Mar­ta del Cas­ti­llo: el do­lor de nun­ca aca­bar

Tiempo - - ZOOM -

A es­tas al­tu­ras es di­fí­cil lle­var la cuen­ta de cuán­tas ver­sio­nes dis­tin­tas ha re­la­ta­do Miguel Car­ca­ño so­bre el ase­si­na­to de Mar­ta del Cas­ti­llo y so­bre qué hi­zo con el ca­dá­ver aque­lla no­che del 24 de enero de 2009. La ima­gi­na­ción de es­te su­je­to es pro­di­gio­sa, su san­gre fría tam­bién y, por si al­go fal­ta­se, la ley ad­mi­te que mien­ta pa­ra no in­cri­mi­nar­se aún más: al me­nos ha ad­mi­ti­do que él la ma­tó, aunque to­do lo de­más (el lu­gar, el mo­do, los ca­na­llas que le acom­pa­ña­ban, la su­pues­ta vio­la­ción, dón­de arro­ja­ron el cuer­po) ha cam­bia­do 20 ve­ces. Mien­tras Car­ca­ño si­gue sien­do el pro­ta de los te­le­dia­rios, que es al­go que le en­can­ta, la fa­mi­lia de Mar­ta si­gue bus­can­do sus res­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.