¿Y si el plan B de Ale­ma­nia es el mar­co?

Los ri­cos, y no tan ri­cos, abren cuen­tas co­rrien­tes en el país teu­tón an­te la po­si­bi­li­dad de que Mer­kel de­ci­da aban­do­nar el eu­ro.

Tiempo - - ECONOMÍA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

La lla­man Pip­pa, pe­ro no es la Midd­le­ton. Pip­pa ( Phi­lip­pa) Malm­gren es una per­fec­ta des­co­no­ci­da pa­ra el gran pú­bli­co. Su nom­bre so­lo re­sul­ta fa­mi­liar pa­ra unos cen­te­na­res de es­pa­ño­les. A lo su­mo al­gu­nos mi­les. ¿Quién es? La nue­va gu­rú de las fi­nan­zas mundiales. Una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes del mun­do de los ne­go­cios. Su pa­dre, economista co­mo ella, tra­ba­jó pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes de Ken­nedy, John­son, Ni­xon y Ford. Pro­ce­de de la ban­ca, y esa do­ble con­di­ción, nor­te­ame­ri­ca­na y acu­na­da en el Ban­kers Trust, la de­be­ría con­ver­tir en, cuan­do me­nos, par­te in­tere­sa­da, y por lo tan­to sos­pe­cho­sa. Pe­ro no. Sus co­men­ta­rios men­sua­les se es­pe­ran con ver­da­de­ra an­sie­dad. Apun­ten (re­su­men de su úl­ti­ma en­cí­cli­ca): Ale­ma­nia se pre­pa­ra pa­ra sa­lir del eu­ro y re­cu­pe­rar el mar­co. La sus­pen­sión de pa­gos de Gre­cia es inevi­ta­ble. La qui­ta es­ta­rá en­tre el 60% y el 70%. El Go­bierno ale­mán pro­te­ge­rá a sus ban­cos, pe­ro otros paí­ses no po­drán ha­cer lo mis­mo. Se pro­du­ci­rá una ca­de­na de in­cum­pli­mien­tos y quie­bras ban­ca­rias. El eu­ro se des­mo­ro­na­rá fren­te al dó­lar. Mer­kel aca­ba­rá anun­cian­do la vuel­ta al mar­co. El eu­ro se de­rrum­ba. Los ciu­da­da­nos que co­bra­mos y pa­ga­mos en la mo­ne­da úni­ca se­re­mos más po­bres. ¡Uf!

Al­gu­nos ex­per­tos ma­ti­zan los ma­los au­gu­rios de Pip­pa: “Sus aná­li­sis son téc­ni­ca­men­te co­rrec­tos, pe­ro no tie­nen en cuen­ta los fac­to­res po­lí­ti­cos”. ¡Ah, bueno, en­ton­ces to­dos tran­qui­los! Si la po­lí­ti­ca, con sus bal­bu­ceos, sus in­de­ci­sio­nes y fal­ta de li­de­raz­gos va a ser el ele­men­to co­rrec­tor, en­ton­ces to­do re­suel­to. Si An­ge­la Mer­kel, que so­lo ac­túa cuan­do avis­ta el pre­ci­pi­cio, va a ser quien nos sa­que de es­ta, pues a dor­mir a pier­na suel­ta. Pue­de que Pip­pa Malm­gren exa­ge­re. Pue­de, in­clu­so, que sus ob­ser­va­cio­nes es­tén con­ta­mi­na­das por el pá­ni­co cre­cien­te con que Nor­tea­mé­ri­ca ob­ser­va a la vie­ja Eu­ro­pa. Pe­ro la reali­dad es que ca­da vez son más los que des­pués de leer sus pro­fe­cías es­tán po­nien­do a res­guar­do sus di­ne­ros. Al res­guar­do ale­mán, se en­tien­de.

Los ri­cos, y no tan ri­cos, de Es­pa­ña, Ita­lia, Por­tu­gal, Gre­cia y otros paí­ses eu­ro­peos ha­ce tiem­po que bus­can de­ses­pe­ra­da­men­te re­fu­gio en el bono ale­mán. “La de­man­da es tan­ta que co­mo no ha­bles de un mi­llón de eu­ros pa­ra arri­ba ni te es­cu­chan”, me di­ce un co­no­ci­do ase­sor de in­ver­sio­nes. Pe­ro no so­lo de pa­pel vi­ve el hom­bre. Más re­ve­la­cio­nes: “Lo que aho­ra se ha pues­to de mo­da es co­ger un avión a Ber­lín, Frank­furt o Mu­nich y abrir una cuen­ta en un ban­co local. Ob­via­men­te, en eu­ros. De es­te mo­do tu di­ne­ro pa­sa a for­mar par­te del ba­lan­ce del ban­co. Si no ocu­rre na­da, pues te que­das más o me­nos co­mo es­tás. Pe­ro si Ale­ma­nia di­ce ‘has­ta aquí he­mos lle­ga­do’ y aban­do­na el eu­ro, el ne­go­cio es re­don­do. Tus eu­ros se con­ver­ti­rían au­to­má­ti­ca­men­te en mar­cos y tu po­der ad­qui­si­ti­vo se mul­ti­pli­ca­ría en la mis­ma pro­por­ción que se ven­drían aba­jo los aho­rros de­po­si­ta­dos en ban­cos es­pa­ño­les. Es una ope­ra­ción de­fen­si­va y es­pe­cu­la­ti­va al mis­mo tiem­po. Y le­gal, por su­pues­to”.

In­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

El di­ne­ro vue­la. Le­gal­men­te, y en pri­me­ra cla­se, pe­ro vue­la. A la bús­que­da del año­ra­do mar­co; o de dó­la­res (“Com­pra dó­la­res; to­dos los que pue­das.”). Aquí no se que­da. No se in­vier­te, no se crean em­pre­sas. Stan­dard & Poor’s no ve por nin­gu­na par­te se­ña­les de cre­ci­mien­to en Es­pa­ña: “El guion más pe­si­mis­ta pa­sa­ría por un re­gre­so a la re­ce­sión el año que vie­ne”. No hay in­ver­sión, no se ge­ne­ra ri­que­za, no se crea em­pleo. Y frau Mer­kel pue­de te­ner mu­cha cul­pa en lo que afec­ta a la re­cu­pe­ra­ción de la zo­na eu­ro, pe­ro nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar a fon­do las re­for­mas ne­ce­sa­rias no es co­sa su­ya. El di­ne­ro vue­la a otras la­ti­tu­des

Gu­rú. Los co­men­ta­rios de Pip­pa Malm­gren se es­pe­ran con an­sie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.