La se­ño­ra Mer­kel

Tiempo - - EL BUZÓN - Do­min­go Ter­ce­ro. ma­drid

La se­ño­ra Mer­kel, con esa ca­ri­ta de no ha­ber ro­to nun­ca un pla­to, esa, que lle­va un bol­so na­ran­ja de la com­pra, su­pon­go que pa­ra com­prar Eu­ro­pa, es la que nos ha de guiar por el ca­mino an­gos­to de la pro­duc­ti­vi­dad, pa­ra lle­gar sa­nos y sal­vos a la for­ta­le­za de la eco­no­mía sos­te­ni­ble.

Las fór­mu­las ma­gis­tra­les pa­ra to­dos los usos ya que­da­ron ob­so­le­tas en el XIX y pre­ten­der que to­dos va­ya­mos con el mis­mo cor­te de pe­lo sue­na a otra épo­ca que me­jor no re­cor­dar. To­dos no so­mos igua­les. Se­ño­ra Mer­kel, to­me bue­na no­ta de lo que le di­cen las ur­nas en Ber­lín, pa­ra ca­da pro­ble­ma, una so­lu­ción. Ni en tiem­pos de cri­sis ins­tau­ra­rá el IV Reich, por­que Eu­ro­pa apren­de, y a na­die esconde su al­ma ni­be­lun­ga. Es­tá bien po­ner las co­sas en su si­tio y lo de Gre­cia no tie­ne re­ci­bo, pe­ro con esa ex­cu­sa no pue­de im­po­ner su ley a Eu­ro­pa, que su­fre las con­se­cuen­cias del pa­raí­so te­rre­nal de la so­cie­dad del bie­nes­tar. No pue­de ser de otra ma­ne­ra. Por ex­ce­der­nos en nues­tra an­sia de con­su­mo aho­ra los usu­re­ros nos qui­tan has­ta la ca­mi­sa. A ver cuán­do apren­de­mos lo que ya sa­bía mi abue­lo: “No se gas­ta lo que no se tie­ne y se pa­ga lo que se de­be”. Mien­tras tan­to siem­pre ha­brá lo­bos dis­fra­za­dos que a la mí­ni­ma nos de­ja­rán co­mo vi­ni­mos, ¡en bo­las!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.