La ten­sión sau­dí con­tra Irán se des­bor­da

Ara­bia Sau­dí ha pe­di­do a Es­ta­dos Uni­dos que es­cla­rez­ca el aten­ta­do fa­lli­do con­tra su em­ba­ja­dor en Washington, Adel al Ju­beir, en el que se en­cuen­tran im­pli­ca­dos, por aho­ra, tres ciu­da­da­nos ira­níes.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

El rey Ab­da­lá de Ara­bia Sau­dí si­gue des­de la lu­jo­sa es­tan­cia del hos­pi­tal Ab­de­la­ziz de Riad, don­de se en­cuen­tra in­gre­sa­do, las ra­mi­fi­ca­cio­nes del nue­vo con­flic­to que en­fren­ta a su país con Irán. El vie­jo mo­nar­ca, de 87 años, ha pe­di­do a Es­ta­dos Uni­dos, y en con­cre­to al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, que es­cla­rez­ca has­ta las más pro­fun­das raí­ces el aten­ta­do fa­lli­do con­tra su em­ba­ja­dor en Washington, Adel al Ju­beir. En es­ta oca­sión los sau­díes no pa­re­cen dis­pues­tos a amor­ti­guar el con­flic­to, sino que quie­ren echar­le la ma­yor can­ti­dad de ga­so­li­na po­si­ble pa­ra que se pro­duz­ca el in­cen­dio. En los dos fren­tes, el di­plo­má­ti­co-po­lí­ti­co y el ju­di­cial.

En el te­rreno di­plo­má­ti­co-po­lí­ti­co los sau­díes han de­ci­di­do plan­tear el ca­so al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU pa­ra que lo tras­la­de an­te el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad. En el ju­di­cial apues­tan por asu­mir to­do el pa­pel que las le­yes pro­ce­sa­les es­ta­dou­ni­den­ses les per­mi­tan, y con es­te fin ya han con­tac­ta­do con los ade­cua­dos ser­vi­cios ju­rí­di­cos. El ca­so ha to­ma­do tal di­men­sión que el mis­mo pre­si­den­te Oba­ma se ha vis­to obli­ga­do a in­ter­ve­nir: “El com­plot pa­ra ase­si­nar al em­ba­ja­dor de Ara­bia Sau­dí en Es­ta­dos Uni­dos es in­dis­cu­ti­ble­men­te atri­bui­do a los ira­níes y el Go­bierno de Irán de­be dar ex­pli­ca­cio­nes”, ha di­cho. Por­ta­vo­ces de dis­tin­to ran­go del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, apo- yán­do­se en los in­for­mes del FBI y de la DEA, han ma­ni­fes­ta­do que el in­ten­to de aten­ta­do ha si­do con­ce­bi­do, fi­nan­cia­do y di­ri­gi­do des­de Irán. Des­de Irán la res­pues­ta no se ha he­cho es­pe­rar, y el pre­si­den­te Ah­ma­di­ne­jad de­cla­ró an­te el Par­la­men­to y ha re­pe­ti­do des­pués en di­ver­sas de­cla­ra­cio­nes que la cul­ta na­ción ira­ní no ne­ce­si­ta em­bar­car­se en pla­nes de ase­si­na­to. “Los ase­si­na­tos son co­sa de us­te­des”, ha afir­ma­do en res­pues­ta a Oba­ma. Y ha aña­di­do: “Quie­ren crear una cri­sis ca­da día con Irán acu­sán­do­nos de te­rro­ris­mo”.

El guía es­pi­ri­tual de la Re­vo­lu­ción, Alí Ja­me­nei, apar­te de de­cir que cual­quier agre­sión plan­tea­da des­de Es­ta­dos Uni­dos con­tra Irán se­ría res­pon­di­da con la de­bi­da con­tun­den­cia, ha apro­ve­cha­do la cir­cuns­tan­cia pa­ra ma­ni­fes­tar que es­te ti­po de acu­sa­cio­nes son fru­to de la de­ses­pe­ra­ción de Washington y del pre­si­den­te Oba­ma an­te el hun­di­mien­to de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se y oc­ci­den­tal que ter­mi­na­rá des­tru­yen­do el ca­pi­ta­lis­mo a ma­nos de los in­dig­na­dos. En es­te pun­to Alí Ja­me­nei se pu­so sen­si­ble y sen­ti­men­tal al de­cir que es­ta­ba con­mo­vi­do por la vio­len­cia re­pre­si­va con­tra los ma­ni­fes­tan­tes que quie­ren ocu­par Wall Street y se atre­vió a sos­te­ner que ni en los paí­ses

El pro­ce­so ju­di­cial pro­me­te episodios in­tere­san­tes que ten­drán pro­yec­ción so­bre la po­lí­ti­ca y la di­plo­ma­cia

sub­de­sa­rro­lla­dos con re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les se veía tan­ta agre­si­vi­dad con­tra los ma­ni­fes­tan­tes. Des­de lue­go, ¡qué po­ca me­mo­ria tie­ne es­te Alí Ja­me­nei!: no ha­ce mu­cho que su ré­gi­men teo­crá­ti­co aplas­tó y mar­ti­ri­zó a la ma­yo­ría de su pue­blo pa­ra im­po­ner co­mo pre­si­den­te a Ah­ma­di­ne­jad des­pués de un evi­den­te frau­de elec­to­ral. Y ac­tual­men­te la re­pre­sión más bru­tal es­tá ins­ti­tu­cio­na­li­za­da en el país pa­ra evi­tar el con­ta­gio de las re­vo­lu­cio­nes ára­bes.

La­zos con Tehe­rán.

La pla­ni­fi­ca­ción del ase­si­na­to del em­ba­ja­dor sau­dí Adel al Ju­beir tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes de una no­ve­la de es­pio­na­je e in­tri­ga a la al­tu­ra de la ima­gi­na­ción de John Le Ca­rré. El pro­ta­go­nis­ta se lla­ma Man­sur Ar­bab­siar, un ira­ní con pasaporte de EEUU que a pe­sar de sus mu­chos años de re­si­den­cia allí man­tie­ne la­zos con el po­der de Tehe­rán y sus guar­dia­nes de la re­vo­lu­ción, a los que pa­re­ce que ha pres­ta­do di­ver­sos ser­vi­cios. Jun­to a él apa­re­cen Gho­lan Sha­ku­ri, así co­mo el pri­mo de Ar­bab­siar, Ab­dul Sha­lai. Sha­ku­ri y Sha­lai ocu­pan al­tos car­gos en Fuer­za Quds, una ra­ma de la Guar­dia Re­vo­lu­cio­na­ria en­car­ga­da de las ac­cio­nes en el ex­te­rior.

El ob­je­ti­vo, pa­re­ce que di­se­ña­do en las al­tu­ras del ré­gi­men ira­ní, era el de ase­si­nar al em­ba­ja­dor de Ara­bia Sau­dí en Washington y aten­tar con­tra las em­ba­ja­das is­rae­lí y sau­dí. Sha­lai, en su ca­li­dad de pri­mo y ami­go, fa­ci­li­tó a Sha­ku­ri el en­cuen­tro con Ar­bab­siar en Es­ta­dos Uni­dos. Ase­si­nar al em­ba­ja­dor Ju­beir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.