país se ha­cen “mu­chas pe­lí­cu­las de la Guerra”. El rea­li­za­dor lo tie­ne cla­ro: “Mien­tras ha­ya quien se opon­ga a que se ha­gan, ha­brá una ra­zón pa­ra se­guir ha­cién­do­las. Cuan­do las he­ri­das se ha­yan ce­rra­do de ver­dad, en­ton­ces no ten­drá sen­ti­do ha­cer una pe­lí­cu­la de la Guerra Ci­vil”. En su opi­nión, el con­flic­to “des­de el pun­to de vista ci­ne­ma­to­grá­fi­co, es una gran his­to­ria, por­que hay mu­cho do­lor, lo peor y lo me­jor del ser hu­mano y de es­te país”. “Si los ame­ri­ca­nos tu­vie­ran es­to, ima­gí­na­te la can­ti­dad de pe­lí­cu­las que ha­rían. Es un in­men­so al­ma­cén de his­to­rias, ideas y per­so­na­jes pa­ra ha­cer pe­lí­cu­las in­tere­san­tes”, ase­gu­ra.

No pa­re­ce in­quie­tar­le que a su pe­lí­cu­la se la juz­gue des­de un pun­to de vista ideo­ló­gi­co y no por sus mé­ri­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. “No me preo­cu­pa por­que en­tien­do que la po­lí­ti­ca for­ma par­te de to­do. No en­tien­do la po­lí­ti­ca co­mo un en­te apar­te de la cul­tu­ra. Es que eso es lo que quie­ren los po­lí­ti­cos, que los de­más nos de­di­que­mos a nues­tras co­sas. Te­ne­mos que ha­cer que la po­lí­ti­ca for­me par­te de nues­tras vi­das”, afir­ma. Con­si­de­ra que lo más di­fí­cil de una pe­lí­cu­la “es po­ner­la en ór­bi­ta, ha­cer­la vi­si­ble, atrac­ti­va pa­ra que el pú­bli­co no ten­ga un pre­jui­cio por el me­ro he­cho de que sea es­pa­ño­la o de la Guerra Ci­vil”. Los es­pec­ta­do­res, por tan­to, son los que tie­nen que de­ci­dir.

De mo­men­to, Zam­brano cuen­ta con la apro­ba­ción de la fa­mi­lia de la no­ve­lis­ta. “In­ma, la her­ma­na ge­me­la de Dul­ce, me es­cri­bió una car­ta muy bo­ni­ta. Fue­ron a ver­la unos vein­te miem­bros de la fa­mi­lia y me di­je­ron que sen­tían a Dul­ce ahí, que es­ta­ba pre­sen­te en la pe­lí­cu­la”, cuen­ta emo­cio­na­do. “Uno siem­pre tie­ne el com­pro­mi­so de ha­cer las co­sas bien. Pe­ro en es­te ca­so mu­cho más. Me dio mu­cha ale­gría y mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do me de­jó su no­ve­la pa­ra adap­tar­la. Ya que ella no es­ta­ba ahí, pa­ra mí era muy im­por­tan­te la reac­ción de la fa­mi­lia”, con­clu­ye.

Fo­to de por­ta­da: Ma­nuel Díaz de Ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.