El do­ma­dor de lla­mas

Tiempo - - ZOOM -

¿por dón­de em­pe­zar a so­plar? La pre­gun­ta no es ba­la­dí. Has­ta pa­ra apa­gar las ve­las de una ge­ne­ro­sa tar­ta de cum­plea­ños se pre­ci­sa de un mí­ni­mo de mé­to­do. So­fo­car un gran in­cen­dio po­dría com­pa­rar­se, de al­gún mo­do, a ser aban­do­na­do en un de­sier­to y te­ner que op­tar por uno de los mu­chos ca­mi­nos po­si­bles pa­ra al­can­zar el salvador oa­sis. Quien die­se los pa­sos equi­vo­ca­dos aca­ba­ría re­du­ci­do a hé­roe a la pa­rri­lla. Por eso un bom­be­ro de­be ate­so­rar al­go más que va­lor: tie­ne que sa­ber ma­ne­jar su man­gue­ra con or­den, dis­ci­pli­na y tino, al mo­do de una ba­tu­ta o de un sa­ble o de un mon­da­dien­tes. Sin un buen pul­so, no hay ar­te ni ofi­cio ni ser­vi­cio de ex­tin­ción de in­cen­dios que val­gan la pe­na. Pre­ci­sa­men­te los bom­be­ros ga­lle­gos se en­cuen­tran es­tos días pro­ban­do su pul­so, amén de su pa­cien­cia. No nos ol­vi­de­mos de la pa­cien­cia. ¿No di­jo acaso un fran­cés, un tal conde de Buf­fon, que la pa­cien­cia es el ge­nio? Aunque ya nos ha­lla­mos en oto­ño, al­gu­nas zo­nas de Oren­se y de Lu­go ar­den co­mo si el es­tío aún es­tu­vie­ra ha­cien­do sen­de­ris­mo por los montes ga­lai­cos. El fue­go es un es­pe­jo on­du­lan­te don­de el bom­be­ro qui­zá vea re­fle­ja­do el de­mo­nio de su so­le­dad o, sim­ple­men­te, una ex­pre­sión de su po­der. Cuan­do se pa­san tan­tas ho­ras en com­pa­ñía de las lla­mas, ¿no es una ten­ta­ción creer­se más po­de­ro­so y eterno que un in­fierno?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.