El úl­ti­mo gue­rre­ro es­co­cés

lord Nace Lo­vat, CAS­TI­LLO DE BEAU­FORT, IN­VER­NESS, 9 DE JU­LIO DE 1911 · vi­gé­si­mo cuar­to je­fe del clan Fra­ser y hé­roe fa­mo­so de la Se­gun­da Guerra Mun­dial.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Chur­chill le di­jo a Sta­lin de él: “Lo­vat es el hom­bre con ma­ne­ras más fi­nas que ha­ya ra­ja­do una gar­gan­ta”. La ima­gen de lord Lo­vat des­em­bar­can­do en Nor­man­día el Día D, con su gai­te­ro per­so­nal to­can­do so­nes gue­rre­ros es­co­ce­ses, fue el ar­que­ti­po del des­pre­cio al pe­li­gro en su mo­men­to y ha con­ser­va­do la fa­ma gra­cias a las pe­lí­cu­las so­bre el día más lar­go. Lo­vat era uno de los hé­roes de guerra fa­vo­ri­tos del pú­bli­co bri­tá­ni­co, aunque co­mo es­cri­bió un an­ti­guo com­pa­ñe­ro de ar­mas en su obi­tua­rio (fa­lle­ció en 1995): “De los seis lar­gos años que du­ró la Se­gun­da Guerra Mun­dial, lord Lo­vat es­tu­vo en ac­ción po­co más de seis días”.

En reali­dad es­tu­vo en el fren­te diez días, ¡pe­ro qué diez días!

Si­mon Fra­ser, XVII lord Lo­vat y XXIV chief­tain (je­fe) del clan Fra­ser, Shimy pa­ra los ami­gos, en­car­nó al ti­po de sol­da­do más va­lien­te, arries­ga­do y le­tal del cam­po alia­do, el co­man­do. Los co­man­dos fue­ron un in­ven­to de Wins­ton Chur­chill. Más que sol­da­dos eran gue­rri­lle­ros, no da­ban ba­ta­llas, sino gol­pes de mano, lle­ga­ban de no­che don­de me­nos se les es­pe­ra­ba, ata­ca­ban con sus da­gas, co­mo los an­ti­guos si­ca­rios, y co­lo­ca­ban sus bom­bas co­mo si fue­sen te­rro­ris­tas.

Esa era más o me­nos la con­si­de­ra­ción que te­nían los co­man­dos pa­ra el pro­pio es­ta­blish­ment mi­li­tar bri­tá­ni­co. Al fin y al ca­bo las ins­truc­cio­nes de Chur­chill or­de­na­ban “crear un rei­na­do del te­rror a lo lar­go de la cos­ta enemi­ga... de­jan­do un re­gue­ro de ca­dá­ve­res ale­ma­nes tras sí”. En mu­chos re­gi­mien­tos no se read­mi­tió a los ofi­cia­les que, lle­va­dos por un ca­rác­ter aven­tu­re­ro, se ha­bían ido con los co­man­dos du­ran­te la guerra. Hitler, por su par­te, dio or­den de fu­si­lar a los co­man­dos que ca­ye­sen pri­sio­ne­ros, pues no les con­si­de­ra­ba com­ba­tien­tes re­gu­la­res, sino par­ti­sa­nos.

Los ven­ga­do­res.

Pe­ro los co­man­dos, cu­yas ha­za­ñas eran bien ja­lea­das por la pren­sa, le en­can­ta­ban a un pú­bli­co in­glés ávi­do de re­van­cha. En reali­dad, más que un ins­tru­men­to mi­li­tar –su ac­tua­ción no tu­vo tras­cen­den­cia es­tra­té­gi­ca-eran un ins­tru­men­to po­lí­ti­co, una he­rra­mien­ta de la agre­si­va po­lí­ti­ca bé­li­ca de Chur­chill, de su guerra psi­co­ló­gi­ca. En 1940, el ejér­ci­to bri­tá­ni­co ha­bía si­do re­pe­ti­da- men­te va­pu­lea­do por los ale­ma­nes. Ase­dia­do en su is­la, Chur­chill de­ci­dió que era ne­ce­sa­rio mos­trar­le al enemi­go que aún te­nía dien­tes, aunque sus mor­dis­cos so­lo mo­les­ta­sen li­ge­ra­men­te a los na­zis. Así que or­de­nó re­clu­tar a un pu­ña­do de ti­pos echa­dos pa­ra ade­lan­te, a los que no les im­por­ta­ra man­char­se las ma­nos de san­gre. Los co­man­dos iban a ha­cer la guerra por su cuen­ta, sin re­glas.

Pa­ra una men­ta­li­dad con­ser­va­do­ra co­mo la de Chur­chill, hi­jo de la al­ta no­ble­za, re­sul­ta­ba na­tu­ral que los gue­rre­ros vin­di­ca­do­res del ho­nor bri­tá­ni­co fue­sen ca­pi­ta­nea­dos por los “ca­ba­lle­ros del Reino”. Las lla­ma­das Ope­ra­cio­nes Com­bi­na­das se lle­na­ron de nom­bres ha­bi­tua­les de la crónica de so­cie­dad: al man­do, lord Mount­bat­ten, miem­bro de la reale­za y com­pa­ñe­ro de fran­ca­che­las del ex­rey Eduar­do VIII; en la nó­mi­na de je­fes, el hi­jo del pri­mer mi­nis­tro, el ho­no­ra­ble Ran­dolph Chur­chill, Ro­bert Lay­cock, nie­to del conde de Lis­to­wel, lord Lo­vat o su cu­ña­do el ba­rón de Dun­con­nel, que ins­pi­ró a Ian Fle­ming el per­so­na­je de Ja­mes Bond, por ci­tar so­lo al­gu­nos.

Cuan­do em­pe­zó la Se­gun­da Guerra Mun­dial, lord Lo­vat se in­cor­po­ró al ejér­ci­to co­mo capitán de un re­gi­mien­to de su pro­pie­dad, los Lo­vat Scouts, crea­do por su pa­dre a prin­ci­pios de si­glo con gen­te de sus tie­rras, to­dos buenos ca­za­do­res y ex­per­tos ti­ra­do­res, pa­ra lu­char en la Guerra de los Boers. ¡Pri­vi­le­gios de su cla­se! Pe­ro los co­man­dos pro­me­tían más ha­za­ñas y Lo­vat se pa­só a ellos. Tu­vo su bau­tis­mo de fue­go co­lán­do­se co­mo ob­ser­va­dor en la pri­me­ra ope­ra­ción im­por­tan­te de los co­man­dos, el raid de las is­las no­rue­gas Lof­fo­ten (1941), que des­tru­yó una fac­to­ría de acei­te in­dus­trial de va­lor es­tra­té­gi­co, hun­dió 11 bar­cos enemi­gos y cap­tu­ró 216 pri­sio­ne­ros ale­ma­nes.

As­cen­di­do a ma­yor, Lo­vat ejer­ció ya el man­do en el se­gun­do día de guerra de

su vi­da, una in­cur­sión de 150 co­man­dos en Ha­ve­lot, Fran­cia, por la que ob­tu­vo la Cruz Mi­li­tar, en­co­miás­ti­cas men­cio­nes y otro as­cen­so a te­nien­te co­ro­nel. En­ton­ces le hi­cie­ron je­fe del Com­man­do N. 4 (un Com­man­do era un ba­ta­llón de 460 co­man­dos). Al fren­te de es­ta uni­dad pa­só el ter­cer y cuar­to días de ac­ción de su ca­rre­ra, en el in­fierno de Diep­pe.

Diep­pe no fue ya un gol­pe de mano, sino un en­sa­yo de in­va­sión de Eu­ro­pa en el que des­em­bar­có una di­vi­sión ca­na­dien­se, apo­ya­da por co­man­dos. Fue una ca­tás­tro­fe, se per­die­ron un mi­llar de vi­das y hu­bo 2.300 pri­sio­ne­ros, aunque Shi­mi Lo­vat cum­plió sus ob­je­ti­vos, neu­tra­li­zan­do los gran­des ca­ño­nes que po­dían ha­ber he­cho ma­yor la car­ni­ce­ría, y un ofi­cial ca­na­dien­se di­jo que te­nía “po­si­ble­men­te la más bri­llan­te ca­be­za mi­li­tar de la guerra”. Ob­tu­vo la Or­den de Ser­vi­cios Dis­tin­gui­dos y el as­cen­so a ge­ne­ral de bri­ga­da.

Man­da­ba una bri­ga­da com­pues­ta por 2.000 co­man­dos cuan­do lle­gó su día más

lar­go. Lo­vat des­em­bar­có de los pri­me­ros en Nor­man­día, con una pe­que­ña van­guar­dia. Cuan­do 40 mi­nu­tos des­pués lle­gó el res­to de su bri­ga­da, la mi­tad de esa van­guar­dia ha­bía caí­do ba­jo el in­ten­so fue­go enemi­go.

Mar­char er­gui­do al son de la gai­ta ba­jo ese fue­go pa­re­cía un sui­ci­dio, y el gai­te­ro per­so­nal de lord Lo­vat, Billy Mi­llin, le re­cor­dó a su se­ñor que una or­den del Mi­nis­te­rio de la Guerra lo prohi­bía ex­pre­sa­men­te. “Es una or­den del Mi­nis­te­rio de la Guerra in­glés y no­so­tros so­mos es­co­ce­ses. ¡To­ca!”, le or­de­nó.

Fue ahí cuan­do el mi­to de lord Lo­vat que­dó de­fi­ni­ti­va­men­te es­ta­ble­ci­do: él era un gue­rre­ro de otros tiem­pos, el je­fe del clan Fra­ser, una ban­da de be­li­co­sos high­lan­ders... Por eso des­pre­ció el cas­co y des­em­bar­có con boi­na, co­mo ha­bían com­ba­ti­do siem­pre los

high­lan­ders, y por eso lle­va­ba un ar­ma que nin­gún otro ofi­cial alia­do te­nía: su ri­fle de ca­za ma­yor Win­ches­ter 45-70.

Su mi­sión era in­ter­nar­se a mar­cha for­za­da has­ta un puen­te so­bre el río Or­ne lla­ma­do en cla­ve Pe­ga­sus Brid­ge. Era un pun­to esen­cial del dis­po­si­ti­vo es­tra­té­gi­co alia­do: allí ha­bía que de­te­ner a los tan-

Lo­vat so­lo es­tu­vo 10 días en ac­ción, pe­ro lo con­vir­tie­ron en un gran hé­roe de la Se­gun­da Guerra Mun­dial

ques ale­ma­nes que po­drían ha­cer fra­ca­sar el des­em­bar­co si lle­ga­ban a las pla­yas. Los pa­ra­cai­dis­tas in­gle­ses ha­bían to­ma­do Pe

ga­sus du­ran­te la no­che, pe­ro no po­drían re­sis­tir mu­cho. La bri­ga­da de Lo­vat te­nía que lle­gar a las 12 de la ma­ña­na pa­ra re­le­var­los y man­te­ner la po­si­ción.

La le­yen­da di­ce que lle­gó mi­nu­to y me­dio tar­de y que pre­sen­tó sus dis­cul­pas por el re­tra­so. En reali­dad se re­tra­só una ho­ra, lo que no era na­da te­nien­do en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias. En Pe­ga­sus Brid­ge tu­vo que pa­gar un al­to pre­cio por su amor al pa­na­che. Lo atra­ve­só en­ca­be­zan­do su clan, al son de la gai­ta, ba­jo un in­ten­so fue­go enemi­go, y de los hom­bres que lo ro­dea­ban 12 fue­ron al­can­za­dos por ti­ros en la ca­be­za. So­lo en­ton­ces dio or­den de que el res­to de la bri­ga­da cam­bia­ra boi­nas por cas­cos pa­ra atra­ve­sar el puen­te.

La lu­cha que si­guió fue épi­ca. Cua­tro días des­pués del Día D un ter­cio de la bri­ga­da ha­bía caí­do. Seis días des­pués el pro­pio Lo­vat re­sul­ta­ría gra­ve­men­te herido. Con to­da se­re­ni­dad tras­pa­só el man­do, re­pi­tió va­rias ve­ces: “Pa­se lo que pa­se, ni un pa­so atrás”, y pi­dió un cu­ra. To­dos le die­ron por muer­to.

No mu­rió, aunque que­dó inú­til pa­ra el ser­vi­cio. Ter­mi­nó la contienda co­mo mi­nis­tro de Guerra Eco­nó­mi­ca.

En la vic­to­ria. Lo­vat (en un círcu­lo) des­em­bar­ca en Nor­man­día. En pri­mer plano, su gai­te­ro.

En la de­rro­ta. Lo­vat, con as­pec­to ex­haus­to, tras la

ca­tás­tro­fe de Diep­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.