Los pre­mios aman­san a las fie­ras

Po­lé­mi­cas y es­can­da­lo­sas, pe­ro tam­bién dó­ci­les. Así son las dos nue­vas y pre­mia­das no­ve­las de los es­cri­to­res fran­ce­ses más con­tro­ver­ti­dos: Mi­chel Houe­lle­becq y Fré­dé­ric Beig­be­der.

Tiempo - - CULTURA - POR DANIEL JIMÉNEZ

le­jos que­da­ron los tiem­pos en que la li­te­ra­tu­ra era una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta de sub­ver­sión y con­tra­cul­tu­ra. En Fran­cia, no­ve­lis­tas co­mo Cé­li­ne, Bo­ris Vian y has­ta Mar­gue­ri­te Du­ras des­tro­za­ban sin mi­ra­mien­tos las con­ven­cio­nes so­cia­les. No en vano, la ma­yo­ría de las no­ve­las cen­su­ra­das en otros paí­ses se pu­bli­ca­ba sin alar­mis­mos en París. Y en­ton­ces lle­gó él.

He­re­de­ro del es­cán­da­lo, la provocación y el exa­brup­to, Mi­chel Houe­lle­becq (1958) ate­rri­zó en el mun­do li­te­ra­rio pa­ra de­cir lo que to­dos sa­bían pe­ro na­die se atre­vía a nom­brar: que la so­cie­dad es­tá po­dri­da por cul­pa del di­ne­ro y el se­xo. Eran los años 90 del si­glo pa­sa­do, el mun­do se ha­bía des­mo­ro­na­do y se ha­bía re­pues­to, y Oc­ci­den­te tra­ta­ba de ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va. Lo fá­cil en­ton­ces era se­guir la co­rrien­te, asu­mir el dis­cur­so uni­ta­rio y no sa­car­le la len­gua al rey. Houe­lle­becq, en cam­bio, op­tó por des­nu­dar­se en el sa­lón del trono e in­si­nuar­se de­lan­te de la rei­na.

Fue al­go real­men­te di­ver­ti­do, has­ta po­dría de­cir­se que fue con­mo­ve­dor. Con so­lo dos no­ve­las, Las par­tí­cu­las ele­men­ta­les y Pla­ta­for­ma, es­te es­cri­tor fran­cés pu­so en pie de guerra a to­da la so­cie­dad biem­pen­san­te. Aso­cia­cio­nes fe­mi­nis­tas, eco­lo­gis­tas, gru­pos is­la­mis­tas y ac­ti­vis­tas new age, en­tre otros co­lec­ti­vos, die­ron la voz de alar­ma. Sur­gie­ron fa­ná­ti­cos y acé­rri­mos de­trac­to­res. Hu­bo jui­cios, ame­na­zas pú­bli­cas y cru­ces de de­cla­ra­cio­nes en la pren­sa. Y en­ton­ces apa­re­ció el dis­cí­pu­lo: Fré­dé­ric Beig­be­der y su li­bro 13,99 eu­ros, que des­cuar­ti­za­ba has­ta lo ri­dícu­lo el mun­do de la pu­bli­ci­dad co­mo lo ha­bía he­cho an­te­rior­men­te Houe­lle­becq con el le­ga­do de la ge­ne­ra­ción hippy y el tu­ris­mo se­xual. Por su­pues­to, el maes­tro y el dis­cí­pu­lo se hi­cie­ron ami­gos.

Ca­si una dé­ca­da des­pués de aque­llo, Ana­gra­ma pu­bli­ca las dos úl­ti­mas pro­vo­ca­cio­nes de los fran­ce­ses más tra­vie­sos del pa­no­ra­ma li­te­ra­rio. Pe­ro al­go ha de­bi­do de pa­sar des­de en­ton­ces por­que los dos, maes­tro y apren­diz, han cam­bia­do. Co­mo ha cam­bia­do la per­cep­ción y la acep­ta­ción de su obra. Sin ir más le­jos, las dos no­ve­las han si­do re­co­no­ci­das por sen­dos pre­mios. El li­bro de Houe­lle­becq, El ma­pa y el te­rri­to­rio, ha si­do ga­lar­do­na­do con el pre­mio Gon­court, el más pres­ti­gio­so del país ga­lo. Y el li­bro de Beig­be­der, Una no­ve­la fran­ce­sa, ha con­se­gui­do al­zar­se con el Re-nau­dot. Por lo pron­to, am­bos es­cri­to­res han de­ja­do de dar tan­to mie­do. Y es que, an­tes o des­pués, las co­ro­nas de laureles ter­mi­nan por apa­ci­guar el ru­gi­do de las fie­ras.

En el ca­so de Houe­lle­becq, es cu­rio­so com­pro­bar có­mo, a pe­sar del ga­lar­dón ob­te­ni­do por su no­ve­la, han si­do mu­chas las vo­ces que han pro­cla­ma­do lo que an­tes no so­lía es­cu­char­se: que Houe­lle­becq es un es­cri­tor me­nor. Es cu­rio­so, por­que pre­ci­sa­men­te con es­ta no­ve­la el fran­cés ha in­ten­ta­do acer­car­se a la ex­ce­len­cia di­ri­gien­do sus am­bi­cio­nes so­cio­ló­gi­cas ha­cia pa­rá­me­tros li­te­ra­rios más con­ven­cio­na­les. Los per­so­na­jes, la tra­ma y la hon­du­ra psi­co­ló­gi­ca de mu­chas re­fle­xio­nes trans­mi­ten una ima­gen di­fe­ren­te de su crea­dor. Houe­lle­becq si­gue sien­do co- rro­si­vo, cáus­ti­co, in­ci­si­vo y per­tur­ba­dor por vo­ca­ción. Si­gue desean­do el fin de la hu­ma­ni­dad mien­tras glo­ri­fi­ca el se­xo oral sin con­dón. En sus pá­gi­nas cues­tio­na la na­tu­ra­le­za del ar­te, ata­ca a otros es­cri­to­res y con­tra­vie­ne la mo­ra­li­dad. Pe­ro hay al­go que no fun­cio­na. Qui­zá Houe­lle­becq se ha­ya har­ta­do de sí mis­mo.

Ami­gos pa­ra siem­pre.

En cam­bio el li­bro de Beig­be­der, Una no­ve­la fran­ce­sa, es or­gu­llo­so, pro­tei­co, a ra­tos ver­gon­zan­te. Y lo es des­de el motivo mis­mo de su ges­ta­ción. Beig­be­der fue arres­ta­do en París por con­su­mir co­caí­na en ple­na ca­lle. El fran­cés, per­so­na­je po­pu­lar en Fran­cia por sus apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión, es­gri­mió de­lan­te de los agen­tes su de­re­cho a de­lin­quir por ser fa­mo­so. No le sir­vió de na­da y pa­só las si­guien­tes 48 ho­ras en una cel­da de la ca­pi­tal fran­ce­sa. Beig­be­der se lan­za a pe­ro­rar con­tra la Jus­ti­cia y sus es­bi­rros, al tiem­po que se po­ne tierno pa­ra re­cor­dar la his­to­ria de su fa­mi­lia y re­cons­truir su in­fan­cia en los apa­ci­bles cam­pos de Neuilly-sur-Sei­ne. A los po­cos días de ha­ber con­clui­do es­ta cor­ta tem­po­ra­da en el in­fierno, Char­les Beig­be­der, her­mano del no­ve­lis­ta y em­pre­sa­rio no­ta­ble, re­ci­bió la Le­gión de Ho­nor de ma­nos del pre­si­den­te Sar­kozy. De esa cru­da com­pa­ra­ción fra­ter­na na­ció el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo del li­bro.

Y es el pro­pio Houe­lle­becq quien nos cuen­ta lo su­ce­di­do en el pró­lo­go al li­bro de Beig­be­der. Y aña­de, so­lí­ci­to: “La ma­yor cua­li­dad de es­te li­bro es, sin nin­gu­na du­da, su ho­nes­ti­dad. Y cuan­do un li­bro es tan ho­nes­to, pue­de dar lu­gar, ca­si inad­ver­ti­da­men­te, a ver­da­de­ros des­cu­bri­mien­tos so­bre la na­tu­ra­le­za hu­ma­na”. Houe­lle­becq y Beig­be­der. Beig­be­der y Houe­lle­becq. ¿He­mos men­cio­na­do ya que en las pá­gi­nas del úl­ti­mo li­bro de Houe­lle­becq, don­de apa­re­ce un es­cri­tor lla­ma­do Houe­lle­becq, el na­rra­dor tam­bién nom­bra a otro es­cri­tor fran­cés, de nom­bre Fré­dé­ric? Pre­mios y po­lé­mi­cas apar­te, el ver­da­de­ro des­cu­bri­mien­to que aso­ma de­trás de es­tos dos li­bros es que la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa del si­glo XXI no so­lo sir­ve pa­ra ca­brear a los bea­tos y ha­cer­se ri­co y fa­mo­so; tam­bién sir­ve pa­ra ha­cer un fa­vor a tus ami­gos. En­tre la obs­ce­ni­dad y el pu­dor, la glo­ria. Vi­ve la Fran­ce.

Mi­chel Houe­lle­becq

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.