El ha­ce­dor de lu­nas

Se lla­ma­ba Ru­bén Shau­ten­berg, y era ju­dío, pe­ro no con­fia­ba en de­ma­sía en el fu­tu­ro y ha­bía de­ci­di­do con­ver­tir­se en un ale­mán del mon­tón.

Tiempo - - ZOOM - AL­FON­SO US­SÍA

ma­xim von alons fa­bri­ca­ba lu­nas. Es fá­cil es­cri­bir­lo. Las ha­cía de pa­pel, de ma­de­ra y de plás­ti­co. Las úl­ti­mas le in­co­mo­da­ban, pe­ro cum­plía con sus com­pro­mi­sos. Ma­xim, en reali­dad, se lla­ma­ba Ru­bén Shau­ten­berg, y era ju­dío, pe­ro no con­fia­ba en de­ma­sía en el fu­tu­ro y ha­bía de­ci­di­do con­ver­tir­se en un ale­mán del mon­tón.

Una tar­de, Ma­xim o Ru­bén, tra­ba­ja­ba en su ta­ller ul­ti­man­do unas lu­nas que le ha­bían en­car­ga­do, cuan­do apa­re­ció Ma­ría, una ni­ña ma­ra­vi­llo­sa, de 16 años, sim­pá­ti­ca, con los ojos ver­des in­fi­ni­tos y una re­so­lu­ción fue­ra de lo co­mún.

- Maes­tro, quiero en­car­gar­le pa­ra mi ma­dre una lu­na.

El maes­tro mi­ró a la ni­ña y son­rió.

- Im­po­si­ble. No pue­do ha­cer­le una lu­na a tu ma­dre por­que tu ma­dre es la lu­na.

A Ma­ría le cos­tó un es­fuer­zo tra­gar con esa sen­ten­cia, tan du­ra­men­te di­cha, tan ás­pe­ra y contundente.

-Maes­tro, ten­go di­ne­ro pa­ra pa­gar su tra­ba­jo. Quiero una lu­na pa­ra mi ma­dre.

-No seas pe­sa­da. A Nep­tuno no se le re­ga­la el mar, ni a Zeus el cie­lo, ni a Apolo un ca­rro de fue­go. Tu ma­dre es es­ta lu­na, y esa que ten­go ter­mi­na­da, y aque­lla que aca­bo de per­fi­lar. Cóm­pra­le a tu ma­dre otra co­sa.

Ma­ría se mar­chó decepcionada, hun­di­da en la mi­se­ria. Re­co­rrió to­das las tien­das, mi­ró to­dos los es­ca­pa­ra­tes, bus­có en cual­quier rincón el me­jor re­ga­lo pa­ra su ma­dre. Al fin, ya en el atar­de­cie­lo, vol­vió a ca­sa un al­go des­mo­ro­na­da.

Su ma­dre, que era pron­ta y fá­cil pa­ra el re­ga­ño y el bu­fi­do, no re­tra­só su en­fa­do. -¿Qué has he­cho? ¿Por qué lle­gas tan tar­de? La ni­ña no en­ten­día na­da. - Te que­ría re­ga­lar una lu­na, y me han di­cho que eso es im­po­si­ble por­que la lu­na eres tú. Su ma­dre se cal­mó. Pe­ro no del to­do. Ton­te­rías de un poe­ta an­ti­guo y ton­to. Y Ma­ría se ol­vi­dó de to­do. Lu­na cre­cien­te, lu­na lle­na y lu­na men­guan­te. Tan cam­bia­da. -La ver­dad es que eres la lu­na, ma­má. Y no se equi­vo­ca­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.