“Es­pa­ña no es­tá fue­ra de pe­li­gro de una in­ter­ven­ción de la UE”

POR­TA­VOZ DE ECO­NO­MÍA DEL PP. Di­ce que su par­ti­do no des­lum­bra­rá con nue­vas pro­pues­tas eco­nó­mi­cas en su pro­gra­ma por­que lle­van años tra­ba­jan­do y sus me­di­das son de so­bra co­no­ci­das. Si ga­nan, ha­brá re­for­mas la­bo­ral y fis­cal. Til­da de sim­ple­za el co­pa­go y af

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SIL­VIA GAMO FO­TO: BOR­JA SÁN­CHEZ-TRI­LLO sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

¿Qué con­se­cuen­cias ten­drá la re­ba­ja de la ca­li­fi­ca­ción de la deu­da es­pa­ño­la?

Es­ta ba­ja­da es con­se­cuen­cia de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del Go­bierno so­cia­lis­ta, que nos ha si­tua­do en una po­si­ción de ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad. Lo que Es­pa­ña se jue­ga el 20-N es có­mo sa­le de la se­gun­da di­vi­sión del eu­ro. El desafío a cor­to pla­zo es vol­ver a co­lo­car a Es­pa­ña don­de siem­pre de­bió es­tar: en la pri­me­ra ve­lo­ci­dad y en el li­de­raz­go de Eu­ro­pa. La re­ba­ja con­ti­nua de ca­li­fi­ca­ción po­ne en du­da la ca­pa­ci­dad de Es­pa­ña de cre­cer, de crear em­pleo y fi­nan­ciar­se.

¿Qué pro­pues­tas va a in­cluir el pro­gra­ma elec­to­ral del PP pa­ra lo­grar­lo?

En Es­pa­ña te­ne­mos mar­gen pa­ra apli­car las re­for­mas en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que nos con­vie­nen co­mo país y que no es­tén im­pues­tas des­de fue­ra. Por ejem­plo, la res­truc­tu­ra­ción del sec­tor ban­ca­rio, que ha ido muy len­ta y ha si­do in­clu­so tor­pe y de la que de­pen­de que el cré­di­to ban­ca­rio vuel­va a fluir, es­pe­cial­men­te pa­ra py­mes y au­tó­no­mos.

¿Qué más hay que ha­cer en la res­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria?

Hay que fi­na­li­zar el cam­bio de las ca­jas de aho­rros a en­ti­da­des ju­rí­di­cas ban­ca­rias nor­ma­li­za­das y abrir una nue­va ron­da de fu­sio­nes que eli­mi­ne las en­ti­da­des in­efi­cien­tes. Y ese pro­ce­so hay que com­ple­tar­lo con un sa­nea­mien­to de los ba­lan­ces ban­ca­rios.

¿Eso lo re­co­ge el PP en su pro­gra­ma?

Com­pren­do que hay in­te­rés en el pro­gra­ma, pe­ro no­so­tros lle­va­mos años tra­ba­jan­do. No tra­ta­mos aho­ra de des­lum­brar con nue­vas pro­pues­tas, nues­tro diag­nós­ti­co de la cri­sis y nues­tras me­di­das son co­no­ci­das. Ra­joy ya ha ha­bla­do de una ley de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria que obli­gue a unos ob­je­ti­vos de dé­fi­cit de deu­da pú­bli­ca real­men­te se­ve­ros, pa­ra que el Go­bierno de Es­pa­ña, los au­to­nó­mi­cos y los mu­ni­ci­pa­les, que­den com­pro­me­ti­dos. Nues­tra po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria par­te de que los im­pues­tos son un in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co im­por­tan­te. Hoy hay una re­cau­da­ción muy ba­ja y se tie­ne que com­pen­sar con re­for­mas tri­bu­ta­rias. Se tra­ta de que más es­pa­ño­les pa­guen im­pues­tos más ba­jos.

¿Des­car­tan to­tal­men­te la subida de im­pues­tos si lle­gan al Go­bierno?

Sí, la subida de los gran­des im­pues­tos es­tá des­car­ta­da. La eco­no­mía es­tá muy pa­ra­da y pa­ra le­van­tar­la ha­cen fal­ta me­nos im­pues­tos. No pue­do de­cir que va­mos a apli­car el pri­mer año una re­duc­ción del Im­pues­to so­bre la Ren­ta de las Per­so­nas Fí­si­cas, pe­ro sí que, en el mo­men­to en que la eco­no­mía se re­cu­pe­re, de­vol­ve­re­mos su di­ne­ro al con­tri­bu­yen­te a tra­vés de re­ba­jas fis­ca­les, co­mo el IRPF. Eso ya lo hi­ci­mos en los 90 y a co­mien­zos de la dé­ca­da del 2000.

¿Qué le pa­re­ce que la ex­di­rec­to­ra de la Ca­ja de Aho­rros del Me­di­te­rrá­neo, Ma­ría Do­lo­res Amorós, se fi­ja­se un suel­do de 600.000 eu­ros y una pen­sión vi­ta­li­cia de 370.000?

Me pa­re­ce mal que exis­tan esos blin­da­jes, que no tie­nen en cuen­ta el re­sul­ta­do de la ges­tión rea­li­za­da. Me pa­re­ce un error del su­per­vi­sor ad­mi­tir esos con­tra­tos blin­da­dos, de cual­quier en­ti­dad. Ade­más, en el ca­so de las ca­jas que han si­do se­mi­pú­bli­cas es inad­mi­si­ble. Es­ta cri­sis de­be ser­vir pa­ra ha­cer más trans­pa­ren­te la ges­tión de las em­pre­sas.

Si el PP lle­ga al Go­bierno, ¿re­for­ma­rá otra vez la re­for­ma la­bo­ral?

La va­mos a cam­biar por­que es­ta no sir­ve. Es­ta­mos vien­do ca­da mes que el pa­ro, des­gra­cia­da­men­te, si­gue avan­zan­do inexo­ra­ble­men­te. Hay que ha­cer una re­for­ma la­bo­ral mu­cho más com­ple­ta so­bre el eje de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, que es lo más ur­gen­te y ne­ce­sa­rio pa­ra nues­tro país en la ac­tua­li­dad.

Gon­zá­lez Pons anun­ció la crea­ción de 3,5 mi­llo­nes de em­pleos. ¿Có­mo lo ha­rán?

Era una as­pi­ra­ción. Es­pa­ña ne­ce­si­ta esos 3,5 mi­llo­nes de em­pleos pa­ra vol­ver a la si­tua­ción pre­via a la cri­sis. Pe­ro otra co­sa es un com­pro­mi­so elec­to­ral. Nun­ca he­mos con­cu­rri­do a las elec­cio­nes con ob­je­ti­vos cuan­ti­fi­ca­dos de em­pleo, por­que no se co­rres­pon­de con nues­tra fi­lo­so­fía. El em­pleo lo crean la so­cie­dad, las py­mes, los em­pren­de­do­res, no el Go­bierno. Nues­tro de­ber es sen­tar las con­di­cio­nes pa­ra fo­men­tar la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo.

¿El PP des­con­ge­la­rá las pen­sio­nes y su­birá el suel­do a los fun­cio­na­rios?

Los Go­bier­nos del PP nun­ca con­ge­la­ron las pen­sio­nes. El Go­bierno so­cia­lis­ta no ha du­da­do en ha­cer­lo, por cier­to, sin ex­pli­car qué le pa­sa­ba a la so­cie­dad es­pa­ño­la pa­ra to­mar una me­di­da tan dra­co­nia­na. El PP vo­tó en con­tra, con es­to ya he di­cho mu­cho. Voy a de­jar que los re­cor­tes se los apun­ten, con to­do su mé­ri­to, quie­nes los hi­cie­ron, los so­cia­lis­tas.

¿Us­ted ten­drá el mé­ri­to de des­con­ge­lar las pen­sio­nes?

So­lo di­go que no se sa­le de la cri­sis pe­gán­do­le mar­ti­lla­zos al mis­mo cla­vo. Hay que te­ner lo que hay que te­ner pa­ra de­cir que los ajus­tes so­cia­les los ha­ce el PP, des­pués de lo que ellos han he­cho por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Es­pa­ña: con­ge­lar las pen­sio­nes.

¿Y el suel­do de los fun­cio­na­rios?

En los fun­cio­na­rios hay dos ca­te­go­rías que no se pue­den con­fun­dir: el fun­cio­na­rio de ca­rre­ra en la Ad­mi­nis­tra­ción y una ex­pan­sión del sec­tor pú­bli­co, a tra­vés de em­pre­sas pú­bli­cas, que es un ni­do de con­tra­ta­cio­nes dis­cre­cio­na­les, don­de se ha co­lo­ca­do a to­do el mun­do que se ha querido co­lo­car.

¿Quie­re de­cir que el PSOE ha uti­li­za­do las em­pre­sas pú­bli­cas pa­ra co­lo­car a sus alle­ga­dos?

Ha ha­bi­do de­ja­ción de un pro­ce­di­mien­to de crea­ción de em­pleo ob­je­ti­vo, que iden­ti­fi­ca co­mo fun­cio­na­rios a per­so­nal even­tual y cu­ya ta­rea, a ve­ces, es muy dis­cu­ti­ble.

¿Pe­ro de­vol­ve­rán su 5% de suel­do a los fun­cio­na­rios?

Es­ta­mos en tiem­po de ajus­te. No pue­do, ni de­bo, crear ex­pec­ta­ti­vas.

Los so­cia­lis­tas pro­me­ten una subida de im­pues­tos pa­ra fi­nan­ciar la Sanidad. ¿Có­mo la fi­nan­cia­rán us­te­des?

Los so­cia­lis­tas siem­pre pro­po­nen lo mis­mo, su­bir im­pues­tos. Que hay un pro­ble­ma de fi­nan­cia­ción, se suben im­pues­tos a los ban­cos; que te­ne­mos un pro­ble­ma de dé­fi­cit en la Sanidad: se suben los im­pues­tos del al­cohol o el ta­ba­co per­ju­di­can­do a un buen nú­me­ro de ciu­da­da­nos.

¿El PP apli­ca­rá el co­pa­go pa­ra fi­nan­ciar la Sanidad?

No con­tem­pla­mos sim­ple­zas. El co­pa­go no re­suel­ve el pro­ble­ma de fi­nan­cia­ción de la Sanidad. Que us­ted va­ya al mé­di­co y le co­bren dos eu­ros no re­suel­ve el pro­ble­ma de los cos­tes de la Sanidad.

Es­tá to­tal­men­te des­car­ta­do.

Cuan­do es­tu­vi­mos en el Go­bierno en los años 90 nos plan­tea­mos muy en se­rio el co­pa­go. Los so­cios que en­ton­ces te­nía­mos, CiU, in­clu­so lo con­ta­ron. No­so­tros en­car­ga­mos unos es­tu­dios y de­ci­di­mos fi­nal­men­te que no era efec­ti­vo.

¿Es­pa­ña es­tá fue­ra de pe­li­gro de una in­ter­ven­ción y de una re­ce­sión?

No, des­gra­cia­da­men­te no. La in­ter­ven­ción sig­ni­fi­ca que te fi­nan­cian a cam­bio de unas con­di­cio­nes im­pues­tas. Es muy im­por­tan­te evi­tar­lo pa­ra que, con tu pro­pia ca­pa­ci­dad, pue­das sa­lir ade­lan­te ha­cien­do las re­for­mas que te con­vie­nen. En Eu­ro­pa na­die nos tie­ne que dar cla­se so­bre es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria. Fui­mos pio­ne­ros en te­ner una ley de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria en 2002.

¿Cae­re­mos en re­ce­sión en 2012?

Si ha­ce­mos re­for­mas y ge­ne­ra­mos con­fian­za no te­ne­mos por qué. El ori­gen de la ame­na­za de re­ce­sión es la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na, er­go ha­ga­mos po­lí­ti­cas pa­ra eli­mi­nar esa cau­sa de esa re­ce­sión. Nos com­pro­me­te­mos a es­to, pe­ro no co­mo han he­cho los so­cia­lis­tas, tar­de y con ca­ra de cir­cuns­tan­cias.

¿Com­par­te las de­cla­ra­cio­nes de Du­ran so­bre el PER, los an­da­lu­ces y los ba­res?

Los na­cio­na­lis­tas tie­nen la ob­se­sión por ser di­fe­ren­tes. Nues­tro pro­yec­to es in­te­gra­dor y tra­ta de lle­var­los a la mo­de­ra­ción. Du­ran i Llei­da se ha ido al mon­te. Lo que es ver­dad es que Ca­ta­lu­ña es­tá lle­na de an­da­lu­ces que fue­ron a tra­ba­jar ha­ce mu­chos años y han con­tri­bui­do a que su eco­no­mía sea hoy lo que es.

Es el nú­me­ro uno del PP por Se­vi­lla, se las ve­rá con Al­fon­so Guerra.

Re­pre­sen­ta­mos dos ca­te­go­rías de po­lí­ti­cos di­fe­ren­tes. El día que vea al se­ñor Guerra ha­cer pro­pues­tas pa­ra sa­lir de la cri­sis eco­nó­mi­ca, me emo­cio­na­ré. El PP apues­ta por una per­so­na que re­pre­sen­ta el pro­yec­to pa­ra sa­lir de esa cri­sis, Ma­riano Ra­joy, y Guerra re­pre­sen­ta la esen­cia de un so­cia­lis­mo tra­di­cio­nal.

¿Pre­fie­re ser mi­nis­tro de Eco­no­mía o go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña?

Lo im­por­tan­te es que el 20-N ha­ya una ma­yo­ría muy hol­ga­da en Es­pa­ña que apues­te por las re­for­mas de las que an­tes he­mos ha­bla­do.

En­ton­ces, ¿le da igual lo que le nom­bren?

No me da igual, pe­ro no veo co­rrec­to que es­te­mos afron­tan­do unas elec­cio­nes y se es­pe­cu­le con­ti­nua­men­te so­bre pues­tos. No es­ta­mos, ni un se­gun­do, en es­to. El 20-N em­pe­za­rá una eta­pa que se­rá muy di­fí­cil pe­ro ilu­sio­nan­te y en la que te­ne­mos que apor­tar ca­da uno lo me­jor de no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.