La es­tre­lla que guía Bra­sil

La ex­gue­rri­lle­ra Dil­ma Rous­seff es mu­cho más que la he­re­de­ra po­lí­ti­ca de Lu­la da Sil­va. Es una lí­der enér­gi­ca y muy com­pe­ten­te lla­ma­da a con­ver­tir Bra­sil en una po­ten­cia mun­dial.

Tiempo - - MUNDO - MAC MAR­GO­LIS (News­week)

De las mu­chas anéc­do­tas que cuen­tan so­bre Dil­ma Va­na Rous­seff en su as­cen­sión de gue­rri­lle­ra a ges­to­ra pú­bli­ca, y más tar­de a pre­si­den­ta de Bra­sil, hay una que des­ta­ca so­bre el res­to. Ocu­rrió al co­mien­zo del pro­ce­so de su­ce­sión de Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, cuan­do la ma­yo­ría de los bra­si­le­ños aún es­ta­ban di­gi­rien­do la idea de una vi­da sin la pre­sen­cia de su ul­tra­po­pu­lar lí­der, el Pa­dre de los po­bres. Un día, en un ae­ro­puer­to, una ma­dre y su hi­ja se acer­ca­ron un po­co a Rous­seff pa­ra po­der mi­rar más de cer­ca a la mu­jer que se atre­vía a am­bi­cio­nar el li­de­raz­go del país. “¿Pue­de ser pre­si­den­te una mu­jer?”, pre­gun­tó la ni­ña, cu­yo opor­tuno nom­bre era Vi­tó­ria. “ Pue­de”, con­tes­tó Rous­seff. Tras aque­lla con­tes­ta­ción Vi­tó­ria le dio las gra­cias a la aspirante a pre­si­den­ta, le­van­tó la bar­bi­lla y se fue ca­mi­nan­do va­rios cen­tí­me­tros más al­ta.

Rous­seff son­ríe al re­cor­dar aquel epi­so­dio en el pa­la­cio pre­si­den­cial de Brasilia. Ves­ti­da con una cha­que­ta co­lor fuc­sia, unos va­que­ros ne­gros y unos pen­dien­tes de per­las des­me­su­ra­dos, no de­ja de ha­blar de Bra­sil, de la eco­no­mía mun­dial, de la po­bre­za y de la co­rrup­ción. Su me­le­na es abun­dan­te y lus­tro­sa y sus me­ji­llas pre­sen­tan un as­pec­to son­ro­sa­do, sin ras­tro de las se­sio­nes de qui­mio­te­ra­pia a las que se tu­vo que so­me­ter des­pués de que en 2009 le fue­ra des­cu­bier­to un lin­fo­ma. Du­ran­te cer­ca de una ho­ra bom­bar­dea con da­tos, abar­can­do te­mas tan dis­pa­res co­mo la crea­ción de em­pleo o el mo­do en que las mu­je­res pue­den cam­biar las re­glas de la po­lí­ti­ca. “Ya es un sín­to­ma de pro­gre­so que una ni­ña se pre­gun­te si una mu­jer pue­de lle­gar a ser pre­si­den­ta”, afir­ma.

El au­ge de Rous­seff ha coin­ci­di­do con el de Bra­sil, que ha pa­sa­do de eterno país en cier­nes a po­ten­cia pla­ne­ta­ria. El año pa­sa­do su eco­no­mía cre­ció un 7,5%, el do­ble de la me­dia mun­dial, y pa­ra es­te acia­go 2011 se es­pe­ra que crez­ca un na­da des­de­ña­ble 3,5%. Mien­tras que los paí­ses ri­cos lu­chan por no en­trar de nue­vo en re­ce­sión, Bra­sil se li­mi­ta a tra­tar de evi­tar que su eco­no­mía se so­bre­ca­lien­te, y es que el gi­gan­te la­ti­noa­me­ri­cano es­tá so­bre­pa­san­do las fron­te­ras de su con­ti­nen­te. Ha­ce po­co, in­clu­so, abrió la puer­ta a par­ti­ci­par en un po­si­ble plan de res­ca­te pa­ra la Eu­ro­zo­na, y pe­se a que na­die es­pe­ra que Bra­sil va­ya a sal­var Gre­cia, la so­la men­ción de es­ta po­si­bi­li­dad era inima­gi­na­ble ha­ce 15 años, cuan­do es­te país era uno de los es­la­bo­nes dé­bi­les del sis­te­ma fi­nan­cie­ro mun­dial. “Du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po se os ha di­cho que sois el país del fu­tu­ro”, afir­mó Ba­rack Oba­ma el pa­sa­do mar­zo en Río de Ja­nei­ro, ha­cién­do­se eco del di­cho de que Bra­sil es el país del fu­tu­ro y que siem­pre lo se­rá. “Pe­ro los bra­si­le­ños de­be­rían sa­ber que el fu­tu­ro ha lle­ga­do. Es aquí y aho­ra”.

El mun­do tra­ta de evi­tar otra re­ce­sión; Bra­sil, que su eco­no­mía no se so­bre­ca­lien­te

Ha si­do un lar­go via­je. Cuan­do Rous­seff lle­gó a la pre­si­den­cia el pa­sa­do mes de enero, a la edad de 63 años, na­die sa­bía qué es­pe­rar. Era una po­lí­ti­ca neó­fi­ta, más co­no­ci­da por su in­cier­to pa­sa­do co­mo gue­rri­lle­ra mar­xis­ta du­ran­te la dic­ta­du­ra que co­mo ges­to­ra. Nun­ca ha­bía con­cu­rri­do a unas elec­cio­nes has­ta que Lu­la la se­ña­ló co­mo su he­re­de­ra po­lí­ti­ca. Ade­más, ¿có­mo se pue­de su­ce­der a un hom­bre al que en una oca­sión Oba­ma ca­li­fi­có co­mo “el po­lí­ti­co más po­pu­lar del pla­ne­ta”, y cu­ya as­cen­sión de tor­ne­ro a pre­si­den­te es ya una le­yen­da?

Maes­tro y apren­diz.

Pues­to que la ley bra­si­le­ña prohí­be pre­sen­tar­se a un ter­cer man­da­to con­se­cu­ti­vo (que Lu­la ha­bría ga­na­do sin di­fi­cul­ta­des), es­te no so­lo im­pul­só la cam­pa­ña de Rous­seff, sino que más bien la in­ven­tó co­mo can­di­da­ta. Fue una es­pe­cie de Pig­ma­lión del tró­pi­co. El pro­ble­ma es que, mien­tras Lu­la era to­do ca­ris­ma y ru­do po­pu­lis­mo, el per­fil de ella se ajus­ta­ba más al del con­ta­ble cua­dri­cu­la­do. ¿Po­dría, por tan­to, es­ta apren­diz con­ver­tir­se en ma­ga y cul­mi­nar el tra­ba­jo de lle­var al gi­gan­te sud­ame­ri­cano a su an­sia­do pa­pel de po­ten­cia mun­dial?

Ya te­ne­mos un ve­re­dic­to. Tras ape­nas nue­ve me­ses en el car­go, Dil­ma Rous­seff ya ha de­ja­do su im­pron­ta en el país que he­re­dó de Lu­la. “Es una ad­mi­nis­tra­do­ra ex­pe­ri­men­ta­da a la que le gus­ta la efi­cien­cia; el tra­ba­jo es su hobby”, afir­ma el mi­llo­na­rio de los sec­to­res ener­gé­ti­co y mi­ne­ro Ei­ke Batista, y con cu­ya opi­nión coin­ci­de bue­na par­te de los gran­des em­pre­sa­rios bra­si­le­ños.

Di­vor­cia­da dos ve­ces y ya abue­la, vi­ve en la re­si­den­cia ofi­cial con su ma­dre y una tía Rous­seff, li­cen­cia­da en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, per­fec­cio­nó sus do­tes de li­de­raz­go en la cár­cel

Pe­ro no to­do el mun­do la ado­ra. El ex­per­to en te­mas ener­gé­ti­cos Adriano Pi­res, del Cen­tro Bra­si­lei­ro de In­fra­es­truc­tu­ra, la acu­sa de no sa­ber lle­var los pe­que­ños asun­tos. Cuan­do, po­co an­tes de em­pe­zar la ca­rre­ra pre­si­den­cial, su po­de­ro­so je­fe de Ga­bi­ne­te fue acu­sa­do de en­ri­que­cer­se a cos­ta de em­pre­sas con­tra­tis­tas del Go­bierno, los ad­ver­sa­rios de Rous­seff lo uti­li­za­ron en su con­tra. Al fi­nal ella des­ti­tu­yó a su su­bor­di­na­do, pe­ro tar­dó tan­to que su cre­di­bi­li­dad re­sul­tó da­ña­da. Des­de en­ton­ces rea­li­za sus mo­vi­mien­tos des­de la pers­pec­ti­va del con­trol de da­ños, y ha tra­ta­do de cal­mar las crí­ti­cas ex­pul­san­do a otros tres mi­nis­tros que se han vis­to en­vuel­tos en es­cán­da­los de co­rrup­ción.

Di­vor­cia­da en dos oca­sio­nes y ya abue­la, Rous­seff pro­te­ge ce­lo­sa­men­te su vi­da pri­va­da. Vi­ve en la re­si­den­cia pre­si­den­cial, el pa­la­cio de Al­vo­ra­da, con su ma­dre, que tam­bién se lla­ma Dil­ma, con una tía y con un pe­rro la­bra­dor de co­lor ne­gro. Se le­van­ta pron­to pa­ra dar un paseo por los jar­di­nes, lee rá­pi­da­men­te un re­su­men de no­ti­cias en su iPad y a las nue­ve y cuar­to de la ma­ña­na ya es­tá sen­ta­da tras su es­cri­to­rio, don­de per­ma­ne­ce has­ta las nue­ve de la no­che. A pe­sar de que pro­te­ge a su fa­mi­lia de la ex­po­si­ción pú­bli­ca, du­ran­te la ce­le­bra­ción del Día de la In­de­pen­den­cia de Bra­sil, el pa­sa­do 7 de sep­tiem­bre, apa­re­ció sos­te­nien­do a su nie­to de un año en el re­ga­zo.

Cuan­do tra­ba­ja de­ja los sen­ti­mien­tos a un la­do, aunque a ve­ces se mues­tra ta­ci­tur­na o iras­ci­ble. Un des­ta­ca­do co­la­bo­ra­dor afir­ma que Rous­seff no so­por­ta a los es­tú­pi­dos o a los que no dan el 100%, y di­ce que hay mu­chos fun­cio­na­rios que se han que­da­do sin pa­la­bras o han ro­to a llo­rar tras un ra­pa­pol­vo de la pre­si­den­ta. João San­ta­na, el res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de la cam­pa­ña de Rous­seff, la defiende: “A ve­ces tie­nes que mos­trar­te du­ro pa­ra lo­grar im­po­ner­te. Dil­ma es el nue­vo ros­tro de Bra­sil: se­gu­ra de sí mis­ma, me­nos in­tere­sa­da en agra­dar, ge­ne­ro­sa pe­ro no adu­la­do­ra. Es ple­na­men­te cons­cien­te de su va­lía”.

Es­ta per­so­na­li­dad le ha si­do de gran ayu­da en Brasilia, ya que la hi­per­sen­si­ble coa­li­ción de diez fuer­zas li­de­ra­da por el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res ha­bría des­tro­za­do a un po­lí­ti­co me­nos há­bil que ella. Rous­seff, de he­cho, ha con­ver­ti­do los es­cán­da­los de co­rrup­ción en una vic­to­ria po­lí­ti­ca, ya que le han ser­vi­do pa­ra ex­pul­sar a di­ri­gen­tes con

ta­mi­na­dos que se ha­bía vis­to obli­ga­da a in­cluir en su Go­bierno. En su lu­gar los ha sus­ti­tui­do por an­ti­guos co­la­bo­ra­do­res su­yos, mu­chos de ellos mu­je­res, co­mo es el ca­so de su nue­va je­fa de Ga­bi­ne­te, Glei­si Hoff­mann.

Su ca­rre­ra po­lí­ti­ca co­men­zó en el fra­gor de las pro­tes­tas ra­di­ca­les. En 1964, cuan­do los mi­li­ta­res ins­tau­ra­ron una dic­ta­du­ra que du­ra­ría 21 años, Dil­ma Rous­seff era una es­tu­dian­te de se­cun­da­ria en la exclusiva ciu­dad de Be­lo Ho­ri­zon­te. Co­mo mu­chos otros jó­ve­nes bri­llan­tes y pro­ve­nien­tes de fa­mi­lias aco­mo­da­das, ella es­ta­ba fu­rio­sa con la nue­va si­tua­ción. Por eso se unió al mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, y cuan­do es­te fue ile­ga­li­za­do, in­gre­só en la Van­guar­dia Ar­ma­da Re­vo­lu­cio­na­ria Pal­ma­res (Var-Pal­ma­res), un gru­po de ex­tre­ma iz­quier­da cu­yo ob­je­ti­vo era de­rro­car a la jun­ta mi­li­tar.

En pri­sión.

Rous­seff afir­ma que ella nun­ca usó una pis­to­la por­que su mio­pía le im­pe­día dis­pa­rar, pe­ro que sí ayu­dó a di­se­ñar las es­tra­te­gias del gru­po, que lle­vó a ca­bo una se­rie de osa­dos atra­cos a ban­cos. La po­li­cía la arres­tó en 1970, en el pe­rio­do más os­cu­ro de la dic­ta­du­ra. En São Pau­lo sus car­ce­le­ros la so­me­tie­ron a des­car­gas eléc­tri­cas, la gol­pea­ron y le apli­ca­ron una tor­tu­ra tí­pi­ca del país, la de­no­mi­na­da per­cha del lo­ro, que con­sis­te en de­jar col­ga­da bo­ca aba­jo a una per­so­na de una ba­rra muy al­ta. Rous­seff que­dó muy mal­tre­cha, pe­ro, por lo que pa­re­ce, no con­si­guie­ron rom­per­la, ya que se li­mi­tó a dar a sus tor­tu­ra­do­res nom­bres fal­sos. Des­de las sa­las de tor­tu­ra fue tras­la­da­da a la cár­cel de Ti­ra­den­tes, tam­bién en São Pau­lo, que iró­ni­ca­men­te es el nom­bre de uno de los hé­roes de la in­de­pen­den­cia bra­si­le­ña. Cuan­do tres años des­pués fue pues­ta en li­ber­tad, ha­bía per­di­do diez ki­los y su glán­du­la ti­roi­des es­ta­ba des­tro­za­da. Te­nía 25 años.

Rous­seff, que ya po­seía una li­cen­cia­tu­ra en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, per­fec­cio­nó sus do­tes de li­de­raz­go en la cár­cel, don­de ade­más ha­bló mu­cho con otros pre­sos y de­vo­ró los po­cos li­bros que le per­mi­tía la cen­su­ra. La dis­ci­pli­na allí apren­di­da le fue de mu­cha ayu­da cuan­do se tras­la­dó a Porto Ale­gre pa­ra desem­pe­ñar fun­cio­nes de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca. Allí, su bue­na ca­be­za pa­ra los nú­me­ros y su ca­pa­ci­dad pa­ra per­sua­dir a sus com­pan­hei­ros lla­mó la aten­ción del al­cal­de. Rous­seff lo­gró en­ton­ces ha­cer ca­rre­ra en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, pa­san­do de se­cre­ta­ria de Fi­nan­zas de Porto Ale­gre a se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Ener­gía y Co­mu­ni­ca­cio­nes, don­de se ga­nó fa­ma de je­fa exi­gen­te. Lu­la que­dó tan im­pre­sio­na­do que la eli­gió a ella, una re­cién lle­ga­da al par­ti­do, pa­ra que di­ri­gie­ra el Mi­nis­te­rio de Ener­gía, po­co des­pués de que Bra­sil anun­cia­ra que ha­bía des­cu­bier­to un enor­me ya­ci­mien­to pe­tro­lí­fe­ro en sus aguas.

Cuan­do en 2005 un es­cán­da­lo po­lí­ti­co de so­bor­nos gol­peó al Go­bierno, lle­ván­do­se por de­lan­te al prin­ci­pal co­la­bo­ra­dor y mano de­re­cha de Lu­la, es­te nom­bró a Rous­seff je­fa de su Ga­bi­ne­te, un car­go con el que en la prác­ti­ca go­ber­nó Bra­sil, ya que Lu­la es­ta­ba in­mer­so en una fre­né­ti­ca agen­da di­plo­má­ti­ca pa­ra si­tuar al país en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal. Ya en­ton­ces era evi­den­te que Rous­seff se­ría su su­ce­so­ra.

Es po­si­ble que la ben­di­ción de Lu­la ha­ya ayu­da­do a Rous­seff a ga­nar las elec­cio­nes, pe­ro go­ber­nar la de­mo­cra­cia más in­go­ber­na­ble de Amé­ri­ca La­ti­na re­quie­re de mu­cho más que de un pa­drino po­de­ro­so. Lu­la al­can­zó el éxi­to gra­cias a la há­bil combinación de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas con­ser­va­do­ras con un agre­si­vo in­cre­men­to del gas­to pú­bli­co. Tam­bién se be­ne­fi­ció del boom del mer­ca­do mun­dial de ma­te­rias pri­mas y de la marea de li­qui­dez exis­ten­te en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, an­sio­sa de en­con­trar bue­nas opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión así co­mo un re­fu­gio se­gu­ro. Es­te col­chón sir­vió pa­ra amor­ti­guar el crash de 2008. Rous­seff, por el mo­men­to, se ha man­te­ni­do fiel a es­tas po­lí­ti­cas, pe­ro en la me­di­da en que la eco­no­mía mun­dial se ra­len­ti­za, es cons­cien­te de que su cur­va de apren­di­za­je se­rá ca­da vez más abrup­ta.

Rous­seff afir­ma que es muy cons­cien­te de la ma­la si­tua­ción de la eco­no­mía mun­dial, pe­ro con­fía en la for­ta­le­za de Bra­sil. “¿Sa­be cuál es la di­fe­ren­cia en­tre Bra­sil y el res­to del mun­do? –di­ce-. Que no­so­tros man­te­ne­mos in­tac­tos to- dos nues­tros ins­tru­men­tos de con­trol po­lí­ti­co pa­ra ha­cer fren­te a un es­ca­so cre­ci­mien­to o in­clu­so a la po­si­bi­li­dad de que la eco­no­mía glo­bal cai­ga en una si­tua­ción de es­tan­fla­ción”. Efec­ti­va­men­te, gra­cias a una ges­tión pru­den­te de los ti­pos de in­te­rés y a la fé­rrea su­per­vi­sión del ban­co cen­tral, Bra­sil aún pue­de ba­jar los ti­pos, mien­tras que otros paí­ses no pue­den por­que ya se en­cuen­tran muy pró­xi­mos a ce­ro.

Cam­bios en el Es­ta­do.

“So­mos una gran eco­no­mía, dis­po­ne­mos de mu­chos re­cur­sos na­tu­ra­les y po­see­mos un enor­me mer­ca­do in­terno. Gra­cias a nues­tras po­lí­ti­cas so­cia­les, des­de 2003 he­mos sa­ca­do a 40 mi­llo­nes de per­so­nas de la po­bre­za, lo que equi­va­le a la po­bla­ción de Ar­gen­ti­na. La de­man­da in­ter­na ha si­do tan es­ca­sa du­ran­te tan­to tiem­po que aho­ra tie­ne un in­men­so po­ten­cial que nos per­mi­ti­rá ace­le­rar nues­tro cre­ci­mien­to. Tam­bién vi­vi­mos un boom de la cons­truc­ción, pe­ro no es una bur­bu­ja”, afir­ma.

Na­die es­pe­ra que Rous­seff ha­ga nin­gu­na re­vo­lu­ción po­lí­ti­ca. En­tre otras co­sas, por­que le ha­ce fal­ta un apo­yo de tres quin­tos de los es­ca­ños en las dos cá­ma­ras del Par­la­men­to bra­si­le­ño pa­ra cam­biar cues­tio­nes cla­ve, co­mo el de­fi­ci­ta­rio sis­te­ma de pen­sio­nes. Aun así, par­ti­da­ria co­mo es de un Es­ta­do fuer­te que se fi­nan­cie por la vía im­po­si­ti­va, pre­ten­de re­for­mar unos ser­vi­cios pú­bli­cos que no al­can­zan a to­dos los bra­si­le­ños por igual.

Dil­ma Rous­seff es cons­cien­te de que es­tos cam­bios lle­va­rán su tiem­po. Es una lec­ción que apren­dió ha­ce mu­chos años, cuan­do su di­rec­ción no con­du­cía a pa­la­cios de már­mol de Pla­nal­to, sino a una cár­cel de São Pau­lo. “En la cár­cel apren­des a so­bre­vi­vir, pe­ro tam­bién a que no pue­des re­sol­ver tus pro­ble­mas de la no­che a la ma­ña­na. En la cár­cel uno se pa­sa el tiem­po es­pe­ran­do, y la es­pe­ra im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te es­pe­ran­za, y si se pier­de la es­pe­ran­za, en­ton­ces te su­mes en el mie­do. Yo apren­dí a es­pe­rar”.

In­fluen­cia. La elec­ción de Rous­seff co­mo su­ce­so­ra em­pe­zó a ser evi­den­te cuan­do se hi­zo car­go del Ga­bi­ne­te de Lu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.