Mu­chas cum­bres y po­cas nue­ces

La úl­ti­ma tor­men­ta so­bre la deu­da pú­bli­ca de al­gu­nos paí­ses, en­tre ellos Ita­lia y Es­pa­ña, ha vuel­to a des­ta­par la ca­ja de los true­nos en la zo­na eu­ro.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Es­tá for­ma­da Eu­ro­pa por un con­jun­to de paí­ses sol­ven­tes o, por el con­tra­rio, em­pie­za a ser pe­li­gro­so in­ver­tir en al­gu­nos de ellos? ¿ Es se­gu­ro in­ver­tir en deu­da pú­bli­ca o es me­jor abrir una cuen­ta co­rrien­te en Ale­ma­nia? No son pre­gun­tas que se le ha­yan ocu­rri­do a una men­te ca­len­tu­rien­ta. Ca­da día son más los es­pa­ño­les, ita­lia­nos, fran­ce­ses, bel­gas, y por su­pues­to ir­lan­de­ses, por­tu­gue­ses y grie­gos que sien­ten có­mo les tiem­blan las pier­nas cuan­do leen los pe­rió­di­cos, oyen los no­ti­cia­rios o ven los te­le­dia­rios y pien­san en sus aho­rri­llos de to­da la vi­da.

La úl­ti­ma tor­men­ta desata­da en torno al eu­ro tie­ne que ver con la po­si­bi­li­dad de obli­gar a los ban­cos a ha­cer una hu­cha apar­te pa­ra cu­brir el po­si­ble agu­je­ro que les de­ja­rían Ita­lia, Es­pa­ña, Ir­lan­da, Por­tu­gal y Gre­cia si de­ja­ran de pa­gar par­te de su deu­da pú­bli­ca. Los true­nos, co­mo vie­ne sien­do ha­bi­tual, pre­ce­den y acom­pa­ñan a im­por­tan­tes reunio­nes (cum­bres, sue­len lla­mar­las los po­lí­ti­cos) en las que pri­me­ro se di­ce que se van a bus­car so­lu­cio­nes, lue­go al­gu­nos man­da­ta­rios ma­ti­zan que es­to no se arre­gla de un día pa­ra otro y fi­nal­men­te se aca­ba de­jan­do la bús­que­da o el acuer­do pa­ra la si­guien­te reunión.

La cum­bre de la UE con­vo­ca­da pa­ra el do­min­go 23 de oc­tu­bre, el pe­núl­ti­mo, por cier­to, con ho­ra­rio de ve­rano, por­que el día 30 hay que cam­biar la ho­ra, ha­bía le­van­ta­do gran­des ex­pec­ta­ti­vas que des­pués han des­in­fla­do los ale­ma­nes. Los ex­per­tos, ana­lis­tas e in­ter­pre­ta­do­res de los mer­ca­dos ne­ce­si­ta­ban una nue­va re­fe­ren­cia y la han en­con­tra­do con cier­ta ra­pi­dez (las cum­bres abun­dan mu­cho úl­ti­ma­men­te) en la reunión de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno

del G-20 de pri­me­ros de no­viem­bre. ¿De­ci­di­rán al­go en­tre to­dos, jun­tos o se­pa­ra­dos? Si los paí­ses de la zo­na eu­ro no son ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do en si hay que ca­pi­ta­li­zar más a la ban­ca y por qué, es di­fí­cil que ha­ya acuer­dos de ca­la­do que ha­gan pen­sar en que la cri­sis es his­to­ria.

Mien­tras tan­to, las pa­re­des de los pa­si­llos de la se­de cen­tral del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE), en la ciu­dad ale­ma­na de Frank­furt, son se­gu­ra­men­te los tes­ti­gos mu­dos que más co­men­ta­rios han es­cu­cha­do en los úl­ti­mos me­ses so­bre la cri­sis que su­fre la deu­da pú­bli­ca de al­gu­nos paí­ses de la zo­na eu­ro. Los re­pre­sen­tan­tes de los ban­cos cen­tra­les de ca­da uno de los 17 paí­ses que com­par­ten mo­ne­da en Eu­ro­pa tie­nen allí a sus re­pre­sen­tan­tes per­ma­nen­tes que, a su vez, ha­blan per­ma­nen­te­men­te con las au­to­ri­da­des de sus res­pec­ti­vos Es­ta­dos. ¿Qué pien­san de la úl­ti­ma tor­men­ta es­tos téc­ni­cos a los que Eu­ro­pa les ha en­co­men­da­do el cui­da­do de su mo­ne­da co­mún?

“Obli­gar a los ban­cos a con­tar co­mo po­si­ble pér­di­da fi­nan­cie­ra par­te de la in­ver­sión en deu­da pú­bli­ca de paí­ses de la zo­na que no han te­ni­do ni tie­nen pro­ble­mas de sol­ven­cia es una de­mos­tra­ción de nues­tro pro­pio fra­ca­so”. Es­te amar­go co­men­ta­rio sa­lía ha­ce po­cos días de la bo­ca de uno de es­tos al­tos fun­cio­na­rios del BCE, un po­co har­to de que to­das las mi­ra­das se di­ri­jan siem­pre ha­cia los ban­cos y ha­cia la ins­ti­tu­ción en la que tra­ba­ja por la in­ca­pa­ci­dad de los man­da­ta­rios eu­ro­peos de en­con­trar una so­lu­ción rápida. Y es que la ra­pi­dez en Eu­ro­pa es co­mo el agua en el de­sier­to. El cam­bio de una nor­ma que per­mi­ta ayu­dar a un so­cio en di­fi­cul­ta­des tar­da dos años en ser apro­ba­do por to­dos los par­la­men­tos de to­dos los so­cios. Y se co­rre el ries­go de que cuan­do se per­mi­ta ayu­dar al en­fer­mo es­te ha­ya muer­to ya.

El BCE sue­le de­jar su opi­nión so­bre te­mas im­por­tan­tes en unos ar­tícu­los que pu­bli­ca ca­da mes, una vez con­sen­sua­dos, en su bo­le­tín eco­nó­mi­co. En el úl­ti­mo ha­bla de la tor­men­ta so­bre la deu­da y la po­si­bi­li­dad de me­ter a la ban­ca pri­va­da en el con­flic­to. Me­ter a los ban­cos en es­te pro­ble­ma tie­ne en­tre sus de­fen­so­res un cla­ro ar­gu­men­to a fa­vor. Si al­guien in­vier­te en deu­da de un país pe­li­gro­so, que asu­ma las con­se­cuen­cias. En pa­ra­le­lo, la aso­cia­ción ban­ca­ria eu­ro­pea (EBA, en sus si­glas en in­glés) cree que hay que en­du­re­cer las prue­bas de re­sis­ten­cia de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pa­ra evi­tar nue­vos sus­tos y qué me­jor que apun­tar­se al ar­gu­men­to an­te­rior y po­ner co­mo uno de los con­di­cio­nan­tes de las si­tua­cio­nes ma­las el im­pa­go de una par­te de la deu­da por par­te de al­gu­nos so­cios del eu­ro.

No es lo mis­mo con el eu­ro.

Pe­ro aquí el BCE tie­ne al­gu­nas dis­cre­pan­cias. Pa­ra los téc­ni­cos de es­ta ins­ti­tu­ción, no es lo mis­mo. Pa­ra el BCE hay una di­fe­ren­cia im­por­tan­te en fun­ción de que el país al que se le su­po­ne que no va a pa­gar par­te de su deu­da es­té o no in­te­gra­do en una unión mo­ne­ta­ria. En es­te úl­ti­mo ca­so, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros es­tán de­ma­sia­do in­te­gra­dos pa­ra que la res­truc­tu­ra­ción de la deu­da con la in­cor­po­ra­ción del sec­tor pri­va­do de un Es­ta­do no afec­te de for­ma ne­ga­ti­va al res­to. En otras pa­la­bras, que in­tro­du­cir aho­ra co­mo ele­men­to de ries­go fu­tu­ro de la ban­ca la po­si­bi­li­dad de que Es­pa­ña, Ita­lia, Ir­lan­da y Por­tu­gal se vean obli­ga­dos a no pa­gar par­te de su deu­da pú­bli­ca aca­ba por afec­tar a to­dos los so­cios.

Los au­to­res del ar­tícu­lo ex­pli­can a con­ti­nua­ción el me­ca­nis­mo de con­ta­gio. En pri­mer lu­gar, por­que po­ner a una par­te im­por­tan­te de la zo­na eu­ro en en­tre­di­cho ( es­tos cua­tro paí­ses aho­ra en bo­ca de to­dos su­po­nen más o me­nos un ter­cio del con­jun­to) con-

El BCE du­da de que una re­ca­pi­ta­li­za­ción preventiva sea una so­lu­ción du­ra­de­ra

ta­mi­na al sec­tor fi­nan­cie­ro de to­da la zo­na, ya que los ban­cos tie­nen unos deu­da de otros, unas en­ti­da­des po­seen ac­cio­nes de otras, to­dos bus­can di­ne­ro pres­ta­do en los mis­mos mer­ca­dos y mu­chos de ellos cuen­tan con fi­lia­les en los paí­ses cues­tio­na­dos. En opi­nión del BCE, re­ca­pi­ta­li­zar la ban­ca pa­ra cu­brir ese su­pues­to, aunque pa­re­ce de sen­ti­do co­mún, ge­ne­ra­li­za­ría un pro­ble­ma de con­fian­za en­tre las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de la zo­na. Ade­más, se­gún ex­pli­can los au­to­res del ar­tícu­lo, es­to se sa­be có­mo em­pie­za, pe­ro no có­mo aca­ba. ¿Dón­de ha­bría que pa­rar –por ejem­plo-el pro­ce­so de re­ca­pi­ta­li­za­ción si la si­tua­ción si­gue de­te­rio­rán­do­se? Y si la car­te­ra de in­ver­sio­nes de la ban­ca en deu­da pú­bli­ca se con­si­de­ra ca­da vez más vul­ne­ra­ble, los Es­ta­dos ten­drían más di­fi­cul­ta­des pa­ra fi­nan­ciar­se y es­to re­tro­ali­men­ta­ría a su vez la vul­ne­ra­bi­li­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas.

Y aún hay otro fac­tor que preo­cu­pa al Ban­co Cen­tral Europeo co­mo guar­dián del eu­ro: el ries­go que su­pon­dría una res­truc­tu­ra­ción for­za­da de la deu­da de un país miem­bro pa­ra la cre­di­bi­li­dad de la mo­ne­da. Los ana­lis­tas tam­bién lo es­tu­dian y se pre­gun­tan si es ló­gi­co te­ner en cuen­ta co­mo mé­to­do pre­ven­ti­vo la po­si­bi­li­dad de que ha­ya res­truc­tu­ra­cio­nes de deu­da. Pa­ra sus de­fen­so­res, es­te es el prin­ci­pal fac­tor a fa­vor de rea­li­zar­la. Po­ner a un país en la pi­co­ta al obli­gar a la ban­ca a ca­pi­ta­li­zar par­te de su deu­da pú­bli­ca au­men­ta su pri­ma de ries­go y es­te pue­de ser un fac­tor po­si­ti­vo en tér­mi­nos de im­po­ner la dis­ci­pli­na de mer­ca­do, sos­tie­nen los de­fen­so­res de la idea. Pe­ro por otro la­do, la fa­ci­li­dad pa­ra res­truc­tu­rar la deu­da po­dría au­men­tar la ten­ta­ción de acu­mu­lar deu­da en el fu­tu­ro por par­te de al­gu­nos paí­ses. ¿Qué ha­cer en­ton­ces? El pre­si­den­te sa­lien­te del BCE, Jean-Clau­de Tri­chet, ha pe­di­do sin éxi­to unas re­glas más es­tric­tas, e in­clu­so un cam­bio en los tra­ta­dos de la Unión pa­ra li­mi­tar los ries­gos de un in­cum­pli­mien­to de pa­go de la deu­da por al­gún so­cio. Pe­ro es­to ne­ce­si­ta ser apro­ba­do en una cum­bre y pa­sar por un cal­va­rio de dos años por los par­la­men­tos na­cio­na­les. Mien­tras tan­to, en Bru­se­las se si­gue ha­blan­do de có­mo se van a re­dac­tar las si­guien­tes prue­bas de re­sis­ten­cia de la ban­ca y va­rios paí­ses y sus ban­cos, en­tre ellos Es­pa­ña, si­guen en la pi­co­ta (ver re­cua­dro).

46 Po­der. Ni­co­las Sar­kozy y An­ge­la Mer­kel son quie­nes mue­ven los hi­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.