Ni­ños que no de­jan ras­tro.

Ca­da año se de­nun­cian 20.000 des­apa­ri­cio­nes de me­no­res, la ma­yo­ría de las cua­les que­da en na­da. Hoy la po­li­cía bus­ca a 17, se­gún ci­fras ofi­cia­les. Se­gún las ofi­cio­sas son más.

Tiempo - - SUMARIO - CLA­RA PINAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ca­da año se de­nun­cian 20.000 des­apa­ri­cio­nes de me­no­res.

La des­apa­ri­ción de un ni­ño, co­mo la de los her­ma­nos Ruth y Jo­sé Bre­tón, de 6 y 2 años de edad, a los que se les per­dió la pis­ta en Cór­do­ba cuan­do es­ta­ban ba­jo vi­gi­lan­cia de su pa­dre, es uno de los acon­te­ci­mien­tos que más cap­tan la aten­ción de la opi­nión pú­bli­ca. La des­apa­ri­ción, la an­gus­tio­sa bús­que­da y el desen­la­ce, trá­gi­co en la ma­yo­ría de los ca­sos, con­for­man des­gra­cia­das his­to­rias a las que re­sul­ta di­fí­cil ser ajeno.

Sin em­bar­go, no to­dos los ca­sos se sal­dan de la mis­ma ma­ne­ra. En Es­pa­ña se de­nun­cian ca­da año unas 20.000 des­apa­ri­cio­nes de me­no­res de 18 años, de las cua­les la ma­yo­ría, has­ta el 95%, se re­suel­ven a las po­cas ho­ras y tie­nen que ver con fu­gas vo­lun­ta­rias de adolescentes mo­ti­va­das por en­fren­ta­mien­tos con los pa­dres o de­seos de vi­vir de otra ma­ne­ra. Se con­si­de­ra que el res­tan­te 5%, unas 1.000 per­so­nas, des­apa­re­cen de for­ma in­vo­lun­ta­ria, es de­cir, son rap­ta­das. En es­te ca­so se en­cuen­tran al­gu­nos me­no­res adolescentes y des­de lue­go to­dos los ni­ños, cu­yas des­apa­ri­cio­nes pa­san a ser ca­ta­lo­ga­das au­to­má­ti­ca­men­te co­mo “des­apa­ri­cio­nes in­quie­tan­tes” por las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, de­bi­do a que cuan­do es un ni­ño el que des­apa­re­ce hay muy po­cos mo­ti­vos pa­ra pen­sar que se ha­ya fu­ga­do de ca­sa por vo­lun­tad pro­pia. De esos 1.000 ca­sos, la ma­yo­ría se re­suel­ven en las ho­ras y días si­guien­tes. En al­gu­nos ca­sos, des­gra­cia­da­men­te, con el ha­llaz­go del ca­dá­ver de la per­so­na des­apa­re­ci­da, tal y co­mo in­di­ca la ex­pe­rien­cia de la crónica ne­gra es­pa­ño­la. El in­ves­ti­ga­dor pri­va­do Vi­cen­te Fernández apun­ta que en­tre el 76% y el 78% de los ni­ños fa­lle­ce en las pri­me­ras ho­ras des­pués de su des­apa­ri­ción.

Mis­te­rios sin re­sol­ver.

Sin em­bar­go, no siem­pre se sa­be tan­to. Exis­te un nú­me­ro más re­du­ci­do de ca­sos en los que la in­ves­ti­ga­ción se en­quis­ta sin con­se­guir dar con ellos, con sus cuer­pos o sa­ber qué ocu­rrió. Las ci­fras en torno a es­tos mis­te­rios sin re­sol­ver son di­fu­sas, par­ti­cu­lar­men­te por­que ni el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ni la Po­li­cía o la Guar­dia Ci­vil las fa­ci­li­tan. In­te­rSOS, una aso­cia­ción de per­so­nas des­apa­re­ci­das, ci­fra en 17 el nú­me­ro de me­no­res a los que ac­tual­men­te se es­tá bus­can­do en Es­pa­ña. Tras mu­cho in­sis­tir, es­ta es la ci­fra que les fa­ci­li­ta­ron las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do an­tes de la des­apa­ri­ción de los dos ni­ños de Cór­do­ba. Sin em­bar­go, es se­gu­ro que la ci­fra es más ele­va­da, ase­gu­ra Fernández, pre­si­den­te de Gru­po SAI, una agen­cia de in­ves­ti­ga­do­res que ac­tual­men­te tra­ba­ja pa­ra dar con el pa­ra­de­ro de una ni­ña de 8 años que, di­ce, no fi­gu­ra en esa lis­ta ofi­cial de ni­ños des­apa­re­ci­dos. Es­ta re­la­ción, en reali­dad, no exis­te de ca­ra al pú­bli­co y tan­to Fernández co­mo en In­te­rSOS tie­nen cla­ro que no es un asun­to del que la Po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil quie­ran dar de­ma­sia­da in­for­ma­ción, par­ti­cu­lar­men­te por­que, al fin y al ca­bo, son ca­sos sin re­sol­ver es­pe­cial­men­te sen­si­bles por­que afec­tan a me­no­res, en mu­chos ca­sos ni­ños. Has­ta que no se en­cuen­tra a la per­so­na, viva o muer­ta, la bús­que­da no se da por ce­rra­da. “Car­pe­ta­zo no se da”, afir­ma Fernández, si bien es cier­to que trans­cu­rri­dos unos me­ses la pa­rá­li­sis de la in­ves­ti­ga­ción o la me­ra acu­mu­la­ción de otros ca­sos ha­cen ba­jar la in­ten­si­dad de la bús­que­da. En to­do ca­so, la Po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil rea­li­zan cí­cli­ca­men­te actualizaciones y re­vi­sio­nes de los ca­sos, al­go que no sue­le ser su­fi­cien­te pa­ra mu­chas fa­mi­lias, que re­cu­rren en­ton­ces a in­ves­ti­ga­do­res pri­va­dos, que ini­cian las pes­qui­sas des­de el prin­ci­pio, pe­ro con el obs­tácu­lo de ha­ber­se per­di­do los pri­me­ros mo­men­tos, que es cuan­do más in­for­ma­ción se ob­tie­ne.

En la lis­ta de me­no­res a los que se bus­ca abun­dan adolescentes o me­no­res ca­si en la ma­yo­ría de edad. Son los ca­sos de Vir­gi­nia Gue­rre­ro (14 años ) y Ma­nuel To­rres (13), vis­tos por úl­ti­ma vez en 1992 cuan­do ha­cían au­tos­top en una ca­rre­te­ra de Rei­no­sa (Can­ta­bria) pa­ra vol­ver a su ca­sa en Agui­lar de Cam­poo (Pa­len­cia) o el de Glo­ria Mar­tí­nez (17 años), que des­apa­re­ció en oc­tu­bre de ese mis­mo año

cuan­do es­ta­ba in­gre­sa­da en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co en Ali­can­te. En 1997, Cris­ti­na Ber­gua, de 16 años, des­apa­re­ció en Cor­ne­llá (Bar­ce­lo­na) tras des­pe­dir­se de su no­vio pa­ra vol­ver a ca­sa, don­de nun­ca re­gre­só. En 2008, la pis­ta de la jo­ven ir­lan­de­sa Amy Fitz­pa­trick, de 15 años y re­si­den­te en Mi­jas (Má­la­ga) se per­dió a la sa­li­da de una dis­co­te­ca. En su ca­so, la po­li­cía in­ves­ti­ga tan­to su rap­to co­mo que se ha­ya fu­ga­do a Ir­lan­da, don­de vi­ve su pa­dre bio­ló­gi­co. En 2009, Mar­ta del Cas­ti­llo des­apa­re­ció en Se­vi­lla y, a pe­sar de la con­fe­sión de su pre­sun­to ase­sino, se­rá di­fí­cil co­no­cer lo que ocu­rrió mien­tras no se en­cuen­tre su ca­dá­ver. En 2011, en Antequera, ha des­apa­re­ci­do otra jo­ven de 14 años, de la que la Po­li­cía sos­pe­cha que pu­do fu­gar­se con un ex­no­vio.

El ni­ño pin­tor y otros ca­sos.

Si en al­guno de es­tos ca­sos los in­ves­ti­ga­do­res aún de­jan mar­gen pa­ra la des­apa­ri­ción vo­lun­ta­ria, don­de no se con­tem­pla en ab­so­lu­to es­ta hi­pó­te­sis es en los ca­sos de los ni­ños más pe­que­ños. Vein­ti­cin­co años des­pués si­gue sin re­sol­ver­se el mis­te­rio de la des­apa­ri­ción, en 1986, de Juan Pe­dro Mar­tí­nez, de 10 años, que via­ja­ba en un ca­mión cis­ter­na con sus pa­dres, ac­ci­den­ta­do en el Puer­to de So­mo­sie­rra (Ma­drid). Sus pa­dres mu­rie­ron y a él no se le vol­vió a ver. Al­gu­nas hi­pó­te­sis apun­tan in­clu­so a que pu­do de­sin­te­grar­se en los áci­dos que trans­por­ta­ba el vehícu­lo, pe­ro na­da se sa­be. Des­de 1987 lle­va des­apa­re­ci­do Da­vid Gue­rre­ro Gue­va­ra, de 13 años, el ni­ño pin­tor, que sa­lió un día de su ca­sa de Má­la­ga pa­ra ir a la ga­le­ría don­de ex­po­nía una de sus obras. No lle­gó y na­die le vol­vió a ver. Los her­ma­nos Do­lo­res e Isi­dro Orrit, de 17 y 5 años, fal­tan de su ca­sa des­de ha­ce 23 años. Su ras­tro se per­dió en el hos­pi­tal de Sant Joan de Déu de Man­re­sa, don­de el ni­ño ha­bía si­do ope­ra­do y su her­ma­na cui­da­ba de él mien­tras su ma­dre tra­ba­ja­ba. Cuan­do es­ta vol­vió al cen­tro mé­di­co pa­ra ver a sus hi­jos, ya no es­ta­ban sin que na­die ha­ya po­di­do dar ra­zón de su pa­ra­de­ro has­ta el día de hoy. En 2006 des­apa­re­cie­ron, has­ta hoy, el ni­ño de 13 años Jo­sué Monge, que sa­lió de su ca­sa de Dos Her­ma­nas (Se­vi­lla) pa­ra ir en bi­ci­cle­ta a ca­sa de un ami­go, y Sa­ra Mo­ra­les, de 14 años, que nun­ca lle­gó a la ci­ta con el chi­co que le gus­ta­ba en un cen­tro co­mer­cial de Las Pal­mas, don­de vi­vía. En 2007 se pro­du­jo la des­apa­ri­ción en Gran Ca­na­ria de Ye­re­mi Vargas, de 7 años. A pe­sar de que la Po­li­cía ha in­ves­ti­ga­do su ca­so den­tro de pes­qui­sas por dis­tin­tos crí­me­nes co­me­ti­dos en la is­la, se si­gue sin sa­ber na­da de él. Ese mis­mo año, la fa­mi­lia de aco­gi­da de una ni­ña saha­raui de 12 años per­dió su pis­ta cuan­do se la en­tre­gó a su her­ma­na ma­yor an­tes de re­gre­sar a Ar­ge­lia.

Los ca­sos de ni­ños des­apa­re­ci­dos son es­pe­cia­les, en pri­mer lu­gar por­que se des­car­ta des­de el prin­ci­pio una fu­ga vo­lun­ta­ria. Los mo­ti­vos son otros: un rap­to for­tui­to por una per­so­na en­fer­ma o un cri­mi­nal o se­cues­tros pla­nea­dos por mo­ti­vos dis­pa­res, des­de una ven­gan­za en­tre fa­mi­lia­res o en­tre un cón­yu­ge o pa­ra su ven­ta en la tra­ta de blan­cas. “Se­cues­trar a un ni­ño es fá­cil”, afir­ma Vi­cen­te Fernández, que aña­de que la di­fi­cul­tad vie­ne des­pués, en ocul­tar­lo, ali­men­tar­lo y, en su ca­so, sa­car­le del país. Por eso, él no cree en que ca­sos co­mo los ni­ños de Cór­do­ba o los dos her­ma­nos de 5 y 17 años de Man­re­sa se de­ba a un im­pul­so for­tui­to de un tras­tor­na­do. Una de las dos po­si­bi­li­da­des cuan­do un ni­ño des­apa­re­ce es que sea obra de un per­tur­ba­do o al­go pre­pa­ra­do por al­guien del en­torno más o me­nos cer­cano de los ni­ños, una op­ción que ga­na ca­si to­das las opciones cuan­do es más de un ni­ño el que se es­fu­ma. En es­te ca­so, los pa­dres en par­ti­cu­lar y el en­torno fa­mi­liar en ge­ne­ral es don­de pri­me­ro se fi­ja la aten­ción, más si, co­mo en el ca­so de los ni­ños de Cór­do­ba, hay si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas, co­mo un pro­ce­so de se­pa­ra­ción.

Do­ble des­apa­ri­ción. Ma­ri Car­men Orrit, con la fo­to de sus hi­jos, Do­lo­res e Isi­dro

(17 y 5 años).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.