ETA, cor­ba­tas, ban­que­ros y ti­la

La cor­ba­ta de Ga­ri­tano qui­zá sea un gui­ño in­cons­cien­te ha­cia la nor­ma­li­dad an­tes del fin de ETA, que coin­ci­de con uno de los mo­men­tos más crí­ti­cos de la ban­ca es­pa­ño­la por la cri­sis de la deu­da.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

mar­tín ga­ri­tano, dipu­tado ge­ne­ral de Gui­púz­coa, de Bil­du, se pu­so cor­ba­ta por pri­me­ra vez pa­ra sa­lu­dar a los miem­bros de la au­to­de­no­mi­na­da Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal so­bre la Paz, que se ce­le­bró en San Sebastián el lu­nes 17 de oc­tu­bre, qui­zá co­mo pa­so pre­vio, co­mo ac­to te­lo­ne­ro, a un es­pe­ra­do co­mu­ni­ca­do de la ban­da te­rro­ris­ta en el que anun­cie, de al­gu­na ma­ne­ra -y esa es la cla­ve-que aban­do­na, por fin y de for­ma irre­ver­si­ble, la vio­len­cia. La anéc­do­ta de la cor­ba­ta pro­ta­go­ni­za­da por Ga­ri­tano se con­vier­te, sin em­bar­go, en ca­te­go­ría. El di­ri­gen­te aber­za­le, siem­pre con­tem­po­ri­za­dor con la ban­da de­rro­ta­da y aco­rra­la­da por las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad, pa­re­ce asu­mir que en cier­tos mo­men­tos -so­lem­nes, al me­nos pa­ra él-y an­te cier­tas per­so­nas lo más ade­cua­do es lu­cir cor­ba­ta, una pren­da inú­til, pe­ro que for­ma par­te del ca­non oc­ci­den­tal de las bue­nas ma­ne­ras mas­cu­li­nas. Ber­tie Ahern, ex pri­mer mi­nis­tro ir­lan­dés; Ko­fi An­nan, ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU; Gro Har­lem, ex pri­me­ra mi­nis­tra no­rue­ga; Pie­rre Jo­xe, ex­mi­nis­tro del In­te­rior fran­cés; Jonathan Po­well, je­fe de Ga­bi­ne­te del ex pre­mier bri­tá­ni­co Tony Blair; y Gerry Adams, lí­der del Sinn Féin fue­ron los ar­tí­fi­ces del mi­la­gro in­du­men­ta­rio aber­za­le. Ga­ri­tano, sin em­bar­go, no es un pio­ne­ro. El des­apa­re­ci­do ba­ta­suno Jon Idígoras tam­bién lu­ció cor­ba­ta cuan­do acu­dió a La Zar­zue­la en una de las obli­ga­das ron­das que man­tie­ne tras las elec­cio­nes el Rey con los lí­de­res de los par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so de los Dipu­tados. En­ton­ces, Idígoras re­co­no­ció que so­lo se ha­bía pues­to cor­ba­ta dos ve­ces, el día de su bo­da y pa­ra re­unir­se con el Rey. To­do un de­ta­lle.

La trans­for­ma­ción in­du­men­ta­ria de Ga­ri­tano, aunque de mo­men­to so­lo sea por un día, ade­más de un re­co­no­ci­mien­to -qui­zá es­té arre­pen­ti­do-a cier­ta es­té­ti­ca, qui­zá sig­ni­fi­que otro pa­so de los aber­za­les más ra­di­ca­les en el ca­mino de asu­mir y re­co­no­cer un con­jun­to de nor­mas, “ge­ne­ral­men­te acep­ta­das”, co­mo el la­ti­gui­llo que ador­nan las au­di­to­rías. Ga­ri­tano, al usar cor­ba­ta en un ac­to pa­ra él so­lem­ne ad­mi­te -aunque no se die­ra cuen­ta-que eso es lo co­rrec­to. Des­de lue­go, y si es sub­cons­cien­te, es to­da­vía más im­por­tan­te, es un avan­ce, co­mo han si­do un avan­ce to­dos los me­ses que ETA lle­va sin ac­tuar. La con­fe­ren­cia de San Sebastián ha si­do, sin du­da, una pan­to­mi­ma pa­ra la ma­yo­ría, un in­sul­to a la in­te­li­gen­cia pa­ra otros y al­go muy im­por­tan­te pa­ra los proeta­rras. Si es el pró­lo­go obli­ga­do al anun­cio del adiós a las ar­mas de ETA, bien­ve­ni­da sea. Si es otra coar­ta­da pa­ra más de lo mis­mo, en­gro­sa­rá la lar­ga lis­ta de la in­fa­mia te­rro­ris­ta en el País Vas­co y sus protagonistas se­rán re­cor­da­dos co­mo unos fan­to­ches opor­tu­nis­tas. To­do apun­ta, sin em­bar­go, que aho­ra sí, es­ta­mos an­te el fi­nal -que se­rá más lar­go de lo que pa­re­ce-de ETA, que lle­ga por­que los pis­to­le­ros pa­re­cen ha­ber en­ten­di­do que nun­ca con­se­gui­rán na­da con la vio­len­cia y que ca­da vez son me­nos y es­tán más aco­rra­la­dos. Aho­ra, ade­más, tam­bién quie­ren vo­tos pa­ra Bil­du y, sin du­da, los con­se­gui­rán a cos­ta del PNV de Urkullu, que tam­bién se jue­ga la he­ge­mo­nía po­lí­ti­ca en el País Vas­co en las ur­nas. El fi­nal-fi­nal de ETA, a pe­sar de to­do, ten­drá que ges­tio­nar­lo el nue­vo Go­bierno. Se­rá una ta­rea com­pli­ca­da, qui­zá tan­to co­mo en­de­re­zar la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y evi­tar que, co­mo avan­zó un mi­nis­tra­ble del PP y aho­ra com­par­te has­ta Ru­bal­ca­ba, la cri­sis que ha hun­di­do al Go­bierno de Za­pa­te­ro tam­bién la­mi­ne al si­guien­te.

El pre­si­den­te Za­pa­te­ro, mien­tras, si­gue con su cuen­ta atrás y cru­za los de­dos pa­ra que no se tuer­za na­da más. Aho­ra tie­ne en­ci­ma de la me­sa, ba­ja­das de ra­ting apar­te, el gran lío de los ban­cos. Di­cen que se que­ja en pri­va­do de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña y que no pa­sa­rá a la his­to­ria de los gran­des go­ber­na­do­res. No le re­pro­cha tan­to el ha­ber he­cho la vista gor­da con ban­cos y ban­que­ros -con ca­jas y ca­je­ros-co­mo las crí­ti­cas a las po­lí­ti­cas del Go­bierno en los úl­ti­mos años y sus desai­res a Ele­na Sal­ga­do. La deu­da pú­bli­ca vuel­ve a cru­zar­se en el ca­mino del pre­si­den­te al fi­nal de su man­da­to y no le que­da más re­me­dio que ha­cer lo im­po­si­ble pa­ra sal­var a los de­nos­ta­dos ban­cos es­pa­ño­les, con el San­tan­der de Bo­tín y el BBVA de Fran­cis­co Gon­zá­lez a la ca­be­za. La Unión Eu­ro­pea ba­ra­ja con­si­de­rar “tó­xi­ca” la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la y ha su­ge­ri­do que de­be­ría con­ta­bi­li­zar­se con una qui­ta del 20% de su va­lor. Los ban­cos ale­ma­nes y fran­ce­ses tie­nen que acep­tar un 50% de pér­di­das de la deu­da grie­ga y no quie­ren ser los úni­cos. Los ban­cos es­pa­ño­les no tie­nen deu­da grie­ga, pe­ro sí es­pa­ño­la. Apli­car una qui­ta del 20% ten­drá un cos­te de 10.000

mi­llo­nes pa­ra el BBVA y más de 8.000 mi­llo­nes pa­ra el San­tan­der. Lo po­drían asu­mir si de­cla­ra­ran pér­di­das y no re­par­tie­ran di­vi­den­do. El res­to de ban­cos y ca­jas es­pa­ño­les lo pa­sa­rían mu­cho peor. Bas­tan­tes des­apa­re­ce­rían con el ca­ta­clis­mo eco­nó­mi­co sub­si­guien­te. La op­ción de una re­ca­pi­ta­li­za­ción ge­ne­ral -po­ner di­ne­ro nue­vo-es muy com­pli­ca­da y re­du­ci­ría to­da­vía más el po­co cré­di­to exis­ten­te. Más cri­sis. Fernández

Ordóñez per­mi­tió du­ran­te años que ban­cos y ca­jas ca­mu­fla­ran la ver­dad de su si­tua­ción, pe­ro al fi­nal to­do sa­le a la luz. El Go­bierno, por su par­te, su­ge­ría e im­pul­sa­ba al sec­tor fi­nan­cie­ro a com­prar deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la. Aho­ra, el pro­ble­ma es de to­dos y, ade­más, se ha con­ver­ti­do en un asun­to po­lí­ti­co, que de­ben abor­dar los po­lí­ti­cos. Za­pa

te­ro en es­tos mo­men­tos. Ra­joy, qui­zá des­pués. El pri­mer re­to es evi­tar que la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la sea con­si­de­ra­da “tó­xi­ca” un 20%. Si no se lo­gra, la ca­tás­tro­fe es­tá ser­vi­da. Con cor­ba­ta o sin cor­ba­ta. Mien­tras los proeta­rras, aunque con ti­mi­dez, in­ten­tan una cier­ta in­te­gra­ción, los ban­que­ros, con mu­cha ti­la, lu­chan pa­ra so­bre­vi­vir y no ser ex­pul­sa­dos del sis­te­ma.

Ges­tos. Mar­tín

Ga­ri­tano, acom­pa­ña­do por Ko­fi An­nan, Juan

Car­los Iza­gui­rre y Brian Cu­rrin en

la con­fe­ren­cia ce­le­bra­da en San

Sebastián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.