pre­si­den­ta De a al­cal­de­sa

Si Ruiz-ga­llar­dón se con­vier­te en mi­nis­tro, Ana Bo­te­lla se­rá al­cal­de­sa, a ries­go de re­abrir la guerra con Agui­rre.

Tiempo - - ESPAÑA - C.P. cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

la guerra que du­ran­te años han li­bra­do la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Es­pe­ran­za Agui­rre, y el al­cal­de, Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón, por ase­gu­rar­se su cuo­ta de po­der en el PP no so­lo se ha sal­da­do con la pre­sun­ta de­rro­ta de la pri­me­ra que su­po­ne la in­clu­sión, por fin, del edil en la lis­ta elec­to­ral al Con­gre­so. Hay otro efec­to co­la­te­ral: si la lle­ga­da de Ruiz-Ga­llar­dón al Con­gre­so es pa­so pre­vio pa­ra que se con­vier­ta en mi­nis­tro de Ma­riano Ra­joy, tal y co­mo na­die du­da, Ana Bo­te­lla se con­ver­ti­rá en al­cal­de­sa de Ma­drid.

Ga­llar­dón pue­de ser al­cal­de y dipu­tado (más co­mo ex­cep­ción que con­tem­pla el re­gla­men­to de las Cor­tes pe­ro que Ra­joy ha de­ci­di­do ha­cer ca­si ge­ne­ral en sus lis­tas elec­to­ra­les) pe­ro no al­cal­de y mi­nis­tro. Y se da tam­bién por su­pues­to que el vi­ceal­cal­de, Ma­nuel Co­bo, iría con él. Así, el bas­tón mu­ni­ci­pal pa­sa­rá a Bo­te­lla, a la que mu­chos en el PP ven más co­mo cuo­ta del az­na­ris­mo que co­mo di­ri­gen­te po­lí­ti­co. Quien así la ve du­da de si po­drá ges­tio­nar el Ayun­ta­mien­to más en­deu­da­do de Es­pa­ña -con más de 7.000 mi­llo­nes de eu­ros pen­dien­tes de de­vol­ver-y ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y man­te­ner pa­ra el PP el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid. Bo­te­lla tam­bién tie­ne de­fen­so­res, que re­cha­zan su ima­gen de po­lí­ti­ca con­sor­te, des­ta­can que “vi­ve la po­lí­ti­ca de ma­ne­ra muy na­tu­ral” y que al­can­zar un car­go po­lí­ti­co co­mo la al­cal­día de Ma­drid es al­go “que ha es­pe­ra­do” to­da la vi­da.

Los orí­ge­nes de su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca se re­mon­tan a los años 80, cuan­do fue ella la que ani­mó a Az­nar a que en­tra­ra en el PP. Cuan­do es­te lo hi­zo, ella si­guió tra­ba­jan­do en la Ad­mi­nis­tra­ción -es téc­ni­co de In­for­ma­ción y Tu­ris­mo del Es­ta­do-y no lle­gó a la pri­me­ra lí­nea has­ta el año 2003, cuan­do Ga­llar­dón la in­clu­yó en el nú­me­ro tres de su lis­ta elec­to­ral pa­ra el Ayun­ta­mien­to. La guerra en­tre Ga­llar­dón y Agui­rre ya es­ta­ba abier­ta por aquel en­ton­ces y su nom­bra­mien­to fue in­ter­pre­ta­do co­mo un gui­ño al ala más con­ser­va­do­ra del PP ma­dri­le­ño. Con las elec­cio­nes de 2004 a las puer­tas, que to­do el mun­do da­ba por sen­ta­do que ga­na­ría Ra­joy, ya se em­pe­zó a es­pe­cu­lar con la mis­ma si­tua­ción que aho­ra: que Ga­llar­dón fue­se nom­bra­do mi­nis­tro, se lle­va­ra a Co­bo con él y que­da­ra Bo­te­lla pa­ra su­ce­der­le.

La su­ce­sión de Ga­llar­dón por Bo­te­lla no es una no­ve­dad, aunque sí lo es la po­si­bi­li­dad de re­abrir la ba­ta­lla en­tre Ga­llar­dón y Agui­rre. El motivo se­rían los pla­nes de es­ta de re­ti­rar­se de la po­lí­ti­ca pau­la­ti­na­men­te y sus de­seos de ter­mi­nar don­de em­pe­zó, en la al­cal­día de Ma­drid. Así, los pla­nes del al­cal­de ha­brían cho­ca­do de nue­vo con los de la pre­si­den­ta. Apa­ren­te­men­te, Agui­rre ha en­te­rra­do el ha­cha, pe­ro es­te te­ma le ha vuel­to a dar pie pa­ra lle­var la con­tra den­tro del par­ti­do. Es la úni­ca que ha­bla en pú­bli­co de lo que aún na­die quie­re ha­blar, de los pla­nes de Ga­llar­dón de con­ver­tir­se en mi­nis­tro -“su sue­ño”, ha di­cho Agui­rre-y de Bo­te­lla de ser al­cal­de­sa, pues­to que desem­pe­ña­ría “es­tu­pen­da­men­te bien”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.