El nue­vo hom­bre fuer­te del eu­ro

Ma­rio Drag­hi, has­ta aho­ra go­ber­na­dor del Ban­co de Ita­lia, se­rá des­de el 1 de no­viem­bre el nue­vo pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Europeo en sus­ti­tu­ción de Jean-clau­de Tri­chet.

Tiempo - - ECONOMÍA - POR STE­FANO MAR­CHI

Es­tá ca­sa­do con una des­cen­dien­te de los Mé­di­ci, la no­ble fa­mi­lia de ex­ban­que­ros y me­ce­nas de Flo­ren­cia que en el si­glo XVI se hi­zo con el Gran Du­ca­do de Tos­ca­na. Es Ma­rio Drag­hi, es­ti­ma­do ser­vi­dor del Es­ta­do ita­liano con una lar­ga ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal, que el 1 de no­viem­bre se con­ver­ti­rá en pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE). Es­te ca­te­drá­ti­co ro­mano de 64 años, que des­de 2006 ha si­do go­ber­na­dor del Ban­co de Ita­lia, su­ce­de­rá al fran­cés Jean-Clau­de Tri­chet, con un man­da­to no re­no­va­ble de ocho años. Du­ran­te es­te pe­rio­do qui­zá con­tri­bu­ya a im­pul­sar un nue­vo

Re­na­ci­mien­to, el de la eco­no­mía y las fi­nan­zas pú­bli­cas de la Eu­ro­zo­na.

Sin em­bar­go, al ejer­cer su nue­vo car­go en Frank­furt, Drag­hi pre­vi­si­ble­men­te pro­mo­ve­rá la con­ti­nui­dad de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria que el BCE lle­vó a ca­bo ba­jo el man­da­to de Tri­chet. Lo co­men­ta a Tiem

po una fuen­te in­for­ma­da muy cer­ca­na al ban­que­ro cen­tral ita­liano. Por tan­to, el BCE en­ca­be­za­do por Drag­hi man­ten­drá la ges­tión de los ti­pos de in­te­rés de la Eu­ro­zo­na “fuer­te­men­te an­cla­da a las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción”. En otras pa­la­bras, el re­le­vo al fren­te del BCE no de­be­ría su­po­ner re­cor­tes muy ge­ne­ro­sos del pre­cio del di­ne­ro, ni si­quie­ra en ca­so de ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, cuan­do la in­fla­ción pre­vis­ta se si­túe, co­mo aho­ra, de­ma­sia­do por en­ci­ma del 2%, um­bral de la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios. Es­to no im­pi­de que en los pró­xi­mos me­ses Frank­furt ba­je un po­co los ti­pos, aho­ra en el 1,5%, so­bre to­do si se cum­plen sus pre­vi­sio­nes de des­cen­so de la in­fla­ción.

De to­das for­mas, el BCE ba­jo Drag­hi se­gui­rá ga­ran­ti­zan­do a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras “am­plias con­di­cio­nes de ac­ce­so a la li­qui­dez”, es de­cir, prés­ta­mos a cor­to pla­zo de can­ti­da­des ili­mi­ta­das de di­ne­ro con ti­pos de in­te­rés fi­jo. Es­tas con­di­cio­nes ex­cep­cio­na­les pre­vi­si­ble­men­te se man­ten­drán en tan­to en cuan­to sea ne­ce­sa­rio pa­ra pre­ve­nir una es­ca­sez de cré­di­to y un con­ta­gio en el sec­tor ban­ca­rio de la Eu­ro­zo­na, afec­ta­do por la cri­sis de Gre­cia. Con in­de­pen­den­cia de un even­tual im­pa­go he­leno y una re­ca­pi­ta­li­za­ción pú­bli­ca de ban­cos eu­ro­peos, el BCE sin du­da con­ti­nua­rá tam­bién com­pran­do ma­si­va­men­te bo­nos de deu­da so­be­ra­na de Es­pa­ña e Ita­lia, pa­ra ali­viar los ti­pos de in­te­rés de los dos paí­ses, em­pu­ja­dos al al­za ca­si a dia­rio por los mer­ca­dos in­quie­tos y la es­pe­cu­la­ción. Es­tas po­lé­mi­cas com­pras (in­di­rec­tas) de­be­rían pro­se­guir al me­nos has­ta que es­té ope­ra­ti­vo el re­cién re­for­za­do Fon­do Europeo de Es­ta­bi­li­za­ción Fi­nan­cie­ra (FESF), el fon­do pro­vi­sio­nal de res­ca­te fi­nan­cie­ro pa­ra la Eu­ro­zo­na. Drag­hi es­tá con­si­de­ra­do co­mo un

ban­que­ro cen­tral de ca­rác­ter muy europeo, e in­clu­so ale­mán, pe­se a que, tras

li­cen­ciar­se con ho­no­res en Eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad La Sa­pien­za de Ro­ma, ha­ya con­se­gui­do un Phi­lo­sop­hiae doc

tor, el más al­to gra­do aca­dé­mi­co en una ins­ti­tu­ción de es­tu­dios su­pe­rio­res, en EEUU, en el pres­ti­gio­so Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy. Su ex­pe­rien­cia nor­te­ame­ri­ca­na con­ti­nuó co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo pa­ra Ita­lia en el Ban­co Mun­dial, en Washington, de 1984 a 1990. Pos­te­rior­men­te, Drag­hi fue du­ran­te diez años (de 1991 a 2001) el po­de­ro­so di­rec­tor ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ita­liano. En esa épo­ca lle­vó a ca­bo las gran­des pri­va­ti­za­cio­nes, ela­bo­ró la re­for­ma de la le­gis­la­ción fi­nan­cie­ra y ges­tio­nó la deu­da pú­bli­ca de Ita­lia, tam­bién me­dian­te el uso le­gal y de­cla­ra­do de de­ri­va­dos.

Di­rec­ti­vo de Gold­man Sachs.

En la dé­ca­da de los 90 Drag­hi fue asi­mis­mo pre­si­den­te del Co­mi­té Eco­nó­mi­co y Fi­nan­cie­ro de la UE. Es­te no ha si­do el úni­co car­go de li­de­raz­go in­ter­na­cio­nal que desem­pe­ñó an­tes de ser es­co­gi­do pa­ra el BCE, ya que en­tre mar­zo de 2002 y di­ciem­bre de 2005 fue vi­ce­pre­si­den­te pa­ra Eu­ro­pa y di­rec­tor ge­ren­te en Londres del ban­co de ne­go­cios es­ta­dou­ni­den­se Gold­man Sachs. El su­ce­sor de Tri­chet tam­bién ha es­ta­do pre­si­dien­do des­de 2006 el Fi­nan­cial Sta­bi­lity Board, el co­mi­té de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE) que ha ela­bo­ra­do al­gu­nas de las pro­pues­tas pa­ra pre­ve­nir nue­vas cri­sis sis­té­mi­cas. Co­mo go­ber­na­dor del Ban­co de Ita­lia, Drag­hi fa­vo­re­ció la con­so­li­da­ción de la ban­ca transalpina, al au­to­ri­zar

va­rias fu­sio­nes, y lo­gró que es­ta que­da­ra afec­ta­da tan so­lo de for­ma mar­gi­nal por la cri­sis de los de­ri­va­dos tó­xi­cos.

Por otra par­te, el pa­sa­do agos­to, días an­tes de que el BCE em­pe­za­ra a com­prar ma­si­va­men­te bo­nos de Ita­lia, Drag­hi y Tri­chet di­ri­gie­ron al Go­bierno de ese país una car­ta se­cre­ta (“es­tric­ta­men­te con­fi­den­cial”), en la que le ins­ta­ban a em­pren­der re­for­mas es­truc­tu­ra­les e in­clu­so cons­ti­tu­cio­na­les, con un pla­zo has­ta fi­na­les de sep­tiem­bre pa­ra po­ner­las en mar­cha.

Ade­más, que­da una som­bra so­bre la ex­pe­rien­cia de Drag­hi en Gold­man Sachs. El su­ce­sor de Tri­chet des­pis­tó al Par­la­men­to Europeo al de­cla­rar que, en esa en­ti­dad, no ha­bía es­ta­do en­car­ga­do de ven­der pro­duc­tos de los Go­bier­nos

(“stuff of the Go­vern­ments”, su­pues­ta­men­te bo­nos so­be­ra­nos). Pa­ra per­sua­dir a los eu­ro­dipu­tados, Drag­hi afir­mó ha­ber di­cho a Gold­man Sachs que él no te­nía “ni in­te­rés, ni gus­to, ni an­sie­dad por tra­ba­jar con el sec­tor pú­bli­co”. Es­tas de­cla­ra­cio­nes fue­ron pro­nun­cia­das en ju­nio an­te la Co­mi­sión de la Eu­ro­cá­ma­ra que exa­mi­na­ba su can­di­da­tu­ra al fren­te del BCE, a la cual lue­go el Pleno del Par­la­men­to Europeo dio luz ver­de (con­sul­ti­va) con una ma­yo­ría abru­ma­do­ra de vo­tos. En 2010, Drag­hi ha­bía in­clu­so ase­gu­ra­do al dia­rio ale­mán Han­dels­blatt que, en Gold­man Sachs, él no ha­bía he­cho “nin­gu­na ope­ra­ción con Go­bier­nos”, por­que es­ta­ba “de­ma­sia­do ocu­pa­do con las com­pa­ñías pri­va­das” en el “cor­po­ra­te and in­vest­ment ban­king”.

Re­ve­la­cio­nes y sos­pe­chas.

El ca­rác­ter en­ga­ño­so de las de­cla­ra­cio­nes de Drag­hi en la Eu­ro­cá­ma­ra es­tá de­mos­tra­do por un do­cu­men­to re­cién en­via­do a Tiem­po, cu­rio­sa­men­te por el Ban­co de Ita­lia, se­gún el cual, en Gold­man Sachs, “Drag­hi ha tra­ta­do en al­gu­nos ca­sos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la ges­tión fi­nan­cie­ra de la deu­da: con­cre­ta­men­te una ope­ra­ción de co­lo­ca­ción con el Go­bierno bri­tá­ni­co, una de fi­nan­cia­ción del Me­tro de Ma­drid con el Go­bierno es­pa- ñol, y ope­ra­cio­nes de re­fi­nan­cia­ción del dé­fi­cit con el Go­bierno ale­mán”.

Las de­cla­ra­cio­nes no ve­ra­ces de Drag­hi an­te el Par­la­men­to Europeo tie­nen re­le­van­cia adi­cio­nal por­que a prin­ci­pios de 2002 Gold­man Sachs con­tra­jo un be­ne­fi­cio­so de­ri­va­do, con­cre­ta­men­te un swap mo­ne­ta­rio, con el Go­bierno de Gre­cia pa­ra re­du­cir de for­ma tem­po­ral (y le­gal) la deu­da so­be­ra­na de es­te país. A con­ti­nua­ción, el mis­mo Gold­man Sachs, su­pues­ta­men­te ba­jo la vi­ce­pre­si­den­cia de Drag­hi, es­tu­vo ven­dien­do en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros bo­nos de deu­da pú­bli­ca grie­ga, omi­tien­do dar a co­no­cer la ope­ra­ción pre­via de swap, que pos­po­nía a lar­go pla­zo el pa­go de unos 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res (730 mi­llo­nes de eu­ros) por par­te del Go­bierno he­leno. Ya que es­te tam­po­co de­cla­ró di­cho

swap, y fal­seó sus pro­pios pre­su­pues­tos, la deu­da so­be­ra­na de Gre­cia que­dó muy in­fra­va­lo­ra­da has­ta 2009. El des­cu­bri­mien­to en­ton­ces de su real cuan­tía en me­dio de la cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal des­en­ca­de­nó de for­ma su­ce­si­va los gra­ves pro­ble­mas de sol­ven­cia so­be­ra­na y ban­ca­ria que afec­tan a va­rios paí­ses de la Eu­ro­zo­na, y pue­den con­ta­giar a otros, co­mo Ita­lia y Es­pa­ña.

Ma­rio Drag­hi tam­bién de­cla­ró an­te la Eu­ro­cá­ma­ra que las ope­ra­cio­nes de Gold­man Sachs con Gre­cia se ha­bían efec­tua­do an­tes de su in­cor­po­ra­ción en el co­lo­so ban­ca­rio es­ta­dou­ni­den­se. En reali­dad hu­bo otras des­pués, se­gún ha­bía ad­mi­ti­do el pro­pio Drag­hi al Han

dels­blatt en 2010. En su ex­pli­ca­ción ofi­cial a Tiem­po, el Ban­co de Ita­lia ase­gu­ra que, co­mo di­rec­ti­vo de Gold­man Sachs, “Drag­hi no man­tu­vo nin­gu­na re­la­ción con el Go­bierno grie­go y nun­ca fir­mó do­cu­men­tos pa­ra bo­nos gu­ber­na­men­ta­les de ese país”.

Aun así, la fuen­te pró­xi­ma al su­ce­sor de Tri­chet con­fir­ma que, mien­tras fue vi­ce­pre­si­den­te de Gold­man Sachs en Londres, Drag­hi nun­ca de­le­gó en na­die sus atri­bu­cio­nes. Por lo tan­to, aunque no ha­ya ges­tio­na­do per­so­nal­men­te la co­lo­ca­ción de bo­nos grie­gos por par­te de Gold­man Sachs y no ha­ya co­me­ti­do nin­gún de­li­to, Drag­hi pa­re­ce ha­ber si­do el má­xi­mo res­pon­sa­ble je­rár­qui­co de aque­lla ven­ta en­ga­ño­sa, pri­me­ra pie­dra de la ac­tual cri­sis de la Eu­ro­zo­na. Asi­mis­mo, Drag­hi fue en­ton­ces po­se­sor de ac­cio­nes y opciones de Gold­man Sachs, que ven­dió jus­to an­tes de ser in­ves­ti­do co­mo go­ber­na­dor del Ban­co de Ita­lia. Por su par­te, la mis­ma fuen­te sos­tie­ne que las sos­pe­chas so­bre la ac­tua­ción del su­ce­sor de Tri­chet en Gold­man Sachs son un “pre­jui­cio”, ya “cues­tio­na­do” por “tes­ti­mo­nios” y “re­cons­truc­cio­nes de he­chos”.

Re­le­vo. El pre­si­den­te sa­lien­te del BCE, Jea­nC­lau­de Tri­chet (de­re­cha), po­sa son­rien­te con su su­ce­sor, el ita­liano Ma­rio Drag­hi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.