El ár­bol de la vi­da

El ca­rác­ter des­con­cer­tan­te de la pe­lí­cu­la plan­tea pre­gun­tas in­quie­tan­tes a la edu­ca­ción del es­pec­ta­dor.

Tiempo - - CULTURA VISIONES - RICARDO ME­NÉN­DEZ SAL­MÓN

Ja­más an­tes una pan­ta­lla ha­bía re­fle­ja­do con tan­ta in­ten­si­dad el mis­te­rio de la con­cien­cia hu­ma­na

cin­co lar­go­me­tra­jes en ca­si cua­ren­ta años de de­di­ca­ción al ci­ne nos ha­blan de una vo­ca­ción más cer­ca­na a la or­fe­bre­ría que al ofi­cio. En un mun­do do­mi­na­do por la ur­gen­cia del pro­duc­to, Te­rren­ce Ma­lick ha apos­ta­do por la pa­cien­cia de la obra len­ta. En el ar­te de Ma­lick se en­tra con inevi­ta­ble pre­cau­ción. En él la be­lle­za de la ima­gen dia­lo­ga siem­pre con la os­cu­ri­dad del con­cep­to. El di­rec­tor de Wa­co per­te­ne­ce así a una es­tir­pe de ci­neas­tas (de Dre­yer a Sok­hu­rov, pa­san­do por Tar­kovs­ki) pa­ra los que ra­zón y mis­te­rio se unen ne­ce­sa­ria­men­te.

Se ha ha­bla­do y es­cri­to mu­cho so­bre El ár­bol de la vi­da, una pe­lí­cu­la que con­ju­ga el ti­rón del sis­te­ma (Brad Pitt y Sean Penn en el elen­co de ac­to­res) con la sin­gu­la­ri­dad del crea­dor, y que acen­túa la de­ri­va ha­cia pos­tu­ras en­tre el pan­teís­mo y el mis­ti­cis­mo que co­men­zó a agu­di­zar­se tras su ter­ce­ra pe­lí­cu­la, La del­ga­da lí­nea ro­ja, una re­fle­xión so­bre la guerra que Ma­lick, fe­liz­men­te, con­si­guió con­ver­tir en otra co­sa. Pe­ro qué sea esa otra co­sa es asun­to de­li­ca­do.

He vis­to dos ve­ces El ár­bol de la vi­da y no sa­bría de­cir si la pe­lí­cu­la me agra­da. Lo cier­to es que lo que más me in­tere­sa de es­ta obra de ar­te es que me ofen­de y so­bre­co­ge a par­tes igua­les. En efec­to, Ma­lick lo­gra al­go sin­gu­lar con su pe­lí­cu­la, y es que el es­pec­ta­dor se pre­gun­te có­mo es po­si­ble que una obra lo re­pe­la y se­duz­ca al mis­mo tiem­po. Es­te ca­rác­ter des­con­cer­tan­te de la obra plan­tea pre­gun­tas in­quie­tan­tes a la edu­ca­ción del es­pec­ta­dor, que se ve así ad­mi­ra­do an­te la am­bi­güe­dad de su jui­cio.

Hay mo­men­tos en El ár­bol de la vi­da tan ex­tra­ños que se tie­ne la sen­sa­ción de que una se­gun­da pe­lí­cu­la se ha co­la­do en la pe­lí­cu­la ori­gi­nal. Hay otros tan im­bui­dos de al­go a lo que po­dría­mos lla­mar es­pi­ri­tua­li­dad que el jui­cio del es­pec­ta­dor es obli­ga­do a en­fren­tar­se a sus creen­cias (en es­te ca­so, a su fal­ta de creen­cias). Y, por úl­ti­mo, hay en ella una in­da­ga­ción tan ex­tra­or­di­na­ria so­bre los uni­ver­sa­les de la mal­dad, la jus­ti­cia, el amor, el se­xo o la muer­te que uno se atre­ve a afir­mar que ja­más an­tes ha­bía vis­to en una pan­ta­lla re­fle­ja­do con tan­ta in­ten­si­dad el mis­te­rio de la con­cien­cia hu­ma­na. An­te es­te es­pe­jo de con­tra­dic­cio­nes el es­pec­ta­dor se sien­te abru­ma­do.

A pro­pó­si­to del gru­po es­cul­tó­ri­co de Lao­coon­te, Goet­he de­jó es­cri­to que “una obra de ar­te au­tén­ti­ca, al igual que una obra de la na­tu­ra­le­za, es siem­pre in­fi­ni­ta pa­ra nues­tra men­te. La con­tem­pla­mos, la per­ci­bi­mos, tie­ne un efec­to, pe­ro no po­de­mos com­pren­der­la real­men­te y aun en mu­cha me­nor me­di­da po­de­mos ex­pre­sar con pa­la­bras su esen­cia y mé­ri­to”. Qui­zá en es­ta in­de­fen­sión del jui­cio es don­de de­ba­mos ha­llar la res­pues­ta a una pe­lí­cu­la co­mo El ár­bol de la vi­da. Qui­zá en es­te fra­ca­so del es­pec­ta­dor co­mo tes­ti­go y juez sea, en de­fi­ni­ti­va, don­de ra­di­ca la im­por­tan­cia de una pe­lí­cu­la tan ad­mi­ra­ble co­mo irri­tan­te, que uno desea­ría no ha­ber vis­to ja­más y que, a la vez, que­rría vol­ver a ver sin des­can­so, en su in­ten­to por des­ve­lar al­go que, a lo peor, no pue­de ni ad­mi­te ser re­ve­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.