Bil­du se po­ne la cor­ba­ta

La iz­quier­da aber­za­le ca­pi­ta­li­za en su be­ne­fi­cio los pa­sos de ETA ha­cia su fi­nal. Su es­tra­te­gia con­sis­te en ga­nar en vo­tos al PNV el 20-N, pro­mo­ver la le­ga­li­za­ción de Sor­tu, apro­ve­char la pro­gre­si­va di­so­lu­ción de la ban­da has­ta 2013 y ven­cer en las elec­ci

Tiempo - - ACTUALIDAD PORTADA - POR AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ* FO­TOS: MA­NUEL DÍAZ DE RA­DA aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Agur... agur”. Ter­mi­na la con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal so­bre el fu­tu­ro de ETA y Ru­fi Et­xe­be­rria, la ca­ra ama­ble de Ba­ta­su­na, se des­pi­de con un apre­tón de ma­nos del is­rae­lí Al­ber­to Spek­to­rows­ki, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Tel Aviv, so­cio de Sh­lo­mo Ben Ami en la bús­que­da de la paz en Orien­te Pró­xi­mo y uno de los in­te­gran­tes del Gru­po In­ter­na­cio­nal de Con­tac­to (GIC) que el sud­afri­cano Brian Cu­rrin pu­so en mar­cha el año pa­sa­do en su em­pe­ño por eri­gir­se en el lí­der de los au­to­de­no­mi­na­dos “me­dia­do­res in­ter­na­cio­na­les del con­flic­to vas­co”.

El del­fín de Ar­nal­do Ote­gi se ale­ja del pa­la­cio do­nos­tia­rra de Aye­te con su no­ve­do­sa cor­ba­ta os­cu­ra y una cha­que­ta ma­rrón de di­fí­cil en­ca­je en com­pa­ñía de Juan Jo­sé Pe­tri­ko­re­na, otra de las ca­ras vi­si­bles del mun­do ba­ta­suno. Spek­to­rows­ki les ve mar­char­se y co­men­ta en voz ba­ja, sin que le oi­gan: “Mu­chos de los que es­ta­ban acá es­pe­ra­ban mu­cho más”.

Es­te fo­ro iné­di­to en la his­to­ria re­cien­te del País Vas­co, que ha des­per­ta­do un gran in­te­rés po­lí­ti­co y me­diá­ti­co en Es­pa­ña, es­tá apa­sio­nan­do po­co a po­co a es­te uru­gua­yo de na­ci­mien­to. “Las dos na­rra­ti­vas aquí son bra­ví­si­mas”, di­ce con elo­cuen­cia, alar­gan­do las pa­la­bras co­mo Alfredo di Ste­fano cuan­do ha­bla de fút­bol, al re­fe­rir­se a aque­llos que de­fien­den la in­de­pen­den­cia de esa tie­rra fren­te a los que apues­tan por el ac­tual mar­co cons­ti­tu­cio- nal, a aque­llos que han apo­ya­do el te­rro­ris­mo has­ta ha­ce bien po­co fren­te a los que han su­fri­do en car­ne pro­pia el do­lor de la muer­te de un fa­mi­liar por cul­pa de la sin­ra­zón, en un com­ba­te de­sigual que no bus­ca­ron en nin­gún mo­men­to.

“Tie­nen su im­por­tan­cia, pe­ro no pen­sa­ba que fue­se tan fuer­te. Pa­ra mí, lo ne­ce­sa­rio es de­jar esa na­rra­ti­va y en­trar en asun­tos co­mo la des­man­te­la

ción”, in­di­ca Spek­to­rows­ki, quien en el tiem­po que lle­va en el País Vas­co ya se ha da­do cuen­ta de que en esa tie­rra “se es­tá to­do el día ma­sa­jean­do la pe­lo­ta con una co­ma aquí, otra allá... co­mo di­cien­do que las co­sas no es­tán de­ma­sia­do cla­ras”. Pe­se a to­do, pre­fie­re ver el va­so me­dio lleno.

Pe­ti­ción a ETA.

“Lo que es­pe­ro es que de­ba­jo de es­ta me­sa, de to­da es­ta re­tó­ri­ca, ya ha­ya una re­gla. Lo ve­re­mos en unos días”, va­ti­ci­na so­bre el lla­ma­mien­to que los par­ti­ci­pan­tes en es­ta con­fe­ren­cia han he­cho a ETA en su pri­mer pun­to de las con­clu­sio­nes, por el que se exi­ge a la ban­da que va­ya más allá de su al­to el fue­go per­ma­nen­te, ge­ne­ral y ve­ri­fi­ca­ble de­cre­ta­do ha­ce un año, y anun­cie que ce­sa su ac­ti­vi­dad de for­ma “de­fi­ni­ti­va”.

Po­ner fin a ese dis­cur­so na­rra­ti­vo que se­pa­ra a unos de otros no pa­re­ce sen­ci­llo, des­pués de ca­si mil ase­si­na­tos y un sin­fín de ame­na­zas por par­te de los te­rro­ris­tas y sus acó­li­tos po­lí­ti­cos, pe­ro lo que se per­ci­be en el ai­re que en­vuel­ve al ma­jes-

tuo­so pa­la­cio de Aye­te, don­de el dic­ta­dor Fran­co pa­sa­ba sus ve­ra­nos, es que la iz­quier­da aber­za­le li­de­ra­da por Bil­du es la gran be­ne­fi­cia­da por la ac­tual inac­ción de ETA. “Cuan­to me­nos ETA, más apo­yo elec­to­ral pa­ra ellos y más ga­na la iz­quier­da aber­za­le”, apun­ta Spek­to­rows­ki con más se­gu­ri­dad.

Los he­re­de­ros de Ba­ta­su­na se han co­bi­ja­do ba­jo el pa­ra­guas de las coa­li­cio­nes de Bil­du y Amaiur jun­to a par­ti­dos le­ga­les co­mo Eus­ko Al­kar­ta­su­na (EA), Al­ter­na­ti­ba y, más re­cien­te­men­te, Ara­lar. Y ya tie­nen pre­pa­ra­da su ho­ja de ru­ta pa­ra los pró­xi­mos años, cu­yos ca­pí­tu­los se irán su­ce­dien­do a me­di­da que ETA des­apa­rez­ca del ma­pa. Su pri­mer ob­je­ti­vo es ga­nar en vo­tos al PNV el pró­xi­mo 20-N en el con­jun­to del País Vas­co y Na­va­rra. En los co­mi­cios lo­ca­les y au­to­nó­mi­cos del 22 de ma­yo, Bil­du re­ci­bió 313.231 vo­tos, con­si­guió más con­ce­ja­les que los pe­neu­vis­tas (1.138 por 912) y se que­dó a so­lo 14.000 papeletas de la for­ma­ción jet­za­le que li­de­ra Íñi­go Urkullu, quien en su dis­cur­so de Aye­te in­clu­yó, cu­rio­sa­men­te, una de las fra­ses más enig­má­ti­cas de Fran­co (“No hay mal que por bien no ven­ga”), pro­nun­cia­da unos días des­pués del ase­si­na­to de Ca­rre­ro Blan­co a ma­nos de ETA.

El se­gun­do pa­so de Bil­du se­rá el pro­mo­ver la le­ga­li­za­ción de Sor­tu, que a par­tir de ese mo­men­to ca­pi­ta­li­za­rá el cau­dal po­lí­ti­co de Ote­gi y sus ad­lá­te­res de Ba­ta­su­na en de­tri­men­to de la EA de Pe­llo Urizar o la Al­ter­na­ti­ba de Os­kar Ma­tu­te, quie­nes di­fí­cil­men­te so­bre­vi­vi­rán al abra­zo del oso que les es­tán pre­pa­ran­do sus com­pa­ñe­ros de coa­li­ción.

Di­so­lu­ción por eta­pas.

El pro­gre­si­vo des­man­te­la­mien­to de ETA es la ter­ce­ra pa­ta de la es­tra­te­gia de fu­tu­ro de Bil­du. Sus di­ri­gen­tes creen que la ban­da te­rro­ris­ta irá do­si­fi­can­do por eta­pas su aban­dono de las ar­mas has­ta mar­zo de 2013, fe­cha en la que se ce­le­bra­rán elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas vas­cas. En ese mo­men­to de­be­ría de es­ce­ni­fi­car­se el “cie­rre de la per­sia­na”, co­mo vie­ne exi­gien­do Urkullu en los úl­ti­mos me­ses, con un vídeo en el que los má­xi­mos res­pon­sa­bles de ETA pon­gan pun­to fi­nal a su ac­ti­vi­dad.

¿Quién se­ría el que ha­bla­se a ca­ra des­cu­bier­ta? El más in­di­ca­do pa­ra ello es Jo­su Urru­ti­koet­xea Ben­goet­xea, alias Jo­su Ter­ne­ra, por­que tie­ne más as­cen­den­te en­tre los eta­rras que el ac­tual triun­vi- ra­to di­ri­gen­te, for­ma­do por Da­vid Pla, Irat­xe Sor­zá­bal e Izas­kun Le­sa­ka.

Tras la des­apa­ri­ción del te­rro­ris­mo de ETA lle­ga­rían los co­mi­cios vas­cos de 2013, pa­ra los que la iz­quier­da aber­za­le pre­pa­ra el asal­to a la lehen­da­ka­rit­za, que aho­ra pre­si­de el so­cia­lis­ta Pat­xi López. Ba­ta­su­na con­fía en que su he­re­de­ra Sor­tu aglu­ti­ne to­do el vo­to in­de­pen­den­tis­ta de iz­quier­da con un ca­be­za de cár­tel que po­dría ser Ar­nal­do Ote­gi... si su ex­car­ce­la­ción se produce en los pró­xi­mos me­ses. Sin em­bar­go, más de uno en el mun­do aber­za­le no ve con buenos ojos la can­di­da­tu­ra de Ote­gi, por lo po­la­ri­za­da que es­tá su fi­gu­ra, y pre­fie­re a al­guien con un per­fil pú­bli­co más mo­des­to y

anó­ni­mo, co­mo en su mo­men­to ocu­rrió con el ac­tual al­cal­de de San Sebastián, Juan Car­los Iza­gui­rre, o el dipu­tado ge­ne­ral de Gui­púz­coa, Mar­tín Ga­ri­tano, los dos gran­des be­ne­fi­cia­dos por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del fi­nal de ETA.

El úl­ti­mo pun­to de la es­tra­te­gia de la iz­quier­da aber­za­le se­rá, una vez ins­ta­la­da en el Go­bierno de Vi­to­ria, el pro­mo­ver el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción des­de las ins­tan­cias lo­ca­les, fo­ra­les y au­to­nó­mi­cas que ten­ga ba­jo su con­trol con el apo­yo par­la­men­ta­rio, en es­pe­cial, de un PNV en sus ho­ras ba­jas. To­do un desafío pa­ra el Go­bierno es­pa­ñol que, pre­vi­si­ble­men­te, es­ta­rá di­ri­gi­do por Ma­riano Ra­joy.

¿Ven­ce­do­res y ven­ci­dos?

El is­rae­lí Spek­to­rows­ki no al­can­za a vis­lum­brar to­da­vía esa ho­ja de ru­ta, pe­ro ya se ha da­do cuen­ta de cuál es el nu­do que pri­me­ro hay que des­anu­dar: “La di­vi­sión que se vio cla­ra­men­te en las po­nen­cias de la con­fe­ren­cia es que la iz­quier­da aber­za­le quie­re ha­cer ver que no hay ven­ce­do­res ni ven­ci­dos, mien­tras que las de­más fuer­zas po­lí­ti­cas bus­can lo otro”, ase­ve­ra.

En­tre los nu­me­ro­sos re­pre­sen­tan­tes aber­za­les que asis­tie­ron al fo­ro pre­si­di­do por el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU Ko­fi An­nan es­tu­vo Ja­kes Bor­tay­rou, por­ta­voz del par­ti­do ga­lo Abert- za­le-Ba­ta­su­na, que es le­gal en el país ve­cino. Su dia­léc­ti­ca es al­go di­fe­ren­te, más hu­ma­na, que la de sus com­pa­ñe­ros del otro la­do de la fron­te­ra. En de­cla­ra­cio­nes a Tiem­po, opi­na que pa­ra sa­lir de un con­flic­to no tie­ne que ha­ber ven­ce­do­res ni ven­ci­dos, ya que “si hay una par­te cla­ra­men­te per­de­do­ra, el pro­ce­so ex­plo­ta­rá más ade­lan­te, bien unos años más tar­de bien du­ran­te la ge­ne­ra­ción si­guien­te”. Sin em­bar­go, sub­ra­ya a con­ti­nua­ción que es muy im­por­tan­te que to­dos los par­ti­dos, sin ex­cep­ción, par­ti­ci­pen en el pro­ce­so y que en­tre to­dos se mi­re ha­cia el fu­tu­ro. “Pen­se­mos en có­mo po­de­mos su­pe­rar es­te con­flic­to -di­ce Bor­tay­rou-pa­ra crear una si­tua­ción nue­va de nor­ma­li­za­ción y paz, y así po­der dis­cu­tir ele­men­tos po­lí­ti­cos sin es­tar cons­tan­te­men­te fi­ja­dos en las he­ri­das del pa­sa­do, que nun­ca ha­brá que ol­vi­dar ni en­te­rrar­las”.

En to­do ca­so, la re­con­ci­lia­ción en el País Vas­co lle­va­rá años, “se­gu­ra­men­te una ge­ne­ra­ción”, a su jui­cio. En­tre tan­to, di­ce es­tar con­fia­do en que ETA va a dar el pa­so, “y de for­ma rápida”, de de­cla­rar el al­to el fue­go de­fi­ni­ti­vo que las so­cie­da­des vas­ca y es­pa­ño­la le re­cla­man des­de ha­ce bas­tan­tes años.

A su la­do, Kot­te Ece­na­rro, exal­cal­de so­cia­lis­ta de Hen­da­ya (Fran­cia), ha­ce hin­ca­pié a es­ta re­vis­ta en que es “ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio” que se sal­ga del ci­clo “de ac­ción-re­pre­sión de la vio­len­cia” y que se em­pie­ce el “diá­lo­go so­cial y po­lí­ti­co, de con­cer­ta­ción y tam­bién de re­con­ci­lia­ción del mun­do vas­co con el Go­bierno es­pa­ñol”.

So­bre la di­co­to­mía en­tre ven­ce­do­res y ven­ci­dos de la que tan­to ha­blan el PP y las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas del te­rro­ris­mo, es­ti­ma que no es bueno en es­tos mo­men­tos. “Com­pren­do que no ha­ya que ol­vi­dar a los muer­tos, de un la­do y del otro. Tam­po­co hay que ol­vi­dar a aque­llos [eta­rras] que es­tán en pri­sio­nes le­ja­nas, por­que los fa­mi­lia­res su­fren una do­ble con­de­na. Con to­do, com­par­to la sal­ve­dad que se ha he­cho por par­te de al­gu­nos de que el ven­ce­dor tie­ne que ser la de­mo­cra­cia y el ven­ci­do, el te­rro­ris­mo”, se­ña­la Ece­na­rro.

En es­ta mis­ma lí­nea, Pie­rre Ha­zan, uno de los miem­bros más ac­ti­vos del GIC de Cu­rrin, in­sis­te en que no se pue­de lo­grar el éxi­to en un pro­ce­so si una de las par­tes tie­ne el sen­ti­mien­to de que ha per­di­do. “En ese ca­so, el pro­ce­so se­rá muy frá­gil”, ad­vier­te so­bre el de­seo

de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo de que no ha­ya equi­dis­tan­cia con ETA. Una de las per­so­nas que pien­sa así es Silverio Ve­las­co, miem­bro del Co­lec­ti­vo de Víc­ti­mas del Te­rro­ris­mo (Covite), que el pa­sa­do lu­nes en­tre­gó a los par­ti­ci­pan­tes del fo­ro de Aye­te el va­de­mé­cum con los nom­bres y las vi­das trun­ca­das de los 829 muer­tos de ETA. Fue su res­pues­ta a la fal­ta de in­vi­ta­ción por par­te de los or­ga­ni­za­do­res del gru­po Lo­ka­rri, una ex­ten­sión del GIC.

Ve­las­co per­dió en oc­tu­bre de 1986, ha­ce jus­to 25 años, a su yerno, su hi­ja y su nie­to en San Sebastián, a po­cos ki­ló­me­tros de don­de se ce­le­bra el cónclave so­bre el fu­tu­ro del País Vas­co. La ban­da te­rro­ris­ta iba a por el pri­me­ro, en­ton­ces go­ber­na­dor mi­li­tar en la re­gión, y aca­bó con la vi­da de to­da la fa­mi­lia y una ciu­da­da­na por­tu­gue­sa a la que la ex­plo­sión, por des­gra­cia, le dio de lleno. “Aunque a al­gu­nos les sue­ne mal la pa­la­bra de­rro­ta, la cau­sa que ha ma­ta­do a tan­ta gen­te inocen­te tie­ne que ser de­rro­ta­da”, se­ña­la con ra­bia a Tiem­po. “Tie­nen que ven­cer la de­mo­cra­cia y los que he­mos pues­to fa­mi­lia que ha muer­to”, pro­si­gue an­tes de cen­su­rar el fo­ro in­ter­na­cio­nal que tan bien ha apro­ve­cha­do Bil­du, “por es­tar más de un la­do, el de los ver­du­gos”.

Los tiem­pos en el Uls­ter.

Po­cos du­dan de que la di­so­lu­ción de ETA lle­va­rá su tiem­po. Gerry Adams, del Sinn Féin, re­cor­dó a los asis­ten­tes a la con­fe­ren­cia de paz de Aye­te que se ne­ce­si­ta­ron diez años pa­ra con­se­guir que el IRA de­cre­ta­se un al­to el fue­go y nue­ve pa­ra lo­grar la re­con­ci­lia­ción en el Uls­ter en­tre los po­lí­ti­cos unio­nis­tas y los re­pu­bli­ca­nos, re­pre­sen­ta­dos por él.

Tam­bién tie­nen que aca­bar ac­ti­tu­des co­mo la de Mar­tín Ga­ri­tano en el re­ce­so de la breve con­fe­ren­cia -du­ró so­lo tres ho­ras, pues la de­cla­ra­ción fi­nal es­ta­ba pac­ta­da de an­te­mano en ca­si to­da su to­ta­li­dad-, cuan­do sa­lió a uno de los bal­co­nes y se mo­fó del in­ten­to de Covite por pre­sen­tar su de­cá­lo­go No a la im­pu­ni­dad, an­te la po­si­ción de Bil­du y Ba­ta­su­na de de­fen­der los pos­tu­la­dos po­lí­ti­cos que ha re­cla­ma­do la ban­da des­de su fun­da­ción.

“En Euskadi ha ha­bi­do gen­te que ha ase­si­na­do y gen­te que ha si­do ase­si­na­da –re­cor­dó el so­cia­lis­ta Je­sús Egui­gu­ren a los pre­sen­tes en Aye­te–, y los ase­si­na­tos no han si­do alea­to­rios, te­nían ob­je­ti­vos con­cre­tos: si­len­ciar las vo­ces de los que no com­par­tían el pro­yec­to to­ta­li­ta­rio de los te­rro­ris­tas”. El que fue­ra me­dia­dor con ETA apos­tó por mi­rar al fu­tu­ro, pe­ro ha­cien­do fren­te al pa­sa­do “sin frau­des ni ocul­ta­mien­tos”. Por si no le ha­bía que­da­do cla­ro a Bil­du.

(*) Con in­for­ma­ción de Santi Etxauz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.