Los ries­gos vol­cá­ni­cos que que­dan por es­tu­diar

Con la erup­ción de un vol­cán sub­ma­rino cer­ca de la is­la de El Hie­rro se pue­de com­pro­bar que aún no es­tán lis­tas me­di­das pre­ven­ti­vas co­mo los ma­pas de ries­go vol­cá­ni­co.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La erup­ción vol­cá­ni­ca sub­ma­ri­na en la is­la de El Hie­rro des­ta­pa los acier­tos y ca­ren­cias en las me­di­das pre­ven­ti­vas, se­gún los ex­per­tos. La ela­bo­ra­ción de una car­to­gra­fía de ries­go vol­cá­ni­co acu­mu­la un re­tra­so con­si­de­ra­ble, mien­tras la fun­da­ción del Ins­ti­tu­to Vol­ca­no­ló­gi­co de Ca­na­rias ha tar­da­do más de un lus­tro des­de que se de­ci­dió su crea­ción. La erup­ción de El Hie­rro es la pri­me­ra que ocu­rre en Ca­na­rias des­de la del vol­cán Te­ne­guía en La Pal­ma ha­ce 40 años.

En 2004 una se­rie de seís­mos en Te­ne­ri­fe vol­vie­ron a po­ner de ac­tua­li­dad la ne­ce­si­dad de afron­tar más me­di­das pre­ven­ti­vas. En el año 2005 to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos apro­ba­ron por una­ni­mi­dad en el Se­na­do una mo­ción que ins­ta­ba a la crea­ción del Ins­ti­tu­to Vul­ca­no­ló­gi­co de Ca­na­rias. El pro­yec­to, sin em­bar­go, se fue re­tra­san­do. Coa­li­ción Ca­na­ria in­sis­tió en el Con­gre­so en que es­te ries­go es aho­ra más im­por­tan­te por los in­cre­men­tos de po­bla­ción y desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Es­te gru­po se que­jó de que el Go­bierno cen­tral to­mó por el ca­mino al­gu­nas de­ci­sio­nes sin con­tar con Ca­na­rias y que es­ta des­coor­di­na­ción pro­vo­có co­mo re­sul­ta­do, por ejem­plo, que se ins­ta­la­ra una red GPS pa­ra la vi­gi­lan­cia vol­cá­ni­ca sin con­tar con la red de vi­gi­lan­cia ca­na­ria que ya exis­tía. Es­to dio lu­gar a que las nue­vas an­te­nas GPS se lo­ca­li­za­ran a me­nos de 50 me­tros de an­te­nas GPS ya exis­ten­tes, se­gún de­nun­ció el ci­ta­do par­ti­do ca­na­rio.

Fi­nal­men­te el Ca­bil­do in­su­lar de Te­ne­ri­fe ha to­ma­do la ini­cia­ti­va con la crea­ción de un Ins­ti­tu­to Vul­ca­no­ló­gi­co al que es­tán pres­tan­do ayu­da el Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de Es­pa­ña (IGME) y el Cen­tro Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), de­pen­dien­tes del Go­bierno cen­tral. Sin em­bar­go, es­te cen­tro no le pa­re­ce su­fi­cien­te al pre­si­den­te del Co­le­gio de Geó­lo­gos, Luis Suá­rez, ya que con­si­de­ra que no es el cen­tro es­ta­tal que fue acor­da­do en el Se­na­do. Ade­más cree que po­dría ver li­mi­ta­da su ac­tua­ción geo­grá­fi­ca­men­te por ser una res­pon­sa­bi­li­dad del Ca­bil­do de Te­ne­ri­fe.

En­tre los pro­ble­mas pa­ra la ela­bo­ra­ción de pla­nes de ac­tua­ción en ca­so de una cri­sis vol­cá­ni­ca se en­cuen­tra, se­gún se­ña­ló en su día el di­rec­tor ge­ne­ral de Pro­tec­ción Ci­vil, la fal­ta de ma­pas de pe­li­gro­si­dad vol­cá­ni­ca en Ca­na­rias que in­clu­ye­ran el al­can­ce de flu­jos de ma­te­rial pi­ro­clás­ti­co.

El Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de­ci­dió ha­ce seis años, pre­ci­sa­men­te, la ela­bo­ra­ción de un Plan de Car­to­gra­fía del Ries­go Geo­ló­gi­co (Pri­geo) que pre­ten­día la ela­bo­ra­ción de ma­pas que in­clu­ye­ran el ries­go vol­cá­ni­co, en­tre otros. Era tam­bién el año 2005, cuan­do aca­ba­ba de pro­du­cir­se la ci­ta­da cri­sis sís­mi­ca de Te­ne­ri­fe que ha­cía te­mer una erup­ción en esa is­la. El Plan no se lle­vó ade­lan­te, aunque geó­lo­gos de es­te Ins­ti­tu­to en Ca­na­rias han rea­li­za­do un ma­pa de Te­ne­ri­fe. En 2009 se fir­mó un con­ve­nio en­tre el Ca­bil­do de la is­la de El Hie­rro y el IGME pa­ra el co­rres­pon­dien­te ma­pa de ries­gos de es­ta is­la, que aún no ha fi­na­li­za­do.

El cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to Jau­me Al­me­ra del CSIC y se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Vul­ca­no­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal, (Iav­cei, por sus si­glas en in­glés), Joan Mar­tí, que se en­cuen­tra tra­ba­jan­do en la erup­ción ac­tual, no co­no­ce nin­gu­na car­to­gra­fía de ries­go vol­cá­ni­co en Ca­na­rias, se­gún se­ña­la a es­ta re­vis­ta, pe­ro su gru­po de tra­ba­jo jun­to con el Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co Na­cio­nal (IGN) ha desa­rro­lla­do una he­rra­mien­ta in­for­má­ti­ca pa­ra rea­li­zar es­te ti­po de ma­pas, aunque no es de ac­ce­so pú­bli­co. Mar­tí ex­pli­ca que “no se tra­ta de ma­pas es­tá­ti­cos so­bre pa­pel” sino que “se van ha­cien­do se­gún la geo­lo­gía de la zo­na y la mo­ni­to­ri­za­ción, por lo que van va­rian­do día a día”.

En to­do ca­so, so­bre las lec­cio­nes que se pue­den sa­car de es­ta erup­ción, Mar­tí con­si­de­ra que el tra­ba­jo del IGN y el CSIC “ha fun­cio­na­do per­fec­ta­men­te bien y los pro­nós­ti­cos da­dos, den­tro de sus már­ge­nes de in­cer­ti­dum­bre, han si­do acer­ta­dos y han per­mi­ti­do a las au­to­ri­da­des apli­car los pla­nes de emer­gen­cia”. Mar­tí des­ta­ca que des­de la cri­sis sis­mo­vol­cá­ni­ca de 2004 en Te­ne­ri­fe se creó un gru­po res­pon­sa­ble de la mo­ni­to­ri­za­ción de la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, que ha he­cho

“un gran tra­ba­jo y ha de­mos­tra­do que se es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer fren­te a las cri­sis vol­cá­ni­cas”. Mar­tí aña­de que “los ca­na­rios pue­den es­tar tran­qui­los ya que es­tán en bue­nas ma­nos en lo que se re­fie­re a la vi­gi­lan­cia vol­cá­ni­ca y eva­lua­ción de su pe­li­gro­si­dad”.

Sin em­bar­go, el pre­si­den­te del Co­le­gio de Geó­lo­gos, Luis Suá­rez, in­tro­du­ce al­gu­nas dis­cre­pan­cias. Una de ellas es la crí­ti­ca de que el Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co Na­cio­nal, al que la nor­ma­ti­va nom­bra co­mo com­pe­ten­te en vul­ca­no­lo­gía, no ten­ga en su plan­ti­lla nin­gún geó­lo­go de for­ma per­ma­nen­te. Ade­más, con­si­de­ra que es “sor­pren­den­te que ha­bien­do una cri­sis vol­cá­ni­ca no se ten­ga en cuen­ta la ne­ce­sa­ria co­la­bo­ra­ción del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de Es­pa­ña, pues se tra­ta de un fe­nó­meno emi­nen­te­men­te geo­ló­gi­co y pa­ra­dig­ma de la pro­pia geo- lo­gía co­mo cien­cia”, aun cuan­do ad­mi­te que el Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción ex­ter­na de geó­lo­gos. Res­pec­to a la atri­bu­ción de las com­pe­ten­cias al Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co en lu­gar de al Geo­mi­ne­ro, Suá­rez se­ña­la que de los ries­gos vol­cá­ni­cos se en­car­gan en to­do el mun­do es­tos úl­ti­mos, los ser­vi­cios geo­ló­gi­cos es­ta­ta­les.

Suá­rez cree que cuan­do ter­mi­ne es­ta erup­ción se­rá el mo­men­to de es­tu­diar los “as­pec­tos me­jo­ra­bles” que ha te­ni­do su ges­tión, co­mo en el con­tro­ver­ti­do asun­to de la eva­cua­ción de la po­bla­ción de La Res­tin­ga y el re­gre­so de sus ha­bi­tan­tes a sus ca­sas, o que un bu­que ocea­no­grá­fi­co hu­bie­ra es­tu­dia­do la erup­ción ca­si des­de el prin­ci­pio. Por ello, Suá­rez cree que un ins­ti­tu­to de­be­ría ocu­par­se de la ges­tión in­te­gral de to­do el ries­go.

Res­pec­to a la evo­lu­ción de la erup­ción, el vul­ca­nó­lo­go Joan Mar­tí se­ña­la que pue­de du­rar días, se­ma­nas o me­ses. Pa­ra un pro­nós­ti­co pre­ci­so ha­ce fal­ta “cal­cu­lar la ta­sa de emi­sión [el vo­lu­men de mag­ma por uni­dad de tiem­po], que es el pa­rá­me­tro que nos mar­ca la po­si­ble du­ra­ción de la erup­ción”. Com­pa­ra­do con las erup­cio­nes his­tó­ri­cas en Ca­na- rias, que son to­das del mis­mo ti­po, “es­ta­mos ha­blan­do de se­ma­nas a me­ses”. En el ca­so de que la erup­ción es­tu­vie­ra cer­ca de emer­ger del mar, el con­tac­to del mag­ma con el agua pue­de pro­vo­car una fa­se ex­plo­si­va más peligrosa en la que “se pue­den ge­ne­rar ce­ni­zas fi­nas y flu­jos pi­ro­clás­ti­cos que pue­den lle­gar a al­gu­nos ki­ló­me­tros des­de el pun­to de emi­sión”.

His­to­ria geo­ló­gi­ca.

Es­ta es la pri­me­ra erup­ción sub­ma­ri­na en Ca­na­rias que se ha po­di­do ob­ser­var, aunque Mar­tí cree que “a buen se­gu­ro ha ha­bi­do mu­chas otras”, se­gún pue­de de­du­cir­se de los nu­me­ro­sos vol­ca­nes sub­ma­ri­nos de la zo­na. La fi­su­ra por la que sa­le aho­ra el mag­ma “es nue­va, pe­ro es­tá den­tro de una zo­na de fi­su­ras que ha si­do muy ac­ti­va du­ran­te la cons­truc­ción de la is­la, don­de se han producido mu­chas erup­cio­nes subaé­reas (te­rres­tres) y sub­ma­ri­nas a lo lar­go de la his­to­ria geo­ló­gi­ca de El Hie­rro”.

Se­gún Mar­tí, to­das las is­las tie­nen pro­ba­bi­li­da­des de al­ber­gar erup­cio­nes, pe­ro El Hie­rro, Te­ne­ri­fe, Lan­za­ro­te y La Pal­ma son las que tie­nen una po­si­bi­li­dad más al­ta. Un es­tu­dio es­ta­dís­ti­co pu­bli­ca­do en fe­bre­ro de es­te año con otros cien­tí­fi­cos so­bre la po­si­bi­li­dad de una nue­va erup­ción se­ña­la­ba que la pro­ba­bi­li­dad de una en po­cos años era im­por­tan­te. Ade­más sub­ra­ya­ba que las is­las es­tán den­sa­men­te po­bla­das y son visitadas por mi­llo­nes de tu­ris­tas ca­da año, por lo que el es­tu­dio aler­ta so­bre la im­por­tan­cia de ges­tio­nar el ries­go vol­cá­ni­co. En los úl­ti­mos 600 años se han re­gis­tra­do unas 20 erup­cio­nes. La me­dia su­po­ne una ca­da 25 o 30 años. La úl­ti­ma, la del Te­ne­guía, fue ha­ce 40.

Nue­vo vol­cán. Man­cha pro­vo­ca­da por el mag­ma en el mar fren­te a la is­la de El Hie­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.