Ruiz­ma

Tiempo - - ZOOM -

Me fas­ci­nan los ca­ra­du­ras, los tri­le­ros noc­tur­nos de mi ca­lle, las gi­ta­no­nas del Re­ti­ro que pro­me­ten, muy se­rias, qui­tar­te a cam­bio de 500 eu­ros un mal de ojo que te han echa­do. El es­pec­tácu­lo de la des­ver­güen­za hu­ma­na me ma­ra­vi­lla. Y mi hé­roe es es­te se­ñor, ro­dea­do de hi­jos clónicos, que lle­va to­da su vi­da apa­ñan­do el di­ne­ro de los de­más me­dian­te el ele­men­ta­lí­si­mo sis­te­ma de ofre­cer du­ros a cua­tro pe­se­tas, que se de­cía an­tes. Siem­pre hay al­guien que pi­ca. Pe­ro es que, cuan­do to­do re­vien­ta y se des­cu­bre el pas­tel, en­ci­ma lo­gra con­ven­cer a los ti­ma­dos de que la víc­ti­ma es él, de que le odian, le per­si­guen, de que no tie­ne un eu­ro (en Es­pa­ña, qui­zá no; en Be­li­ce ya es otra co­sa). Qué ac­tor se ha per­di­do el mun­do. Qué don Hi­la­rión. Qué gol­fo de siete sue­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.